Cómo escribir un argumento eficaz (con consejos)

La escritura argumentativa eficaz puede ser una gran manera de comunicar conceptos, convencer a otros de una idea o argumentar a favor o en contra de una posición. Tanto si escribes un artículo para el trabajo, como para la escuela, como un esfuerzo artístico o para que te lo publiquen, estructurar correctamente tu punto de vista puede ser la clave para escribir un buen argumento. La capacidad de escribir un argumento con éxito puede requerir paciencia y planificación. En este artículo, explicamos qué es un argumento escrito, los beneficios de comunicar tu argumento por escrito, cómo escribir un argumento y consejos que puedes utilizar para escribir con más eficacia.

¿Qué es un argumento en la escritura?

Un argumento en la escritura es una afirmación, llamada tesis, apoyada por puntos, pruebas y refutaciones a las reconvenciones. Hay varias formas de presentar tu argumento en una obra escrita.

Estas cinco afirmaciones argumentales pueden formar la estructura de tu ensayo:

  • Hechos: Los argumentos fácticos afirman que algo es verdadero o falso.

  • Causas y efectos: La escritura de causa y efecto tiene como objetivo responder a qué causa un problema y cuál es el efecto de ese problema.

  • Definiciones: En estos argumentos, puedes hacer una afirmación sobre el significado o la percepción subyacente de un tema o una idea.

  • Valores: Los argumentos de valor defienden la importancia de algo.

  • Políticas: Los argumentos políticos intentan convencer al lector de que debe preocuparse por una política o un proceso. Los argumentos políticos suelen incluir llamadas a la acción que indican a los lectores lo que pueden hacer cuando terminen de leer tu escrito.

Beneficios de escribir un argumento

Escribir un argumento tiene muchos beneficios, como:

Organización

Una de las principales ventajas de escribir tu argumento es tu capacidad para organizar tus ideas. Puedes seleccionar las pruebas que quieres utilizar, los puntos que quieres exponer y las ideas que quieres presentar a tu ritmo y a tu manera. Al redactar tu argumento, puedes asegurarte de que incluyes pruebas bien pensadas y relevantes y de que comunicas tus ideas con eficacia.

Tiempo

Otra ventaja de escribir tu argumento es el tiempo. Tener tiempo para definir tu tesis e investigar tus ideas de apoyo puede reforzar tu argumento. A veces, los argumentos escritos pueden comunicar las ideas con mayor eficacia que los argumentos orales, porque tienes tiempo para ordenar tus ideas y presentarlas en el momento adecuado.

Eficacia

Los argumentos bien escritos que condensan con éxito las ideas y proporcionan valiosas pruebas de apoyo suelen ser eficaces para convencer a los demás de tus opiniones. A menudo, la lectura de un argumento permite a tu audiencia disponer de más tiempo para procesar tus ideas. De este modo, pueden escuchar tus opiniones en un espacio relajado y mantener la mente abierta.

Cómo escribir un argumento

Si te interesa escribir un argumento eficaz, aquí tienes algunos pasos que puedes seguir:

1. Decida qué es lo que va a argumentar

Antes de empezar a escribir, tómate un momento para formalizar tus ideas. Decide sobre qué vas a escribir y piensa en las razones que puedes utilizar para demostrar tu punto de vista. A partir de ahí, puedes redactar una declaración de tesis que articule claramente lo que estás argumentando. La tesis puede ser una de las partes más importantes de tu argumento escrito. Aunque normalmente sólo tiene una frase, una tesis eficaz puede atraer a los lectores, comunicar claramente las ideas clave e introducir el resto del documento.

Puedes completar tu tesis después de haber completado tu esquema una vez que conozcas los puntos de apoyo que piensas utilizar.

Relacionado: ¿Qué es un enunciado de tesis? Ejemplos y cómo escribirla

2. Esboza tus ideas

Aunque es opcional, un esquema puede ayudarte a organizar tus ideas y decidir la forma más eficaz de estructurar tu argumento. Comienza con tu tesis o argumento principal y piensa en al menos dos razones convincentes para que los lectores estén de acuerdo con tus afirmaciones. En tu esquema, no te preocupes por escribir frases completas o una introducción o conclusión completas.

Identifica los argumentos de apoyo que quieras utilizar y busca fuentes externas que refuercen tus ideas. Los datos, las citas y las anécdotas pueden ayudar a convencer a los lectores de que vean las cosas desde tu punto de vista. En tu esquema, selecciona las pruebas que vas a utilizar para cada uno de tus puntos. Limita tus ideas más fuertes con las pruebas que mejor las apoyan y utilízalas como puntos de partida para los párrafos del cuerpo. Asegúrate de tener en cuenta las contrademandas o refutaciones que quieras incluir. Ordena tus puntos para que apoyen efectivamente tu tesis.

Relacionado: Cómo escribir un resumen

2. Escriba un párrafo introductorio

Cuando escriba su párrafo introductorio, intente introducir al lector en su idea y tema de forma gradual. Proporcione cualquier información de fondo o contexto adicional que puedan necesitar para entender su argumento. Considera la posibilidad de poner la declaración de la tesis al final del párrafo introductorio. De este modo, habrás proporcionado los antecedentes y el contexto de tu argumento, y ahora estarás preparado para ampliar tu afirmación principal.

Relacionado: Cómo escribir un párrafo de introducción

3. 5. Construir los párrafos del cuerpo

Los párrafos del cuerpo del texto contienen las ideas de apoyo y las pruebas. Considera la posibilidad de estructurar tus párrafos argumentativos utilizando el formato de punto, evidencia y análisis (PEA). Esto puede ayudarte a mantener tu escritura enfocada y clara y a ayudar a los lectores a entender mejor tu argumento.

Estos son los elementos de un párrafo del cuerpo de la PEA:

  • Punto: Los puntos son tus argumentos de apoyo. Inclúyelos en la primera frase de cada uno de tus párrafos del cuerpo para introducir las razones por las que el lector debería creer en tus ideas.
  • Pruebas: Las pruebas son las fuentes que apoyan tus puntos. Puedes utilizar datos estadísticos, resultados de encuestas, pruebas anecdóticas o citas para demostrar tus puntos y reforzar su validez.
  • Análisis: Concluye cada uno de los párrafos del cuerpo con una o dos frases que expliquen la relevancia de tus pruebas para tus puntos de apoyo y tu tesis. Explica por qué tu audiencia debería interesarse por las pruebas que has aportado.

Relacionado: Cómo escribir un análisis (con ejemplos y consejos)

4. Incluya información adicional para apoyar su argumento

Si quieres incluir una reconvención o una refutación en tu escrito argumentativo, dales su propio espacio dentro de tu proyecto. Presentar la otra parte puede ser una buena idea si intentas convencer a un público de algo dentro de un tema polarizante.

5. Elaborar una conclusión reflexiva

En la conclusión, reitere su tesis y reitere los aspectos más importantes de su argumento. Haga una última llamada a la acción en la que inste a los lectores a ponerse de su lado o a entusiasmarse con una causa. Si tu argumento se refiere a cambios políticos o de procedimiento, enumera los pasos que darías para resolver el problema e indica a los demás cómo pueden participar.

6. Cite sus fuentes

Si ha utilizado datos o pruebas de fuentes externas, asegúrese de indicar de dónde ha sacado la información. Esto es una buena práctica en la escritura, pero también puede ser importante para tu audiencia si quieren hacer una investigación adicional después de escuchar tu argumento. La forma de citar las fuentes depende del tema que escribas y de tu audiencia. Existen guías de estilo específicas para diferentes géneros de escritura que pueden orientar sobre la mejor manera de enumerar las citas.

7. Analizar la eficacia de su estructura argumental

El objetivo de tu escrito es convencer a la audiencia de tu argumento. Revisa tu escrito para evaluar si los párrafos del cuerpo o los puntos clave apoyan tu tesis. Reordena partes de tu escrito si es necesario para apoyar mejor tus ideas y persuadir a los lectores.

8. Revisa tu escrito

Una redacción clara y sin errores puede reforzar la confianza de tu audiencia en tu autoridad para hablar sobre un tema. Revisa tu argumento para comprobar que no haya errores gramaticales, de fluidez, de formato y de voz. Asegúrate de que tu voz y tus tiempos son coherentes en todo momento.

Relacionado: Cómo escribir un trabajo paso a paso (más consejos útiles para que sea eficaz)

Consejos para escribir un argumento

He aquí algunos consejos adicionales que puede utilizar al escribir su argumento:

  • Investigación: Una de las mejores formas de respaldar tus afirmaciones es con pruebas relevantes. Intenta apoyar cada punto de tu escrito con pruebas.

  • Priorice la claridad: Las palabras grandes, la jerga empresarial y las estructuras de frases complicadas pueden confundir tu escritura. Intenta priorizar la claridad sobre otras opciones de estilo, como la elección de palabras avanzadas. Los escritos sencillos y accesibles pueden ser más eficaces a la hora de comunicar un mensaje a tu audiencia.

  • Pide a un amigo que lea tu argumento: Pide opinión a un amigo antes de distribuir tu argumento. Puede que te den consejos útiles sobre cómo ordenar tus ideas dentro del escrito, mejorar las secciones o revisar las frases para que sean más claras. También pueden ayudar a plantear otros contraargumentos que no se hayan abordado en tu escrito.

  • Tenga en cuenta a su público: Si está escribiendo un documento argumentativo sobre una industria, un tema o un producto que su audiencia conoce poco, considere la posibilidad de proporcionar suficiente información de fondo para que su audiencia no se confunda. Del mismo modo, si presentas tu argumento a personas muy versadas en un tema, puedes omitir explicaciones y detalles innecesarios.

Te recomendamos

4 Actividades de liderazgo para potenciar a su equipo

Preguntas y consejos sobre las clínicas de enfermería

11 Rutinas matutinas saludables para empezar la jornada laboral

Alcance vs. Impresiones: ¿Cuál necesito?

Análisis comparativo del mercado (CMA): Una guía para los agentes inmobiliarios

Tipos de motivación en el trabajo (con ejemplos)