Cómo practicar la escucha reflexiva (con consejos y ejemplos)

La escucha reflexiva puede mejorar la comunicación al aumentar la comprensión del oyente de lo que la otra persona tiene que decir. Independientemente de su contexto profesional, la práctica de la escucha reflexiva puede tener un impacto significativo en su capacidad para entender los mensajes e ideas de otras personas. La escucha reflexiva es, por tanto, una habilidad valiosa, pero requiere práctica. En este artículo, analizamos qué es la escucha reflexiva, por qué es importante, cuáles son los pasos para conseguirla y también ofrecemos ejemplos concretos.

¿Qué es la escucha reflexiva?

La escucha reflexiva es una técnica de comunicación en la que el oyente intenta comprender la idea del interlocutor y luego se la comunica para confirmar que la ha entendido correctamente. A diferencia de la mayoría de las técnicas de conversación, que suelen requerir que el oyente dé una respuesta al mensaje del orador, la escucha reflexiva requiere que el orador sea capaz de reflejar las ideas y los sentimientos del interlocutor con la mayor precisión posible.

Los principales elementos de la escucha reflexiva son:

  • Centrarse en lo que la otra persona tiene que decir y tratar de entender lo que está tratando de comunicar a través de las palabras, el tono de voz y el lenguaje corporal
  • Responder a su mensaje reproduciendo sus propios pensamientos y sentimientos, tal como los expresaron a través de su voz, tono, postura y gestos

Existen dos técnicas principales para la escucha reflexiva. Son:

  • Parafrasear: Implica escuchar al interlocutor y utilizar tus propias palabras para reflejar lo que ha dicho. Suele ser una forma eficaz de que tanto tú como el oyente comprobéis si habéis entendido bien el mensaje.
  • Reflejo: Es una técnica más breve y sencilla de escucha reflexiva e implica repetir las partes clave del mensaje, palabra por palabra. Esto te ayuda a mantenerte concentrado en el resto del mensaje y muestra al orador que estás prestando atención.

Relacionado: Cómo ser un buen oyente

¿Por qué es importante la escucha reflexiva?

Las principales razones por las que la escucha reflexiva es importante son:

  • Ayuda al oyente a entender el mensaje. A algunas personas les resulta difícil permanecer en silencio y concentrarse mientras otra persona está hablando. Su mente tiende a cambiar a otros pensamientos y esto puede hacer que la comunicación sea ineficaz. La escucha reflexiva ayuda al oyente a mantenerse concentrado, ya que le obliga a estar alerta durante toda la conversación. Además, su comprensión del mensaje se pone a prueba constantemente a medida que el oyente repite las ideas del orador.
  • Ayuda al orador a transmitir un mensaje claro. Que le repitan constantemente sus pensamientos e ideas puede ayudar al orador a transmitir un mensaje más claro y conciso, ya que le obliga a pensar y comunicar lo mejor posible.
  • Refuerza las relaciones positivas. El orador recibe constantemente la confirmación de que el oyente está dispuesto a concentrarse y hacer todo lo posible por comprender el mensaje general de la conversación.
  • Ayuda al interlocutor a comprobar la exactitud de sus propias palabras e ideas. Al repetir las ideas, se aseguran de que comunicaron el mensaje de la forma que esperaban.
  • Reduce las probabilidades de que dos personas crean erróneamente que se entienden. Esto es relevante en situaciones en las que el oyente no ha entendido bien el mensaje.

Relacionado: Construir habilidades de comunicación: 9 tipos de escucha

Pasos para la escucha reflexiva

Los cuatro pasos principales de la escucha reflexiva son:

  1. Escuchar el mensaje del orador'. El primer paso es hacer un esfuerzo consciente para concentrar su mente únicamente en escuchar lo que la otra persona tiene que decir. Aunque la mayoría de las conversaciones se inician con esa intención, la mente tiende a perder la concentración y desplazar su atención a otros asuntos. Puedes evitarlo haciendo un esfuerzo constante por centrarte en el interlocutor.
  2. Analice el significado del mensaje del orador'. Después de escuchar un pensamiento o una idea, el siguiente paso debe ser determinar lo que el orador ha querido transmitirte a través de esas palabras. Es importante que te esfuerces en no dejar que tus propias opiniones sobre el asunto influyan en tu análisis, ya que el objetivo no es combatir las ideas del orador, sino asegurarte de que las entiendes correctamente.
  3. Refleje el mensaje en el interlocutor. Tras llegar a una conclusión sobre el significado de las palabras del orador, debes confirmar que tu interpretación del mensaje es la misma que el orador pretendía transmitir. Puedes hacerlo repitiendo partes de su mensaje palabra por palabra o parafraseándolo.
  4. Confirme que ha entendido bien el mensaje. Es probable que el interlocutor tenga una respuesta a su reflexión. La respuesta suele ser una confirmación de que has entendido bien lo que intentaba decir o una corrección en la que explica su punto de vista con más detalle y trata de ayudarte a entender mejor lo que quería decir.

Relacionado: Cómo mejorar las habilidades de comunicación

Consejos para la escucha reflexiva

Tenga en cuenta estos consejos para mejorar su capacidad de escucha reflexiva:

  • Evite hacer juicios. Aunque puede tener la tentación instintiva de emitir juicios y rebatir las opiniones del orador, lo mejor es que se centre en comprender el mensaje.
  • Concéntrese en las señales verbales y no verbales. Al reflejar el mensaje del orador, también debes tratar de reproducir elementos como el lenguaje corporal y el tono de voz, ya que es probable que formen parte integral del mensaje.
  • Comprender los sentimientos del orador. En lugar de limitarse a repetir los hechos y las ideas que expresa el orador, la práctica de la escucha reflexiva debe consistir en un intento de comprender los sentimientos del orador sobre los asuntos que comunica.
  • No ofrezca consejos. La escucha reflexiva no consiste en dar consejos. En su lugar, debes utilizar el reconocimiento y el estímulo para ayudar al interlocutor a encontrar soluciones por sí mismo.

Relacionado: Guía de las 7 C's de la comunicación

Ejemplos de escucha reflexiva

He aquí algunos ejemplos de situaciones en las que se utiliza la escucha reflexiva:

Ejemplo 1

*Hablar No estoy seguro de por qué no me fue bien en el examen. Estudié constantemente durante todo el año e hice todos los deberes, pero cuando llegó el examen me di cuenta de que la mayoría de las preguntas tenían poco que ver con lo que el profesor nos dijo que aprendiéramos a lo largo del semestre”*.

*Los oyentes: “Sientes que el examen no reflejó tu plan de estudios para este semestre”*.

Ejemplo 2

Ponente: “En el pasado me asignaban normalmente clientes corporativos, pero en lo que va de año todos se han ido a Kathy. No estoy seguro de lo que ha cambiado y no sé si confrontar a mi jefe al respecto es una buena idea o no”

*Oído: No está seguro de por qué no está consiguiendo grandes cuentas y no sabe si debería mencionárselo a su jefe.

Ejemplo 3

*Hablante** Nuestra estrategia a largo plazo debe incluir formas de convertir a los clientes de una sola vez en clientes habituales. Nuestro modelo de negocio requiere absolutamente que se repita el negocio, pero hasta ahora no estamos haciendo nada para que eso ocurra”*.

*Escucha : “Le preocupa que usted y su empresa no estén haciendo lo suficiente para fidelizar a los clientes, aunque es absolutamente necesario”*.

Te recomendamos

Los mejores saludos y otras variantes para comunicarse profesionalmente

¿Qué es un mapa de procesos?

Ciclo de ventas largo vs. Ciclo de ventas corto: ¿Cuál es la diferencia?

P&R: ¿Qué es la motivación intrínseca?

¿Qué es la auditoría? Tipos comunes y cómo realizar una auditoría de empresa

7 juegos de construcción de la mente para mejorar sus habilidades profesionales