FAQ: ¿ESTÁ MI EQUIPO PREPARADO PARA LA AUTOGESTIÓN? ¿Está mi equipo preparado para la autogestión?

Un equipo autogestionado puede funcionar por sí mismo para alcanzar los objetivos de la empresa. Dar a los empleados este tipo de independencia puede aumentar la productividad y la satisfacción laboral. Conocer las características de un equipo autogestionado puede ayudar a determinar si su equipo está preparado para una supervisión limitada. En este artículo, describimos qué es un equipo autogestionado, explicamos las ventajas y los retos que conlleva y hablamos de las señales que indican que su equipo está preparado para ser autogestionado.

¿Qué es un equipo autogestionado?

Un equipo autogestionado es un grupo de empleados que trabajan juntos y son responsables de realizar todas las tareas relacionadas con su trabajo. Son responsables de todos los aspectos de sus tareas, incluida la planificación, ejecución y revisión de su trabajo. Las organizaciones suelen agrupar en estos equipos a empleados de diferentes departamentos para que puedan realizar una gran variedad de tareas utilizando sus habilidades especializadas.

Un equipo autogestionado no asigna un líder y tiene poca orientación de un gestor externo. Los miembros del equipo se responsabilizan a sí mismos y entre sí y se comunican para garantizar la finalización y el éxito del proyecto.

¿Qué ventajas tiene la autogestión de un equipo?

La aplicación de este método de equipos autogestionados proporciona varios beneficios a la empresa y a sus empleados. He aquí algunos ejemplos de algunas de las formas en que puede beneficiarse:

Ahorro de dinero

Los equipos autogestionados ayudan a reducir considerablemente el coste de la gestión. Los equipos también ahorran tiempo cuando ya no tienen que rendir cuentas a otra persona. Tener menos personal trabajando en un proyecto puede ayudar a reasignar el presupuesto hacia otros recursos o ahorrar dinero para futuros proyectos.

Aumenta la productividad

La responsabilidad añadida de la autogestión puede animar a los empleados a superarse. En lugar de realizar sólo sus tareas habituales, pueden aprender nuevas habilidades para colaborar y completar un proyecto. La independencia que proporciona a los empleados estar en un equipo autogestionado puede aumentar su productividad porque ellos determinan el flujo de trabajo que más les conviene.

Mejora el liderazgo

Aunque no hay líderes designados de un equipo autogestionado, el liderazgo emergente es habitual. Esto ocurre cuando alguien asume el papel de líder de forma natural en las interacciones del grupo. En los equipos autogestionados, el liderazgo suele cambiar en función del proyecto y de las habilidades especiales de cada miembro del equipo. Formar parte de un equipo autogestionado ofrece a los miembros del equipo la oportunidad de liderar y también ayuda a desarrollar habilidades de liderazgo, como la responsabilidad y la motivación.

Relacionado: Identificar el potencial de liderazgo y crear habilidades de liderazgo

Mejora la tasa de retención

Los empleados que se autogestionan suelen ser más felices en el trabajo. Toman decisiones que les afectan directamente y tienen más libertad en el trabajo. Esto puede conducir a una mayor satisfacción en el trabajo y puede persuadirlos a permanecer más tiempo en la empresa. Esto supone un importante beneficio para la empresa porque puede retener a sus empleados actuales, lo que también reduce el coste de contratar y formar a nuevos empleados.

¿Qué retos plantea la autogestión a un equipo?

He aquí algunos de los posibles retos de los equipos autogestionados que hay que tener en cuenta, junto con las formas de superarlos:

Menos responsabilidad

Puede ser un reto hacer un seguimiento del rendimiento y hacer cumplir la responsabilidad en un equipo autogestionado porque no hay un líder que revise rutinariamente el rendimiento y garantice el progreso hacia los objetivos. Todos los miembros deben asumir la responsabilidad de alcanzar los objetivos y completar el trabajo para seguir teniendo éxito. Es importante elegir cuidadosamente a los empleados cuando se crea un equipo con este fin.

Falta de liderazgo claro

No tener un líder claro puede suponer un reto para los equipos, ya que pueden no tener dirección cuando surja un problema. Sin embargo, también puede reforzar su comunicación y abrir oportunidades a todos los miembros para que actúen como líderes. Los empleados de un equipo autogestionado pueden ser más capaces de tomar decisiones y ayudarse mutuamente cuando sea necesario. Los miembros de este equipo se benefician de tener fuertes habilidades interpersonales para mantener la dinámica del equipo.

Relacionado: Guía de la dinámica de grupo

Requiere inversión en formación

Antes de permitir que un equipo funcione sin una gestión estándar, es posible que necesite formación. Considere la posibilidad de contratar a un especialista que pueda ayudar a formar a sus empleados en áreas específicas o dedicar tiempo a programas y reuniones de formación. Se trata de una inversión que merece la pena porque proporciona a los empleados herramientas que conducen tanto al éxito personal como al de la empresa. Considere la posibilidad de ofrecer formación para la creación de equipos, la fijación de objetivos y el seguimiento de los progresos. La gestión de proyectos y la comunicación también pueden ser buenas opciones.

Relacionado: Cómo entrenar al equipo: Tipos de formación de equipos y consejos

¿Cuáles son las características de los equipos autogestionados?

Colocar a las personas adecuadas en un equipo es un aspecto importante para ayudar a que el equipo tenga éxito. Los empleados de un equipo autogestionado requieren ciertas habilidades para ayudar a facilitar la colaboración. Estas son las características que hay que buscar a la hora de elegir empleados para un equipo:

Responsable

La capacidad de asumir responsabilidades es esencial. A diferencia de un equipo que trabaja bajo la dirección de un gerente, los miembros de este tipo de equipo se benefician de la comprensión de las asignaciones y de la fijación de plazos por sí mismos. Los miembros del equipo también se benefician de depender unos de otros y de confiar en que todos hacen su parte para cumplir los objetivos.

Independiente

Puedes confiar en que los empleados independientes completarán sus tareas con un nivel razonable de autosuficiencia. Una buena señal de independencia es la capacidad de mantener la concentración mientras se trabaja. Los empleados independientes también muestran autodeterminación mientras alcanzan los objetivos tanto personales como de la empresa.

Relacionado: Cómo mejorar su capacidad de trabajo independiente

Motivado

La motivación permite a los empleados trabajar duro y cumplir los plazos. Los miembros del equipo suelen motivarse para completar su trabajo por sí mismos. También es útil que puedan motivar a los demás miembros del equipo. Los empleados pueden motivarse a sí mismos de diversas maneras, como estableciendo objetivos o pidiendo opiniones. Esto puede hacer que adquieran habilidades de fijación de objetivos, organización y gestión del tiempo.

Relacionado: 25 formas de mantener a un empleado motivado

Colaboración

La colaboración es la capacidad de trabajar con otros integrando ideas y logrando un objetivo común. Se trata de una característica esencial que deben tener los empleados de un equipo autogestionado, ya que el éxito del equipo depende de su capacidad de cooperación para alcanzar los objetivos del grupo con eficacia y profesionalidad. Entre los signos que demuestran la capacidad de colaboración están la capacidad de escucha activa, la apertura para recibir y aceptar críticas y la disposición a probar enfoques alternativos.

¿Está mi equipo preparado para ser autogestionado?

Para determinar si su equipo está preparado para gestionarse a sí mismo, evalúe sus capacidades individualmente y como grupo. Aquí hay 10 señales que revelan si un equipo puede autogestionarse:

1. Capacidad para comunicarse bien

Una buena comunicación ayuda a los miembros del equipo a compartir ideas, discutir el proyecto y los detalles de las tareas individuales y promover la colaboración. Si su equipo solicita y da su opinión regularmente para su trabajo, esto puede indicar que confían los unos en los otros lo suficiente como para tener éxito sin necesidad de gestión. La capacidad de solicitar y proporcionar retroalimentación o crítica también muestra una fuerte comunicación.

Relacionado: Guía para mejorar la comunicación en equipo en el lugar de trabajo

2. Confiar en los demás

La confianza es un aspecto importante de los equipos cuando se autogestionan, ya que cada miembro del equipo debe cumplir las obligaciones de su función y confiar en que los demás hagan lo mismo para alcanzar los objetivos del equipo. Si los miembros del equipo confían en los demás miembros, podrán rendir al máximo de sus capacidades porque no sentirán la necesidad de preocuparse por si los demás están cumpliendo con sus tareas. Puede ayudar a su equipo a crear confianza asegurando la fiabilidad, la responsabilidad y la autodeterminación.

3. Auto-motivado

Es importante que cada miembro pueda motivarse para terminar las tareas. La capacidad de perseverar y superar los retos puede proporcionar la confianza de que su equipo puede lograr los objetivos de forma independiente. Un empleado motivado también acepta tareas especiales y busca mejorar su rendimiento laboral y personal.

4. Confianza en la toma de decisiones

Mostrar confianza a la hora de tomar decisiones es otra buena señal de que su equipo está preparado para operar por sí mismo. La capacidad de priorizar los objetivos de la empresa y alinear el proyecto con esos objetivos puede demostrar que el equipo puede tener éxito. También es útil que muestren competencia en el uso de herramientas de gestión de proyectos para elaborar estrategias.

Relacionadas: Modelos de toma de decisiones: Definiciones y ejemplos

5. Hábil para fijar objetivos

Considera si tu equipo puede establecer y ejecutar objetivos por sí mismo. Alinea los objetivos del equipo con los de la empresa y crea metas de crecimiento personal. Antes de autogestionarse, es importante que el equipo sea capaz de identificar las prioridades y elaborar estrategias para alcanzar los objetivos de la mejor manera posible.

6. Excelente capacidad de gestión del tiempo

Cuando los equipos se autogestionan, es necesario que lleven la cuenta de los plazos de los proyectos. Sin alguien que gestione el flujo de trabajo, es importante que cada miembro pueda mantenerse centrado y gestionar bien el tiempo. Esto incluye hacer planes y ejecutar los pasos del plan de forma organizada.

Relacionado: ¿Qué es la gestión del tiempo? (Más consejos útiles sobre la gestión del tiempo)

7. Capaz de aprender

Puede haber nuevas funciones o responsabilidades cuando los empleados pasen a formar parte de un equipo autogestionado. Esto significa que pueden tener que desarrollar habilidades adicionales. Considera si cada miembro del equipo muestra un afán de aprendizaje y crecimiento personal. Si confía en que su equipo busca el conocimiento de forma activa y está preparado para el reto de aprender una nueva función, entonces puede estar preparado para autogestionarse.

8. Autoconocimiento

El autoconocimiento es útil para mantener las relaciones de las que depende un equipo para seguir funcionando bien. Cada miembro debe tener la capacidad de gestionar sus emociones y comportamientos, así como la forma en que su comportamiento puede afectar a los miembros del equipo. Esta es una habilidad interpersonal que puede reducir los conflictos y contribuir al éxito del equipo.

Relacionado: Qué es la autoconciencia: Consejos para ser más consciente en el trabajo

9. Capacidad para resolver problemas

Unas sólidas habilidades de resolución de problemas son importantes para los equipos que se autogestionan porque es su responsabilidad resolver cualquier conflicto que se produzca dentro del equipo o que implique a su proyecto. Fíjate en cómo tu equipo identifica y aborda los problemas. Si se buscan mutuamente para encontrar soluciones, esta práctica puede prepararlos para colaborar con éxito. La resolución de problemas como esfuerzo de grupo suele dar lugar a innovaciones, que pueden beneficiar a la empresa.

Considera también cómo tu equipo aborda los problemas que puedan tener entre sí. Sentirse cómodo con la mediación y mostrar habilidades de negociación y compromiso es importante para trabajar de forma independiente.

Relacionado: Pasos efectivos para la resolución de problemas en el lugar de trabajo

10. Gran capacidad de colaboración

4. Considera cómo trabaja tu equipo bajo tu dirección. Cuando el equipo escuche, se comunique y coopere entre sí sin tu facilitación, entonces puede estar preparado para autogestionarse. Optar por integrar los estilos de trabajo o compartir ideas sin que te lo pidan puede conducir a un equipo más cohesionado. También es útil fomentar los esfuerzos de grupo para que los empleados puedan compartir el éxito y aprender unos de otros.

¿Cuáles son los consejos para preparar a un equipo para la autogestión?

Utilice estos consejos para preparar a su equipo para autogestionarse y trabajar con menos supervisión:

Proporcionar formación

Permitir que los equipos se autogestionen da al personal directivo la oportunidad de centrarse en la consecución de objetivos más amplios de la empresa y en la organización de estrategias para las operaciones comerciales. Preparar a un equipo para que se autogestione proporciona a la empresa una mano de obra con más talento. Ofrezca experiencias prácticas de aprendizaje, como permitir que los empleados tomen la iniciativa en los proyectos o darles problemas para que los resuelvan. Considere la posibilidad de tutelar a los equipos o de nombrar a otros directivos para que los tutelen hasta que estén preparados para autogestionarse.

Ayuda a establecer relaciones

Las relaciones sanas son la clave del éxito de un equipo. Reserve tiempo para actividades de creación de equipos que ayuden a los empleados a acercarse y sentirse más cómodos entre ellos. Las relaciones laborales sólidas implican una comunicación eficaz, confianza y apoyo. Esto también facilita la colaboración y garantiza que un equipo coopere entre sí y esté preparado para afrontar los retos.

Dales responsabilidades

Dar a los empleados más responsabilidad les ayuda a ser independientes y aumenta su confianza. Si permite que los equipos tomen decisiones, cuando el resultado les afecta, pueden aprender más sobre estrategia y liderazgo. Dar responsabilidad también empodera a los empleados, lo que puede animarles a rendir a un nivel más alto.

Te recomendamos

Todo lo que necesita saber sobre el marketing integrado

P&R: ¿Son los vaqueros ropa de negocios? (con ejemplos)

Consejos para iniciar un negocio: 21 maneras de hacer crecer su negocio

Todo lo que necesita saber para convertirse en un analista deportivo

Factores macroeconómicos: ¿Qué son y cómo influyen en la economía?

Términos de gestión de proyectos y cómo utilizarlos