Los 4 estilos de trabajo y su importancia

En todo lugar de trabajo suele haber una gran variedad de personalidades y estilos de trabajo. A veces, este nivel de diversidad puede dar lugar a una falta de comunicación o a un conflicto, pero la mayoría de las veces resulta en el desarrollo de soluciones que son creativas y eficaces. Si aprendes más sobre los diferentes tipos de estilos de trabajo y descubres tu propio enfoque, podrás convertirte en un mejor miembro del equipo y colaborador. En este artículo, explicamos por qué es importante entender los estilos de trabajo, ofrecemos una lista de los diferentes tipos de estilos de trabajo y exploramos cómo puede determinar su propio estilo de trabajo personal.

¿Qué son los estilos de trabajo y por qué son importantes?

Tu estilo de trabajo es la forma en que prefieres organizar y completar tu trabajo. En un mismo lugar de trabajo hay muchos tipos diferentes de trabajadores, que se desenvuelven bien en distintos entornos. Al descubrir tu estilo de trabajo, puedes reconocer las funciones y responsabilidades en las que destacas, lo que te permite maximizar tu propia productividad y, por tanto, el éxito. También es útil entender tus propios prejuicios y tendencias, ya que te permite superarlos en determinadas situaciones.

Además de permitirle convertirse en un miembro más eficaz del equipo, conocer su estilo de trabajo también puede ayudarle a comprender el tipo de trabajo y el entorno laboral que más le conviene. Por ejemplo, un trabajo que implica comunicación, colaboración y mucha planificación requiere un estilo de trabajo muy específico. Entender tu estilo de trabajo óptimo te asegura encontrar puestos en los que seas realmente eficaz y estés satisfecho.

Además, identificar los estilos de trabajo de tus colegas puede ser beneficioso para toda la organización porque te da la posibilidad de mejorar la colaboración desarrollando equipos diversos que casen las ventajas de cada estilo. Como resultado, puedes crear mejores resultados y soluciones. A continuación, se describen los cuatro tipos principales de estilos de trabajo:

1. Lógico

Los individuos con este estilo de trabajo suelen ser conocidos como impulsores o hacedores porque pueden analizar un problema y abordarlo de frente. Los que tienen este estilo de trabajo suelen estar orientados a los datos y les encantan los buenos retos. Su forma de pensar lineal les permite dedicar una cantidad increíble de atención a sus objetivos y hacer las cosas. La cantidad de concentración que tienen estas personas hace que a veces se olviden de comunicar las acciones que están llevando a cabo o que pasen por alto la importancia de la planificación.

2. Orientado al detalle

A veces denominados guardianes o estudiantes, los que tienen este estilo de trabajo son secuenciales, estratégicos, organizados y extremadamente orientados al detalle. Estos atributos son importantes en cualquier equipo porque aportan una sensación de orden y estabilidad. Las personas con este estilo de trabajo suelen ser extremadamente pragmáticas, lo que significa que evitan los riesgos y abordan las situaciones de forma lenta y reflexiva. Muchas personas con este tipo de estilo de trabajo eligen una función como la ingeniería porque les encanta investigar y comprender un problema y todos sus matices.

Aunque son un activo para cualquier equipo, los alumnos pueden tener dificultades para ejecutar sus planes meticulosamente construidos. Cuando se juntan con miembros del equipo más prácticos, crean un equipo imparable.

3. Apoyo

Algunas personas tienen un estilo de trabajo más orientado a las emociones, profundamente expresivo y solidario. Conocidos a veces como integradores o amantes, estos individuos suelen establecer relaciones y reunir a los equipos para que trabajen en armonía. En otras palabras, suelen valorar la colaboración por encima de todo. Son sensibles a los sentimientos de todos los que les rodean, lo que les permite facilitar con éxito la comunicación en equipo y comprender el verdadero contexto de una situación.

4. Orientado a las ideas

A menudo considerados como pioneros, líderes o pensadores de gran visión, los individuos con este estilo de trabajo son hábiles para crear una visión e inspirar a otros a creer en ella. Estos trabajadores prosperan con los riesgos y las posibilidades infinitas, lo que les convierte en una increíble fuente de energía. Estos innovadores son excelentes para convertir los obstáculos en oportunidades, pero pueden estar tan inmersos en el panorama general que pasan por alto los detalles o se olvidan de hacer un seguimiento con otros miembros de su equipo.

Aunque estos son los cuatro estilos de trabajo principales, es posible utilizar una combinación de estos enfoques. Algunas de las combinaciones más populares son la lógica y la orientación a las ideas o la orientación al detalle y el apoyo.

Cómo determinar qué estilo de trabajo utilizas

Si te cuesta averiguar tu estilo de trabajo basándote únicamente en las descripciones, puedes seguir estos sencillos pasos para guiar tu evaluación:

1. Evalúe su modo de comunicación preferido

A menudo puede ser útil pensar en cómo eliges comunicarte para acotar el tipo de estilo de trabajo que tienes. Hay ciertas características que probablemente notarás en estilos de trabajo específicos, como la capacidad de escucha activa en alguien con un estilo de trabajo de apoyo. Por ejemplo, se puede esperar que alguien con un estilo de trabajo orientado al detalle escriba correos electrónicos concisos y permanezca estoico en sus intercambios en persona, mientras que alguien con un estilo de trabajo orientado a las ideas podría utilizar muchos gestos apasionados con las manos cuando habla con los demás.

2. Piense en cómo le gusta planificar su día

Otro indicador clave de su estilo de trabajo se encuentra en la forma de estructurar su jornada. Alguien con un estilo de trabajo orientado al detalle probablemente tenga un plan claro para cada día y rara vez se salte los plazos, mientras que alguien con otro estilo de trabajo podría abordar cada día con más fluidez y esperar hasta el último minuto para completar su trabajo.

Aparte de su enfoque de cada día y de los plazos, también puede pensar si prefiere tiempo para planificar o un entorno de trabajo rápido que le permita ser espontáneo.

3. Determinar la forma de afrontar los conflictos

Mientras que alguien con un estilo de trabajo lógico puede acoger un buen debate, otros pueden evitar cualquier conflicto, aunque sea amistoso. Al determinar cómo manejas los conflictos, puedes hacerte una mejor idea de tu personalidad dentro y fuera del trabajo. Por ejemplo, si tienes un estilo de trabajo solidario, podrías centrarte en desarrollar un compromiso cada vez que surja un conflicto laboral.

4. Haz un test de personalidad

Los tests de personalidad pueden ser una herramienta muy beneficiosa para descubrir su personalidad y su estilo de trabajo. De hecho, a veces los empresarios piden a los candidatos que realicen tests de personalidad durante el proceso de solicitud o contratación para poder hacerse una mejor idea de su comportamiento y perspectiva general. Utilizan los resultados para decidir si los candidatos o empleados son adecuados para equipos y funciones específicas, ya que les proporcionan una forma de evaluar el enfoque de un individuo hacia las relaciones y el trabajo. Hay muchos tipos diferentes de test de personalidad, pero quizás los más populares son los:

  • Índice de Tipos de Myers Briggs (MBTI): El Índice de Tipos de Myers Briggs es un test de personalidad muy popular que se basa en la teoría de que las personas se relacionan entre sí en cuatro áreas psicológicas diferentes (sensación, intuición, sentimiento y pensamiento). Hay 16 tipos de personalidad diferentes según este test, y los resultados pueden darle una valiosa visión de su estilo de trabajo personal.
  • Inventario de Personalidad NEO Revisado (NEO PI-R): Este test de personalidad le evalúa basándose en la creencia de que existen cinco rasgos principales de personalidad (neuroticismo, extroversión, apertura a la experiencia, amabilidad y conciencia). Dentro de cada uno de estos rasgos, hay seis subcategorías separadas que definen aún más la forma en que usted se acerca al mundo.
  • Perfil de personalidad de Winslow: El Perfil de Personalidad de Winslow utiliza una escala de deciles para medir 24 rasgos de personalidad diferentes. Aunque este test se utiliza popularmente en las ligas deportivas, puede proporcionar información útil para cualquier entorno laboral.

Te recomendamos

Cómo Calcular el Porcentaje Promedio: Fórmula y Ejemplos

Personal de hotel: Opciones de empleo y descripciones

5 Objetivos de la Evaluación del Desempeño

¿Qué es un análisis de árbol de decisiones?

¿Qué es la segmentación contextual?

Cómo convertirse en entrenador