¿Qué es una estrategia de operaciones? Definición y beneficios

Un sistema eficaz de optimización de recursos es fundamental para las empresas que fabrican bienes y servicios. También es fundamental que el sistema funcione con eficacia y en consonancia con los objetivos generales de la organización. Una estrategia de operaciones puede ser muy valiosa para planificar actividades y tareas.

En este artículo, analizamos qué es una estrategia de operaciones junto con los beneficios de tener una y los factores clave del éxito.

¿Qué es una estrategia de operaciones?

Una estrategia de operaciones es un conjunto de decisiones relativas a la producción y entrega de bienes que toma una organización. Cada paso de la producción o entrega de un producto se considera una operación, y estas decisiones componen la estrategia de operaciones. Cada operación, además de apoyar la estrategia empresarial global de la organización, ayuda a ésta a alcanzar sus objetivos a largo plazo y a mejorar su competitividad en el mercado.

Por ejemplo, una empresa que produce y vende ordenadores puede tener las siguientes operaciones:

  • Obtención de materiales
  • Trabajar con proveedores
  • Diseñar nuevos ordenadores
  • Fabricación de diseños informáticos
  • Gestionar a los empleados
  • Entrega de equipos acabados a vendedores o consumidores

Relacionado: Gestión de operaciones: Todo lo que necesitas saber

Beneficios de tener una estrategia de operaciones

Tener una estrategia de operaciones dentro de su empresa u organización tiene varios beneficios, como por ejemplo:

Eficiencia de los empleados

Las estrategias de operaciones definen los objetivos de los distintos departamentos, lo que permite a los jefes de equipo y a los empleados saber en qué están trabajando. Una estrategia de operaciones puede ayudar a garantizar que cualquier empleado que contribuya a una operación utilice su tiempo y sus habilidades de forma eficiente. Además, los líderes de la organización pueden saber qué departamentos funcionan con eficacia y cuáles pueden necesitar mejoras.

Gestión de recursos

Las organizaciones suelen tener una cantidad finita de recursos, por lo que es esencial que los utilicen de forma eficiente. Las estrategias de operaciones pueden ayudar a los líderes a determinar qué áreas de la organización necesitan más recursos y cómo proporcionarlos de la mejor manera posible. Al desarrollar una estrategia de operaciones, los directivos pueden conocer mejor los costes de funcionamiento de los distintos departamentos. A continuación, pueden analizar estos costes y ver si están en consonancia con los objetivos generales de la organización.

Relacionado: ¿Qué es la gestión de recursos? Guía para la asignación y planificación de recursos

Cooperación entre departamentos

Una estrategia de operaciones detalla cómo colaboran los múltiples departamentos de una organización. Al definir esta coordinación, cada departamento sabe cómo se relaciona con los demás. También pueden ver cómo los objetivos de su departamento individual ayudan a alcanzar los objetivos generales de la organización junto con los demás departamentos. Esto es útil para mejorar la toma de decisiones y ayudar a los empleados de los distintos departamentos a sentirse en el mismo equipo.

Elementos de una estrategia de operaciones

Los elementos típicos de una estrategia de operaciones son:

Productos y montaje

Los directores de operaciones de productos buscan agilizar los procesos, como la comunicación en equipo o el montaje de productos. También analizan los datos relativos a sus productos y los utilizan para priorizar las tareas. Por ejemplo, pueden ayudar a los jefes de producto a decidir qué elementos de un producto deben construirse primero. Los equipos de operaciones de producto trabajan con departamentos como el de fabricación, atención al cliente y ventas para ayudar a optimizar el proceso que siguen los consumidores con el producto, desde la investigación hasta que se convierten en clientes habituales.

Entrega y almacenamiento de existencias

Una estrategia de operaciones de inventario es la que ayuda a las empresas a decidir cómo ordenar, mantener y procesar su inventario. Busca formas más eficientes de entregar o almacenar el inventario, con el objetivo de reducir los costes y los residuos. Una estrategia de operaciones de inventario también tiene como objetivo pedir el número óptimo de mercancías, maximizando la capacidad de almacenamiento sin desperdiciar recursos.

Relacionado: Inventario: Definición y métodos de gestión

Optimización de la cadena de suministro

El elemento de la cadena de suministro de una estrategia de operaciones busca formas de optimizar el movimiento de los productos desde los proveedores hasta los distribuidores. Puede hacerlo de varias maneras, por ejemplo, implementando una tecnología de comunicación más rápida u optimizando las cantidades de envío. En una estrategia de operaciones de la cadena de suministro, los líderes deciden la estructura de la cadena de suministro y las actividades de cada etapa. También deciden dónde fabricar los productos y dónde almacenarlos.

Relacionado: Gestión de la cadena de suministro: Qué es y cómo funciona

Calidad del producto final

El objetivo de las operaciones de calidad es producir un producto final satisfactorio. Esto incluye la comprobación de los productos y el análisis de los comentarios de los clientes. También comprueban la coherencia para que todos sus clientes reciban el mismo nivel de calidad. Además, los directores de operaciones de calidad analizan las operaciones que contribuyen a la producción. Por ejemplo, se aseguran de que la organización utiliza los mejores materiales para obtener un producto final de alta calidad. Supervisan constantemente el proceso de producción para asegurarse de que se está produciendo la calidad deseada.

Programar el uso de los recursos

La programación es la sincronización y el uso de los recursos, y esto significa asegurarse de que la organización está utilizando sus recursos en el mejor momento posible. Esto puede incluir el mejor momento para enviar los productos o las actividades en las que los empleados deben centrarse primero.

Un reto común para quienes trabajan en operaciones de programación es encontrar un compromiso entre objetivos opuestos en términos de recursos compartidos. Por ejemplo, es posible que tanto el equipo de desarrollo de productos como el de satisfacción del cliente quieran llevar a cabo un grupo de discusión, pero su organización sólo tiene recursos para organizar uno a la vez. Dentro de su plan de operaciones, deberá determinar la programación óptima para estos dos departamentos.

Gestión de las instalaciones

La planificación y gestión de las instalaciones es el análisis de cómo las instalaciones actuales de la organización contribuyen a los objetivos de la misma. Esta parte de la estrategia de operaciones determina si las instalaciones actuales rinden lo necesario. Además, también descubre si su organización necesita nuevas instalaciones y, si es así, realiza una búsqueda para encontrar las adecuadas.

Previsión para la planificación

En las operaciones de previsión, una organización hace planes para el futuro. Utiliza datos para hacer suposiciones sobre el futuro de la organización. Por ejemplo, puede estudiar las tendencias actuales de las ventas para determinar los beneficios en un año. A continuación, implementa cambios dentro de la organización para asegurarse de que siempre se está moviendo hacia sus objetivos. Por ejemplo, si un pronosticador determina una caída de las ventas debido a factores económicos que puede producirse en seis meses, puede buscar formas de reducir los costes ahora para prepararse para esta situación.

Factores clave del éxito de las estrategias de operaciones

Entre los factores clave que hay que tener en cuenta en cualquier estrategia de operaciones se encuentran:

  • Objetivos: Puede establecer un objetivo para cada operación para darle dirección a la operación y puede ayudarle con las decisiones relativas a la operación, lo que puede ayudar a lograr los objetivos más amplios de la organización.

  • Empleados: La mayoría de las operaciones tienen empleados que las realizan. Contar con los empleados adecuados para cada tarea puede mejorar la calidad de la tarea terminada. Siempre que analice una operación, puede fijarse en quiénes trabajan en ella y buscar formas de mejorar su capacidad para hacer bien su trabajo.

  • La innovación: La innovación puede ayudar a las organizaciones a encontrar mejores formas de operar y a obtener potencialmente una ventaja sobre sus competidores. Dentro de cada operación, es una buena idea buscar áreas en las que se pueda innovar. Puede animar a los directores de operaciones a probar nuevos procesos y analizar después los resultados.

  • Análisis: Todas las operaciones requieren un análisis periódico, y con el análisis puede saber qué operaciones funcionan bien y cuáles necesitan mejorar. Considere la posibilidad de implantar un sistema de análisis regular en cada sección de su estrategia de operaciones, haciendo que los miembros de cada operación se analicen a sí mismos, o establezca un departamento separado para analizar todas las demás operaciones.