17 estrategias de alfabetización para que los profesores las utilicen en el aula

El papel del profesor para ayudar a sus alumnos a desarrollar métodos de lectura eficaces puede ser crucial. Las estrategias de alfabetización pueden ayudar a los profesores a elaborar lecciones de lectura adecuadas, a fomentar rutinas de estudio coherentes y a hacer un seguimiento de los progresos de los alumnos. Si eres un profesor que quiere potenciar la capacidad lectora de tus alumnos, es fundamental que te familiarices con las distintas estrategias de alfabetización para poder determinar qué enfoque es el más adecuado para tu grupo.

En este artículo, definimos las estrategias de alfabetización, discutimos por qué son importantes y proporcionamos 17 estrategias de alfabetización para considerar su uso en el aula.

¿Qué son las estrategias de alfabetización?

Los profesores emplean estrategias de alfabetización para ayudar a los alumnos a mejorar su capacidad de lectura. Las estrategias de alfabetización se dirigen a varios conjuntos de habilidades y áreas de conocimiento relacionadas con la lectura, como el vocabulario, la ortografía, la comprensión, el análisis crítico y la articulación del lenguaje. Las actividades en el aula, en particular las lecciones de lengua y literatura, suelen incluir estrategias de alfabetización para ofrecer apoyo al aprendizaje de los alumnos.

Relacionado: Liderazgo docente: Una guía definitiva

¿Por qué son importantes las estrategias de alfabetización?

Estas son algunas razones por las que es importante que los profesores utilicen estrategias de alfabetización:

  • Mejora las habilidades de comunicación: Saber cómo abordar un texto puede ayudar a los alumnos a retener más información y a aprender a articularla.

  • Proporciona estructuras de apoyo: El uso de estrategias de alfabetización puede ayudarle a apoyar el desarrollo social y emocional del estudiante mientras aprende nuevas habilidades.

  • Desarrolla la capacidad de escribir: La mayoría de los sectores y campos valoran a las personas que saben escribir con eficacia, y la comprensión lectora es un primer paso importante para aprender esta habilidad.

  • Aborda las necesidades específicas: Como cada alumno procesa la información de forma diferente, utilizar estrategias literarias variadas en su enseñanza puede ayudarle a evaluar el progreso de la lectura de cada alumno.

Relacionado: Aprenda 5 estrategias de instrucción para el aprendizaje diferenciado

17 estrategias de alfabetización para utilizar en el aula

Aquí tienes 17 estrategias de alfabetización diferentes que puedes utilizar en tu aula:

1. Anotar el texto

Esta estrategia consiste en animar a los alumnos a que aporten sus propios comentarios sobre un texto subrayando las secciones clave, escribiendo notas o rodeando palabras para investigarlas. Esta práctica puede ayudar a los alumnos a captar los matices de un texto y mejorar su comprensión lectora. También puede permitir a los profesores entender la relación del alumno con la lectura y su proceso de aprendizaje. Cuando se asigna un texto como tarea, puede ser útil proporcionar algunas herramientas de anotación, como una lista de símbolos taquigráficos para escribir junto al texto.

2. Trabajar en equipo

Otra estrategia de alfabetización útil es hacer que los estudiantes trabajen en grupos en las tareas de clase para fomentar el debate colaborativo al leer y analizar un texto. Esta estrategia puede ayudar a los estudiantes a desarrollar habilidades comunicativas clave y a aprender a hacer preguntas constructivas. Los estudiantes pueden discutir una pregunta de lectura en grupos y presentar esa información en voz alta o leer un texto juntos e identificar los elementos importantes. Considera la posibilidad de agrupar a los alumnos con diferentes habilidades y puntos fuertes para que puedan aprender unos de otros.

Relacionado: Los mejores métodos para enseñar habilidades de comunicación excelentes

3. Leer en voz alta

Considere la posibilidad de dedicar una parte del tiempo de clase a la lectura de un libro en voz alta. Escuchar un texto puede ayudar a algunos estudiantes a mejorar su capacidad de escucha activa, lo que puede profundizar en su capacidad de concentrarse en la nueva información y desarrollar sus propias reflexiones. Si se lee en tono de conversación, los alumnos también pueden aprender a utilizar nuevas palabras de vocabulario y a implicarse más en la historia. Considere la posibilidad de seleccionar material que trate un tema familiar para los alumnos, como un tema de una lección actual o un interés común.

4. Organizar un evento de recomendación de libros

Para animar a los estudiantes a leer fuera del entorno escolar, intente coordinar un evento en el que tanto los estudiantes como el personal puedan compartir sus libros favoritos y discutirlos en grupo. Ver que los mentores disfrutan del acto de leer y analizar los textos puede influir positivamente en la forma en que los estudiantes consideren las tareas de literatura en el futuro.

5. Anime a los estudiantes a elegir sus propios libros

Considera la posibilidad de permitir a los alumnos que elijan sus propias opciones de libros para una tarea, incluyendo todos los géneros y niveles de lectura. Esta estrategia puede motivar a los estudiantes a desarrollar hábitos de lectura diarios fuera de clase. Puede entrevistar a los estudiantes para conocer sus preferencias y hacerles sugerencias útiles sobre lo que pueden disfrutar. Considere la posibilidad de asignar un proyecto en el que los estudiantes puedan discutir sus aspectos favoritos de un libro y presentarlos al resto de la clase.

6. Haz un mapa geográfico

Cuando un texto describe un lugar concreto, puede hacer que sus alumnos diseñen un mapa del mismo utilizando la información del texto. Puedes utilizar esta actividad para enseñar a los alumnos a centrarse en detalles concretos de un texto e incorporar la investigación a un proyecto más amplio. También puede ayudar a los alumnos a visualizar mejor el escenario de un libro y a incorporar conceptos externos a su estudio de la literatura, como el uso de las matemáticas para crear un dibujo preciso. La fusión de disciplinas puede ser una práctica útil cuando se intenta dar cabida a los diferentes puntos fuertes académicos de los alumnos.

7. Realizar reuniones individuales con los estudiantes

Considere también la posibilidad de reunirse regularmente con cada uno de los alumnos para hablar de su desarrollo lector y de sus objetivos. Durante estas reuniones, intente determinar sus principales puntos fuertes y algunas áreas de mejora en relación con la lectura para poder determinar qué estrategias de alfabetización podrían ayudarles mejor a tener éxito. Al centrarse en la relación de un alumno con la lectura, también puede proporcionar un contexto crítico para los datos relativos a su progreso. Por ejemplo, usted y un estudiante pueden decidir que ofrecer tareas de lectura adicionales podría mejorar esa relación y aumentar su confianza general.

Relacionado: Relacionado: 8 tipos comunes de estilos de aprendizaje

8. Ofrecer recompensas de lectura

Para fomentar asociaciones positivas con la lectura, puedes ofrecer premios o recompensas a toda la clase por cumplir objetivos de lectura, como un proyecto terminado o un número determinado de libros leídos en un plazo de tiempo. Si colocas a los alumnos en equipos de lectura, puedes animarles a ver la lectura como una actividad de creación de comunidad. Para incluir un componente educativo en el premio, considere la posibilidad de proyectar una adaptación cinematográfica de un libro leído previamente en clase y haga que los alumnos discutan las diferencias entre las dos versiones.

9. Interpretar el texto

Otra estrategia beneficiosa es hacer que los alumnos creen música o representaciones teatrales sobre un texto para aprender a expresar nueva información en diferentes formatos y mejorar su fluidez lingüística. Esto también fomenta la expresión creativa, proporcionando una oportunidad para que los estudiantes desarrollen conexiones más personales con un texto. Por ejemplo, los alumnos pueden escribir canciones o poemas sobre los personajes de un libro o elegir una escena para desarrollarla en una obra de teatro corta. Considera la posibilidad de dar a los alumnos la oportunidad de escribir y representar para que puedan beneficiarse de la experiencia de ambos medios.

10. Proporcione organizadores visuales

Los organizadores visuales son una representación física de la información de un texto, como un cuadro dibujado en un póster o un gráfico realizado en un ordenador. Pueden ayudar a los alumnos a comprender mejor la idea principal de un texto y a retener más detalles. Por ejemplo, puedes hacer que los alumnos dividan los temas principales o los puntos significativos de la trama del texto en distintas categorías mientras leen. Luego, pueden utilizar esas categorías para dibujar un diagrama de flujo de conceptos, que es una colección de ideas conectadas a un elemento más grande mediante flechas.

11. Juega a los juegos en el aula

Hay varios juegos de aula que mejoran la alfabetización. Por ejemplo, puedes hacer que los alumnos jueguen a las charadas utilizando puntos de la trama, personajes o palabras del vocabulario de un texto leído recientemente en clase. Para que los alumnos más jóvenes aprendan cómo suenan las palabras, pueden jugar a separar las sílabas con un gesto físico. También puedes utilizar esta estrategia para saber más sobre cómo los alumnos recuerdan la información clave de un texto y cómo resuelven los problemas, lo que puede ayudarte a evaluar su progreso de una manera más informal.

12. Utilizar un dispositivo mnemotécnico

Un dispositivo mnemotécnico es una herramienta de memoria que asocia un concepto con un grupo de letras, incluyendo acrónimos, expresiones o rimas. Cuando se enseña una nueva forma de análisis literario, se pueden utilizar dispositivos mnemotécnicos para ayudar a los alumnos a enmarcar el proceso y recordarlo mientras leen. También puede utilizar dispositivos mnemotécnicos para guiar su plan de clase cuando hable del análisis literario. Por ejemplo, al impartir una lección de ortografía, puede enseñar la palabra «allí» observando que la palabra «aquí» aparece en la primera. Entonces puede ayudar a un alumno a asociar ambas palabras con la frase «aquí y allí»

13.»Encuesta-Pregunta-Lectura-Recita-Revisión»

También conocida como SQ3R, se trata de una estrategia de comprensión lectora que puede ayudar a los estudiantes a entender mejor un texto la primera vez que lo leen y a desarrollar un proceso de comprensión eficaz. Puedes hacer que los alumnos se formen preguntas sobre un texto y traten de encontrar la respuesta mientras leen, tomando notas que puedan utilizar para futuras discusiones y exámenes en el aula. Considera la posibilidad de explicar cada paso del proceso para que los alumnos puedan entender mejor su propósito.

Estos son los cinco pasos del SQ3R:

  • Encuesta: Los alumnos leen los encabezamientos, los títulos de los capítulos o cualquier gráfico para conocer los temas en los que se centra un texto. También tienen en cuenta su estructura general.

  • Pregunta: Utilizando la información que han aprendido en el paso anterior, los alumnos eligen las preguntas que deben tener en cuenta durante la lectura.

  • Leer: Los alumnos leen detenidamente todo el capítulo o sección con el fin de responder a las preguntas que han escrito previamente. Pueden utilizar métodos de lectura activa, como subrayar las frases o palabras clave y anotar sus propias reflexiones.

  • Recitar: Después de anotar sus respuestas a las preguntas iniciales, los alumnos resumen lo aprendido en un texto y lo dicen en voz alta para profundizar en su comprensión. Pueden trabajar en pequeños grupos para practicar esta habilidad o presentar sus resúmenes individuales a la clase.

  • Revisar: Para aclarar la información, los alumnos vuelven a revisar un texto y explican sus ideas principales. También pueden aclarar información sobre el texto y seguir estudiando la eficacia de sus preguntas iniciales.

14. Comprometerse con un autor

Otra estrategia de alfabetización útil es hacer que los alumnos consideren el papel de un autor en un texto para profundizar en su comprensión lectora y en su capacidad de análisis. Esta estrategia también permite a los alumnos desarrollar su capacidad de pensamiento crítico, ayudándoles a comprender el propósito de un texto en un contexto más amplio. Por ejemplo, se puede pedir a los alumnos que reflexionen sobre el propósito de un autor al escribir un texto o sobre cómo ha redactado una determinada frase.

15. Dibujar o pintar

Algunos alumnos pueden preferir relacionarse con un texto dibujando en lugar de escribiendo. Para complementar las discusiones en clase y evaluar las habilidades de lectura y escritura de una manera única, considera la posibilidad de pedir a los alumnos que dibujen una escena de un libro de ficción o un concepto de un texto de no ficción. Dibujar una imagen visual también puede ayudar a los alumnos a recordar más información sobre un libro. Puede ser útil que los alumnos seleccionen ellos mismos una escena o un concepto para determinar cómo identifican las ideas significativas mientras leen.

16. Utilizar sesiones de lectura cronometradas

Considere también la posibilidad de evaluar las habilidades de lectura de cada alumno cronometrando las secciones en voz alta. Esta estrategia puede ayudar a algunos alumnos a familiarizarse con un texto, incluyendo su vocabulario, la estructura de las frases y el contenido general. Puede ser útil asignar a los estudiantes el mismo pasaje para que lo lean en diferentes momentos del año escolar para medir cómo se desarrollan sus habilidades. Para hacer un seguimiento de esta información, puedes hacer un gráfico de la duración de cada sesión de lectura utilizando un programa informático de gráficos.

17. Asignar proyectos de diario

Los profesores también pueden dar a los alumnos un diario para que registren su progreso de lectura de forma organizada. Disponer de este recurso puede ayudar a los estudiantes a seguir sus pensamientos sobre un texto y a recordar información crítica, aumentando su comprensión general mientras leen. Por ejemplo, los alumnos pueden dividir una página del diario en dos secciones, una para una cita o tema importante que identifiquen del libro y la otra para sus reflexiones. Pueden escribir sobre sus conexiones personales con el texto, sobre cómo un tema se conecta con otro o sobre cómo las ideas principales del texto pueden conectarse con temas externos.