Estrategias de aprendizaje cooperativo: Definición, beneficios y consejos

Los profesores pueden utilizar diversos métodos de enseñanza cuando instruyen a los alumnos. El aprendizaje cooperativo, también llamado aprendizaje en grupos pequeños, es un método de enseñanza que puede ayudar a los alumnos a aprender material académico y habilidades sociales. Aprender más sobre el aprendizaje cooperativo puede ayudarle a crear una clase social positiva en la que los alumnos puedan crecer. En este artículo, examinamos algunas estrategias habituales de aprendizaje cooperativo, analizamos las ventajas de utilizar estas estrategias y ofrecemos consejos para ayudarle.

¿Qué son las estrategias de aprendizaje cooperativo?

El aprendizaje cooperativo consiste en que los alumnos trabajen en pequeños grupos para alcanzar un objetivo común. Los educadores pueden utilizar este método en todos los grados. En este método de aprendizaje, los alumnos pueden ganar con sus conversaciones entre ellos. Al trabajar juntos, pueden analizar las ideas de los demás y aclarar las suyas. Para que sea eficaz, hay cinco componentes esenciales del aprendizaje en grupos pequeños:

  • Interdependencia positiva: Cuando los profesores crean un entorno de interdependencia, los alumnos se sienten responsables de su propio trabajo y del éxito del grupo.

  • Interacción cara a cara: En el aprendizaje cooperativo, los alumnos participan en las discusiones, mantienen el contacto visual entre ellos y se apoyan.

  • Responsabilidad individual y grupal: En una actividad de grupo, cada alumno tiene una función o tarea individual. Esto puede ayudar al grupo a alcanzar su objetivo.

  • Comportamientos de grupo: Los estudiantes pueden aprender técnicas de comportamiento como habilidades interpersonales, interacción social y habilidades de colaboración para enseñarles a trabajar con otros.

  • Tratamiento de grupos: Hacia el final de un proyecto o tarea, los miembros pueden considerar la eficacia de un grupo analizando cómo han colaborado ellos y los demás.

Las estrategias de aprendizaje cooperativo son diferentes técnicas que los profesores pueden utilizar para aplicar estos componentes. Estas estrategias pueden abarcar desde actividades en grupo hasta modelos de retroalimentación. Los profesores pueden utilizar los elementos del aprendizaje en grupos pequeños para lograr diversos objetivos de aprendizaje en el aula.

Relacionado: Actividades y estrategias de colaboración para mejorar el aprendizaje en persona y en línea

Beneficios de las estrategias de aprendizaje cooperativo

El uso de estrategias de aprendizaje cooperativo en el aula tiene varios beneficios importantes. He aquí algunos resultados que pueden experimentar los estudiantes:

  • Mayores logros: El aprendizaje cooperativo puede conducir a un mayor rendimiento de los estudiantes y los grupos. Con distintos niveles de competencia y puntos fuertes individuales, los estudiantes pueden enseñarse mutuamente cosas nuevas y ayudarse a superarse.

  • Relaciones más sólidas: Los grupos pequeños pueden ayudar a los alumnos a establecer relaciones positivas entre ellos. Trabajar para lograr un objetivo común puede ayudarles a aprender tanto a contribuir como a depender de los demás.

  • Experiencia más auténtica: Los estudiantes podrían colaborar en grupos más adelante, cuando empiecen sus carreras. El aprendizaje cooperativo puede ayudarles a practicar habilidades como la comunicación y la defensa de ideas, la resolución de conflictos o el desacuerdo cortés.

  • Aumenta la motivación: El aprendizaje cooperativo puede aumentar la motivación de los alumnos. Comprender su papel en un grupo y la dependencia de los demás puede animarles a rendir más.

Relacionado: Aprenda 5 estrategias de instrucción para el aprendizaje diferenciado

Tipos de estrategias de aprendizaje cooperativo

La siguiente lista incluye diferentes estrategias para incorporar el aprendizaje cooperativo en el aula. Dependiendo de la lección o del objetivo de aprendizaje, puede optar por probar una o una combinación de ellas:

Listas de contactos

Las actividades de la lista pueden incluir discusiones de mesa redonda en las que usted proporciona a los estudiantes una categoría y ellos hacen una lluvia de ideas en grupo. Por ejemplo, al comenzar una nueva lección, puede hacer que los alumnos compartan una palabra o frase en la que piensen cuando escuchen el tema. Esto puede ayudar a introducir la lección al ver lo que los alumnos pueden saber ya sobre un tema. Puede variar este ejercicio haciendo que los alumnos creen primero sus propias listas y que después las discutan en grupo.

Trabajos breves

Puede hacer que los alumnos escriban durante unos minutos sobre un tema concreto. Esto puede ayudarles a responder a las lecciones, lecturas o temas. Una vez que hayan terminado, asignarles en grupos para que discutan sus respuestas. Considera la posibilidad de proporcionarles preguntas adicionales para que se pregunten unos a otros y así ayudar a iniciar las discusiones. Pueden practicar la comprensión de los pensamientos y opiniones de los demás debatiendo sus similitudes y diferencias.

Completar frases

Una estrategia creativa podría ser hacer que un alumno del grupo comience una frase en un papel. A continuación, pasa el papel a otro miembro del grupo, que termina la frase y empieza otra. Haz que lo hagan varias veces hasta que tengan un párrafo o dos. El objetivo puede ser colaborar y construir una historia utilizando las ideas únicas de cada uno. Los alumnos podrían colaborar también en las aperturas y los cierres cuando vean qué temas e historias generales han salido.

Asignaciones numeradas

En lugar de trabajar directamente en pequeños grupos, puede hacer que los alumnos realicen el trabajo de forma independiente, pero asignándoles a cada uno un número. A continuación, puede hacer una pregunta a los alumnos y seleccionar un número para que respondan. Por ejemplo, podrían responder todos los alumnos asignados al número dos. Después de preguntar a cada uno cuáles fueron sus respuestas, puede hacer participar a los demás para ver si están de acuerdo o tienen ideas diferentes. Aunque los alumnos realicen este trabajo de forma independiente, pueden analizar las ideas de los demás miembros de su grupo y aprender mediante el debate.

Cuestionario colectivo

En esta actividad, cada alumno recibe una tarjeta con un término y una definición o un concepto e información. Puede utilizar esta estrategia para identificar lo que los alumnos saben sobre una próxima lección, lo que resulta útil a la hora de repasar el contenido. Ponga a los alumnos en parejas y pídales que se examinen mutuamente sobre sus tarjetas. Anímeles a que elogien las respuestas correctas y a que les enseñen si se han saltado alguna. Una vez que cada pareja termine, puede pedirles que cambien de pareja y que continúen durante toda la clase. Esto puede ayudar a la construcción de conocimientos y los estudiantes pueden disfrutar más que la práctica de las tarjetas con los profesores o los padres.

Piezas de rompecabezas

Una forma que puede ayudar a mejorar la comprensión de los alumnos sobre un tema es el método del rompecabezas. Cada persona de un pequeño grupo puede investigar o crear un aspecto de un tema o proyecto y todos deben reunirlo en grupo. Puedes considerar que cada uno presente o parafrasee las partes de los miembros de su equipo para reforzar su capacidad de escucha.

Entrevistar a los compañeros

Asignando a los estudiantes en grupos de tres, puede hacer que se entrevisten entre sí sobre temas específicos. Puedes pedir al entrevistador que prepare algunas preguntas, que el entrevistado las responda y que la tercera persona haga de anotador o reportero. Esto permite a los alumnos mostrar su comprensión y tener en cuenta conceptos o preguntas importantes que pueden plantearse en el futuro. También les ayuda a practicar su capacidad de escucha.

Relacionado: Los mejores métodos para enseñar excelentes habilidades de comunicación

Consejos para aplicar estrategias de aprendizaje cooperativo

El aula y los individuos pueden beneficiarse de la simple participación en el aprendizaje cooperativo, pero para aumentar la eficacia, tenga en cuenta los siguientes consejos:

Establezca reglas

El trabajo en grupo puede animar a los alumnos a debatir, pero hay que asegurarse de que se mantienen en la tarea. Algunas reglas que puede establecer son

  • Contribuir
  • Anímese
  • Respetar las aportaciones de los demás's
  • Compartir
  • Resolver problemas
  • Dar y aceptar comentarios
  • Manténgase en la tarea

Estas reglas básicas pueden ayudar a guiar a los estudiantes mientras están en grupos. Considere la posibilidad de pasearse por el aula mientras aprenden para ayudar a hacer cumplir estas reglas y responder a cualquier pregunta.

Relacionado: Relacionado: 8 cualidades de un buen profesor (y consejos para desarrollarlas)

Establecer roles

En algunas estrategias de aprendizaje cooperativo, puede asignar funciones a personas concretas. Éstas podrían ser:

  • Organizador
  • Grabación
  • Cronometrador
  • Anotador
  • Jefe de equipo
  • Presentador
  • Comprobador

Los roles específicos pueden ayudar a clarificar las responsabilidades de los alumnos en un grupo y pueden animarles a pasar a la acción. A veces, en una actividad de lluvia de ideas, puede ser mejor mantener los roles abiertos para garantizar una participación equitativa.

Establezca objetivos de grupo

Establecer objetivos claros con metas numéricas puede ayudar a guiar a los alumnos en una actividad cooperativa. Por ejemplo, en una actividad de lluvia de ideas, puedes sugerir que cada alumno aporte cinco ideas para alcanzar un objetivo grupal de 20. Esto puede ayudarles a asumir la responsabilidad individual, así como a comprender el objetivo compartido.

Considere la evaluación

Una de las cosas más importantes que hay que tener en cuenta después del aprendizaje en grupo es evaluar cuánto han aprendido los alumnos. Los cuestionarios y las encuestas individuales pueden proporcionar información sobre la comprensión y la progresión. Además de los temas de aprendizaje, también se puede evaluar el progreso de los alumnos en cuanto a sus habilidades sociales y su comportamiento en grupo. Esto puede mostrar cómo podrían aplicar sus habilidades interpersonales más allá del aula.

Generar confianza

La confianza es importante entre los estudiantes en los grupos, pero también quiere que los estudiantes confíen en su elección para llevar a cabo el aprendizaje cooperativo. Por ejemplo, si un alumno experimenta un problema de aprendizaje durante el trabajo en grupo, es importante abordarlo con él inmediatamente e identificar formas de mejorar su experiencia. Comprueba sus emociones antes de la siguiente actividad de grupo para ver si hay algo que pueda necesitar para sentirse más cómodo. Un entorno de confianza puede ayudar a los estudiantes a ser más abiertos y, en última instancia, a aprender más.

Te recomendamos

Cómo obtener una certificación de radioterapeuta

¿Qué es la optimización de la tasa de conversión?

Guía para obtener la licencia de piloto de helicóptero

¿Qué es el tamaño del mercado? (y cómo calcularlo)

¿Qué es un científico? Definición y tipos de científicos

Optimización del proceso de toma de decisiones en el lugar de trabajo en 7 pasos