26 Estrategias de memorización

La memorización, ya sea en el trabajo o en la vida cotidiana, puede ser útil para las personas que quieren mejorar su capacidad de recordar información. Hay muchas estrategias que se adaptan a una amplia gama de estilos y preferencias de aprendizaje, ya que las personas aprenden y retienen la información de diferentes maneras.

En este artículo, analizamos los beneficios de desarrollar una estrategia de memorización y enumeramos 26 estrategias que puedes utilizar.

¿Qué son las estrategias de memorización?

Hay una variedad de técnicas que atraen a los estudiantes verbales, visuales, espaciales y auditivos que pueden adaptarse a sus preferencias para aumentar su capacidad de memorizar información.

Beneficios del uso de estrategias de memorización

Utilizar una estrategia de memorización puede facilitar el procesamiento y la retención de la información. Muchas personas se benefician de esta habilidad, como los estudiantes que intentan aprender un nuevo material, los empleados que necesitan aprender nuevos conceptos para su trabajo e incluso las personas que quieren destacar en sus aficiones o que quieren aprender un nuevo idioma.

26 estrategias de memorización

Aquí tienes 26 estrategias de memorización que puedes probar:

1. Escríbala

Escribir a mano la información que necesitas memorizar puede aumentar tu capacidad de recordar información porque activa una parte de tu cerebro que procesa la entrada de información de forma detallada. Para algunas personas, también puede ser útil reescribir la información más de una vez. Si prefieres trabajar con un ordenador, una tableta o un smartphone, existen aplicaciones que te permiten escribir notas a mano.

2. Releer las notas

Releer las notas puede ayudarte a retener la información que ya has documentado. Una parte importante de esta estrategia consiste en leer los apuntes, lo que incluye anotarlos, en lugar de limitarse a leerlos o pasarlos por encima. Si te involucras en la información subrayando, destacando o incluso tomando notas adicionales, puede aumentar tu comprensión del material y tu capacidad para recordar la información.

3. Hacer tarjetas de memoria

Las flashcards pueden ser una herramienta de estudio eficaz para ayudarte a aprender y repasar mucha información rápidamente. Con esta estrategia, puede ser especialmente útil crear tus propias tarjetas. Una forma popular de utilizar las flashcards es escribir palabras y conceptos o colocar imágenes en una cara de la tarjeta e incluir sus definiciones y explicaciones en la otra. Aquí tienes algunos consejos sobre el uso de las flashcards:

  • Revise su pila de tarjetas repetidamente.
  • Barajarlas con frecuencia mientras se estudia para eliminar un orden predecible de la información.
  • Crear un juego utilizando las tarjetas.

4. Visualizar la información

Visualizar la información puede aumentar tu capacidad de memorizarla porque puede ser más fácil recordar imágenes que bloques de información, especialmente conceptos difíciles o abstractos. Para visualizar la información, cree una imagen en su mente que se relacione o asocie con el concepto o la información que está intentando recordar.

5. Crear imágenes memorables

Las imágenes utilizadas para visualizar conceptos o ideas pueden aumentar la eficacia con la que se recuerda la información que se asocia a ellos. Para algunos, visualizar imágenes detalladas y vívidas que se corresponden directamente o estrechamente con la idea de un concepto puede ser más útil. Para otros, visualizar imágenes exageradas o divertidas puede ayudar a recordar la información rápidamente.

6. Recite en voz alta

Leer y recitar la información en voz alta puede ser una forma eficaz de memorizar el material, ya que es más probable que preste atención que si lee o repasa la información en silencio en su cabeza. Esta estrategia es especialmente útil para las personas que aprenden de forma auditiva porque el acto de leer o recitar la información en voz alta puede formar enlaces auditivos en las vías de la memoria. Hay varias formas de poner en práctica esta estrategia, entre ellas:

  • Recita la información en voz alta para ti mismo.
  • Grábate leyendo y hablando en voz alta y escuchando la información.
  • Recite la información a un amigo, a un familiar o a cualquiera que le escuche.

7. Enseña lo que has aprendido

Enseñar la información que has aprendido a otra persona es un buen indicador de lo bien que has memorizado el material. Esta estrategia no implica el desarrollo de elaborados planes de lecciones, sino la explicación o incluso la simple mención de lo que ha aprendido a los demás. Esta estrategia puede revelar lagunas de conocimiento o comprensión. Si no eres capaz de explicar con seguridad y claridad ciertos conceptos o ideas, es una buena idea repasar y estudiar de nuevo esas partes.

8. Utiliza la repetición espaciada

Espaciar las sesiones de estudio, en lugar de intentar memorizar un montón de información en una sola sesión, te permite utilizar intervalos de tiempo para refrescar tu cerebro. La repetición espaciada puede mejorar significativamente tu capacidad de recordar información porque cuanto más a menudo te encuentres con cierto material, más probable será que lo recuerdes. Es útil determinar las horas y los días específicos que desea dedicar a la revisión de sus materiales.

9. Utilizar el acrónimo del nombre

Los acrónimos son palabras que se crean utilizando las primeras letras de otras palabras. Pueden ayudarte a recordar las primeras letras de una lista, lo que puede ayudarte a recordar la propia lista. Esta estrategia te permite crear nombres o frases memorables que puedes adjuntar a grupos de información. El acrónimo ROYGBIV, o Roy G. Biv, por ejemplo, es un acrónimo comúnmente utilizado para ayudar a los estudiantes a memorizar el orden y los colores específicos del arco iris.

10. Crear una canción

Crear o convertir el material que necesitas memorizar en una canción puede ser una forma divertida y atractiva de recordar información. Si hay una canción pegadiza que te guste, puedes sustituir la letra original por la información que intentas recordar. También puedes inventar tu propia melodía. Vincular las palabras y frases a una melodía puede facilitar el recuerdo de la información.

11. Ponte a prueba

Preguntarse a sí mismo puede ayudarle a recordar la información que necesita. Hágase preguntas que le obliguen a conocer y recordar el material sin necesidad de consultar las notas o buscar las respuestas. Esta técnica puede ayudarle a identificar las áreas que le cuesta recordar y a orientar su atención. Una forma de utilizar esta estrategia es preguntarse a sí mismo inmediatamente después de intentar memorizar algo y luego de nuevo unas horas, o incluso días después, para ver si lo recuerda.

12. Crear asociaciones memorables

La creación de asociaciones memorables con términos o conceptos que necesita memorizar puede ayudar a aumentar la retención porque le permite conectar la información con imágenes, ideas o conceptos con los que ya está familiarizado. Tus asociaciones no tienen por qué ser demasiado complejas, y puedes enlazar las piezas de información que tengan más sentido para ti.

13. Utilizar acrósticos

Los acrósticos son frases formadas por palabras que empiezan por la primera letra de otras palabras. Los acrósticos pueden facilitar el recuerdo de la información al ayudarle a recordar una lista de palabras clave. Aquí tienes cuatro pasos para crear un acróstico:

  1. Enumera cada frase en una línea separada.
  2. Rodea o subraya la primera letra de cada frase.
  3. Escribe la primera letra de cada palabra en una nueva línea.
  4. Crea una frase utilizando las primeras letras de cada palabra.

14. Agrupa la información

La técnica de agrupación puede ser una herramienta eficaz para ayudarte a memorizar material al colocarlo en categorías memorizables. La técnica de agrupación no sólo ayuda a convertir la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo, sino que la agrupación también puede ayudarte a organizar y sintetizar información aparentemente no relacionada.

15. Utilizar metáforas y analogías

El uso de metáforas y analogías puede ayudarle a comprender mejor los conceptos, lo que puede aumentar su capacidad para recordarlos. Las metáforas y las analogías ayudan a establecer conexiones entre la información, las ideas o los conceptos con algo que ya le resulta familiar.

16. Utilizar la técnica del palacio de la memoria

La técnica del palacio de la memoria consiste en visualizar un lugar que te resulte familiar, como tu casa o una ciudad, y asociar o almacenar mentalmente información en torno al «palacio de la memoria» que has visualizado. Para utilizar esta técnica, visualícese caminando por el lugar que ha elegido y recuerde todos los detalles que pueda, y luego asocie piezas de información con objetos específicos. Para recordar la información en el futuro, visualiza de nuevo el lugar para acceder a las asociaciones y la información que has vinculado a objetos concretos.

17. Organice su espacio

Organizar y ordenar tu espacio puede mejorar tu capacidad de memorización porque puede ayudar a eliminar posibles distracciones. Para algunas personas, limpiar un espacio designado para repasar el material puede mejorar la concentración, lo que puede facilitar el recuerdo de la información.

18. Cambiar el entorno de estudio

Cambiar los lugares donde estudias puede proporcionar a tu cerebro más pistas de memoria para recordar la información y puede aumentar la retención a largo plazo. Si estudias en casa, cambiar las habitaciones o las zonas de la casa en las que estudias puede ayudarte. Otros lugares que puedes incorporar a tu rutina de estudio son cafeterías, librerías, edificios singulares o parques.

19. Ponerse en marcha

Hacer ejercicio después de haber estudiado o aprendido algo puede mejorar su capacidad para recordar la información. Después de haber estudiado algún material, puedes salir a caminar o a correr para ver si conservas la información.

20. Sobreaprender el material

Es habitual que la gente deje de comprometerse activamente con el material cuando siente que finalmente lo ha entendido y recordado. El compromiso continuo con el material puede ayudar a consolidar la información en la memoria a largo plazo. Repasar rutinariamente los conceptos y otra información puede ayudarle a mantener la información que ha aprendido.

21. Crear rimas

La creación de rimas es una estrategia sencilla que puede ayudarte a recordar y rememorar información porque vincula palabras o ideas con sonidos o ritmos específicos. Para utilizar esta estrategia, comienza con la palabra o frase que quieres recordar y crea una línea o palabra correspondiente que termine en un sonido similar para crear un patrón similar a una canción.

22. Hacer participar a todos los sentidos

Las personas dependen en gran medida de todos sus sentidos para procesar la información cuando aprenden. Combinar lo visual y lo auditivo, o cualquier combinación de los cinco sentidos, a la hora de asimilar la información puede potenciar la retención de la memoria. Un sonido puede ayudarle a recordar una imagen y una imagen puede ayudarle a recordar una palabra, frase o concepto.

23. Escalonar las sesiones de estudio

Escalonar las sesiones de estudio puede aumentar su capacidad para retener la información. Es habitual que la gente intente memorizar la información en una sola sesión de estudio, lo que puede provocar una pérdida de concentración. Si intentas estudiar para un examen que abarca toda una unidad de un libro de texto, centrarte en uno o dos capítulos al día durante una semana puede ayudarte a asimilar la información a un ritmo constante sin sentirte apurado. Tendrás más tiempo para repasar el material, lo que puede mejorar tu memoria.

24. Crear una narrativa

Crear una historia o narración con los términos o conceptos que tienes que memorizar puede aumentar tu capacidad de retención. Las historias no tienen por qué ser largas, incluso dos o tres líneas pueden ser eficaces. Depende de ti cómo quieras estructurar la historia, pero puede ser útil utilizar el formato tradicional de principio, medio y final. Dependiendo de tu estilo de aprendizaje y de tus preferencias, puedes crear historias sencillas o historias imaginativas con muchos detalles

25. Cree un mapa mental

La creación de un mapa mental es una forma dinámica de recordar información porque presenta la información en una estructura única y combina palabras, imágenes y patrones. La forma más sencilla de crear un mapa mental es colocar la idea central en el centro de la página, que puede ser una palabra clave, una frase o un concepto. A continuación, puedes dibujar líneas que contengan información más detallada, imágenes o símbolos relacionados con la idea clave.

26. Codifique sus notas por colores

Codificar las notas por colores puede ser una forma eficaz de organizar la información para que sea más fácil de recordar, especialmente para los alumnos visuales. Los colores pueden aumentar tu capacidad para memorizar el material al incrementar el nivel de atención, gestionar y agrupar la información relacionada y establecer vínculos entre los colores y las palabras o ideas específicas.