5 Estrategias efectivas de resolución de conflictos

Casi todos los ámbitos de la vida requieren a veces la aplicación de estrategias eficaces de resolución de conflictos. El conflicto es una lucha que puede surgir durante un desacuerdo activo de opiniones o intereses. En el lugar de trabajo, hay muchos casos en los que puede surgir un conflicto entre compañeros de trabajo, y cuando lo hace, es importante resolver la situación antes de que se agrave. En este artículo, se analizan cinco tipos diferentes de resolución de conflictos y cómo utilizar la resolución de conflictos en el lugar de trabajo.

Relacionado: Pregunta de la entrevista: “¿Cómo maneja los conflictos en el trabajo?”

¿Qué es la resolución de conflictos?

La resolución de conflictos es una forma de que las partes enfrentadas encuentren una solución pacífica a su desacuerdo que deje a todas las partes razonablemente satisfechas.

La resolución de conflictos puede hacerse de manera formal o informal en los lugares de trabajo y se sabe que facilita lo siguiente:

Construir relaciones sólidas

Unas habilidades eficaces para la resolución de conflictos pueden servir para reducir cualquier descontento que pueda dañar las relaciones laborales, facilitar una mejor colaboración entre los compañeros de trabajo y, en consecuencia, construir relaciones laborales sólidas entre los empleados.

Mantener la moral

Resolver los conflictos de forma eficaz puede evitar que la tensión entre los empleados en desacuerdo se extienda a otros empleados no implicados en el conflicto original. Una resolución rápida y amistosa puede ayudar a mantener la paz y la moral en el lugar de trabajo y evitar interrupciones en la productividad.

Relacionado: Habilidades de resolución de conflictos

¿Cuáles son las 5 estrategias de resolución de conflictos?

Existen cinco métodos habituales para resolver conflictos en el lugar de trabajo:

  1. Acompañando a
  2. Evitar
  3. Compromiso
  4. Colaborar
  5. Compitiendo

1. Acomodar

Este método de resolución de conflictos, también conocido como suavización, consiste en que una de las partes acepte, dando a la parte contraria exactamente lo que necesita para resolver el problema.

En algunos casos, acomodarse puede ser una solución adecuada al conflicto. Por ejemplo, si tu opinión sobre el asunto no es muy fuerte, a menudo es más fácil conformarse. Este método te da la oportunidad de resolver un problema a corto plazo mientras trabajas para conseguir una solución a largo plazo.

2. Evitar

Este método consiste simplemente en ignorar el hecho de que puede haber un conflicto. Las personas tienden a evitar el conflicto cuando no desean participar en él. Evitarlo les permite ignorar que hay un problema.

Hay situaciones en las que evitar el conflicto puede ser una respuesta adecuada, como cuando no hay una solución clara o una parte frustrada necesita tiempo para calmarse antes de la confrontación. Sin embargo, la evasión puede requerir más esfuerzo que el mero hecho de afrontar el problema y puede causar fricciones entre las partes en desacuerdo.

3. Compromiso

También conocido como reconciliación, el compromiso busca un acuerdo mutuo para resolver una disputa. Ambas partes renuncian voluntariamente a algunas de sus condiciones en aras de alcanzar un acuerdo. Puede ser una forma rápida de resolver un conflicto sin que se convierta en un problema mayor. El compromiso también puede utilizarse como método temporal para evitar el conflicto hasta que las partes implicadas puedan aplicar una solución más permanente.

Es conveniente llegar a un compromiso cuando no sea posible contentar por completo a ambas partes sin dejar de avanzar.

4. Colaborar

Al igual que el método de compromiso, la colaboración implica trabajar con la otra parte para encontrar una solución mutuamente aceptable a un problema. Por ejemplo, un vendedor y un cliente pueden trabajar juntos para negociar las condiciones del contrato hasta que ambas partes lo encuentren aceptable.

Relacionado: Habilidades de trabajo en equipo: Definición y ejemplos

5. Compitiendo

Competir es un método poco cooperativo y excesivamente asertivo utilizado por personas que insisten en ganar la disputa a toda costa. Este método no suele ser identificado como el que aporta resoluciones satisfactorias, ya que no permite la resolución de problemas en colaboración.

Relacionarse: Habilidades de resolución de problemas: Definiciones y ejemplos

Cómo utilizar la resolución de conflictos en el lugar de trabajo

Para evitar o resolver conflictos que puedan influir negativamente en la productividad de la organización, siga estos pasos para encontrar la mejor solución posible:

1. Separe a la persona del problema

Manténgase centrado en el tema en cuestión, evitando las emociones personales durante esta discusión. Habla del problema con profesionalidad, sin vincular a una persona o grupo en particular.

2. Reúnanse en un terreno neutral

La aclaración de un problema o la discusión de una resolución deben llevarse a cabo en un entorno seguro y neutral para facilitar un resultado positivo. Si es posible, haz que una parte objetiva actúe como mediador para garantizar una interacción profesional y respetuosa y ayudar a separar los hechos de los sentimientos en la discusión.

3. Hacer una lluvia de ideas para crear una lista de posibles soluciones

Explorar colectivamente todas las ideas posibles para lograr un resultado mutuamente favorable. Todas las partes deben tener la oportunidad de compartir sus ideas.

4. Acordar una solución

Después de visitar cada una de las posibles opciones, determina cuál será la más favorable para todos los implicados. Cada parte debe reconocer que la solución propuesta es la mejor posible.

Te recomendamos

10 habilidades útiles para mejorar su redacción comercial

Capital de trabajo neto: Fórmula, definición y ejemplos

Cómo programar su día y ser más productivo

Creación de un Manual del Empleado

Su guía para convertirse en ecografista

Cómo escribir una carta de intención cuando quieres un ascenso laboral