Estructura jerárquica: Definición y ejemplos

La creación de una estructura jerárquica es una buena manera de estructurar su nueva empresa si es propietario de un nuevo negocio. Aunque las estructuras jerárquicas son las más comunes en las empresas actuales, es importante saber cómo funcionarían en tu propia empresa.

En este artículo, definimos la estructura jerárquica, sus ventajas y sus inconvenientes.

Relacionado: Guía de la cultura empresarial

¿Qué es la estructura jerárquica?

La cadena de mando de una empresa, que comienza con la alta dirección y termina con los empleados de base, se denomina estructura jerárquica. Lo que se entiende por esta estructura es un único líder y una línea de subordinados.

Por ejemplo, supongamos que una empresa tiene 10 empleados. Los empleados se dividen en grupos y cada grupo informa a su gerente. A su vez, su gerente depende del director general. Por lo tanto, la empresa tiene múltiples niveles, siendo el nivel más alto el que tiene el mayor poder. Las estructuras jerárquicas suelen representarse en forma de pirámide. Tenga en cuenta que es importante evaluar los pros y los contras, así como las necesidades de su empresa, para tomar la decisión más beneficiosa para su organización.

Relacionado: Cómo convertirse en gerente

Ventajas de la estructura jerárquica

Utilizar una estructura jerárquica puede resultar muy beneficioso para su empresa. He aquí algunas de ellas:

  • Trayectoria profesional y plan de promoción claramente definidos
  • Fidelización de los departamentos
  • Niveles de control
  • Autoridad claramente definida
  • Fomenta la especialización

Trayectoria profesional claramente definida y vía de ascenso

Cuando su organización tiene una estructura jerárquica, sus empleados pueden conocer más fácilmente las distintas cadenas de mando. Esto les permite saber cómo pueden avanzar dentro de la empresa con el tiempo. Los que tienen más experiencia tendrán más posibilidades de obtener estos puestos avanzados. La oportunidad de ascender puede ser atractiva para los empleados y, por ello, es probable que tengan una moral más alta, estén motivados para rendir más y, a su vez, aumenten la productividad de su empresa.

Lealtad a los departamentos

Las empresas con estructuras jerárquicas se dividen en varios departamentos y equipos. Cuando los empleados forman parte de un equipo, se crea un sentimiento de espíritu de equipo y lealtad. Esto puede ser beneficioso para que su empresa se asegure de que todo el mundo trabaja por el mismo objetivo. El trabajo en equipo y la lealtad de los departamentos, en general, pueden tener un profundo efecto en el éxito de su empresa.

Niveles de control

Tener una estructura jerárquica ayuda a los empleados a entender los distintos niveles de liderazgo. Esto se debe a que las funciones de gestión están más claramente definidas en este tipo de estructura piramidal. Al tener varios niveles de control, las operaciones se desarrollan con mayor fluidez. Por ejemplo, si tiene una gran empresa, es probable que quiera implantar este tipo de estructura para evitar el caos y la confusión. Una cadena de mando clara conduce a una mayor organización y estructura dentro de una empresa. Además, esto ayuda a la comunicación de la organización.

Autoridad claramente definida

Las empresas con una estructura jerárquica tienen diferentes niveles de autoridad y poder. Esto significa que los empleados tienen supervisores directos a los que pueden informar. Esto facilita el flujo de comunicación y garantiza que los empleados sepan de quién proceden sus indicaciones y órdenes de trabajo. En lugar de tener una empresa con un único líder ejecutivo, una estructura jerárquica permite una mejor gestión de los empleados y unos puestos ejecutivos claramente definidos.

Fomenta la especialización

Tener una estructura jerárquica y, por tanto, varios departamentos, permite a los empleados la oportunidad de especializarse en un campo concreto. Por ejemplo, una empresa periodística podría separar a los empleados por reporteros de noticias, reporteros de deportes y diseñadores. En este caso, los reporteros se especializarían en noticias generales y de última hora, los reporteros de deportes pueden especializarse en redacción deportiva y los diseñadores pueden perfeccionar sus habilidades artísticas.

Relacionado: Cómo pedir un ascenso

Desventajas de la estructura jerárquica

Aunque la implantación de una estructura jerárquica tiene muchas ventajas, el uso de este tipo de técnica organizativa también puede tener inconvenientes. He aquí algunas desventajas de tener una estructura jerárquica:

  • Puede ser costoso
  • Lentitud en la acción y en la toma de decisiones
  • Mala comunicación
  • Rivalidad entre departamentos

Puede ser costosa

Tener una jerarquía significa tener múltiples departamentos, lo que implica tener una multitud de gerentes y supervisores. Cuanto mayor sea el número de puestos directivos, más pagará a sus empleados en concepto de salario anual. Esto se debe a que los puestos avanzados suelen tener sueldos más altos. Los empleados que ocupan estos puestos suelen tener un mayor nivel de formación, más conocimientos y más experiencia, por lo que requieren un salario acorde. En otras palabras, una gran sobrecarga empresarial podría acabar siendo costosa para su negocio.

Acción lenta y toma de decisiones

Con tantos roles de liderazgo en una estructura jerárquica, la velocidad de la toma de decisiones puede acabar ralentizándose. Esto se debe a que todos los roles de dirección tienden a participar en muchas decisiones de la empresa. Cuanto mayor sea el número de funciones directivas, más difícil será reunir a todos en una sala y, mucho más, tenerlos a todos de acuerdo con una única decisión. Debido a la diversidad de personalidades en un lugar de trabajo, es común que los líderes tengan diferencias de opinión, así como diferentes ideas para la empresa. Por el contrario, una empresa con un único ejecutivo sólo necesitaría la decisión de éste para hacer que algo suceda.

Mala comunicación

Dividir a los empleados en diferentes departamentos y niveles puede provocar una falta de comunicación. Esto se debe a que hay muchos supervisores con los que hay que ponerse en contacto en lugar de un único ejecutivo. Como todo el mundo está dividido en varios departamentos, es posible que no sientan la necesidad de comunicarse con otros fuera de su propio equipo. Además, los distintos supervisores dirigen sus departamentos de forma diferente. Esto significa que probablemente tendrán su propio conjunto de normas y procedimientos para el funcionamiento de su equipo. Si un empleado cambiara de departamento o colaborara con otro equipo, los diferentes conjuntos de normas podrían crear confusión.

Rivalidad entre departamentos

Una empresa que utiliza una estructura jerárquica significa que varios empleados están divididos en equipos, grupos o departamentos con especialidades particulares. Estos distintos departamentos podrían acabar tomando decisiones que sólo les beneficien a ellos mismos en lugar de a la empresa en su conjunto. Además, podrían tener un sentimiento de rivalidad con otro departamento al estar divididos para trabajar independientemente unos de otros. Esta rivalidad podría dañar la moral general de la empresa y dar lugar a un ambiente de trabajo más acogedor.