Guía de estructuras corporativas (con preguntas frecuentes)

Cuando se constituye, una empresa puede adoptar una variedad de estructuras corporativas, dependiendo del sector al que pertenezca y de las responsabilidades que quiera asignar a funciones específicas. La formación de una estructura empresarial oficial puede mantener el orden y el equilibrio, ayudando a los empleados a entender cuál es su lugar en la escala empresarial. La estructura corporativa es beneficiosa porque puede mejorar las relaciones con los empleados, desarrollar líneas de comunicación abiertas y mejorar la colaboración y la productividad.

En este artículo, definimos la estructura corporativa, explicamos cómo se estructura una empresa y por qué son importantes las estructuras corporativas, ofrecemos una lista de estructuras corporativas típicas y respondemos a algunas preguntas frecuentes sobre las estructuras corporativas.

¿Qué es una estructura corporativa?

La estructura corporativa es la forma en que una empresa organiza sus departamentos y otras unidades en función de sus metas y objetivos generales. Las empresas pueden elegir cómo se estructuran, y a menudo se basan en el sector al que pertenecen. Es común que las estructuras corporativas incluyan departamentos bien conocidos como tecnología de la información, marketing, recursos humanos y contabilidad, y que cada uno de ellos opere con objetivos y valores compartidos.

Una estructura corporativa puede ser horizontal o vertical, dependiendo de cómo la empresa construya su cadena de mando. Mientras que una cadena de mando horizontal puede tener menos mandos intermedios, las estructuras corporativas verticales suelen tener varios niveles en la organización, desde los empleados de nivel básico hasta los directores generales.

Las estructuras empresariales también pueden ser centralizadas o descentralizadas. Las que están centralizadas suelen ser también verticales para apoyar el papel de un director general que toma las decisiones más importantes de la empresa. Las corporaciones descentralizadas suelen ser también horizontales, proporcionando autonomía a muchas funciones dentro de la organización.

Relacionado: 20 roles empresariales esenciales dentro de una organización

¿Cómo está estructurada una empresa?

Una estructura corporativa suele constar de tres partes, entre ellas:

Consejo de Administración

Los accionistas eligen a las personas que componen el consejo de administración. El consejo de administración se encarga de redactar los estatutos de la organización, de programar las reuniones anuales para debatir la dirección de la empresa, de aprobar los proyectos y los aumentos de presupuesto, de asegurarse de que el director general realiza su trabajo como se espera y de crear comités que promuevan el objetivo de la empresa.

Los cargos del consejo de administración pueden incluir un presidente, un vicepresidente, un secretario, un tesorero y otros consejeros, tanto internos como externos. Los directores internos trabajan en la empresa y participan en las operaciones diarias, mientras que los directores externos suelen ser responsables de decisiones más imparciales. El número de miembros del consejo de administración de una organización depende de sus necesidades.

Funcionarios de la empresa

Los directivos de las empresas, o individuos que desempeñan funciones de alta dirección, son los que cumple el consejo de administración. El objetivo principal de los directivos corporativos es manejar las operaciones diarias de la empresa. Estos cargos pueden incluir:

Presidente o director general (CEO)

La persona que ocupa este puesto es responsable de supervisar todas las operaciones de la empresa y depende del consejo de administración. Los demás miembros de la dirección dependen del director general.

Vicepresidente o director de operaciones (COO)

El director de operaciones se encarga de la mayor parte de las operaciones cotidianas de la empresa, incluyendo el marketing y los recursos humanos. La persona que desempeña esta función depende del director general, pero puede tener miembros de los mandos intermedios que le reporten.

Tesorero o director financiero (CFO)

El director financiero supervisa la salud financiera de la organización. Puede revisar los informes contables, desarrollar presupuestos y trabajar en la identificación de ineficiencias de costes. El director financiero debe compartir su trabajo con el consejo de administración para que los miembros de éste comprendan la situación financiera de la empresa. El director financiero rinde cuentas al director general y puede tener mandos intermedios en contabilidad u otros departamentos financieros que le rindan cuentas.

Secretaria

Un secretario de empresa se encarga de tareas como el registro de todos los documentos de la empresa y su presentación ante el órgano de gobierno correspondiente, la redacción de las notas de las reuniones y la creación de comunicaciones para el consejo de administración.

Sin embargo, una empresa puede tener más directivos, o miembros del equipo ejecutivo, en función de su estructura corporativa.

Accionistas

Los accionistas son dueños de la empresa porque poseen un porcentaje basado en el número de acciones que poseen. Los accionistas pueden ser los fundadores de la organización o inversores que aportan capital a cambio de una parte de la propiedad. Si una empresa cotiza en bolsa, cualquier miembro del público puede comprar acciones y poseer una parte de la empresa.

Aunque los accionistas no son responsables en la mayoría de las situaciones, pueden ayudar a tomar decisiones en nombre de la empresa. Cuantas más acciones posea un accionista, más poder tendrá, lo que le permite hacer cosas como elegir quiénes componen el consejo de administración, decidir qué deben incluir los estatutos o la escritura de constitución, investigar opciones de fusión y adquisición y gestionar los activos.

Importancia de las estructuras corporativas

Las estructuras corporativas son importantes porque proporcionan a todos los miembros de la organización el conocimiento de cómo funciona la empresa y quién es responsable de qué tareas. Las estructuras corporativas también pueden orientar a los empleados para que comprendan cuáles pueden ser sus próximos pasos para la promoción. He aquí otras razones por las que es importante tener una estructura corporativa:

Las estructuras empresariales proporcionan jerarquía

Independientemente de la función que desempeñe un empleado en la organización, puede comprender mejor cómo encaja en la empresa. Todos los empleados deben saber a quiénes reportan, qué departamentos dependen de su trabajo y de quiénes dependen a su vez para completar su propio trabajo. Las jerarquías también muestran a los empleados quién es el responsable de tomar las decisiones finales de la empresa.

Proporciona equilibrio

Las estructuras corporativas suelen dar a todos los miembros de la organización un papel definido. Por ejemplo, en lugar de esperar que un directivo intermedio asuma el papel de varios cargos intermedios, las estructuras corporativas pueden proporcionar equilibrio contratando a personas que puedan centrarse exclusivamente en estar a cargo de un solo departamento.

Los empleados no duplican el trabajo

Dado que cada uno tiene su propio conjunto de responsabilidades, no suele haber solapamientos que conduzcan a la duplicación del trabajo. En cambio, los empleados suelen ser más productivos porque tienen un enfoque y una responsabilidad concretos.

Las estructuras corporativas apoyan una mejor comunicación

Cuando los departamentos deben trabajar juntos para realizar tareas o completar proyectos, hay una mayor comunicación en el lugar de trabajo.

Relacionado: Cómo mejorar una empresa con el diseño organizativo

Estructuras corporativas típicas

Es común encontrar empresas que adoptan uno de estos tipos de estructuras corporativas:

Estructura divisoria

Las empresas que ofrecen múltiples productos o servicios pueden operar bajo una configuración de estructura divisional. Con esta estructura, los propietarios organizan las actividades de la empresa en categorías, como grupos de clientes o una oferta específica de productos o servicios. La estructura divisional es útil si se desea crear equipos de trabajo compuestos por personas y procesos que sólo se centran en la fabricación de productos similares.

Estructura funcional

Utilizando una estructura funcional, una empresa agrupará a sus empleados en departamentos basándose en características compartidas, como el mismo conjunto de habilidades y responsabilidades. Dado que los empleados proceden de entornos y experiencias similares y trabajan por un objetivo común, una estructura funcional favorece una comunicación eficaz y una rápida toma de decisiones. Por ejemplo, una organización que forme un departamento de contabilidad, marketing o informática en el que todos los individuos tengan habilidades similares y tareas asignadas está operando bajo una estructura funcional.

Estructura híbrida

Una estructura híbrida es una combinación de estructuras divisionales y funcionales. En la estructura híbrida, puede haber varios departamentos, cada uno de los cuales opera como divisional o funcional en función de sus necesidades y las de la empresa.

Estructura de la matriz

La estructura matricial también combina los sistemas de estructura divisional y funcional. Con esta estructura, los departamentos interactúan más entre sí y hay menos centros de decisión dentro de la organización. Puede haber varios supervisores y responsables de la toma de decisiones en la empresa, lo que puede llevar a la necesidad de una mayor coordinación antes de finalizar un proyecto o tomar una decisión informada en nombre de la organización.

Relacionado: Cómo estructurar un proyecto y tipos de organización de proyectos

Preguntas frecuentes sobre las estructuras corporativas

Revisa estas preguntas frecuentes con sus respuestas para que puedas aprender más sobre las estructuras corporativas:

¿Cuál es la diferencia entre estructura empresarial y tipo de negocio?

Mientras que la estructura corporativa se refiere a cómo una empresa organiza sus departamentos y otras unidades de la empresa, el tipo de negocio de una empresa se refiere a su estructura legal. Los propietarios o fundadores de una empresa pueden elegir el tipo de negocio que van a utilizar en función de cómo quieran compartir las responsabilidades, cuál sea el estatus fiscal de la empresa y cuánta responsabilidad están dispuestos a tener por su papel en el negocio.

Algunos tipos de empresas comunes son:

  • Corporación
  • Sociedad de responsabilidad limitada (SRL)
  • Sociedad de responsabilidad limitada (SRL)
  • Asociación
  • Sociedad anónima
  • Empresa unipersonal

Relacionado: Los 5 tipos comunes de estructuras empresariales

¿Qué es una buena estructura corporativa?

La estructura que adopta una empresa depende de las necesidades del negocio y, a menudo, de las expectativas de sus accionistas. Se puede considerar que es buena para la empresa si satisface estas necesidades. Una estructura corporativa puede ser buena para una empresa en particular si permite una comunicación adecuada, una finalización eficaz de los proyectos, menos conflictos y más responsabilidad.

¿Cuáles son los pasos para crear una estructura corporativa?

Los pasos generales para crear una estructura corporativa son:

  1. Redactar la escritura de constitución y los estatutos de la empresa y presentarlos a la División de Sociedades de su estado.
  2. Encontrar accionistas que posean acciones de la empresa y tengan capacidad de decisión.
  3. Formar un consejo de administración que ayude a guiar la empresa y se asegure de que los accionistas y las partes interesadas puedan beneficiarse.
  4. Asigne los nombramientos creando funciones para las personas que actuarán como funcionarios.

Te recomendamos

Cómo convertirse en un técnico médico

¿Qué es una red P2P (Peer-to-Peer)?

Cómo desarrollar una estrategia de proyecto (con consejos)

Cómo utilizar el reclutamiento basado en datos

FAQ: ¿QUÉ SON LAS CUENTAS DE CONCILIACIÓN? ¿Qué son las hipótesis de proyecto? (Con ejemplos)

7 señales de que está trabajando demasiado (y consejos para cambiar su estilo de trabajo)