Estudio a ciegas simple vs. Estudio a ciegas doble: Diferencias, ventajas y usos

Cuando se trata de una investigación académica, otras personas conocedoras del tema revisan el trabajo. La investigación científica también requiere revisiones y estudios para garantizar la seguridad y la eficacia de cualquier avance. Al llevar a cabo una investigación, los investigadores suelen cegar a los sujetos, es decir, restringen la información que les proporcionan.

En este artículo, hablaremos de las opciones de estudio a simple ciego frente a doble ciego y de cuándo utilizar cada método.

¿Qué es un estudio a ciegas?

Los estudios que ocultan información a los sujetos del estudio para garantizar que sus decisiones o acciones no se vean influidas se conocen como estudios ciegos. En un estudio a ciegas, los sujetos desconocen el régimen de tratamiento que están recibiendo. Por ejemplo, en un ensayo clínico en el que los pacientes reciben un medicamento o un placebo, los pacientes desconocen lo que están recibiendo.

En este ejemplo, quienes realizan el estudio o experimento sí saben quién ha recibido el placebo y quién ha recibido el tratamiento real. Pueden estudiar la respuesta en los cuerpos de los que reciben el tratamiento y hacer una evaluación más informada, lo que hace avanzar la investigación que están realizando.

Relacionado: Qué es el trabajo de un investigador' y cómo llegar a serlo

¿Qué es un estudio de doble ciego?

En un estudio doble ciego, ni los participantes ni los investigadores saben qué individuos reciben qué tratamiento. Según muchos en el campo de la investigación científica, un estudio doble ciego es superior a un estudio simple ciego porque elimina el riesgo del efecto placebo. El efecto placebo es un fenómeno en el que un participante en un estudio que recibe un placebo tiene algún tipo de efecto, ya sea percibido o real. Los investigadores también pueden mostrar un sesgo consciente o inconsciente al realizar los estudios, pero un estudio doble ciego también elimina este riesgo.

El sesgo es una preocupación importante en todas las áreas de investigación, ya que quienes participan en un estudio no pueden estar realmente libres de sesgos cuando los investigadores no ocultan cierta información. El sesgo se refiere a cualquier tipo de desviación de los hechos en el análisis, la recopilación, la publicación o la interpretación de los datos, y puede llevar a conclusiones falsas o inexactas. Un cegamiento ineficaz en un estudio clínico o de investigación puede dar lugar a un sesgo que aumente el riesgo de errores.

Relacionado: Tipos de investigación: Definiciones y ejemplos

Cuándo utilizar el estudio a simple vista o a doble vista

Los investigadores utilizan tanto los estudios de doble ciego como los de simple ciego en una serie de aplicaciones, como cuando desarrollan nuevos fármacos y tratamientos para afecciones médicas, realizan investigaciones y avanzan en el ámbito académico. Cuando es posible, los investigadores suelen utilizar el estudio a doble ciego por su capacidad para limitar el sesgo de ambas partes. Mantener tanto a los participantes como a los investigadores ciegos respecto a quién recibe qué tratamiento ayuda a evitar que quienes realizan la investigación se comporten de forma diferente con los participantes.

Relacionado: Tipos de investigación cualitativa: Definición y ejemplos

Ventajas de un estudio ciego único

Un estudio a ciegas tiene algunas ventajas. Puede utilizarse en una variedad de aplicaciones, incluyendo la investigación académica y la investigación médica. En el ámbito académico, un estudio a ciegas puede permitir al autor de un estudio que se revise su trabajo, aunque no sepa quién lo va a revisar. Este método funciona bien en el ámbito académico porque permite al autor obtener una valiosa retroalimentación sobre su trabajo sin prejuicios.

El sesgo es un problema importante en todos los tipos de investigación. Algunos estudios demuestran que los miembros de ciertos grupos minoritarios tienen menos probabilidades de que se publiquen, promocionen y/o financien sus trabajos. Al eliminar al menos parte del sesgo, un autor puede conseguir que su trabajo sea revisado con mayor eficacia y aumentar sus posibilidades de éxito.

Ventajas de un estudio doblemente ciego

Como se ha mencionado, la mayoría de los investigadores prefieren el estudio a doble ciego porque reduce el riesgo de sesgo, ya sea de naturaleza consciente o subconsciente. Otra de las principales ventajas de un estudio a doble ciego es su capacidad para reducir el riesgo del efecto placebo. Un participante en un estudio puede experimentar un beneficio percibido o real al participar y recibir lo que cree que es un tratamiento real. Incluso los que reciben placebos pueden experimentar un beneficio o una reacción negativa.

Si un participante se entera de alguna manera de en qué grupo está, puede cambiar su comportamiento de manera que altere el resultado del estudio. Los investigadores podrían revelar accidentalmente información cuando saben a qué grupo pertenece un participante, con lo que se desvincularía de ese individuo y afectaría al resultado. Al utilizar un estudio de doble ciego, este riesgo se elimina de forma efectiva, ya que incluso los que interactúan con los participantes no sabrían a qué grupo pertenecen y, por tanto, no los tratarían de forma diferente.

Relacionado: Guía para realizar estudios de mercado

Cómo utilizar los estudios de partida simple frente a los de partida doble

Tanto si realiza una investigación académica, como si se dedica a realizar avances científicos o a llevar a cabo evaluaciones para el marketing, puede utilizar estudios a simple y doble ciego para mejorar los resultados de sus esfuerzos. Siga estos pasos cuando realice cualquier tipo de estudio:

1. Establecer los parámetros del estudio

Antes de determinar de qué factores hay que cegar a los participantes y/o a los investigadores, los implicados en el estudio deben establecer los parámetros, incluida la información que se presenta y revisa. En un estudio clínico, los parámetros pueden incluir el tipo de tratamiento que se administra y la enfermedad que se pretende tratar. Establecer esos parámetros permite a las personas implicadas en el estudio determinar qué quieren ganar con su realización.

2. Identificar los factores que pueden cegar

Cuando haya establecido los parámetros del estudio, podrá identificar qué factores del estudio pueden ser ocultados. En un estudio científico, los factores pueden incluir el tratamiento que se administra a los participantes. En la investigación académica, los revisores y/o los autores podrían estar cegados respecto a los demás y a su experiencia en el campo.

3. Aliste a los participantes y asígnelos a grupos

Reclutar a los participantes en un estudio es un paso importante en el proceso de su éxito, ya sea a ciegas o a doble ciegas. Cuando se recluta a los participantes para el estudio, se les puede asignar en grupos. Sin embargo, en un estudio doble ciego, la persona que realiza la investigación no debe' saber a qué grupo se asigna cada participante.

4. Realiza la investigación sin revelar ninguna información

Para mantener la ceguera de los participantes, los investigadores deben mantener una estricta confidencialidad al tratar los aspectos del estudio. Si interactúan directamente con los participantes, es posible que tengan que ajustar su comportamiento para evitar revelar cualquier información pertinente o desenmascarar a los implicados en la investigación. En un estudio a doble ciego, este riesgo no es preocupante, ya que los investigadores no sabrán quién pertenece a cada grupo.