Ética personal y ética empresarial comparadas

Disponer de una metodología para evaluar las circunstancias y decidir tanto en el ámbito personal como en el profesional puede proporcionarle confianza y autonomía. Un marco ético es una de las formas más comunes de tomar decisiones y juzgar el comportamiento. Las similitudes y diferencias entre la ética personal y la ética empresarial pueden informar su proceso de toma de decisiones en el trabajo.

En este artículo, explicamos la ética personal, la ética empresarial y las similitudes y diferencias entre ellas para ayudarte a lograr tu mejor carrera personal.

¿Qué es la ética personal?

La ética personal puede ser una herramienta útil para entender la ética empresarial porque puede proporcionar una base de comparación. Un sistema de ética personal describe sus elecciones en su vida personal cotidiana. Su ética personal se define por las normas que rigen sus elecciones. Es probable que su ética personal incluya sus valores fundamentales, su ética de trabajo y su enfoque de las situaciones difíciles, por ejemplo. Los grupos a los que puedes pertenecer, como tu familia, comunidad o sociedad, también pueden incluirse en un sistema de ética individual.

También suele ser normal priorizar los distintos valores personales de forma diferente cuando se aborda el propio sistema de ética personal. Algunos ejemplos de valores que pueden formar parte de tu ética personal son la compasión, el respeto, la individualidad, la empatía, la honestidad y la lealtad, entre muchos otros.

Relacionado: Desarrollo de la ética personal: Ejemplos y consejos

¿Qué es la ética empresarial?

La ética empresarial se refiere a las directrices que sigues cuando tomas decisiones en tu vida profesional. Estas pueden ser muy similares a tu ética personal, y pueden ser diferentes. A veces, es normal que las diferentes industrias den prioridad a una ética empresarial específica también.

Las empresas y organizaciones suelen elaborar declaraciones formales de ética empresarial que aclaran sus valores y ayudan a guiar las decisiones de alto nivel, así como las funciones cotidianas de la empresa. Estas declaraciones pueden incluir directrices sobre la forma en que una empresa interactúa con los individuos y otras organizaciones, cómo dirigen a los empleados y cómo se relacionan con los clientes y el público en general. Puede ser una forma útil de apoyar las decisiones adecuadas en el lugar de trabajo y, a veces, incluso de facilitar el cumplimiento de las leyes aplicables.

Relacionado: Ética empresarial: Tipos y ejemplos

Ética personal frente a ética empresarial

Estas son algunas de las principales similitudes y diferencias entre la ética personal y la empresarial:

Similitudes entre la ética personal y la empresarial

La ética personal y la ética empresarial a menudo se superponen de manera significativa. Para ayudarle a entender la relación entre la ética personal y la empresarial, he aquí algunas similitudes entre ellas:

  • Transferibilidad: Tanto la ética personal como la empresarial pueden aplicarse normalmente a múltiples situaciones, especialmente cuando esas situaciones tienen elementos o retos similares.
  • Tipos de valores: Muchos valores que la gente incluye en sus sistemas de ética personal se solapan con los principios de la ética empresarial. Por ejemplo, la honestidad, la integridad y la responsabilidad son importantes para muchas personas tanto en su vida personal como profesional.
  • Proceso de desarrollo : El proceso de desarrollo de la ética personal y empresarial suele ser similar en el sentido de que implica la reflexión, el establecimiento de prioridades y la articulación de tus valores.

Diferencias entre la ética personal y la empresarial

La ética personal y la ética empresarial también pueden diferir entre sí, dependiendo de las circunstancias. He aquí algunas posibles diferencias entre la ética personal y la empresarial:

  • Especificidad del papel: A veces, la ética empresarial puede variar en función de su función y su sector. Un asesor de inversiones y un profesor de preescolar pueden priorizar sus valores de forma diferente, por ejemplo.
  • Estructura: La ética empresarial suele estar muy estructurada e incluso formalizada como una declaración de misión o valores. La ética personal puede ser a veces más flexible o informal.
  • Colectivo frente a individualizado : El grado en que los grupos de personas comparten la ética personal y empresarial puede variar a veces. La ética personal puede compartirse con un grupo familiar o social, dependiendo de cómo esos grupos desarrollen valores compartidos. La ética empresarial suele estar integrada en la estructura de una organización y se exige formalmente a todos los miembros del equipo.
  • Carácter situacional: Dado que los tipos de valores que una persona puede priorizar a menudo se superponen entre la ética personal y la empresarial, la diferencia a veces tiene que ver con cómo se aplican y en qué situaciones.

Relacionado: PREGUNTAS FRECUENTES: Ética empresarial (con ejemplos)

Cómo incluir la ética en los negocios

Si quieres aplicar los principios de la ética en tus propias prácticas empresariales, aquí tienes algunos pasos que puedes seguir:

1. Reflexionar

Considera qué valores son los más importantes para ti como profesional de los negocios y para tu organización. Considere si su empresa ha establecido prioridades de ética empresarial, como una declaración de valores o de misión. Intente hablar con un líder empresarial, un mentor o un colega de confianza para entender los valores de su empresa y cómo utilizarlos. Piense en las formas en que su ética personal y su ética empresarial pueden relacionarse.

2. Establecer objetivos

Una vez que comprenda sus valores y los de su organización, considere la posibilidad de establecer objetivos para ayudar a incluir esa ética en sus prácticas empresariales. Considere la posibilidad de utilizar objetivos SMART, en los que se crean objetivos que son específicos, medibles, alcanzables, relevantes y basados en el tiempo. Piensa en cómo podrías alcanzar estos objetivos y cómo apoyan tu éxito profesional.

Relacionado: Cómo escribir objetivos SMART (con ejemplos)

3. Articule su ética

En el proceso de establecer tus objetivos profesionales basados en la ética, asegúrate de articular también tus valores. Esto significa encontrar palabras para explicar tus valores y tu marco de toma de decisiones. Considere la posibilidad de escribirlos en un lugar donde pueda volver a consultarlos, o en un lugar compartido si está colaborando con un equipo para desarrollar la ética empresarial.

4. Implementar estrategias

A continuación, aplica estrategias para incluir la ética en tus prácticas empresariales. Considere la posibilidad de utilizar de nuevo la estructura de objetivos SMART para asegurarse de que sus estrategias son específicas y medibles. Si está desarrollando la ética empresarial para una organización, asegúrese de comunicar estas estrategias y prioridades con su organización.

5. Medir y reflexionar

Reflexiona periódicamente sobre tu ética empresarial midiendo los resultados en función de tus objetivos SMART. Asegúrate de tener en cuenta tanto los éxitos como los retos y modifica tus declaraciones de ética o valores si tiene sentido hacerlo. Si trabaja con un equipo, considere la posibilidad de reunirse en persona o por videollamada para reflexionar sobre las prácticas empresariales éticas. También puede utilizar un proceso de reflexión formal o documentación para reflexionar sobre su ética empresarial y hacer las modificaciones necesarias.