Evitar el riesgo frente a mitigarlo: ¿Cuál es la diferencia?

Los riesgos son retos, cuestiones, problemas o acontecimientos que pueden tener un efecto positivo o negativo en un proyecto o proceso empresarial específico. La gestión eficaz de los riesgos es esencial para garantizar que los riesgos que se produzcan tengan efectos negativos mínimos o nulos en los objetivos generales. Los gestores responsables de la planificación y puesta en marcha de los proyectos suelen aplicar estrategias tanto para evitar como para mitigar los posibles riesgos. En este artículo, hablaremos de la evitación de riesgos frente a la mitigación de los mismos, con consejos a tener en cuenta a la hora de desarrollar estrategias de gestión de riesgos.

¿Qué es evitar el riesgo?

Evitar los riesgos es eliminar por completo los peligros, las exposiciones y las actividades que pueden dar lugar a pérdidas de activos. Estos activos pueden ser equipos, clientes, empleados u otros objetos de valor importantes de la empresa. Las organizaciones diseñan estrategias de evitación de riesgos para evitar el mayor número posible de desafíos, con el fin de proteger los presupuestos de los proyectos, los plazos y el flujo de trabajo contra cualquier problema que los equipos deban resolver para completar un determinado proyecto.

El objetivo de evitar los riesgos es eliminar por completo el origen de un posible problema. Aunque esta estrategia no sirve para todos los riesgos de un proyecto, es más eficaz para planificar y prevenir riesgos potenciales, como los costes imprevistos o la baja productividad, para determinar si hay que cerrar una operación o rechazar un proyecto debido a posibles riesgos.

Relacionado: Gestión de riesgos: Una Guía Definitiva

¿Qué es la mitigación del riesgo?

La mitigación de riesgos es el proceso de reducir los efectos que los riesgos pueden suponer para el funcionamiento de las operaciones empresariales. La mitigación en la gestión de riesgos implica la adopción de medidas para identificar, comunicar y supervisar los posibles retos que pueden afectar a la capacidad de una empresa para cumplir los plazos del proyecto, mantenerse dentro del presupuesto y alcanzar los objetivos generales. La planificación de las estrategias de mitigación de riesgos puede ser similar a la determinación de los métodos de evitación de riesgos, sin embargo, la mitigación busca superar el riesgo y continuar los proyectos hasta su finalización. El éxito de las estrategias de mitigación del riesgo es crucial para una gestión eficaz del mismo.

Relacionado: 10 riesgos comunes de los proyectos (y cómo analizarlos y resolverlos)

Evitar el riesgo frente a mitigarlo en la gestión de riesgos

Evitar el riesgo y mitigarlo son dos estrategias de gestión del riesgo que comparten similitudes. Sin embargo, hay varias diferencias que distinguen estos dos conceptos entre sí, como por ejemplo

Papel en la gestión de riesgos

Una de las distinciones clave entre evitar y mitigar el riesgo es el propósito. Las empresas y organizaciones suelen analizar la evitación de riesgos antes de planificar las estrategias de mitigación, ya que evitar por completo los impactos negativos en un proyecto puede servir de apoyo para mitigar los riesgos restantes que puedan ser inevitables.

Mientras tanto, la mitigación de riesgos disminuye los riesgos restantes al reducir la gravedad y la probabilidad de una pérdida u otro impacto negativo en los resultados del negocio. Además, la evitación de riesgos es un aspecto esencial de la gestión de riesgos porque puede ofrecer a las empresas una forma eficaz de identificar y aprovechar fuentes de ingresos estables. La mitigación del riesgo, sin embargo, tiene como objetivo reducir los desafíos al tiempo que se aprovechan los beneficios que el riesgo potencial puede proporcionar.

Relacionado: 10 cargos y funciones de gestión de riesgos con sus salarios

Métodos y herramientas de análisis

Los enfoques para analizar el riesgo también pueden diferir entre las estrategias de evitación y mitigación. Por ejemplo, para determinar si aceptar un contrato de proyecto con un nuevo cliente es rentable para su empresa, una empresa puede realizar un análisis DAFO para identificar primero cualquier reto potencial que pueda afectar a los resultados del proyecto. Esta información proporciona una visión que la empresa puede utilizar para decidir si acepta el contrato.

Sin embargo, el análisis de riesgos con fines de mitigación puede implicar la identificación de riesgos específicos y la búsqueda de las formas más eficaces de abordarlos y resolverlos mientras se continúa con las operaciones actuales. Un método de análisis para analizar y planificar estrategias de mitigación es un marco de análisis de riesgos. Un marco de análisis de riesgos puede ayudar a las empresas a esbozar información sobre las diversas operaciones que corren el riesgo de afectar a los objetivos empresariales y a determinar métodos para superar los retos y lograr resultados positivos.

Relacionado: Cómo realizar un análisis de riesgos

Aplicación de la estrategia

Los métodos que utiliza una empresa para aplicar las estrategias de evitación frente a las de mitigación de riesgos también difieren. Por ejemplo, en la evitación de riesgos, una empresa puede optar por renunciar a un determinado contrato con un cliente, a un proceso de fabricación, a una inversión financiera o a otra aventura empresarial debido a los riesgos que la actividad supone para las operaciones actuales.

A diferencia de evitar los riesgos, la mitigación de los mismos puede abarcar estrategias que asumen el riesgo al mismo tiempo que se dan cuenta de las ventajas de hacerlo, como la creación de una cultura más sólida en torno a la concienciación sobre el riesgo, la supervisión de los riesgos de forma más eficiente y el desarrollo de políticas de gestión de riesgos más claras. La aplicación de estrategias para mitigar los riesgos, por tanto, puede ofrecer oportunidades positivas para que las empresas se expandan y desarrollen a través de enfoques nuevos o alternativos.

Relacionado: Cinco estrategias clave de mitigación de riesgos (con ejemplos)

Evaluación y planificación del riesgo

A la hora de evaluar y planificar los riesgos, las empresas suelen evaluar diferentes factores que ayudan a los profesionales a determinar las estrategias adecuadas tanto para evitarlos como para mitigarlos. Dado que la evitación de riesgos puede implicar la finalización o el rechazo de un proyecto, una empresa puede realizar evaluaciones de riesgos que proporcionen información sobre si es beneficioso completar un proyecto específico aunque puedan surgir riesgos potenciales.

Por el contrario, la mitigación de riesgos implica la evaluación y planificación de los posibles retos que pueden afectar al resultado de un proyecto. Las empresas suelen realizar evaluaciones y planificaciones de mitigación de riesgos para reconocer los posibles desafíos, identificar enfoques para la reducción de riesgos y dirigir y comunicar estrategias para mantener los proyectos en marcha.

Relacionado: Operaciones empresariales: Cómo hacer una evaluación de riesgos

Consejos para planificar estrategias de gestión de riesgos

Al integrar las estrategias para evitar y mitigar los riesgos, tenga en cuenta los siguientes consejos para garantizar el éxito de las estrategias de mitigación de riesgos:

  • Considere la posibilidad de planificar la evitación de riesgos antes de la mitigación. Por ejemplo, determinar si continuar con las operaciones actuales o iniciar nuevos proyectos sería rentable para la situación financiera o beneficioso para el crecimiento antes de planificar las estrategias de mitigación.

  • Utilice la información de las evaluaciones de riesgos para tomar decisiones. Los datos que puede recopilar de la evaluación de los riesgos que pueden tener un impacto negativo en los objetivos empresariales pueden ayudarle a determinar qué alternativas elegir para alcanzar los objetivos.

  • Comuníquese con los miembros clave del equipo, los directivos y los accionistas. Es importante colaborar con los equipos y comunicar cada uno de los enfoques que se adopten para evitar los riesgos y superar los retos de rendimiento, productividad, eficiencia y rentabilidad.

  • Implementar diversos métodos para resolver problemas. Probar diferentes estrategias, marcos de evaluación y otras herramientas de mitigación que pueden ayudarle a usted y a su equipo a identificar y aprovechar los riesgos positivos, evitando al mismo tiempo los impactos negativos sobre los logros y el éxito.

Te recomendamos

Competencia empresarial: Definición y tipos

Kerning vs. Tracking vs. Leading: Definiciones y diferencias

15 consejos para elaborar un mensaje de marca personal

P&R: ¿Por qué es importante la comunicación?

Protocolos de red: Definiciones y Ejemplos

¿Qué son los datos agregados? (Más 6 ejemplos)