11 modelos de negocio exitosos

Los inversores necesitan ver que una empresa tiene una estrategia clara para ganar dinero y mantener los beneficios examinando su modelo de negocio. A medida que la empresa se desarrolla y el sector cambia, el modelo de negocio debe seguir actualizándose. El modelo de negocio adecuado viene determinado por la estructura organizativa, los productos o servicios que ofrece y los objetivos de los departamentos.

En este artículo, analizamos qué es un modelo de negocio y qué modelos de negocio exitosos hay que tener en cuenta.

¿Qué es un modelo comercial?

El modelo de negocio de una organización describe cómo gana dinero y mantiene satisfechos a sus inversores. Los inversores deben tener información sobre el modelo de negocio de una empresa para garantizar su estabilidad financiera y rentabilidad a largo plazo. Un modelo de negocio suele describir los productos o servicios de la empresa, su mercado objetivo y cómo planea aumentar los beneficios.

Las nuevas empresas suelen utilizar este modelo para conseguir inversores, atraer a nuevos empleados y motivar a los equipos directivos para que fijen y cumplan determinados objetivos. Las organizaciones ya establecidas deben seguir utilizando y actualizando sus modelos de negocio para predecir cualquier reto próximo o anticiparse a las tendencias.

Relacionado: Guía de los mejores modelos de negocio

Tipos de modelos empresariales de éxito

Su modelo de negocio debe detallar los productos o servicios que vende, por qué benefician a los clientes y cómo se diferencian de la competencia. Los diferentes tipos de modelos de negocio de éxito que suelen utilizar las organizaciones son los siguientes:

1. Modelo basado en la suscripción

Las empresas de software y aplicaciones suelen utilizar este modelo para obtener pagos recurrentes de los clientes. Sus clientes suelen inscribirse para un uso continuado del producto, por lo que realizan pagos semanales, mensuales o anuales, en lugar de una compra única. Si a los clientes les gusta lo suficiente este servicio o producto, siguen comprándolo cada periodo, lo que ahorra a los empleados tiempo, esfuerzo y recursos para convencer a los clientes de que vuelvan a comprar el producto.

Para tener éxito con este modelo, hay que establecer la confianza con los clientes y ofrecerles un producto o servicio valioso que les motive a renovar su pago cada periodo. Una vez que tenga una base de clientes sólida, podrá aportar regularmente ingresos sustanciales en los que los interesados quieran invertir.

2. Modelo freemium

Las empresas utilizan este modelo para atraer nuevos clientes ofreciendo un producto o servicio gratuito. Esto permite a los clientes hacerse una idea de cómo es el producto y de si quieren seguir utilizándolo. La versión gratuita de este producto suele tener funciones limitadas. Los clientes tienen acceso a más funciones si se pasan a un plan de pago.

Este modelo permite que los clientes prueben un producto para ver si les beneficia en su vida personal o profesional sin correr ningún riesgo económico. Si la versión gratuita del producto es fácil de usar y valiosa para los clientes, puede convencerlos de que vale la pena actualizar a una versión de pago.

Relacionado: Freemiums: Definición, ejemplos y consejos

3. Modelo a la carta

A medida que la tecnología evoluciona, más consumidores pueden recibir información o contenidos lo más rápido posible. El modelo a la carta permite a las empresas demostrar cómo los clientes pueden utilizar sus productos o servicios en cuanto los necesitan.

Cuando los clientes utilizan un modelo bajo demanda, pueden inscribirse rápidamente en un producto o servicio utilizando formularios sencillos e introduciendo su información. A partir de ahí, pueden descargar eficazmente el software o recibir un producto y empezar a utilizarlo inmediatamente. Esto mejora la comodidad y la fiabilidad de una marca.

4. Modelo de producto o servicio

Este es un modelo más amplio y básico que muchas empresas utilizan para aumentar las ventas de sus productos o servicios debido a su flexibilidad y fácil personalización. Consiste en crear el producto o servicio que la empresa elija y promocionarlo utilizando el canal de comercialización deseado. Se puede vender y comercializar cada uno de los productos de diferentes maneras.

Por ejemplo, puede vender algunos de sus productos como compras únicas y otros mediante suscripciones continuas. Este modelo tiene una estructura bastante flexible en comparación con otros y no requiere directrices o planes estrictos que los empleados deban seguir de cerca.

Relacionado: Modelos de negocio y planes de negocio: En qué se diferencian

5. Modelo de revendedor

Con este modelo, una empresa no posee físicamente los productos o servicios que vende y, en cambio, representa la marca a través de ofertas promocionales dirigidas a su público objetivo. Los empresarios pueden asociarse con otras empresas para vender y comercializar sus productos a un público diferente a través de su sitio web.

Esta empresa puede exhibir el producto o servicio en sus puntos de venta y presentar el precio de venta de los productos. Esta empresa recibe entonces los beneficios de la venta de este producto y puede tener que dividir sus ganancias con la empresa que crea o es propietaria de los productos, dependiendo del acuerdo inicial entre las dos partes.

6. Modelo de intermediario

Las empresas con este modelo de negocio suelen ofrecer una plataforma que conecta a los propietarios y vendedores de productos con los clientes. Ofrece un lugar racionalizado para que los clientes busquen productos o servicios de diferentes empresas y realicen compras seguras a través de la plataforma. Una empresa que utiliza este modelo suele supervisar las interacciones entre compradores y vendedores y garantiza la seguridad de cada transacción. Las organizaciones que utilizan este modelo suelen obtener sus ingresos aplicando pequeñas comisiones a estas transacciones.

Para garantizar que los clientes sigan utilizando esta plataforma, la empresa debe asegurarse de que es fácil de usar, de navegar y de que funciona correctamente en todo momento.

7. Modelo basado en la publicidad

Si una empresa llega a un público amplio y ofrece un producto o servicio fiable, este modelo de negocio puede proporcionar fuertes ingresos. Con un modelo basado en la publicidad, una empresa crea un producto o servicio gratuito para que los clientes lo utilicen regularmente. Los beneficios que genera la organización dependen únicamente de los ingresos recibidos por la publicidad de los productos y servicios de otras empresas.

Para aplicar con éxito este modelo, las empresas deben demostrar que cuentan con un gran número de seguidores mostrando las visitas, los clics y el compromiso de los clientes que visitan el sitio web. Si un sitio web tiene muchas visitas, las empresas tienen muchas posibilidades de que los clientes vean sus anuncios si los presentan en este sitio, lo que puede atraer a más clientes potenciales a su negocio.

8. Modelo basado en la agencia

Las agencias y otras empresas que ofrecen servicios valiosos a los clientes utilizan este modelo para atraer a los clientes potenciales mediante contenidos de calidad y recursos gratuitos. Esto permite a la marca establecerse como líder de opinión en el sector y establece relaciones significativas con los clientes. Los clientes potenciales ven a esta empresa como una fuente de información fiable, lo que hace que confíen en los productos o servicios que vende.

Comercializar con los clientes utilizando este modelo requiere tiempo y esfuerzo, ya que hay que proporcionar continuamente recursos y contenidos que aporten valor a sus vidas. A menudo puede merecer la pena, ya que conduce a una fuerte fidelidad de los clientes y a un uso continuado del producto o servicio, lo que se traduce en mayores y continuos ingresos y beneficios.

Relacionado: ¿Qué es el liderazgo intelectual? Cómo convertirse en un líder del pensamiento

9. Modelo de negocio social

Muchos clientes prefieren trabajar con empresas que ofrecen un servicio personalizado. A menudo se sienten seguros sabiendo que la organización a la que compran tiene empleados dedicados y apasionados por el trabajo que aportan. Para diferenciarse de la competencia, las organizaciones pueden utilizar un modelo de negocio social para personalizar sus servicios e interactuar con los clientes a través de los canales de las redes sociales, el correo electrónico y otros esfuerzos de marketing.

Las empresas pueden compartir detalles sobre sus empleados o los logros alcanzados en el lugar de trabajo. Una empresa también puede comunicar sus valores y opiniones abiertamente a los clientes a través de las redes sociales y otros medios. Esto puede atraer a más clientes a una empresa, especialmente si comparten valores similares con la organización. Los empleados también pueden actuar como embajadores de la marca para promocionar el producto y explicar por qué creen que es valioso y beneficioso en su vida diaria.

Relacionado: 10 tipos de redes sociales para promocionar tu marca

10. Modelo centrado en el cliente

Este modelo se centra en dedicar la mayor parte del tiempo, el esfuerzo y los recursos de una empresa a proporcionar servicios valiosos y memorables a los clientes. Las empresas centradas en el cliente trabajan para diferenciarse de la competencia ofreciendo apoyo inmediato a los clientes cuando lo necesitan y proporcionando recursos a los que los clientes pueden acceder fácilmente cuando el equipo de apoyo no está disponible. Los miembros del equipo también reciben un estímulo constante por parte de los directivos para poner al cliente en primer lugar y proporcionar una experiencia única al cliente que otras empresas no suelen ofrecer.

11. Modelo basado en datos

Adoptado normalmente por las empresas tecnológicas, un modelo de negocio basado en los datos reconoce que éstos son una clave importante para comprender mejor los comportamientos de los clientes y las formas de mejorar el rendimiento de la empresa. Con este modelo de negocio, los empleados recogen, controlan e interpretan constantemente conjuntos de datos clave para tomar decisiones empresariales importantes. También impulsa a los empleados a probar nuevas estrategias o productos para determinar su éxito y las mejoras a realizar tras evaluar los datos y los resultados.