Factores de producción: Una Guía Definitiva

Hay una serie de factores económicos que influyen en el funcionamiento diario de las empresas. Si trabaja en la industria manufacturera o de producción, es posible que esté familiarizado con los factores de producción y cómo influyen en los procesos económicos.

Entender cómo los factores de producción intervienen en el funcionamiento de su empresa puede ayudarle a afinar sus estrategias de producción y a poner en marcha sus iniciativas empresariales. En este artículo, explicamos los factores de producción, damos ejemplos de los cuatro factores principales y respondemos a las preguntas más frecuentes sobre ellos.

¿Qué son los factores de producción?

Los factores de producción, o bienes de producción, son insumos necesarios para producir un bien o servicio de consumo. Se utilizan en diversas combinaciones para crear productos, ayudando a las empresas y a los individuos a lograr el objetivo final de generar beneficios económicos. Los factores de producción suelen describirse como los insumos necesarios para la oferta en una economía de mercado, o cualquier recurso necesario para crear un producto acabado.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los factores de producción no son lo mismo que las materias primas— más bien, los factores de producción se utilizan en la producción, pero no suelen formar parte del producto y no son transformados por el proceso de producción.

Los primeros economistas y teóricos políticos identificaron originalmente los factores de producción para esbozar cómo las inversiones, como la tierra, el trabajo y el capital, afectan a los procesos de producción. Estos economistas teorizaron por primera vez que hay ciertos costes asociados al uso de los factores de producción, lo que significa que los factores influyen sustancialmente en el precio de un determinado bien o servicio.

Aunque los economistas han ampliado mucho esta idea original presentando teorías alternativas sobre el valor y la distribución, los factores fundamentales de la producción mencionados anteriormente siguen siendo relevantes para entender cómo funcionan los procesos de producción.

Relacionado: Entender la economía: Definición y aplicación

Tipos de factores de producción

Hay dos tipos principales de factores de producción: los factores primarios y los secundarios. En los últimos años, los economistas han establecido que la tierra, el trabajo, el capital y el espíritu empresarial son los cuatro factores primarios de producción. Los factores de producción secundarios, como los materiales o la energía, son los que se obtienen a partir de estos cuatro factores primarios propiamente dichos.

Aunque algunos economistas modernos tienen opiniones diferentes sobre el número de factores presentes en la producción y su funcionamiento, los cuatro factores primarios mencionados son reconocidos de forma un tanto universal. A continuación se ofrece una explicación más detallada de los cuatro factores primarios de producción:

Tierra

Como factor de producción, la tierra puede adoptar diversas formas, desde la propiedad en bruto hasta los inmuebles comerciales. La tierra se considera un factor de producción primario porque puede ayudar a generar valor económico—por ejemplo, como los agricultores utilizan la tierra para cultivar cosechas y venderlas, la tierra tiene mayor valor y utilidad en el mercado.

El uso de la tierra como factor de producción ha cambiado a lo largo del tiempo y, a veces, no es un factor necesario para una producción rentable dependiendo de las necesidades específicas de una industria. Por ejemplo, las empresas tecnológicas son bien conocidas por iniciar operaciones y lanzar productos sin hacer ninguna inversión significativa en tierra. A pesar de ello, la tierra sigue siendo un componente esencial para muchas empresas y proyectos de producción, como los de las industrias inmobiliaria y agrícola.

Además, la tierra puede ser un factor de producción especialmente importante debido a los valiosos factores secundarios que se derivan de ella. Estos factores secundarios incluyen recursos naturales muy rentables, como el agua, el gas natural, el petróleo, el oro y la madera. Casi todas las empresas económicas dependen de alguna manera de estos recursos naturales, lo que convierte a la tierra y sus activos en un factor de producción esencial.

Relacionado: ¿Qué es el coste de producción?

Trabajo

La mano de obra se define como cualquier aportación humana a una empresa económica. Como factor de producción, la mano de obra es cualquier trabajo realizado por personas que contribuyen a la producción de un bien o servicio. A lo largo del tiempo, los teóricos políticos y económicos han identificado el trabajo como la principal fuente de valor económico.

Los empleados de producción reciben un salario por su tiempo, esfuerzo y experiencia, lo que significa que casi todas las empresas económicas deben invertir en mano de obra para crear producción y obtener beneficios.

Aunque el coste y la calidad de la mano de obra varían en función de las aptitudes, la educación y la motivación de los trabajadores, normalmente se considera un requisito básico esencial para el éxito económico. Por ejemplo, en la industria agrícola, la mano de obra puede referirse al trabajo realizado en el campo y en las instalaciones de procesamiento por los plantadores y agricultores. En cambio, en la industria tecnológica, la mano de obra puede referirse al trabajo realizado por los gestores de proyectos y los desarrolladores de productos. Cada industria necesita mano de obra para alcanzar sus objetivos específicos, independientemente del coste variable de esta mano de obra.

Como empleados, los trabajadores altamente cualificados y educados suelen cobrar más que los que tienen menos formación y educación. Estos trabajadores altamente cualificados se denominan comúnmente en la teoría económica como capital humano. Los empleados con alto capital humano reciben una remuneración más alta debido a la experiencia y el valor que aportan a sus funciones. En general, los locales ricos en capital humano son conocidos por sus altos niveles de eficiencia y productividad.

Relacionado: ¿Qué es el coste laboral? Definición, costes directos e indirectos y ejemplos

Capital

El capital, como factor de producción, se refiere a los recursos manufacturados por el hombre, creados por fábricas, máquinas y seres humanos. Mientras que el término capital se utiliza comúnmente para describir el dinero, el término capital se utiliza para describir el valor cuando se utiliza para hablar de los factores de producción.

Los economistas consideran que el capital es un bien de producción y no un bien de consumo por la forma en que se utiliza en la producción. Por ejemplo, los martillos, las carretillas elevadoras, los vehículos de reparto y los ordenadores son ejemplos de bienes de producción de capital que pueden utilizarse para crear productos de consumo y generar ingresos.

Al hablar del capital como factor de producción, es importante diferenciar el capital personal/privado del capital de producción. El capital personal y privado son bienes o recursos utilizados por individuos que no participan en operaciones empresariales—por ejemplo, un vehículo personal no se considera un bien de producción de capital. Sin embargo, si un vehículo se utiliza con fines empresariales, como en el caso de los conductores que utilizan furgonetas de reparto y taxis, puede considerarse un bien de producción de capital.

Los nuevos elementos de capital, como la tecnología mejorada o la maquinaria de capital altamente eficiente, pueden ayudar a impulsar la productividad y la rentabilidad de una empresa. En general, los ingresos generados por los bienes de producción de capital se denominan intereses.

Relacionado con lo anterior: ¿Qué es el capital?

Espíritu empresarial

El espíritu empresarial es un factor de producción especializado que suele combinar los factores de la tierra, el trabajo y el capital para impulsar una empresa de éxito. Un empresario es una persona que asume el riesgo económico de combinar estos factores y son un componente vital para impulsar el crecimiento económico.

Por ejemplo, si un desarrollador de software trabaja de forma independiente para desarrollar una nueva plataforma de red social en su propio tiempo, está asumiendo el riesgo de invertir su propio capital laboral y financiero en el proyecto sin saber si será rentable al finalizarlo.

Si la empresa gana tracción y el promotor crea un producto viable y vendible, puede que necesite combinar más factores de producción para hacer crecer la empresa hasta convertirla en una empresa más grande.

Esto puede dar lugar a la contratación de más mano de obra o a la adquisición de terrenos y capital para llevar a cabo las operaciones de la empresa. Además, una vez que la empresa empieza a generar beneficios, el empresario se ve recompensado con dichos beneficios por su aportación o inversión inicial.

Relacionado: Los 9 tipos diferentes de espíritu empresarial

Comprender la propiedad de los factores de producción

En los distintos sistemas económicos y sociedades, los factores de producción son propiedad de diferentes personas y se valoran por diferentes motivos. Algunos asumen que los factores de producción en los sistemas económicos son propiedad de quienes pueden prestarlos, arrendarlos o venderlos a empresarios u organizaciones comerciales, pero esto no suele ser cierto.

Más allá de la mano de obra, que casi siempre es propiedad de los empleados y de los propios individuos, la propiedad de los factores de producción variará en función de la industria que los utilice y del sistema económico en el que se encuentre.

Por ejemplo, una empresa puede ser propietaria de la parcela en la que se encuentra su planta de fabricación, pero los locales de venta al por menor de los productos manufacturados pueden estar situados en un terreno arrendado o alquilado y, por tanto, ser propiedad de un tercero. Del mismo modo, los bienes de producción de capital, como los coches o los equipos, pueden ser propiedad de una parte externa y estar alquilados a una empresa.

Además, el tipo de sistema económico en el que opera una empresa puede dictar quién es el propietario de los factores de producción y cómo se valoran, como se muestra aquí:

  • Capitalismo: En las sociedades capitalistas, las empresas privadas y los individuos poseen la mayoría de los factores de producción. En el capitalismo, los factores se valoran por su beneficio.
  • 12. Socialismo: En el socialismo, los factores de producción son propiedad de todos los miembros de la sociedad y se valoran por su utilidad para la sociedad.
  • Comunismo: Al igual que en el socialismo, si una sociedad opera bajo el sistema económico del comunismo, los factores de producción son propiedad de todos y se valoran por su utilidad para la sociedad en su conjunto.

Preguntas frecuentes sobre los factores de producción

Aunque es importante entender los factores de producción si se trabaja en el sector empresarial, puede ser un reto comprender todas las complejidades que comprende el concepto. A continuación se presentan algunas preguntas y respuestas frecuentes sobre los factores de producción:

¿Son todos los factores de producción igual de importantes?

La importancia de los factores de producción dependerá del contexto de su empresa. Por ejemplo, si trabaja para una empresa de software, puede considerar que la mano de obra de los desarrolladores e ingenieros cualificados podría ser el factor de producción más importante para su empresa. En cambio, los que trabajan en el sector agrícola pueden considerar que la tierra viable es el factor de producción más crucial para su éxito.

Por lo tanto, la importancia de los distintos factores de producción variará en función de las necesidades generales de su empresa. Es más, las exigencias de su empresa pueden cambiar con el tiempo con la evolución de la tecnología o el capital, lo que significa que la importancia de los factores de producción es relativa a las necesidades específicas de su empresa.

¿Hay un quinto factor de producción?

Aunque muchos piensan que existe un quinto factor primario de producción, se trata de un error común. Algunos economistas han identificado el capital financiero, o capital monetario, como el quinto factor de producción, pero no es del todo correcto entender el capital financiero como un factor primario. Por lo tanto, la tierra, el trabajo, el capital y el espíritu empresarial son los cuatro factores primarios de producción aplicados por casi todos los economistas.

Sin embargo, hay diferentes variantes de cada factor primario de producción, y de ahí surge la confusión sobre los factores adicionales. Por ejemplo, bajo el término genérico «capital», se pueden encontrar subfactores como el capital fijo y el capital circulante.

El capital fijo se refiere a los bienes de producción como la maquinaria, las fábricas, los edificios y otros, mientras que el capital circulante se refiere a las existencias de bienes semiacabados que finalmente se convertirán en bienes de consumo. Ambos tipos de capital se engloban dentro del capital general.

¿Cuáles son los ejemplos de factores de producción en la vida real?

Como ya se ha dicho, los cuatro factores de producción se refieren a diferentes tipos de recursos o insumos utilizados para crear bienes o servicios. He aquí algunos ejemplos tangibles de cada uno de los factores:

Aterrizar

Como factor de producción, la tierra suele referirse al terreno físico, como la parcela de tierra utilizada para las explotaciones agrícolas o donde se puede construir un negocio' edificio.

Trabajo

La mano de obra se refiere a toda la actividad humana asalariada que se emplea para generar un producto. Tanto los profesionales como los empleados del sector minorista y los obreros cualificados contribuyen con su trabajo a la consecución de los objetivos de producción.

Capital

El capital, como factor de producción, se refiere al equipo esencial y a otros activos fabricados por el hombre que se utilizan para iniciar, hacer crecer y continuar una empresa. Entre los ejemplos de capital se encuentran desde los ordenadores hasta la maquinaria pesada de fabricación.

Iniciativa empresarial

Como factor de producción, el espíritu empresarial se refiere a la inversión inicial y a las iniciativas posteriores que asumen los empresarios para poner en marcha y hacer crecer un negocio. Suelen ser los primeros empleados de sus empresas y dedican su capital financiero personal, su capital de producción y su mano de obra al comenzar una aventura. Además, a medida que los empresarios tienen más éxito en sus empresas, sirven de facilitadores para combinar los otros tres factores de producción.

Te recomendamos

Las 10 principales cualidades de un liderazgo eficaz en el lugar de trabajo (y cómo ponerlas en práctica)

Habilidades del Director de Proyecto: Definición y Ejemplos

Reunión de estrategia: Qué es y cómo celebrar una

41 Preguntas de coaching para líderes con el método GROW

50 preguntas para romper el hielo en situaciones de trabajo

Cómo convertirse en entrenador