¿Qué son los estados de flujo de caja pro forma?

Los estados de flujo de caja que proyectan las entradas y salidas de efectivo para determinados períodos se denominan estados de flujo de caja proforma. Es posible que tenga que entender este procedimiento si está creando una empresa o si su trabajo implica la contabilidad. Estas proyecciones permiten a las empresas establecer presupuestos o comparar diferentes estrategias financieras.

En este artículo, definimos los estados de flujo de caja proforma y discutimos sus beneficios, usos y diferentes estrategias.

Relacionado: Hojas Financieras Pro Forma: Una Guía Definitiva (Con Ejemplo)

¿Qué es un estado de flujo de caja pro forma?

Un estado de flujo de caja pro forma es un tipo de estado de flujo de caja. Las empresas prevén los futuros flujos y salidas de efectivo durante un periodo de tiempo utilizando este estado. En un estado de flujos de caja típico, se registran los flujos de caja de un periodo actual en lugar de proyectarlos. La dirección también puede utilizar balances y cuentas de resultados pro forma para crear estados de flujos de caja pro forma para verificarlos. Por ejemplo, puede prever un flujo de caja insuficiente. La dirección sabrá que la empresa no tiene suficiente efectivo para respaldar los planes futuros basándose en los otros dos estados si hay un flujo de caja insuficiente.

La creación de estados financieros pro forma funciona de forma similar a los estados típicos, aunque hacer proyecciones requiere algunos ajustes. Un estado de flujo de caja examina el flujo de caja de las actividades de explotación, financiación e inversión. Si una empresa proyecta un flujo de caja negativo, demuestra que no tendrá suficiente efectivo en mano para llevar a cabo sus operaciones y puede que tenga que buscar oportunidades para pedir dinero prestado o reducir los gastos. Un flujo de caja positivo demuestra que dispone de efectivo adicional, que puede utilizar para pagar sus operaciones, pasivos o posibles oportunidades de inversión.

Relacionado: Cómo entender los estados de flujo de caja: Una Guía Completa Con Pasos, Métodos y Ejemplos

Tipos de estrategias de flujo de caja proforma

Las empresas pueden crear estados de tesorería pro forma utilizando varios métodos. Estos métodos corresponden a distintos plazos. Estas estrategias son:

  • Estados de cuentas a corto plazo: En esta estrategia, las empresas preparan estados de flujo de caja pro forma a corto plazo, como diarios, semanales o mensuales. Pueden identificar los flujos de caja previstos utilizando las facturas pendientes o los pagos en efectivo de sus cuentas por pagar existentes. Esta estrategia puede ayudar a las empresas a tomar decisiones financieras a corto plazo, como la elaboración de presupuestos. Debido al corto plazo, esta previsión suele ser más precisa.
  • Estados financieros a medio plazo: En esta estrategia, las empresas preparan estados de flujos de caja pro forma para proyectar los flujos de caja en periodos inferiores a un año. Para realizar estas proyecciones pueden utilizar estimaciones de los ingresos aún no facturados. Esta estrategia puede ayudar a las empresas a tomar decisiones financieras a medio plazo, como la estimación de sus ingresos o beneficios a lo largo del ejercicio.
  • Declaraciones a largo plazo: En esta estrategia, las empresas preparan estados de flujo de caja pro forma para proyectar los flujos de caja para periodos superiores a un año. Pueden utilizar sus ingresos y gastos presupuestados para ayudar a realizar estas proyecciones. Las empresas pueden utilizar este método para ayudar a desarrollar decisiones financieras a largo plazo relacionadas con la inversión o la estrategia, como la búsqueda de financiación de capital. Debido a que el plazo es más largo, estas proyecciones pueden ser menos precisas.

Relacionado: Guía para el flujo de caja

Ventajas de los estados de tesorería proforma

La creación de estados de flujo de caja proforma puede ayudar a las empresas de varias maneras. Algunos de estos beneficios son:

Apoya la modelización financiera

Una empresa puede utilizar los estados de flujo de caja proforma para realizar actividades de modelización financiera. Este proceso resume los gastos y los beneficios de una empresa, a menudo para evaluar el impacto de futuros acontecimientos o decisiones. Mediante la realización de proyecciones de flujo de caja, la empresa puede comparar diferentes escenarios hipotéticos entre sí.

Por ejemplo, estos escenarios pueden evaluar las variables de las ventas, la producción o los gastos generales u otros gastos. Al realizar estos cálculos, las empresas pueden evaluar el impacto de esos costes variables en el negocio. Las empresas también pueden utilizar la modelización financiera y los estados de caja proforma para cuantificar los planes de negocio y determinar las posibles valoraciones futuras. Si las empresas tienen objetivos, también pueden crear modelos para comprobar si los planes pueden cumplir esos objetivos en un plazo definido.

Apoya la planificación del negocio

Los estados financieros pro forma, incluidos los estados de flujo de caja, pueden ayudar a las empresas a realizar actividades de planificación. Como se ha mencionado, pueden utilizar estas proyecciones para comparar diferentes escenarios futuros entre sí. Esta comparación puede ayudar a las empresas a planificar el futuro determinando qué plan o estrategia se adapta mejor a los objetivos o necesidades de la empresa. Este método puede servir como técnica de análisis de riesgos. Una empresa puede probar una decisión o un cambio antes de comprometerse.

La elaboración de proyecciones también puede ayudar a las empresas a tomar otras decisiones financieras, como las relacionadas con las inversiones o los presupuestos. Por ejemplo, si una empresa proyecta que tendrá un exceso de efectivo disponible, puede buscar posibles oportunidades de inversión. Si la empresa identifica una falta de efectivo, la dirección puede encontrar formas de reducir los gastos. La empresa puede desarrollar varias opciones presupuestarias relacionadas con sus proyecciones de tesorería basadas en los peores, normales o mejores escenarios. Puede utilizar estos cálculos para determinar un presupuesto anual y evaluar su rendimiento durante ese tiempo comparándolo con las proyecciones.

Relacionado: ¿Qué son los procesos presupuestarios? (Además, cómo desarrollar el suyo propio)

Permite elaborar informes financieros más precisos

Cuando las empresas públicas presentan su información financiera, deben atenerse a los principios contables generalmente aceptados (GAAP). A veces, las empresas se encuentran con gastos o cargos puntuales que afectan negativamente a sus resultados financieros. De acuerdo con los PCGA, estas empresas deben informar de esas experiencias.

Sin embargo, las empresas pueden utilizar los estados financieros pro forma para realizar ajustes y excluir esos acontecimientos no recurrentes. La eliminación de estos eventos puede proporcionar una representación más clara y precisa de su rendimiento actual y futuro. Llevar a cabo este proceso puede ayudar a compensar el impacto negativo o la imagen creada por eventos puntuales.

Apoya las oportunidades de financiación o inversión

Como se ha mencionado, los flujos de caja proyectados pueden ayudar a las empresas a determinar si necesitan fondos adicionales para llevar a cabo sus operaciones. Si es así, las empresas pueden utilizar esas proyecciones para obtener financiación de prestamistas o inversores. Con una proyección pro forma de inversión, una empresa puede demostrar a los posibles inversores o prestamistas cómo mejorarían sus resultados financieros y su salud gracias a su financiación o inversiones adicionales.

Este proceso suele incluir proyecciones de ingresos y flujos de caja, junto con los resultados históricos de la empresa. Cuando sea posible, la empresa puede crear varios escenarios para ofrecer una previsión financiera completa. Los inversores y prestamistas estarán más dispuestos a suministrar fondos si la empresa demuestra unos ingresos y flujos de caja sólidos o tiene potencial. Estas empresas muestran una mayor probabilidad de tener la capacidad de devolver los fondos prestados o invertidos. A la hora de hacer proyecciones, las empresas deben procurar hacer estimaciones más conservadoras para no engañar a los posibles inversores o prestamistas.

Relacionado: Cómo calcular el flujo de caja proyectado: pasos y consejos

Diferencias entre los estados pro forma y los estados financieros

Cuando se elaboran diversos estados financieros, la mayoría de las empresas siguen los principios contables generalmente aceptados (GAAP). Hay varias diferencias entre la creación de estados financieros pro forma y los estados financieros GAAP. Estas diferencias incluyen:

  • Pautas: Los PCGA representan directrices estrictas establecidas por el Consejo de Normas de Contabilidad Financiera. Estas normas sirven de estándar para que los contables se adhieran a ellas cuando registran e informan de la información financiera. Las empresas públicas deben utilizar los PCGA cuando presentan sus estados financieros a la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC). Dado que los estados financieros pro forma se centran en proyecciones, las empresas pueden realizar ajustes y cálculos que no se ajustan a los PCGA. Estos estados suelen complementar los estados financieros GAAP.
  • Plazo de tiempo: Los estados financieros pro forma representan proyecciones de ganancias, mientras que los estados financieros GAAP representan transacciones históricas. A menudo, las empresas utilizan resultados y decisiones financieras pasadas para ayudar a desarrollar las proyecciones de los estados pro forma. Como se ha mencionado, las empresas pueden crear estados financieros proforma a corto, medio o largo plazo. Las empresas pueden presentar sus estados financieros GAAP trimestral o semestralmente. Sus períodos de información pueden durar unos meses o un año.
  • Hechos puntuales: Los PCGA exigen que las empresas informen de los acontecimientos no recurrentes que afectan a las ganancias o pérdidas. Estos eventos no recurrentes pueden incluir costes de litigios o cargos de reestructuración. Las empresas no necesitan registrar estos acontecimientos en los estados financieros proforma. Como resultado, pueden añadir esos estados como suplementos a los estados GAAP y presentar una «verdadera» imagen del rendimiento futuro de la empresa.
  • Precisión: Como se ha mencionado, las empresas pueden proporcionar estados financieros pro forma como un ajuste a los estados financieros GAAP. El objetivo de estos ajustes es presentar una visión más precisa de los resultados financieros o de la salud de la empresa. Sin embargo, dado que los estados pro forma no se adhieren a directrices estrictas, pueden excluir información que podría engañar a las partes interesadas. Por ejemplo, las empresas pueden excluir la compensación basada en acciones o los gastos relacionados con adquisiciones para presentar informes de resultados más positivos. A las empresas les interesa proporcionar la información más fiable y precisa posible para demostrar su fiabilidad.

Relacionado: Guía de Principios Contables Generalmente Aceptados (PCGA)

Cuándo utilizar el flujo de caja pro forma

Como ya se ha mencionado, las empresas pueden utilizar los estados de tesorería proforma para la elaboración de modelos financieros y la planificación empresarial. Por ello, las empresas suelen elaborar estos estados como parte de los procesos anuales de elaboración de presupuestos o previsiones. Las empresas pueden utilizar sus proyecciones para identificar posibles déficits de tesorería y empezar a desarrollar estrategias para sortearlos. Por ejemplo, pueden buscar formas de reducir sus gastos o buscar oportunidades de inversión o préstamo para satisfacer sus necesidades. Dependiendo de la edad de la empresa, ésta puede utilizar sus datos y resultados históricos o las medias del sector para realizar sus proyecciones.

A veces, los posibles inversores o prestamistas pueden pedir a las empresas estados financieros pro forma para evaluar el rendimiento y la salud financiera. Este escenario puede ser especialmente relevante para las nuevas empresas y las startups que necesitan dinero en efectivo pero no tienen resultados históricos hasta el momento. El estado de flujo de caja pro forma puede ayudar a estas empresas a estimar cuánto esperan ganar y gastar en un periodo futuro determinado. Las empresas deben utilizar información fiable y objetiva para garantizar la exactitud, lo que ayuda a convencer a los posibles inversores y prestamistas de su valor.