12 formas de experimentar la fluidez en el trabajo

Los conceptos psicológicos desempeñan un papel importante a la hora de ayudar a las personas en el trabajo a mejorar su rendimiento. El flujo, que se caracteriza por un estado mental óptimo, un mejor estado de ánimo y una mayor productividad, puede lograrse. Cada persona experimenta el flujo de una manera diferente, por lo que es crucial entender cómo se siente y por qué es beneficioso.

En este artículo, definimos flujo, explicamos lo que significa experimentar flujo y enumeramos 12 formas de ayudarle a experimentar flujo en el trabajo.

30 palabras de moda en los negocios y sus definiciones

¿Qué es el flujo?

Cuando los psicólogos describen el flujo como un ejercicio «autotélico», quieren decir que el individuo está motivado y disfruta con lo que hace. La idea de que uno puede inducirse a sí mismo un estado de flujo es una buena manera de impulsar la productividad y fomentar la innovación. La concentración intensa y el disfrute son los componentes clave del flujo.

Relacionado: 15 ejemplos de cómo aumentar la productividad en el trabajo

¿Qué significa experimentar el flujo?

Experimentar el flujo significa una inmersión total en su tarea. Es una sensación holística, ya que no se siente simplemente concentrado o feliz, sino una sensación de completa serenidad que comprende muchos sentimientos positivos a la vez. A veces se puede encontrar el flujo inconscientemente durante una actividad en la que se es experto y se disfruta, como practicar un deporte o un instrumento musical. Las características de un estado de flujo incluyen la percepción de sentimientos como:

  • Pérdida de la conciencia de sí mismo: Cuando uno está tan comprometido, no piensa en cómo perciben los demás su comportamiento.

  • Recepción inmediata de información: Hacer el trabajo produce una sensación instantánea de logro.

  • Equilibrio entre el reto y el nivel de habilidad El reto de la tarea es proporcional a su capacidad para terminarla.

  • Sensación de intemporalidad: Estás tan concentrado en el presente que no te das cuenta del paso del tiempo.

  • Atención aguda: Se atiende a todos los aspectos de la tarea con el mismo nivel de escrutinio.

  • Control de la situación y del resultado: Todo lo relacionado con lo que haces es algo que crees que puedes controlar, incluido el resultado.

Relacionado: Enfoque holístico en la empresa: Definición, características y beneficios

12 formas de ayudarle a experimentar el flujo

He aquí 12 maneras de intentar inducir y experimentar el flujo:

1. Elimine las distracciones

Eliminar las distracciones puede ser una forma fácil de ayudarle a centrar su mente y concentrarse en su trabajo. Los impedimentos para alcanzar un estado de flujo pueden ser las luces brillantes, los ruidos fuertes o las conversaciones de otras personas. También puede haber obstáculos más abstractos, como los pensamientos sobre los recados que hay que hacer más tarde o la ansiedad por una próxima revisión del rendimiento. Intenta encontrar técnicas para reducir o superar los estímulos tangibles e intangibles, como auriculares con cancelación de ruido y música relajante.

Relacionado: 15 consejos para eliminar las distracciones en el trabajo

2. Establezca unas expectativas claras

Fíjese unas expectativas claras y realistas. Esto puede ayudar a mejorar la confianza en su capacidad, en la que la finalización de su trabajo parece sin esfuerzo. Sus expectativas no tienen por qué coincidir con la tarea en sí y pueden ser una forma de contextualizar una actividad que de otro modo sería ordinaria. Por ejemplo, un artista gráfico puede tener reparos en mejorar haciendo un dibujo a lápiz cada día, pero probablemente sea más manejable si sólo dedica 10 minutos a cada dibujo.

3. Añadir un elemento de desafío

A menudo se puede experimentar el flujo desafiándose a sí mismo más allá de sus capacidades. Muchas personas intentan «estirar» sus habilidades intentando hacer un trabajo más avanzado que su nivel. Si añades un nuevo reto después de haber dominado uno, normalmente puedes esperar mejorar a un ritmo mucho más rápido que si te limitas a realizar tareas de tu nivel actual. Un jugador de béisbol profesional que quiere convertirse en un bateador de cambio puede intentar practicar el swing de un bate con su mano no dominante más a menudo que la mano que utiliza actualmente.

4. Meditar proactivamente

Meditar antes de empezar a trabajar puede ser muy útil si tienes problemas de concentración. La meditación es una de las formas más eficaces de despejar la mente e ignorar las influencias externas. Las técnicas de meditación estándar implican la relajación de todo el cuerpo mediante una mayor conciencia de las sensaciones físicas. Los ejercicios de respiración guiada son lo suficientemente sencillos como para realizarlos sin abandonar el escritorio y calmar la mente lo suficiente como para sentir la sensación de fluidez.

5. Hacer ejercicio físico

El ejercicio físico es una gran manera de ayudar a liberar la mente de las distracciones y de mejorar el estado de ánimo. Estar físicamente sano puede significar tener un estado mental más saludable también. Puede hacer sus ejercicios en el trabajo o por su cuenta, siempre y cuando se mantenga activo de forma constante. Hacer ejercicio con regularidad puede significar hacer largas caminatas el fin de semana o ir al gimnasio todas las mañanas.

Relacionado: 15 ejercicios en el lugar de trabajo para mantenerte saludable en el trabajo

6. Reflexione sobre su comportamiento

La autorreflexión es una herramienta valiosa para mejorar. Al examinar tus patrones de comportamiento, puedes entender mejor cómo calmar tu estado mental y tu cuerpo físico lo suficiente como para lograr fluir. Nadie puede evaluar tu mentalidad con tanta precisión como tú mismo, por lo que la autorreflexión es tan fundamental para convertirte en la mejor versión de ti mismo. Por ejemplo, puede que notes que tu ritmo de trabajo se ralentiza cuando llevas más de una hora sentado, así que puedes probar a pedir un escritorio de pie.

7. Tenga objetivos compartidos

Tener un conjunto de objetivos compartidos entre sus compañeros de trabajo puede permitirle sentirse parte de un esfuerzo mayor y menos aislado del resto de la empresa. Un sentido de unidad puede ser un factor de motivación que te lleve a tu estado de flujo. La colaboración y el trabajo en equipo pueden ser especialmente gratificantes si son capaces de alcanzar juntos un estado de flujo interdependiente. Un ejemplo de objetivo compartido es crear una presentación de diapositivas con tu equipo que muestre las contribuciones colectivas e individuales en el último trimestre.

8. Participar con los compañeros de trabajo

Ignorar las jerarquías para ponerse al mismo nivel que sus compañeros de trabajo puede ayudar a aumentar su autoestima y llevar a cabo un trabajo que inicialmente consideraba por encima de sus capacidades. Esto puede formar parte de un esfuerzo de colaboración de ideas o de una resolución interna para rendir más de lo que su puesto actual sugiere que es capaz. Incluso si no consigues los resultados que querías, al menos puedes sentir que has experimentado lo que se necesita para estar al nivel que te esfuerzas por alcanzar.

9. Escuchar atentamente y activamente

La escucha activa es una habilidad que consiste en prestar toda la atención al interlocutor mientras éste le habla. Cuando te cuesta terminar una tarea y probablemente quieras pedir ayuda, puedes practicar la escucha activa con la persona a la que le preguntas y dejar que lo que te diga te guíe hacia tu estado de flujo. Dado que necesitas una concentración total para alcanzar el flujo, utilizar la guía de otra persona puede ser un punto de control útil en el camino para llegar a él.

Relacionado: Habilidades de escucha activa: Definición y ejemplos

10. Diga «sí» cuando pueda

Acepte todo el trabajo que considere razonable para tener una fuente constante de actividad para mantener su flujo. Puede ser más fácil lograr esa mentalidad cuando tiene obligaciones que le mantienen ocupado durante todo el tiempo que trabaja. Además, para utilizar tu estado de flujo, es importante tener siempre tareas a las que puedas aplicarlas. Por ejemplo, si se le pide que asuma las responsabilidades de un compañero de trabajo enfermo durante un día, puede vigorizar su rendimiento cumpliendo esas tareas más urgentes antes de abordar su propio trabajo.

11. Utilizar ejercicios de creatividad

Utilizar la creatividad es un método excelente para inducir el flujo, incluso si su trabajo no es inherentemente creativo. Puedes mejorar tu proceso de pensamiento y desarrollar nuevas habilidades con ejercicios que pongan a prueba tu agudeza mental. Los ejercicios creativos abarcan una amplia gama de temas, no sólo la ilustración o las artes escénicas. Esto puede incluir esfuerzos más artísticos, como libros para colorear para adultos o actividades creativas de resolución de problemas para individuos y grupos.

Relacionado: 18 Ejercicios de creatividad para mejorar el pensamiento creativo y la resolución de problemas en el trabajo

12. Adaptarse a nuevas situaciones

La forma de encontrar tu flujo puede cambiar a veces, así que intenta adaptarte a más situaciones. De hecho, es posible que descubras una forma mejor de encontrarte con el flujo cuando intentes cambiar tu forma de actuar para adaptarte a la nueva situación. Intenta ser consciente de cómo los cambios en tu entorno pueden alterar tu estado mental, ya sea positiva o negativamente. Puede que notes que la temperatura de la oficina se ha vuelto más fría, así que puedes traer un jersey y dejarlo en el trabajo.