¿Por qué fracasar en el éxito puede ser bueno para su carrera?

Experimentar el fracaso es a menudo una parte necesaria pero intimidante del desarrollo de su carrera. Sin embargo, visto de forma práctica, el fracaso puede ser una herramienta que le ayude a motivarse y a reforzar su determinación. En lugar de temer el fracaso, puede verlo como una oportunidad para revisar sus estrategias y descubrir qué prácticas funcionan mejor. En este artículo, analizamos qué es fracasar para alcanzar el éxito, las formas en que el fracaso puede ser bueno para tu carrera y consejos para ayudarte a manejar el fracaso.

¿Qué es lo que falla en el éxito?

Fracasar para triunfar se refiere a utilizar tus fracasos profesionales para ayudarte a aprender y crecer. Aplicando las lecciones aprendidas al fracasar, puedes desarrollar las habilidades, rasgos y conocimientos que necesitas para triunfar, o "fracasar para triunfar"

Para encontrar el éxito después de haber fracasado, es necesario pensar de forma crítica en las variables, decisiones y supuestos que contribuyeron al fracaso. Hay que evaluar por qué fracasó el proyecto e identificar qué atributos funcionaron bien y pueden volver a utilizarse.

Relacionado: Cómo afrontar el fracaso: 15 pasos para el éxito

Por qué fracasar en el éxito puede ser bueno para usted

Estas son las razones por las que fracasar puede beneficiarle a largo plazo:

Desarrolla la resiliencia

El fracaso puede enseñarle a tener resiliencia, es decir, la capacidad de recuperarse de los contratiempos con rapidez y eficacia. La resiliencia es importante en tu carrera porque el fracaso es una parte común del crecimiento profesional. Las personas que se cierran tras experimentar el fracaso son perjudiciales para su organización. Pero los empleados y directivos que pueden experimentar el fracaso y recuperarse rápidamente ahorran tiempo y mantienen un ambiente de trabajo positivo.

Relacionado: Los 15 rasgos principales de las personas con éxito

Muestra lo que no funciona

Aunque el fracaso puede ser decepcionante, también proporciona información sobre qué características, procesos, productos y políticas no funcionan. Se pueden utilizar los resultados fallidos para introducir mejoras y subsanar las deficiencias. Por ejemplo, pensemos en una empresa que lanza una aplicación que recibe malas críticas y pocas descargas. En lugar de abandonar el proyecto, los desarrolladores utilizan las críticas y las encuestas adicionales sobre la experiencia del usuario para ajustar la usabilidad y la funcionalidad de la aplicación. La versión actualizada recibe críticas mucho más positivas.

Demuestra valor

El fracaso demuestra que has tenido el valor de intentar algo nuevo. Las empresas buscan empleados que puedan aportar nuevas ideas, perspectivas y enfoques para la resolución de problemas.

Relacionado: Qué hacer y qué no hacer para responder a las preguntas sobre ejemplos de fracaso

Proporciona experiencia

Un fracaso profesional o personal puede proporcionarle una valiosa experiencia que puede utilizar para futuros emprendimientos. Cuando se produzca una situación similar, podrá utilizar los conocimientos adquiridos en un fracaso anterior para tomar decisiones diferentes.

Por ejemplo, pensemos en un director de contratación que contrata a un director de marketing para una organización basándose principalmente en la experiencia y las credenciales. Después de dos meses, el director general tiene que despedir al director de marketing porque no encajaba bien con el estilo de la empresa y la dinámica del equipo. Cuando el director de contratación busca un sustituto, incorpora preguntas sobre la personalidad y el comportamiento para asegurarse de que el próximo director encaja bien en la empresa.

El miedo a los límites

Muchas personas tienen miedo al fracaso, y esta aprensión puede conducir a la inacción. Sin embargo, una vez que se experimenta el fracaso y se aprende a recuperarse de él, es posible que se esté más abierto a asumir riesgos en el futuro. La idea de fracasar puede ser a menudo más aterradora que experimentar el fracaso. Recuperarse del fracaso de forma eficaz puede darle confianza y minimizar el miedo asociado al fracaso.

Es posible que tenga miedo al fracaso si lo experimenta:

  • Reticencia a probar cosas nuevas: La reticencia a probar cosas nuevas o a involucrarse en proyectos fuera de su área de experiencia puede indicar miedo al fracaso.
  • Procrastinación: Postergar proyectos desafiantes o trabajos que te intimidan puede demostrar que tienes miedo a fracasar.
  • Ansiedad cuando se piensa en empezar algo nuevo: El miedo puede provocar síntomas de ansiedad, como aumento del ritmo cardíaco, pensamientos acelerados y rumiación.
  • Falta de seguimiento: Empezar proyectos y no terminarlos puede ser una señal de que' teme que su trabajo no sea bien recibido.
  • Baja autoestima o confianza en sí mismo: Es posible que tenga miedo a fracasar porque no valora su trabajo o cree que es capaz de triunfar.
  • El perfeccionismo: Si siente que todo tiene que ser perfecto, puede impedir que piense que cualquier proyecto está completo, lo que lleva a temer el resultado de la presentación.

Relacionado: Cómo superar el miedo al fracaso

Humaniza tu historia

Cuando experimente el fracaso, puede ser beneficioso compartir su historia con los demás. Experimentar el fracaso puede hacer que te sientas más identificado en el trabajo y proporcionar un ejemplo que motive a otros a intentar cosas nuevas. La honestidad y la vulnerabilidad, que se derivan de compartir un fracaso, pueden hacer que su mensaje sea más impactante. Hablar de tus fracasos puede ayudar a reforzar tus vínculos con los compañeros.

Promueve la colaboración

Recuperarse del fracaso suele implicar el examen de las razones de la pérdida y de las formas en que se puede mejorar. Cuando se incluye a otros colegas y departamentos en este proceso, se fomenta el trabajo en equipo y la colaboración. Varias perspectivas pueden ayudar a identificar los problemas y desarrollar soluciones creativas. Cuantas más personas trabajen juntas para abordar un fracaso, más se aprenderá de él y se evitará repetirlo.

Relacionado: Pregunta de la entrevista: “Háblame de una ocasión en la que fallaste”

Consejos para manejar el fracaso

Estos son algunos consejos sobre cómo manejar el fracaso en el trabajo:

  • Mantener la profesionalidad. Cuando sufras un fracaso laboral, mantén la profesionalidad. Mantén la compostura e intenta controlar tus emociones.
  • No se lo tome como algo personal. Los fracasos son inevitables en todos los sectores. Intente considerarlos como oportunidades de aprendizaje y no como reflejos de sus capacidades o su valía.
  • Identificar la causa. Los proyectos pueden fracasar por aspectos singulares. Examine las causas de los fracasos profesionales para ver si puede hacer modificaciones para mejorar el producto o el proyecto.
  • Sea honesto. Asume la responsabilidad de tus fallos y evita poner excusas o echar la culpa a los demás.
  • Ofrezca alternativas. Sugerir cursos de acción alternativos que puedan abordar un fallo y trabajar para corregir cualquier consecuencia negativa.

Te recomendamos

Los mejores métodos para enseñar excelentes habilidades de comunicación

8 mejores carreras para terapeutas ocupacionales

Cómo escribir una carta de recomendación para un amigo

Capitalización vs. Gasto: Similitudes y diferencias

20 Formas eficaces de comercializar un producto

Cinco tipos de métricas de operaciones para mejorar su negocio