La importancia de los gerentes de primera línea (más 7 rasgos clave para el éxito)

Si estás considerando tu primera oportunidad de gestión, es esencial que conozcas mejor a los gerentes de primera línea. Entender qué hacen los gerentes de primera línea, a quiénes supervisan y qué habilidades utilizan en el trabajo puede ayudarle a tomar una decisión informada sobre su trayectoria profesional. En este artículo, definimos a los gerentes de primera línea y sus funciones, explicamos cómo los gerentes de primera línea benefician a sus organizaciones y enumeramos las siete principales cualidades que los gerentes de primera línea pueden desarrollar para tener éxito.

¿Cuáles son las 4 funciones básicas de la gestión?

¿Qué es un jefe de primera línea?

Los directores de primera línea suelen ser responsables de supervisar las operaciones diarias de una organización, incluidas las actividades de los empleados de primera línea, que interactúan con los clientes directamente y prestan servicios empresariales esenciales. Dependiendo del sector, los directores de primera línea pueden supervisar la producción, gestionar a los empleados de planta o dirigir al personal administrativo. A menudo interactúan con los clientes prestando servicios de atención al público o realizando ventas. En muchas organizaciones, ser gerente de primera línea es el primer puesto de gestión disponible, seguido de la gestión media y ejecutiva.

A los jefes de primera línea también se les puede llamar así:

  • Primeros o segundos gestores
  • Jefes de primera línea
  • Jefes de línea
  • Jefes de oficina
  • Supervisores

Relacionado: Qué hace un jefe de primera línea y cómo llegar a serlo

1. ¿Cómo benefician los gerentes de primera línea a sus organizaciones?

Los jefes de primera línea suelen liderar a diario equipos de empleados de nivel inicial mediante la tutoría, el estímulo oportuno y las estrategias de productividad. También ayudan a las organizaciones a alcanzar objetivos a largo plazo ofreciendo asesoramiento informado, determinando las mejores prácticas y llevando a cabo soluciones para mejorar las operaciones diarias. Los directivos de primera línea eficaces también benefician a sus organizaciones:

  • Ofrecer coaching: Los gerentes de primera línea pueden ofrecer entrenamiento individual a los empleados de primera línea para aumentar la eficiencia de la organización y promover un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Esto también puede aumentar la satisfacción de los empleados, lo que puede conducir a una mayor retención y a una cultura empresarial más positiva.
  • Apoyar a los empleados: Al margen del coaching, los jefes de primera línea ofrecen elogios y críticas constructivas sobre cómo están desempeñando sus responsabilidades diarias. Esto ayuda a los empleados de primera línea a reconocer lo que están haciendo bien y lo que pueden mejorar, lo que puede ayudar a aumentar la productividad.
  • Tomar decisiones: Dado que los gerentes de primera línea están íntimamente involucrados en las operaciones diarias de una organización, suelen estar bien equipados para tomar decisiones informadas sobre cómo realizar mejoras. Por ejemplo, en un entorno de venta al por menor, un director de primera línea podría tener en cuenta las quejas habituales de los clientes y los problemas de los empleados a la hora de reorganizar la distribución de la tienda.
  • Despliegue de soluciones: Cuando un directivo intermedio o ejecutivo decide cómo mejorar un lugar de trabajo, un directivo de primera línea suele supervisar la aplicación de esa solución. Puede realizar ajustes en función de los comentarios de los empleados, los clientes o los usuarios, lo que puede ayudar a una organización a garantizar que satisface las necesidades de los clientes.
  • Interacción con los clientes: Los directores de primera línea suelen escuchar los comentarios positivos y negativos de los clientes para determinar qué elementos de las operaciones diarias pueden mejorar. Por ejemplo, si los clientes del sector manufacturero se quejan a menudo de los retrasos en las entregas, un director de primera línea podría ofrecer formación a los conductores de reparto, encontrar rutas de entrega más eficientes o ajustar las prácticas de estimación de las entregas para que se ajusten a los datos del mundo real.
  • Gestionar el tiempo de la empresa: Los gerentes de primera línea que tienen éxito suelen ayudar a una organización a utilizar las horas de los empleados de forma más eficaz registrando el modo en que éstos emplean su tiempo. Esto ayuda a los gerentes a reconocer el tiempo mal utilizado, implementar tácticas para mejorar la productividad y descubrir los obstáculos a largo plazo que pueden afectar a la gestión del tiempo.

Funciones de un directivo de primera línea

Los jefes de primera línea supervisan las operaciones diarias de una organización, lo que suele abarcar la supervisión de los empleados de nivel básico, la gestión de la producción y la interacción con los clientes. Pueden tener un escritorio en la planta de una fábrica, en una oficina o en una tienda minorista. Aunque sus funciones específicas pueden variar según el sector y el tipo de empresa para la que trabajen, las responsabilidades diarias de un director de primera línea suelen incluir:

  • Realización de trabajos administrativos, como la redacción de informes de ventas
  • 2. Supervisar proyectos o el desarrollo de productos
  • Coaching de empleados individuales y formación de grupos
  • Dirigir equipos
  • Hablar con los clientes
  • Gestionar las operaciones diarias de la empresa
  • Supervisar al personal
  • Reunión con la alta dirección
  • Supervisión de las normas de salud, seguridad e higiene
  • Registrar la productividad de los empleados
  • Mejorar la experiencia del cliente

Relacionado: P&R: ¿Cuáles son las responsabilidades de un gestor?

Las 7 características principales de un buen jefe de primera línea

Aunque cada jefe de primera línea tiene características únicas adaptadas a su lugar de trabajo y a su sector, suelen ser:

1. Ser consciente de sí mismo

Los jefes de primera línea que tienen éxito reconocen sus propios puntos fuertes y débiles y los aprovechan para asegurarse de que delegan con eficacia. También se esfuerzan por ser conscientes de cómo sus acciones afectan a los demás y se dan cuenta de cómo reaccionan ante diferentes tipos de personalidades. Esto puede ayudar a los directivos de primera línea a dirigir equipos diversos sin prejuicios ni favoritismos, lo que puede contribuir a aumentar la satisfacción de los empleados.

Relacionado: La importancia de la autoconciencia en el liderazgo

2. Con mentalidad de crecimiento

Los buenos gestores de primera línea suelen ser personas abiertas y versátiles, dispuestas a aprender, a evaluar sus hábitos de trabajo y el comportamiento de sus empleados y a realizar los cambios necesarios. Suelen estar motivados por el deseo de mejorar las operaciones diarias en lugar de preservar una forma concreta de hacer negocios. Los directores de primera línea con mentalidad de crecimiento también pueden enmarcar los errores personales y del personal como oportunidades de aprendizaje, lo que puede simplificar el entrenamiento y ayudar a los empleados a mejorar más rápidamente.

3. Socialmente adepto

Los directivos eficaces de primera línea utilizan un conjunto muy desarrollado de habilidades sociales para comunicarse con empleados, clientes y consumidores. Pueden utilizar la comunicación no verbal, como los gestos y las expresiones faciales, para hacer que los empleados se sientan cómodos, desarrollar una relación y mostrar empatía. Con los mandos intermedios, los líderes de la empresa, los clientes y las partes interesadas, los directivos de primera línea suelen utilizar la diplomacia para cultivar relaciones comerciales positivas. También pueden utilizar la capacidad de escucha activa para recabar valiosos comentarios de los clientes o empleados, lo que puede ayudarles a tomar decisiones informadas sobre cómo mejorar las operaciones diarias.

Relacionado: Relacionado: 9 habilidades sociales clave que hay que desarrollar para el éxito profesional

4. Apoyo

Los buenos gestores de primera línea suelen aclarar los objetivos de los empleados, animarles y recompensarles cuando cumplen sus objetivos y proporcionarles orientación útil para impulsar la productividad. Esto ayuda a los equipos de primera línea a cumplir las expectativas de la empresa, a dedicar un esfuerzo adicional y a producir un trabajo de mayor calidad, lo que puede mejorar el equilibrio entre la vida laboral y personal de los empleados y la satisfacción laboral.

Relacionado: 14 estrategias para mejorar el rendimiento de los empleados

5. Persuasivo:

Los directivos de primera línea suelen servir de intermediarios entre la alta dirección y los empleados de primera línea. Para asegurarse de que la organización comunica claramente sus objetivos, los responsables de primera línea suelen compartir los objetivos de la empresa con su personal y explicar por qué es importante alcanzar esos objetivos y cómo puede beneficiarles. Esta estrategia de persuasión puede ayudar a los empleados de primera línea a automotivarse más, lo que puede aumentar la productividad.

Además, los gestores de primera línea también comunican a la alta dirección las necesidades de su personal y los comentarios de los clientes para convencerles de que aprueben las decisiones. Si tiene éxito, esto puede mejorar las operaciones diarias y aumentar los márgenes de beneficio.

6. Centrado en la solución

Los gerentes de primera línea que tienen éxito suelen abordar los problemas de forma lógica e imparcial para determinar las mejores soluciones. Pueden tener en cuenta cómo otros directivos resolvieron el problema en el pasado, evaluar las soluciones anteriores que funcionaron bien e investigar soluciones alternativas. A continuación, pueden utilizar esta información para determinar la mejor manera de superar un obstáculo concreto, predecir los resultados y hacer un seguimiento del proceso de aplicación para utilizarlo en futuros problemas.

7. Orientado a objetivos

Los buenos gestores de primera línea suelen ser muy hábiles a la hora de establecer prioridades. Para determinar si las tareas son urgentes, importantes pero no urgentes o no esenciales, suelen comprender en profundidad los objetivos a largo plazo de la organización, su departamento y su equipo en particular. A continuación, los directivos de primera línea transmiten a sus empleados objetivos claros a corto plazo. También pueden crear hitos para ayudarles a seguir su progreso y reconocer las áreas de mejora, lo que puede ayudar a los empleados a trabajar de forma más independiente y eficiente.

Consejos para ser un mejor gestor de primera línea

Si eres un jefe de primera línea, puede que te interese mejorar tus habilidades de gestión para avanzar en tu carrera. Tenga en cuenta estos tres consejos para aprender a ser un mejor líder de primera línea:

  • Inspire: En lugar de centrarse en motivar a los empleados, cree un entorno de trabajo que favorezca la automotivación. Por ejemplo, puede hacer que el apoyo y el reconocimiento de los empleados formen parte de su marca profesional.
  • Modelo: Si está planeando un cambio en las operaciones diarias que implique ajustes de hábitos, considere la posibilidad de modelar los comportamientos que quiere que su personal muestre. Por ejemplo, si está adaptando el horario de los empleados para satisfacer las necesidades de un nuevo cliente, puede trabajar las mismas horas que su personal para normalizar el cambio.
  • Abordar los problemas: En lugar de ignorar los problemas menores relacionados con los hábitos de los empleados, la calidad del trabajo o las disputas sociales, resulta útil abordarlos en una fase temprana. Esto puede evitar que una cuestión mínima se convierta en un problema grave y enseñar a los empleados de primera línea tácticas para resolver sus propios problemas. También puede hacerles saber que se preocupa por su rendimiento y que quiere ayudarles a mejorar.

Te recomendamos

¿Qué es un conjunto de datos? (Con definición, componentes y tipos)

Plantillas de encuestas y cómo utilizarlas eficazmente

Comprender los beneficios de ser un padre de familia que se queda en casa

Habilidades vitales para el éxito profesional (y cómo mejorarlas)

¿Qué es una base de datos ACID? (y cuándo se necesitan)

La triple cuenta de resultados: Definición y funcionamiento