Cuenta de Gasto Flexible vs. Cuenta de Ahorro de Salud: ¿Cuál es la diferencia?

Las FSA (cuentas de ahorro flexibles) y las HSA (cuentas de ahorro para la salud) le ayudan a ahorrar dinero durante todo el año en gastos médicos. Cada tipo de cuenta tiene ventajas e inconvenientes que debes tener en cuenta antes de elegir la más adecuada para ti. En este artículo, analizamos qué es cada tipo de cuenta, sus diferencias, sus beneficios y cómo elegir entre una FSA y una HSA.

Beneficios para los empleados: Ejemplos de las ventajas más comunes para los empleados

¿Qué es una cuenta de gastos flexible?

Una cuenta de gastos flexible, o FSA, es un beneficio que pueden ofrecer los empleadores y que puede utilizarse para determinados gastos médicos, como visitas al médico, procedimientos médicos y pruebas de diagnóstico. Las FSA también pueden utilizarse para gastos dentales, oftalmológicos y de guardería. Su empresa deduce el dinero que usted aporta a su cuenta FSA de su nómina en incrementos antes de que el gobierno le retire los impuestos, aunque estas cuentas suelen tener dinero en ellas cuando usted se inscribe en la prestación durante el periodo de inscripción abierta en su trabajo. Esto significa que su cuenta está prefinanciada y lista para ser utilizada a principios de año, una vez que haya seleccionado el importe total de la contribución.

La mayoría de las empresas tienen una política de «úsalo o piérdelo» para las FSA, lo que significa que pierdes cualquier cantidad que no hayas gastado al final del año. Algunas empresas tienen una opción de reinversión que le permite trasladar el dinero al siguiente año del plan, pero el IRS limita esta cantidad a 500 dólares o menos.

¿Qué es una cuenta de ahorro sanitario?

Una cuenta de ahorros para la salud, o HSA, es una cuenta que se utiliza para gastos de salud calificados disponibles para las personas que tienen planes de salud con deducible alto. No todos los planes de salud con deducible alto cumplen con los requisitos para las HSA, y es posible que tenga que consultar con su aseguradora para ver si cumple con los requisitos para una.

El gobierno determina cada año lo que se considera la franquicia mínima para los planes con franquicia elevada. También evalúa cuánto se puede aportar a una HSA cada año.

Los empleadores y las compañías de seguros privadas pueden ofrecer HSA, y las contribuciones de cada año son algo que puede deducirse de sus impuestos. Los empleadores suelen deducir la cantidad por usted, pero si tiene un seguro privado puede que tenga que deducir las contribuciones que hizo a su HSA usted mismo cuando declare sus impuestos.

Diferencias entre las FSA y las HSA

Las FSA y las HSA tienen algunas diferencias que las distinguen unas de otras. Puede determinar estas diferencias teniendo en cuenta los siguientes factores:

  • Límite de contribución: Las HSA ofrecen límites de aportación más altos y ofrecen a las familias la opción de añadir más dinero. Las FSA ofrecen límites de contribución más bajos y no hay opciones para que las familias añadan más dinero.
  • Reintegración: Los saldos no utilizados pueden continuar y transferirse al siguiente período de beneficios para las HSA. La mayoría de las FSA no permiten la renovación, lo que significa que usted renuncia al dinero no utilizado al final del año.
  • Modificación de la cuantía de la cotización Las HSA le permiten cambiar la cantidad que aporta a lo largo del año.
  • Requisitos de elegibilidad: Debe tener un plan de salud con deducible alto para tener derecho a una HSA. Su empleador debe ofrecer una FSA para aprovechar los beneficios de la misma. ****
  • Efecto sobre los impuestos: Sus contribuciones a la HSA son deducibles de impuestos o pueden retirarse antes de impuestos. El crecimiento y la distribución de las HSA también están libres de impuestos. Las aportaciones que realice a una cuenta FSA también son antes de impuestos, y las distribuciones no están gravadas.
  • Conexión con el empleador: Las cuentas HSA se trasladan con usted cuando cambia de trabajo, y puede tener una HSA incluso si está desempleado. La cuenta FSA se pierde si se cambia de trabajo, a menos que se pueda continuar con el plan COBRA.

Relacionado: ¿Cuál es la diferencia entre una pensión y un plan 401(k)?

Beneficios de las FSA y HSA

Entrar en los planes FSA o HSA ofrece diferentes beneficios.

Las ventajas de un FSA incluyen que:

  • Aumenta el salario neto: Las FSA te permiten ahorrar en impuestos, lo que significa que pueden aumentar la cantidad de dinero que te llevas a casa durante el año.
  • Disminuye los ingresos imponibles: Las FSA reducen sus ingresos imponibles porque su empleador suele retirar su contribución a través de las deducciones de la nómina.
  • Los fondos están disponibles de inmediato: La cantidad que se compromete a aportar a su FSA está disponible en cuanto se inicia el nuevo periodo de prestaciones.

Entre las ventajas de una HSA se encuentra que:

  • Incluye la prórroga anual: No es necesario que utilice todo el dinero que ha aportado a una HSA antes de que acabe el año. La cantidad se transfiere para que pueda centrarse en el ahorro a largo plazo.
  • Permite que otros contribuyan: Las aportaciones a su HSA pueden proceder de su empresa, de usted, de un familiar o de cualquier otra persona que quiera contribuir a su cuenta HSA. El IRS tiene límites sobre la cantidad que alguien puede aportar a su HSA.
  • Muchos gastos son subvencionables: Existe una amplia gama de gastos médicos y dentales que pueden ser cubiertos por su HSA.

Cómo elegir entre una FSA y una HSA

Puede utilizar estos pasos para elegir entre una FSA y una HSA:

  1. Tenga en cuenta los gastos relacionados con la asistencia sanitaria del año anterior.
  2. Calcula tus gastos estimados para el próximo año.
  3. Determina cuáles son tus gastos médicos a largo plazo.
  4. Seleccione la cuenta que reduzca sus gastos de bolsillo.

1. Tenga en cuenta los gastos relacionados con la asistencia sanitaria del año anterior

Evalúe su estado de salud general y cuánto gastó en visitas al médico y medicamentos el año anterior para determinar si necesita reducir las franquicias o si los planes de salud con franquicias elevadas son aceptables para usted. Las personas sanas suelen gastar menos dinero en recetas y otros gastos de salud, y les puede ir bien un HDHP y una HSA porque los HDHP son planes de salud más baratos y las HSA pueden ayudar a cubrir algunos gastos que el seguro no cubre, si es necesario.

2. Calcule sus gastos sanitarios estimados para el próximo año

Si sabe que usted o una de las personas a su cargo en su plan de seguro médico necesita una operación quirúrgica o tiene que someterse a otro procedimiento médico, puede considerar qué cuenta le ayuda a pagar el máximo de gastos de su bolsillo.

Los gastos sanitarios no siempre son algo que se pueda planificar, pero el cálculo de los gastos sanitarios anuales tiene que ver sobre todo con lo que encaja en su plan financiero y lo que más beneficia a su situación.

Relacionado: Guía de prestaciones por desempleo

3. Determine cuáles son sus gastos médicos a largo plazo

Identifique cualquier gasto médico a largo plazo que pueda tener, como tener un bebé, someterse a tratamientos de ortodoncia u otros procedimientos médicos costosos que haya planificado para el futuro. Si espera gastos médicos próximos o a largo plazo, es posible que desee utilizar una HSA, ya que las HSA reinvierten el dinero para ahorrar a largo plazo que puede utilizar para los procedimientos.

4. Seleccione la cuenta que reduzca sus gastos de bolsillo

Las FSA ofrecen menos flexibilidad y las HSA deben utilizarse con los HDHP. Ambas cuentas tienen pros y contras, y la cuenta que elija depende en última instancia de sus necesidades específicas. Una buena práctica a adoptar es contribuir con una cantidad a su FSA o HSA que cubra sus gastos sanitarios básicos, como los costes de los medicamentos y las visitas al médico previstas.

Te recomendamos

¿Qué son los valores vitales y cómo determinar los suyos?

Operaciones comerciales: Cómo hacer una evaluación de riesgos

Tipos de estrategias de distribución (con definición, consejos y beneficios)

¿Qué es un perfil de candidato en la contratación?

Cómo utilizar un análisis de brechas para aumentar el rendimiento

14 Características ágiles para el éxito de la gestión de proyectos