Departamentos Funcionales vs. Departamentos de Productos: ¿Cuál es la diferencia?

Con el fin de aumentar la eficiencia y la productividad de una empresa, los líderes de la organización pueden dividir la fuerza de trabajo en equipos o departamentos separados con el fin de manejar sus tareas designadas. Hay diferentes maneras en que los equipos pueden abordar la realización de un proyecto o iniciativa empresarial, incluyendo la departamentalización funcional y la departamentalización del producto. Comprender las diferencias entre estos dos modelos de división puede ayudarle a determinar la estrategia adecuada para su equipo. En este artículo, repasamos qué son la departamentalización funcional y la departamentalización de producto y comparamos y contrastamos los dos enfoques.

Estructura organizativa: Definición y tipos

¿Qué es la departamentalización funcional?

La departamentalización funcional es una estructura organizativa en la que los líderes empresariales dividen los equipos según las áreas de especialización de los profesionales. Esto significa que si una empresa está creando un nuevo producto, puede haber un equipo de especialistas en marketing, otro equipo de diseñadores de software y un equipo de científicos de datos. Estos diferentes grupos trabajan dentro de sus equipos para completar las tareas relacionadas con su área de enfoque y especialización.

Los responsables de la organización pueden agrupar a estos profesionales por sus conocimientos compartidos y su capacidad de combinar sus competencias para completar los objetivos del proyecto. Las empresas pueden adoptar esta estructura cuando las ventas aumentan y tienen una mayor demanda de producción.

Relacionado: Su guía para la estructura funcional de la empresa: Ventajas y desventajas

¿Qué es la departamentalización de productos?

La departamentalización de productos es una estrategia organizativa que divide a los empleados en equipos para que trabajen en todos los aspectos de un proyecto o línea de productos concretos. Cada línea de productos tiene un departamento o equipo individual, y todos los miembros del departamento se especializan en diferentes aspectos del desarrollo y la distribución del producto. Esto significa que un equipo es responsable de la creación y finalización de un producto o servicio de principio a fin.

Esta estructura divisional puede acortar los ciclos de desarrollo del producto, lo que significa que puede ser útil para las empresas que gestionan varios proyectos simultáneamente. Pueden apoyar a sus divisiones o equipos de productos con varios servicios centralizados, como el desarrollo empresarial, la investigación global, las finanzas, las relaciones públicas y los recursos humanos.

Relacionadas: 18 Mejores prácticas de gestión empresarial para supervisores

Departamentalización funcional vs. departamentalización del producto

Aunque ambas son estructuras organizativas útiles, existen algunas diferencias principales entre la departamentalización funcional y la departamentalización por productos, entre ellas:

Composición

La diferencia fundamental entre estas dos estructuras organizativas es su composición y los profesionales que componen los distintos equipos, grupos o departamentos. Los departamentos de producto incluyen profesionales con diferentes tareas y funciones que trabajan juntos para ejecutar una iniciativa o crear una mercancía innovadora. Los líderes empresariales suelen diseñar los departamentos de producto para satisfacer los requisitos de las múltiples líneas de productos, con el fin de garantizar que cada artículo o servicio cuente con un equipo cualificado de profesionales comprometidos con su realización.

En comparación, los departamentos funcionales están formados por empleados con los mismos conocimientos, intereses y procesos de trabajo. Los modelos funcionales crean equipos que corresponden a diferentes etapas del ciclo de producción y distribución, como investigación y desarrollo, diseño, marketing, contabilidad, ventas y finanzas. Los jefes de departamento o de equipo responden ante sus supervisores, que también pueden ser los directores generales de las empresas, quienes combinan las funciones y procesos de cada departamento para contribuir a la ejecución global de un proyecto o iniciativa.

Uso organizativo

Una de las principales diferencias entre los dos enfoques divisionales es el tipo de negocios y empresas que los adoptan. Las organizaciones que fabrican una amplia y diversa gama de productos pueden preferir la departamentalización de productos en lugar de la departamentalización funcional porque les permite crear artículos de forma eficiente en varios departamentos. Si una organización fabrica artículos que requieren conocimientos técnicos o especialización, la departamentalización de productos también puede ser la estructura divisional adecuada para ellos.

Por otro lado, las empresas e instituciones con una escala de producción menor pueden preferir la departamentalización funcional. Esta es la estructura divisional típica de las organizaciones establecidas, como las universidades u hospitales, donde los clientes, estudiantes y pacientes buscan atención o instrucción especializada. Estas organizaciones pueden centrarse menos en la producción de un determinado producto o variedad de productos que las grandes empresas que utilizan la departamentalización de productos.

Ventajas

La creación de departamentos funcionales tiene muchas ventajas, por ejemplo:

  • Especialización: Una de las principales ventajas de la departamentalización funcional es que este modelo puede permitir un mayor grado de especialización y unos conocimientos más avanzados en un campo concreto que otras estructuras organizativas. Una mayor especialización puede generar mayores índices de productividad, lo que puede aumentar la producción y los beneficios de la organización.
  • Comunicación eficaz: Los departamentos funcionales también pueden crear una comunicación eficaz de arriba a abajo y de abajo a arriba, mejorando la correspondencia transversal. También pueden ser más rentables porque todas las funciones básicas del proceso de producción cuentan con un equipo de profesionales dedicados a esas operaciones específicas.
  • Desarrollo de habilidades: Compartir la misma área de experiencia puede permitir a los miembros del departamento compartir sus enfoques individuales o su experiencia profesional, ayudando a todos los miembros de un equipo a perfeccionar y desarrollar sus habilidades. Los profesionales con experiencia suelen dirigir o liderar departamentos funcionales, lo que les permite enseñar y guiar a los empleados que supervisan.

La departamentalización del producto también tiene varias ventajas, entre ellas:

  • Trabajo en equipo y camaradería Cuando todo el grupo de empleados se centra en hacer contribuciones al mismo producto, esto puede ayudarles a sentirse como un equipo y producir sentimientos de camaradería. Esto puede mejorar la capacidad de los profesionales para colaborar y trabajar juntos de forma cohesionada, lo que puede aumentar su eficiencia y su tasa de rendimiento.
  • Controlan la organización de la producción: Dado que la compartimentación del producto crea un equipo de profesionales que aportan todos su especialización y área de experiencia al mismo proyecto de forma colaborativa, puede facilitar a los líderes de los departamentos la organización y delegación de las tareas necesarias a los empleados según sus habilidades y experiencia.
  • Garantiza productos de calidad: Cuando todos los miembros del equipo se comprometen a la ejecución del mismo producto o servicio, esto puede aumentar la posibilidad de que todos sean conscientes del objetivo final y contribuyan a garantizar que producen un artículo de alta calidad. Al no estar separados por funciones, todos los empleados pueden evaluar la calidad del producto final.

Relacionado: Ventajas y desventajas de implantar una estructura de división

Desventajas

Algunas desventajas de una estructura organizativa funcional son:

  • Falta de flexibilidad: Si surgen retos en la producción general, la compartimentación funcional puede requerir el debate y la colaboración de varios departamentos. Esto puede crear un sistema inflexible de mejora o adaptación, aunque esto puede no ser una preocupación para las pequeñas empresas que tienen empleados que se comunican a menudo.
  • Alcance limitado: Si no hay comunicación e instrucción en toda la empresa, los miembros de un departamento pueden no ser conscientes de la contribución que aportan al proceso global de producción, lo que crea un alcance limitado para los empleados. Los líderes de la organización y los directores generales pueden abordar estas cuestiones celebrando reuniones interdepartamentales o enviando correos electrónicos a toda la empresa.

Por otra parte, también puede haber desventajas en la aplicación de la departamentalización del producto, como por ejemplo:

  • Esfuerzos o tareas duplicadas: Uno de los retos que crean los departamentos de productos es la posibilidad de que los profesionales dupliquen su trabajo, es decir, que varios empleados se ocupen de la misma función. Por ejemplo, los diferentes departamentos suelen tener ambos departamentos de investigación y desarrollo, lo que podría suponer un gasto innecesario para la organización.
  • No es tan adecuado para las organizaciones más pequeñas: Puede ser un reto para las organizaciones e instituciones más pequeñas implementar la departamentalización de productos. Esto significa que sólo puede ser adecuado para las grandes organizaciones que fabrican una variedad de artículos en diferentes departamentos.

Te recomendamos

Guía definitiva para los costes de prevención

¿Debo hacer un MBA en 2021? Cuándo merece la pena el esfuerzo

¿Qué hace falta para ser animador?

Eficiencia de costes: Definición, beneficios y métodos de mejora

10 Competencias del Investigador Político (Más Funciones y Salario)

Cómo crear una estrategia de posicionamiento de marketing