Consejos para dirigir a antiguos compañeros

Dirigir a un grupo de colegas que antes eran tus compañeros es un reto único y una oportunidad como nuevo directivo. Para mantener relaciones positivas con sus colegas, debe modificar su comportamiento como nuevo directivo. Para tener éxito en su nuevo trabajo, puede considerar cómo gestionar mejor a sus antiguos colegas.

En este artículo, analizamos las situaciones en las que puede dirigir a sus antiguos compañeros y cómo hacerlo de forma eficaz, incluyendo los consejos clave que debe recordar.

¿Cuándo hay que gestionar a los antiguos compañeros?

Gestionar a tus antiguos compañeros puede ser complicado, sobre todo en determinadas situaciones. A continuación se enumeran las situaciones más comunes en las que puedes encontrarte con tus antiguos compañeros:

Tras una promoción interna

Un escenario frecuente en el que se gestiona a antiguos compañeros es tras una promoción interna. A menudo, al cubrir un puesto de dirección, las empresas prefieren contratar desde dentro porque el empleado actual ya está familiarizado con las operaciones de la empresa.

Al convertirse en gerente por promoción interna, es posible que trabaje con empleados que también solicitaron el puesto, lo que es importante tener en cuenta a la hora de desempeñar su nueva función. Del mismo modo, es posible que tenga que ajustar sus relaciones preexistentes con sus antiguos compañeros para tener en cuenta la nueva dinámica.

Relacionado: 18 razones por las que te mereces un ascenso

Al cambiar de empresa

Aunque ocupar un puesto directivo en un nuevo empleador probablemente signifique que conocerá a nuevos miembros del personal, puede seguir actuando como gerente de antiguos compañeros si lleva a miembros del personal con usted o si un antiguo compañero ya trabaja para su nuevo empleador. Cuando contrate a antiguos compañeros en su nuevo trabajo, es importante discutir la nueva relación laboral antes de tomar una decisión de contratación para confirmar que pueden trabajar para usted de forma eficaz.

Después de ser nombrado jefe de proyecto

En ocasiones, una oportunidad de gestión es un puesto temporal en el que un supervisor nombra a un miembro del personal como gestor sólo para un proyecto o tarea. Como gestor de proyectos, usted es responsable de la finalización con éxito del proyecto, por lo que es importante establecer su autoridad para ayudar a su equipo a obtener los mejores resultados. Una asignación temporal de gestión de proyectos es una excelente oportunidad para demostrar que estás preparado para un ascenso a tiempo completo.

En una relación de tutoría

Cuando un empleado tiene dificultades para cumplir las expectativas, el empresario puede decidir emparejarlo con un miembro del personal más experimentado para ayudarle a mejorar su rendimiento. Es importante tener en cuenta los sentimientos de su compañero durante esta relación para ayudarle a rendir al máximo y mantener una relación profesional sólida con él.

¿Por qué es importante aprender a gestionar a los antiguos compañeros?

Si se encuentra en una posición en la que está dirigiendo a antiguos compañeros, es importante establecer una relación eficaz entre empleado y director lo antes posible. La creación de una asociación de trabajo ayuda al personal a rendir al máximo, lo que puede ayudar a todo su equipo a producir mejores resultados. Los componentes clave de la gestión de antiguos compañeros que le ayudan a mantener los resultados de su equipo son los siguientes

  • 5. Mantener la moral: Un empleado que es feliz en su trabajo es más probable que dé todo su esfuerzo y se concentre mejor en su trabajo para producir resultados óptimos.
  • Maximizar la eficacia: Una de las ventajas de dirigir a antiguos compañeros es su capacidad para entrar en el trabajo con un conocimiento de los atributos y talentos de su personal. Esto le permite asignar el trabajo de forma que se adapte a los puntos fuertes de su personal y les permita rendir al máximo.
  • Construir el respeto: Aunque tus compañeros estaban antes en el mismo nivel de la jerarquía de la empresa, con tu ascenso a la dirección, es importante que tus antiguos compañeros respeten tu autoridad mientras tú muestras respeto por sus capacidades y el trabajo que realizan.

Relacionado: Relacionado: 7 formas de mejorar la moral del equipo

Cómo gestionar a los antiguos compañeros

La gestión de sus antiguos compañeros requiere un enfoque reflexivo para que la transición a su nuevo papel sea lo más fluida posible. Siga estos pasos para prosperar en su nuevo puesto directivo:

1. Empezar a prepararlas con antelación

Puedes empezar a prepararte para ser directivo antes de ganarte el puesto. Si estás interesado en un puesto de gestión, puedes demostrar tu deseo buscando oportunidades de liderazgo cuando trabajes en proyectos y ofrezcas un trabajo eficaz. Si te ganas un puesto de dirección que no es inmediato, como por ejemplo asumir el cargo tras la jubilación prevista de un supervisor, puedes aprovechar el tiempo antes de empezar para establecer tus relaciones de dirección con tus compañeros.

2. Evaluar la situación

Cada transición a la dirección es única, por lo que es importante tener en cuenta todos los aspectos de su nueva función. Examina tus relaciones con los compañeros que ahora diriges para identificar cómo pueden reaccionar al cambio. Cuanto más acertadamente evalúe sus reacciones, más eficazmente podrá guiarles a lo largo del proceso sin dejar de beneficiar a la empresa.

También es importante hacer una evaluación honesta de su propia idoneidad y habilidades para el trabajo. Aunque algunas de sus nuevas responsabilidades le parezcan más fáciles de cumplir, otras pueden requerir que desarrolle nuevas habilidades para prepararse para el puesto. Puedes aprovechar la transición para aprender a realizar todas tus tareas con eficacia. Por ejemplo, si necesitas tiempo para aprender a gestionar las cuotas de producción, puedes ponerte en contacto con un directivo que desempeñe una función similar y pedirle que sea su sombra.

Relacionado: Habilidades directivas: Definición y Ejemplos

3. Crear un plan

Utilizando su evaluación del personal y sus propias capacidades, cree un plan para el comienzo de su gestión. Incluya los esfuerzos para aclimatar al personal a la nueva dinámica del lugar de trabajo y cualquier cambio de procedimiento que pretenda aplicar. Considere la posibilidad de establecer objetivos factibles y plazos para que cada uno de ellos tenga resultados medibles. Por ejemplo, uno de sus objetivos podría ser celebrar reuniones individuales con cada miembro del equipo para establecer las expectativas al final de su primera semana.

4. Establezca sus reglas personales

Al crear su nueva cultura como directivo, es importante tener normas para su propia conducta, además de la de sus empleados. Entre las consideraciones importantes a la hora de crear sus normas se encuentran las redes sociales, el tiempo de descanso y la socialización después del trabajo. Comprender sus propios límites facilita la decisión sobre el mejor curso de acción en una situación y le ayuda a mantener la moral de la empresa al permitir que todos los empleados vean que los trata por igual.

5. Establezca expectativas claras

Cuando te conviertas en gerente, es importante que te asegures de que tus antiguos compañeros sepan lo que esperas que hagan. Esto incluye tanto tus expectativas profesionales como cualquier comportamiento o actividad que quieras cambiar cuando estés a cargo. Explica con claridad cualquier modificación que hagas de las operaciones estándar anteriores y considera la posibilidad de dar tu razonamiento para estos cambios.

Al exponer claramente lo que espera del personal, les prepara para el éxito y también se proporciona a sí mismo una guía para establecer normas de rendimiento justas. Como el personal entiende tus objetivos y expectativas, puede estar seguro de que su trabajo se ajusta a los objetivos y procedimientos de la empresa.

6. Organice charlas individuales

Reunirse con los miembros de su equipo es una forma eficaz de que comprendan mejor sus funciones cuando trabajan para usted. Mantener conversaciones directas con tus antiguos compañeros te permite ofrecer cualquier consejo o tarea específica que tengas y les da la oportunidad de hacerte cualquier pregunta que tengan. Esto le permite comenzar su tiempo como su gerente con un tono positivo.

7. Gánese el respeto con resultados

Una buena forma de establecerse como directivo es ofrecer resultados, y esto se aplica tanto a tus supervisores como al personal que trabaja para ti. Al aplicar cambios en las estructuras de trabajo, supervise de cerca los resultados y haga los ajustes necesarios. A medida que el personal empieza a ver los efectos de su gestión, las experiencias positivas pueden ayudar a los empleados que al principio se muestran reticentes a aceptar y apreciar sus planes de gestión.

Relacionado: Nuevo en la gestión: 20 consejos para los nuevos directivos

Consejos para gestionar con éxito a los antiguos compañeros

Si ha aceptado un puesto de gerente para sus antiguos compañeros, tenga en cuenta estos consejos para facilitar la transición:

  • Escucha los sentimientos de tu equipo': Es importante tener una buena idea de la moral de su personal en todo momento, y en particular cuando se inicia como gerente. Anime al personal a expresar sus sentimientos y haga los ajustes necesarios para mejorar la moral del equipo.

  • Trate a todos por igual: Es normal tener opiniones diferentes a las de sus compañeros de trabajo, pero cuando le ascienden a gerente, es esencial que todos los empleados sientan que se les trata con justicia. Basar sus acciones en el comportamiento de un empleado, más que en sus sentimientos personales hacia él, puede ayudarle a demostrar que trata a todos por igual.

  • Haga preguntas: Aunque usted llegue a un puesto de dirección con más conocimientos sobre su personal que una persona ajena a la empresa, sigue siendo importante darles la oportunidad de compartir sus opiniones. Preguntar a los miembros del equipo sus opiniones demuestra que usted valora y se interesa por sus aportaciones.

  • Acepta las críticas: Cuando se gana un nuevo puesto, es beneficioso aceptar las críticas de buena fe, y luego evaluar honestamente cada caso para asegurarse de que puede mejorar significativamente su rendimiento.

  • Proporcionar espacio: Cuando dirija a un antiguo compañero al que la empresa consideraba fuertemente para su nuevo puesto directivo, ofrezca amplias oportunidades para que muestre sus capacidades y construya su currículum para un futuro ascenso. Hacerlo puede ayudarles a sentirse apoyados y motivados.