Cómo gestionar con éxito un equipo pequeño (con consejos)

Los equipos pequeños pueden exigir habilidades y procedimientos de gestión únicos, y dominar la gestión de equipos pequeños con éxito puede ayudarle a ser un líder más eficaz. Tanto si diriges un equipo pequeño como uno grande, saber más sobre cómo gestionarlo puede ayudarte a desarrollar habilidades profesionales aplicables a casi cualquier campo.

En este artículo, definimos la gestión de equipos pequeños y proporcionamos una lista de ocho pasos y consejos adicionales para ayudarle a gestionar con éxito un equipo pequeño.

Cómo gestionar un equipo

¿Qué es la gestión de un pequeño equipo?

Dirigir un grupo de una a diez personas para completar un trabajo, un proyecto o una tarea con la máxima eficacia se denomina gestión de equipos pequeños. Al dirigir equipos pequeños, los jefes de equipo suelen destacar los puntos fuertes y las habilidades de cada uno para garantizar la productividad del equipo. Los líderes y gestores de equipos pequeños suelen definir el alcance de la tarea, crear una visión eficaz, establecer los objetivos y los plazos del proyecto, asignar responsabilidades y funciones, e identificar los resultados del proyecto. Los jefes de equipos pequeños también pueden establecer un calendario del proyecto, evaluar su progreso y hacer los ajustes necesarios.

La gestión de equipos pequeños puede incluir a menudo:

  • Formar y entrenar a los empleados
  • Comunicar información importante del proyecto y de la empresa
  • Reconocer las contribuciones individuales y de equipo
  • Reforzar las habilidades de un equipo o de sus miembros
  • Recompensar los esfuerzos, los logros y el trabajo a nivel individual y de equipo

Relacionado: Guía para la gestión de personas: Definición, consejos y habilidades

Cómo gestionar con éxito un equipo pequeño

Considere la posibilidad de seguir estos ocho pasos prácticos para gestionar un equipo pequeño con éxito:

1. Utilizar el coaching como estilo de liderazgo

Como director de un pequeño equipo, considere la posibilidad de utilizar el coaching como estilo de liderazgo para potenciar a los empleados, ayudarles a alcanzar su máximo potencial y aumentar la moral del equipo. Puedes evaluar las habilidades y los talentos de cada miembro del equipo y apoyar su desarrollo y perfeccionamiento mediante el liderazgo con coaching. Por ejemplo, puede emparejar a un asociado de seguros junior con uno experimentado en una tarea de derivación de clientes para ayudarles a comprender los objetivos de la empresa y las tareas de trabajo. El liderazgo de coaching también suele generar confianza, comprensión y buena comunicación, lo que puede ser útil para cuando surjan situaciones.

2. Establezca objetivos realistas y claros

Establecer objetivos claros y realistas suele ser esencial para crear un equipo de éxito, y es importante desarrollar habilidades para compartir y asignar responsabilidades para lograr esos objetivos. Como gestor, intenta asegurarte de que todo el mundo conoce su papel y sus expectativas, con objetivos o hitos factibles, razonables y alcanzables. Esbozar los detalles de un proyecto puede ayudar a sus empleados a saber en qué deben trabajar, con plazos, tareas y mediciones del éxito claramente definidos. Considere la posibilidad de establecer una comunicación abierta que permita a los empleados ser sinceros, pedir aclaraciones o abordar cuestiones críticas. Hablar con su equipo puede ayudarles a alcanzar los objetivos, terminar las tareas y mitigar los problemas.

3. Celebrar reuniones periódicas del equipo

Celebrar reuniones periódicas puede ayudar a alinear a los empleados y a la dirección con los objetivos de la empresa. También puede ayudarle a conocer los problemas o desafíos que experimenta el equipo. Puede celebrar reuniones programadas, como diarias o semanales, o convocarlas de forma puntual cuando tenga información importante o actualizaciones que compartir. Ya sea en persona, a través de conferencias telefónicas o en plataformas de vídeo, las reuniones de equipo suelen permitir al grupo discutir los logros, revisar el trabajo pendiente y planificar o delegar otras responsabilidades.

4. Mantener una buena comunicación

La gestión de equipos de todos los tamaños depende a menudo de una comunicación eficaz, tanto verbal como escrita. Una comunicación adecuada puede ayudar a los equipos a entender lo que se espera de ellos y cómo conseguirlo. Puede desarrollar o perfeccionar métodos y tonos productivos para comunicarse adecuadamente, dependiendo de la situación. Una comunicación sólida también consiste en recibir la opinión de su equipo, así que considere la posibilidad de compartir con ellos cómo ponerse en contacto con los líderes para dar su opinión, como por ejemplo a través del correo electrónico, las oportunidades de realizar encuestas o en persona.

5. Mostrar aprecio y dar reconocimiento

Como directivo, considere la posibilidad de reconocer y recompensar a los que tienen un buen rendimiento en equipo e individualmente. Los programas de reconocimiento o incentivos pueden ayudar a aumentar la moral de un equipo, la capacidad de gestión de un líder y la productividad general del trabajo. Puede utilizar los programas de reconocimiento e incentivos existentes en su empresa o crear los suyos propios para su equipo. He aquí algunas ideas para tener en cuenta:

  • Un programa de empleado del mes o del año
  • Tablones de anuncios de cumplidos de clientes
  • Plataformas de reconocimiento para que los compañeros nominen
  • Programas de incentivos extra
  • Reconocimiento personalizado en las reuniones o a través de las comunicaciones del equipo

Como líder de un equipo pequeño, también puede compartir comentarios, apreciaciones y reconocimientos de manera informal. Por ejemplo, un breve correo electrónico elogiando un reciente contrato de ventas, compartir el reconocimiento público de un importante ahorro de costes durante una reunión o invitar a alguien a un café o a una comida como agradecimiento por las horas extras que ha hecho son buenas formas de expresar informalmente el agradecimiento como líder.

Relacionado: 11 ideas de reconocimiento a los empleados que harán que se sientan valorados

6. Distribuir la carga de trabajo de forma equitativa

Gestionar un equipo pequeño de forma eficaz suele incluir saber cómo distribuir la carga de trabajo de forma justa, utilizando bien las habilidades y los puntos fuertes de cada miembro del equipo. Considere la posibilidad de emparejar cuidadosamente las funciones de los empleados que pueden hacer bien las tareas para fomentar aún más la colaboración, el éxito y la moral. Distribuir el trabajo de forma equitativa también significa saber cuántas tareas hay que asignar a cada persona, para que haya un equilibrio de trabajo continuo entre todo el equipo.

7. Promover el equilibrio entre el trabajo y la vida privada

Considera la posibilidad de promover un sólido equilibrio entre el trabajo y la vida privada cuando dirijas un equipo pequeño. Puede ayudar a garantizar que los miembros del equipo estén comprometidos, frescos y satisfechos con su trabajo y su empleador. Puede ayudar a promover un equilibrio positivo entre el trabajo y la vida privada de su pequeño equipo a través de cosas como:

  • Horarios de trabajo flexibles y oportunidades a distancia
  • Programas de tiempo libre
  • Salidas sociales y actividades de voluntariado
  • Programas de salud mental y bienestar
  • Membresías de gimnasio y clases de fitness
  • Flujos de trabajo basados en la autonomía

8. Gestionar bien los conflictos

Los conflictos entre los equipos pueden ser a menudo inevitables, aunque la forma de gestionarlos puede ser a veces más importante que la propia resolución. Considere la posibilidad de abordar los problemas inmediatamente para evitar una disminución de la moral o la productividad en su equipo. Cuando el conflicto sea una cuestión de personal, intente mantener la confidencialidad de los asuntos, manejarlos con discreción y fomentar planes de acción positivos para ayudar al equipo a avanzar.

Relacionado: 9 Pasos clave para la resolución de conflictos en el trabajo

¿Cuáles son otros consejos para la gestión de equipos pequeños?

Aquí tienes seis consejos adicionales que puedes aplicar para desarrollar tus habilidades como director de un pequeño equipo:

  • Crear y mantener una relación de trabajo positiva Como director de un equipo pequeño, considere la posibilidad de conocer a sus empleados a nivel individual para crear una relación amistosa y positiva. Aprender sobre sus intereses a menudo puede fortalecer su conexión y crear confianza dentro del equipo.

  • Sea auténtico. Ser genuino suele ser un rasgo respetado de un líder. Cuando te comuniques, ten en cuenta tu lenguaje corporal, el tono y el tiempo, ya que ser auténtico en tu conversación y no apresurarte a terminar puede ayudar a aumentar tu reputación como líder accesible, genuino y digno de confianza.

  • Predica con el ejemplo. Los empleados suelen mirar a sus líderes en busca de inspiración y orientación, y a menudo puedes ganarte su respeto e influir en su comportamiento dando activamente un ejemplo profesional. Llegue a tiempo al trabajo, hable con profesionalidad y cumpla sus propios plazos, por ejemplo.

  • Tener confianza. La confianza es un rasgo de liderazgo importante que puedes desarrollar, aunque también viene con la experiencia y la práctica. Considera la posibilidad de asistir a conferencias y seminarios sobre liderazgo, leer libros sobre el tema o tomar clases de coaching en línea para mejorar tu confianza.

  • Fomentar la colaboración. La colaboración puede influir positivamente en el rendimiento de un equipo. Se puede establecer una cultura de trabajo en equipo y colaboración siendo transparente, compartiendo ideas y disponiendo de herramientas interactivas, como plataformas de mensajería, por ejemplo.

  • Crear una lista de trabajo centralizada. Una lista de tareas del equipo a la que todos puedan acceder permite a los empleados ver cómo su trabajo afecta a la empresa y permite a todos conocer las tareas pendientes frente al trabajo realizado, lo que puede ayudar a cumplir los plazos y aumentar la productividad y la motivación. Puedes investigar varios tableros y plataformas de flujo de trabajo para encontrar el que mejor se adapte a las necesidades de tu equipo.