Gestión de la supervisión: Definición, Habilidades y Pasos

Las empresas suelen emplear varios tipos de supervisores y gerentes para supervisar los proyectos y los empleados y para garantizar la productividad y la fiabilidad de la mano de obra de la empresa. Los puestos de gestión de supervisión requieren habilidades específicas que se pueden desarrollar a través de programas de certificación o de grado. Saber más sobre la gestión de la supervisión puede ayudarle a decidir si esta carrera es para usted.

En este artículo, analizamos qué es la gestión de supervisión y cómo tener éxito con este estilo de gestión.

¿Qué es la gestión de supervisión?

La gestión de supervisión es el acto de supervisar equipos de empleados y guiar las operaciones diarias en una empresa. Un supervisor o gerente es la conexión de la empresa entre los empleados y el equipo ejecutivo del negocio. Los gerentes realizan entrevistas, asignan cuotas de productividad, supervisan el progreso de los empleados y ayudan a establecer objetivos para la empresa y sus empleados. Un buen gerente puede ayudar a los empleados a sentirse más seguros en su trabajo y mejorar la comunicación entre los empleados y la alta dirección.

Habilidades importantes para la gestión de la supervisión

La gestión de la supervisión puede emplear habilidades como:

  • Resolución de problemas: Los supervisores y gerentes suelen ser buenos solucionadores de problemas, ya que ofrecen soluciones a los empleados y los guían a través de los desafíos únicos que pueden enfrentar en el trabajo.

  • Mentoring: Los líderes aprenden a orientar a los empleados y subordinados, guiándolos hacia el crecimiento personal y ayudándolos a desarrollar las habilidades relacionadas con el trabajo.

  • Estrategia: Los líderes de la empresa suelen utilizar las habilidades de planificación estratégica para resolver cuestiones complejas o fomentar la innovación en una empresa.

  • Conciencia de sí mismo: Los líderes de la empresa pueden reconocer el alcance de sus propias habilidades y trabajar para reducir la brecha entre sus habilidades y los retos de la empresa. Esto puede ayudarles a afrontar mejor esos retos y dar un buen ejemplo a los empleados.

  • Honestidad: Los líderes de la empresa que muestran honestidad e integridad en su discurso y acción promueven un lugar de trabajo más honesto y abierto. Esto puede ayudar a priorizar la comunicación y convertir los retos en proyectos de equipo.

  • Análisis: Los directivos de empresa analizan situaciones, problemas y retos en busca de detalles que puedan aportar una visión o una posible solución.

Relacionado: ¿Qué es la gestión?

¿Cuál es el objetivo de la gestión de supervisión?

El objetivo de la gestión de supervisión es guiar a los empleados en sus funciones y responsabilidades asignadas dentro de una empresa, gestionando los métodos de eficiencia y los procesos de productividad, junto con la revisión del rendimiento y el desarrollo de mejoras. Los directivos trabajan estrechamente tanto con los empleados como con los equipos ejecutivos para crear objetivos para la empresa y proporcionar información sobre los productos y los métodos de producción. Ayudan a orientar a los empleados en el desarrollo de sus habilidades profesionales. La gestión de la supervisión es crucial para la empresa porque también ayuda a mantener la responsabilidad de los empleados, garantizando que todos los miembros de la empresa realicen las tareas asignadas y trabajen bien con los miembros del equipo.

Relacionado: 3 tipos de liderazgo en el trabajo

¿Qué le enseña la formación en gestión de la supervisión?

La formación en gestión de la supervisión puede enseñarle muchas habilidades y conocimientos avanzados de liderazgo. Hay muchos programas entre los que elegir, pero cada uno de ellos suele ser un programa de grado o un programa de certificación. Cada uno tiene sus propias ventajas y enseña conceptos de gestión específicos. He aquí una explicación de cada vía de formación:

Programa de titulación

Un programa de grado en gestión de supervisión puede durar entre tres y ocho años. Una licenciatura suele durar entre tres y cuatro años, y los programas de posgrado pueden durar entre tres y cuatro años. Los programas de grado suelen enseñar a los estudiantes conceptos de gestión como:

  • Elementos esenciales de la gestión: Los programas de grado enseñan las habilidades y conocimientos esenciales para la gestión de grupos grandes o pequeños de personas, incluidas las técnicas esenciales de comunicación, la resolución de problemas y otras importantes habilidades de liderazgo.

  • Papel de supervisor's: Los alumnos aprenden el papel del supervisor, cómo dirigir en un puesto de supervisión y las responsabilidades generales y específicas de un supervisor dentro de una organización.

  • Motivación: Estos programas enseñan a los estudiantes a motivar a los empleados para que sean más eficaces en la resolución de problemas y alcancen sus objetivos profesionales.

  • Empatía y comprensión: Los estudiantes aprenden a entender las necesidades de otras personas y a ver los problemas o retos desde el punto de vista de otra persona.

  • Coaching: Los estudiantes también aprenden a ser entrenadores eficaces y a inspirar a sus empleados para que rindan al máximo y sean constantes en su trabajo.

Programa de certificados

Un programa de certificación es un camino más corto para convertirse en supervisor o gerente y puede tomar tan sólo seis semanas para completar o tanto como un año, dependiendo de la certificación. Los programas de certificación suelen centrarse en habilidades de gestión específicas que pueden mejorar el lugar de trabajo, por ejemplo:

  • Delegación de tiempo: Los programas de certificación enseñan a los estudiantes a gestionar y delegar su tiempo y a orientar a los empleados para que sean más puntuales y eficientes.

  • Evaluación de los empleados: Los estudiantes aprenden a evaluar el rendimiento de los empleados para determinar si cumple con los estándares de la empresa y cómo proporcionar formación para cuando el rendimiento no cumple con las expectativas.

  • Cumplimiento: Estos programas enseñan a los estudiantes los fundamentos del cumplimiento de las leyes locales, estatales y federales relativas a las prácticas y políticas de empleo y lugar de trabajo.

  • Resolución de conflictos: Los estudiantes aprenden a desescalar los problemas y a resolver los conflictos de forma constructiva, ayudando a que todas las partes se sientan escuchadas.

Relacionado: Las 12 mejores certificaciones de liderazgo para mejorar sus habilidades de liderazgo (& carrera)

Cómo tener éxito en la gestión de la supervisión

Tener éxito en la gestión de la supervisión significa dominar las habilidades y conocimientos que se aprenden en el programa de formación y aplicarlos eficazmente en el nuevo lugar de trabajo. Aunque puede aprender estas habilidades y conocimientos en el aula, aplicarlos en un entorno de trabajo puede requerir práctica y paciencia. He aquí algunos pasos que puede dar para tener éxito en la gestión de la supervisión:

1. Poner a las personas en primer lugar

Las personas constituyen el núcleo de una organización y su plantilla. Poner a las personas en primer lugar significa darse cuenta de que cada una de ellas tiene necesidades y adaptaciones diferentes. Escuchar esas necesidades puede dar lugar a una mayor confianza entre usted y sus empleados y aumentar la producción. Esto significa escuchar, dar retroalimentación, identificar las deficiencias y fomentar la comunicación frecuente y honesta entre todos los empleados de la empresa.

2. Aprenda a ser un oyente eficaz

Ser un oyente eficaz le ayuda a conectar más con los miembros de su equipo al conocer sus pensamientos, sentimientos y motivaciones. Los oyentes eficaces recogen la información y la analizan en su contexto para asegurarse de que la entienden completamente. Ser un oyente eficaz puede ayudarle a identificar retos únicos dentro de la empresa y podría ayudar a crear confianza entre usted y sus empleados.

3. Dar opiniones sinceras

Dar un feedback sincero puede ayudar a sus empleados a identificar áreas de mejora y a desarrollar sus habilidades profesionales. Las evaluaciones deben proporcionar información objetiva y evitar las críticas personales. Por ejemplo, si un empleado comete un error, puede aportar información sobre cómo cree que se ha producido el error sin poner en duda el carácter o la dedicación del empleado a su puesto. Los comentarios sinceros ayudan a construir relaciones más sólidas a través de la confianza y la buena comunicación, y demuestran a los empleados que usted quiere ayudarles a desarrollar sus habilidades.

Relacionado: New To Management: 20 Tips for New Managers

4. Ser un mentor

Los líderes de la empresa son algo más que personal de supervisión, también son los mentores de la empresa. Ser un mentor significa proporcionar apoyo a los empleados y animarles a desarrollar habilidades clave a través de la empresa o de recursos externos. Un mentor trabaja con sus empleados y les proporciona consejos sinceros, comentarios sobre sus progresos y objetivos que deben alcanzar. La tutoría puede ayudarle a establecer relaciones positivas con sus empleados y a ganarse una reputación de liderazgo atento y eficaz.