Cómo Gestionar un Equipo en 8 Pasos

El trabajo en equipo requiere el uso de estrategias que fomenten la participación y, al mismo tiempo, la finalización del proyecto. El director del equipo utiliza los recursos de que dispone para garantizar que los proyectos cumplan los hitos o los plazos. Es necesario prestar atención a los detalles desde el principio hasta el final y a lo largo de todo el proyecto.

En este artículo, le mostramos cómo gestionar eficazmente un equipo y le ofrecemos consejos útiles para dirigir el próximo proyecto en equipo.

¿Qué es la gestión de equipos?

Se necesita un enfoque de gestión de equipos para garantizar el éxito de un proyecto, así como para motivar a los miembros del equipo a hacer lo mismo. Dado que no hay formas correctas o incorrectas de gestionar un equipo, el mejor enfoque es el que combina la comunicación y el liderazgo, teniendo en cuenta las diversas habilidades del equipo. Mantener el compromiso de los empleados es crucial para lograr el resultado deseado y mantener la comunicación y la coherencia.

Relacionado: Relacionado: 8 habilidades de gestión de equipos que todo líder debe conocer

¿Cuáles son los beneficios de gestionar un equipo con eficacia?

Gestionar un equipo con eficacia genera numerosas recompensas tanto para la empresa como para los empleados. Los equipos eficaces acaban aumentando su confianza en la empresa e inspiran sus motivaciones para el éxito y el crecimiento de la misma.

Estos son algunos de los beneficios de una gestión eficaz del equipo:

Empleados más satisfechos

Las personas que obtienen recompensas por su trabajo tienden a encontrar satisfacción en sus empleos y se esfuerzan por ir más allá.

Desarrolla un interés personal en la empresa

Los empleados construyen su confianza en la empresa a través de la comprensión de su declaración de misión o sistema de valores. Los empleados que se alinean con los valores de la empresa pueden estar más interesados en su salud y dirección.

Fomenta la creatividad e inspira la innovación

Desafiar a los empleados a través de proyectos en equipo puede dar lugar a un aumento de la creatividad, de modo que los empleados son más propensos a encontrar soluciones u ofrecer ideas creativas.

Proporciona apoyo y estímulo

Los empleados que se sienten apoyados en su trabajo son más propensos a producir resultados, ya que reciben respuestas a sus preguntas y soluciones a sus problemas.

Los empleados ganan en eficiencia general

Los equipos bien gestionados tienden a hacer más trabajo en menos tiempo, lo que conduce a la eficiencia del trabajo y a una mayor productividad en todas las áreas de trabajo.

Asignación más eficiente de habilidades y recursos

Los directivos eficaces utilizan los puntos fuertes y débiles de un equipo para delegar tareas y cargas de trabajo con el fin de cumplir los objetivos del proyecto.

Menos estrés y más productividad

Los miembros del equipo que conocen sus expectativas y son libres de hacer preguntas y recibir comentarios pueden ver reducido su estrés, lo que les lleva a una vida laboral más productiva y feliz.

Cómo dirigir un equipo de forma eficaz y eficiente

He aquí ocho pasos para gestionar un equipo:

1. Aprender a delegar

Lo más probable es que su equipo esté formado por un amplio abanico de habilidades y experiencias diversas. Aproveche esta diversidad para delegar tareas en la persona o personas adecuadas. Conozca las capacidades y habilidades de su equipo para que cada miembro tenga tareas que pueda realizar con seguridad. Considere la posibilidad de elaborar un cuadro o gráfico con una visión general del proyecto y un desglose de las tareas, de modo que los empleados puedan ser asignados eficazmente a sus habilidades.

Relacionado: Los 9 roles del equipo Belbin (con ejemplos)

2. Proporcionar motivación

Dado que cada época tiene una personalidad diferente, la motivación de cada persona puede ser distinta. Siempre hay profesionales veteranos que están deseando aprender algo nuevo o miembros más nuevos cuyas habilidades podrían ampliarse. Tenga en cuenta las capacidades de los empleados a la hora de asignar tareas y considere la posibilidad de establecer objetivos individuales y de equipo para inspirar la acción.

Relacionado: Cómo usar la motivación en la gestión para ayudar a tu equipo a triunfar

3. Mantener la comunicación abierta

Gestionar eficazmente un equipo significa mantener la comunicación abierta. Si los empleados entienden sus expectativas, su trabajo resulta más fácil y es más probable que busquen apoyo. Comunicarse activamente a lo largo del proyecto es una señal de respeto mutuo y genera lealtad y confianza. Utilice la capacidad de escucha activa para detectar problemas y encontrar soluciones antes de que tengan un impacto en el proyecto. Considere la posibilidad de realizar sesiones periódicas de brainstorming para que los miembros del equipo puedan expresar sus preocupaciones, ofrecer ideas y establecer vínculos entre ellos.

4. Fomentar la colaboración

Los equipos que trabajan juntos tienden a superar los plazos, aumentar la productividad y apoyarse en los demás para desarrollar soluciones. Los miembros del equipo pueden sentirse más valorados cuando su participación es activa y cuenta con el apoyo de sus líderes. La creatividad y la inspiración a través del pensamiento del hemisferio derecho y del hemisferio izquierdo se producen cuando más de una persona forma una aproximación a una situación determinada. Un ejemplo de cómo animar a los miembros del equipo a trabajar juntos es sugerir a los redactores de contenidos que consulten con expertos en SEO para formar mensajes específicos.

Relacionado: Cómo aumentar la colaboración en el trabajo

5. Mantener la coherencia

Los jefes de equipo reducen al mínimo las sorpresas cuando sus peticiones son coherentes. Gestione las expectativas del equipo definiéndolas desde el principio y, a continuación, trabaje de forma coherente para cumplirlas. Si los directivos utilizan recompensas por el comportamiento o los requisitos, recompense a los miembros de la misma manera para evitar cualquier sensación de favoritismo. Los equipos que conocen sus expectativas desde el principio y se centran en las tareas que tienen entre manos.

6. Utilizar la disciplina con eficacia

Los jefes de equipo eficaces saben que pueden surgir problemas que requieran medidas disciplinarias. Como en el caso de la recompensa, la coherencia es la clave. Identificar el problema también es crucial para tomar las medidas adecuadas. Pregúntese si el problema afecta a la empresa, al proyecto o al equipo y, a continuación, diseñe la acción que aborde el problema. Un ejemplo es ofrecer formación adicional o un puesto de trabajo diferente a un empleado cuya producción ha disminuido debido a una habilidad poco desarrollada.

Relacionado: ¿Qué es la disciplina progresiva? Definición y cómo aplicarla

7. Dé ejemplo

Los directivos que trabajan junto a sus equipos desarrollan el respeto y la confianza mutuos. Cuando los empleados saben que sus líderes trabajan tan duro como ellos, esto puede motivarles a tener éxito también. Fomente la confianza en los miembros del equipo cubriendo las carencias u ofreciendo apoyo para completar una tarea.

8. Proporcione comentarios constructivos

Puede ser más fácil mirar hacia atrás para ver cómo mejorar los problemas. Asegúrese de ofrecer una crítica constructiva a los miembros del equipo para mejorar su rendimiento. Evite utilizar un lenguaje negativo y asegure a los empleados que los comentarios son una oportunidad para crecer en su carrera y en su rendimiento.

Consejos para gestionar un equipo con éxito

He aquí algunos consejos que pueden hacer que la gestión de un equipo sea mucho más productiva:

Consultar a un mentor.

Los mentores o los colegas pueden proporcionar un modelo para gestionar un equipo. Hable con otras personas que tengan una experiencia similar (o más) para que le den su opinión y consejo. Los mentores no sólo pueden orientar sobre cómo gestionar un equipo, sino que también pueden ofrecer consejos sobre lo que hay que evitar.

Hacer preguntas

Tu equipo está formado por individuos que tienen sus propias motivaciones y objetivos para sus carreras. Considere la posibilidad de preguntar a los miembros del equipo en qué tipo de proyectos o tareas les gustaría trabajar para que la delegación de tareas sea más sencilla. Siga haciendo preguntas a lo largo del proyecto para adelantarse a los problemas y superar los obstáculos.

Ayude a los equipos a disfrutar de su trabajo

Los miembros del equipo que disfrutan trabajando tienden a encontrar satisfacción en su trabajo y se esfuerzan por cumplir los objetivos. En algunos casos, esto puede llevar a empleados con exceso de trabajo y a un efecto negativo en el proyecto. Anime a los miembros del equipo a establecer límites de trabajo y a practicar el autocuidado para estar preparados para empezar el día siguiente. Las prácticas de autocuidado pueden incluir la respiración profunda, descansar mucho o dedicar tiempo a actividades personales.

Utilice herramientas de colaboración o comunicación

En la era digital, hay muchas formas de mantenerse conectado sin estar en la misma habitación. Anime a los miembros del equipo a utilizar software o herramientas de colaboración en línea para que puedan hacer preguntas y recibir comentarios sobre las ideas en tiempo real. Estas herramientas también pueden crear vínculos entre los miembros del equipo y fortalecer las relaciones.

Desarrollar las habilidades de los empleados

Los programas de formación y desarrollo son un componente ideal para aumentar la satisfacción laboral y el rendimiento de los empleados. Considere la posibilidad de ofrecer programas que desarrollen habilidades específicas o que se centren en áreas más amplias, como la comunicación o el liderazgo.

Confiar en su equipo

Usted ha dado todos los pasos para formar un equipo eficaz de miembros que entienden su función y cómo cumplir las expectativas del proyecto, ahora confíe en ellos para que hagan el trabajo. Aunque la gestión y la supervisión del equipo son vitales para cumplir los hitos, permita que el equipo se dé cuenta de sus propios puntos fuertes para reforzar la confianza, la lealtad y el esfuerzo.