Cómo administrar su gerente

A ambos les interesa gestionar su jefe con eficacia. Para ello es importante ser educado, respetuoso y profesional. Al hacerlo, ganarás más confianza y responsabilidad, mientras que tu supervisor obtendrá más apoyo y energía positiva.

En este artículo, describimos cómo gestionar a tu jefe en 10 pasos.

¿Por qué es importante gestionar a su jefe?

Tener una relación laboral positiva con tu jefe requiere una cuidadosa diplomacia. Estas son algunas de las ventajas de dominar a tu jefe:

  • Cómo ganarse la confianza de tu jefe
  • Cómo ganarse el apoyo de su jefe
  • Ser respetado
  • Avanzar en su carrera
  • Disfrutar de una carrera más satisfactoria
  • Ser más eficiente y productivo en el trabajo
  • Reducir los malentendidos

La gestión de su gerente es especialmente útil si está trabajando con un nuevo supervisor. Si se trabaja con un jefe antiguo, puede ayudar a mejorar la relación existente.

Relacionado: Guía para la gestión de personas: Definición, consejos y habilidades

10 maneras de gestionar a su gerente

Cuando gestionas a tu jefe, estás imitando las acciones y características de un buen supervisor. Esta estrategia implica comunicación, comprensión, honestidad y resolución de problemas. Aquí tienes 10 formas de gestionar a tu jefe:

1. Ser honesto

Cuando tu jefe te haga preguntas sobre tu trabajo o te pida opinión sobre una tarea o proyecto, responde con sinceridad. Rinde siempre cuentas de tus acciones y decisiones, incluso cuando el resultado difiera del deseado. Explica a tu jefe lo que puedes hacer para obtener mejores resultados en el futuro. La honestidad y la responsabilidad pueden ganarse la confianza de tu jefe y reforzar vuestra relación.

2. Comunicar

Mantenga una comunicación abierta, clara y frecuente con su jefe. Observe y determine su estilo de comunicación preferido—en persona, a través de un programa de mensajería profesional, por correo electrónico o por teléfono—y utilícelo para dar su opinión, hacer preguntas y proporcionar actualizaciones. Además, sepa si a su jefe le gusta discutir las estrategias con otros o pensar en ellas a solas. Respeta sus preferencias e intenta imitar su estilo.

Relacionado: 10 habilidades de comunicación para el éxito profesional

3. Comprender los objetivos

Pregunte a su jefe por sus objetivos profesionales y apóyele en la consecución de los mismos. Pueden ser objetivos inmediatos, como terminar un proyecto a tiempo o cumplir una cuota de ventas, o aspiraciones a largo plazo, como convertirse en jefe de departamento. Encuentra formas de mostrar interés por la carrera de tu jefe y de apoyarlo, y es probable que él también apoye tu progreso profesional. Cuando tu jefe alcance un objetivo, celébralo.

También puedes comunicar tus objetivos a tu jefe. Pregúntale qué puedes hacer para mejorar tu rendimiento o alcanzar tus objetivos, como dirigir un equipo pequeño o aprender una nueva habilidad. Si son conscientes de lo que quieres conseguir, pueden tomar medidas para ayudarte a lograrlo.

4. Mantener la calma

Mantener la calma en situaciones de gran estrés y en entornos de trabajo rápidos o cambiantes. Su energía calmada y su sensatez pueden trasladarse a su jefe y ayudar a todo el equipo a rendir mejor. Mantener la calma bajo presión también puede convertirte en un compañero de trabajo fiable y te permite seguir siendo productivo independientemente de la situación. Para mantener la calma en situaciones de estrés, prueba a realizar ejercicios como respirar profundamente, hablar o pensar en la situación y utilizar el humor o los pensamientos positivos para mejorar el estado de ánimo en el lugar de trabajo.

Si notas que tu jefe está trabajando bajo presión o con mucho estrés, pregúntale si puedes ayudarle realizando tareas que reduzcan su carga de trabajo. Reducir la carga de trabajo y los niveles de estrés de tu jefe le permite ser más productivo y centrarse en la gestión de su departamento.

Relacionado: Cómo desestresarse en el trabajo

5. Resolver problemas

Facilite el trabajo de su jefe analizando y tratando de resolver los problemas a medida que vayan surgiendo. Sea asertivo y aborde el problema usted mismo si es posible. Presenta a tu jefe estrategias para superar los obstáculos o agilizar los flujos de trabajo. Puedes enviarle un correo electrónico o darle una lista de posibles soluciones y ofrecerte a abordarlas. También puedes ofrecerte a hacer una lluvia de ideas con tu jefe para encontrar soluciones a los problemas en equipo.

Relacionado: Habilidades de resolución de problemas y toma de decisiones

6. Ser positivo

Sea una fuente de positividad y optimismo en la oficina. Intenta encontrar lo bueno de una situación y comunícalo a tu jefe. Elogie a su jefe por la calidad de su trabajo, los proyectos realizados y los objetivos alcanzados. Actúa y habla con positividad, y es más probable que tu jefe te apoye y te ayude a tener éxito.

7. Compartir sus conocimientos

Si tienes habilidades o experiencia en un área que tu jefe no tiene, compártelas. Ofrécete con tacto a enseñar a tu jefe a utilizar un nuevo tipo de software, herramienta o dispositivo, o crea un documento de formación que tu jefe pueda consultar cuando lo necesite. No sólo estás ayudando a tu jefe a desarrollarse profesionalmente, sino que también demuestras tu valor para la empresa.

8. Ser atento

Conoce a tu jefe a nivel personal y demuestra interés por su felicidad y bienestar. Pregúntale cómo le va a su familia o cómo han ido las vacaciones. Si tu jefe se siente estresado o está experimentando dificultades, pregúntale si quiere hablar de ello o qué puedes hacer para ayudarle. La empatía, que es la capacidad de entender lo que siente otra persona, puede ayudar a fortalecer tu relación con tu jefe y a ganarte su respeto.

Relacionado: Cómo ser empático en el trabajo

9. Practicar el refuerzo positivo

Refuerza los comportamientos positivos o las buenas decisiones elogiando a tu jefe por hacerlo. Elogie a su jefe, por ejemplo, por tratar a un empleado de forma justa o por manejar bien un asunto delicado. Si te centras en lo que tu jefe hace bien y le das feedback, puedes animarle a repetir esas acciones.

10. Ser un gran ejecutor

Puede dirigir a su gerente más fácilmente si trabaja duro y produce resultados de calidad. Es más probable que un directivo respete y valore los comentarios y opiniones de un empleado si éste tiene un alto rendimiento. Si quiere mejorar su rendimiento, considere la posibilidad de formarse o realizar cursos de formación continua para desarrollar habilidades útiles o ampliar sus conocimientos.