Cómo manejar a un gerente agresivo en 10 pasos

El tono motivacional y emocional en el trabajo lo marcan los directivos, que desempeñan un papel importante. Los directivos pueden llegar a estar tan centrados en conseguir objetivos y hacer valer su autoridad que adoptan patrones hostiles. Este tipo de comportamiento puede tener consecuencias negativas para la plantilla, pero abordar estas cuestiones puede ayudar al grupo a encontrar soluciones y alterar la dinámica insana.

En este artículo, analizamos las características de un gerente agresivo, los efectos de un gerente agresivo en el lugar de trabajo y cómo manejar a un gerente agresivo.

¿Cuáles son las características de un gestor agresivo?

Un jefe agresivo puede mostrar cualquiera de los siguientes comportamientos en el trabajo:

  • Hablando claro: Las personalidades agresivas pueden hablar a un volumen más alto. Incluso si no están enfadados, a veces el tono de su voz puede sonar enfadado.
  • Actuar con tenacidad: Los gerentes agresivos pueden ser persistentes hasta el punto de trabajar en exceso ellos mismos o su personal.
  • La falta de respeto al espacio personal: La agresividad puede llevar a la gente a invadir el espacio personal de los demás. En el trabajo, un jefe agresivo puede entrar en tu oficina sin avisar.
  • Tomar decisiones centradas en uno mismo: Los directivos agresivos pueden tomar decisiones basadas en sus propios objetivos, intereses o preferencias en lugar de considerar lo que es mejor para su equipo.
  • Mantener altas expectativas: Un directivo agresivo puede tener expectativas poco razonables para su personal y no estar dispuesto a discutir alternativas o escuchar opiniones.
  • La demanda: Una personalidad agresiva quiere estar al mando y puede afirmar su dominio exigiendo que los demás reconozcan su autoridad y le traten de forma diferente. Por ejemplo, un directivo agresivo puede hacer que todo el mundo se dirija a él como «Señor» o «Señora» en lugar de utilizar su nombre de pila.
  • Falta de inteligencia emocional: Los gerentes agresivos suelen carecer de inteligencia emocional, lo que puede conducir a una baja empatía y compasión. Puede que no sean capaces de evaluar el tono emocional de una situación. Cuando deberían retroceder, pueden continuar una conversación que su compañero de trabajo quiere terminar.

Relacionado: Señales de un mal gestor: 14 señales comunes y consejos para mejorar su situación

Cómo afecta un gestor agresivo al lugar de trabajo

Un gestor agresivo puede tener una serie de efectos negativos en el lugar de trabajo, entre otros:

  • Baja motivación de los empleados: Los empleados pueden perder su interés y compromiso en el trabajo cuando tienen un supervisor difícil.
  • Reducción de la satisfacción laboral: Depender de un jefe agresivo puede hacer que los empleados no quieran su trabajo ni la empresa.
  • Baja productividad: Cuando los empleados están distraídos y menos comprometidos, pueden ser menos productivos.
  • Disminución de la colaboración: Los empleados que no quieren interactuar con un jefe agresivo pueden intentar mantenerse al margen, evitando pedir ideas y apoyo a sus compañeros.
  • Alta rotación de empleados: Los empleados insatisfechos y desmotivados son más propensos a dejar una empresa después de un corto período de tiempo. Esto le cuesta a la empresa tiempo y dinero para reclutar y contratar nuevos empleados con frecuencia.

Relacionado: Los 17 tipos distintos de jefes que conocerás y cómo trabajar para ellos

Cómo manejar un gestor agresivo

Estos son los pasos que puede seguir para ayudarle a manejar un gestor agresivo:

1. Realice un buen trabajo

Puede limitar sus interacciones con un directivo agresivo si tiene un buen rendimiento. Si exige menos comentarios y entrega un trabajo de alta calidad, puede evitar reuniones adicionales.

Relacionado: 8 estrategias para tratar con un jefe difícil

2. Establezca una conexión

Intenta conectar con tu jefe a un nivel más personal. Esto puede ayudar a que te vean como algo más que un miembro del equipo y como alguien que tiene una serie de intereses y emociones. Es posible que encontréis una afición que os guste a los dos, o que tengáis hijos de la misma edad. Hablar de la vida fuera del trabajo puede ayudar a construir una relación más fuerte con tu jefe y cambiar la dinámica.

3. Hable con su gerente

Si tiene un gerente agresivo, considere la posibilidad de ser directo con él sobre cómo le afecta su comportamiento. Programe una hora para reunirse con ellos y prepare lo que quiere decir de antemano. También puedes practicar con un familiar o un compañero para sentirte más seguro. Puedes acudir a la reunión con algunas recomendaciones para mejorar la situación, pero también debes estar abierto a trabajar con tu jefe para crear un plan que funcione para ambos.

He aquí algunos consejos para hablar con su jefe sobre un tema difícil:

  • Utiliza ejemplos concretos. En lugar de hablar en términos vagos o utilizar un lenguaje negativo, explique su punto de vista con ejemplos concretos del comportamiento de su jefe.
  • Encuentre un momento de calma. Hable con su jefe cuando ambos tengan mucho tiempo disponible y cuando su jefe esté tranquilo.
  • Haz un plan. Elabore un plan por escrito con el que ambos estén de acuerdo. Programe un día para hacer un seguimiento y evaluar el funcionamiento de las ideas.

4. Establecer límites

Cuando te enfrentes a un directivo agresivo, es importante que crees tus propios límites que te hagan sentir cómodo y seguro en el trabajo. Debes expresar con claridad cuándo tu jefe viola esos límites. Por ejemplo, puedes decirle a tu jefe que no puede entrar en tu despacho sin tu permiso.

5. Encontrar apoyo

Hable con sus compañeros de trabajo sobre sus preocupaciones con su jefe. Algunos de ellos pueden sentir lo mismo, y esto puede ayudarle a sentirse menos aislado y más apoyado en el trabajo. Es conveniente evitar los cotilleos, pero puedes ser sincero sobre tus sentimientos. Si decides elevar la cuestión a los responsables superiores de RRHH, estos empleados también pueden dar validez a tus sentimientos.

Relacionado: 8 formas de construir relaciones en el lugar de trabajo

6. Aprenda a tratar con personalidades fuertes

Para ayudarle a desenvolverse con una personalidad fuerte o difícil, considere la posibilidad de leer un libro o escuchar un podcast sobre relaciones laborales difíciles. Puede obtener más información y descubrir estrategias que aplicar para ayudar a reducir su ansiedad y mejorar la relación con su jefe.

7. Ofrecer ayuda

Es posible que su jefe esté actuando de forma agresiva porque está desbordado de responsabilidades laborales. Considera la posibilidad de ofrecerte a ayudar en un proyecto importante o de invitar a tu jefe a tomar un café o a una hora feliz para ayudarle a relajarse. Siendo un amigo y mostrando compasión, puedes demostrar a tu jefe que le valoras y le apoyas.

8. Documento de comportamiento

Si tu jefe es constantemente agresivo, documenta el comportamiento. Incluya la fecha, la hora, las personas implicadas y lo que ha ocurrido. Intenta documentarlo lo antes posible para poder recordar los detalles clave, como las palabras específicas utilizadas. Tener un registro del comportamiento de tu jefe puede ayudarte a abordar la situación directamente con él o servir de prueba si tienes que llevar el asunto a un nivel superior.

9. Informar del comportamiento

Si el comportamiento agresivo de tu jefe está afectando constantemente a tu trabajo o a tu salud o si su comportamiento viola una política de la empresa, considera la posibilidad de denunciar a tu jefe a RRHH. Siga los procedimientos de su empresa para presentar una queja formal, y proporcione documentación de todos los incidentes, incluyendo correos electrónicos, mensajes de texto y sus registros.

10. Encontrar un nuevo puesto o empresa

Si no siente que su empresa le apoya o que su entorno de trabajo es demasiado tóxico, puede ser el momento de pedir un traslado o buscar un nuevo trabajo. Es importante dar prioridad a tu salud emocional y mental y encontrar un puesto que facilite la confianza y el respeto.