7 Señales de un Gerente Controlador (Y Cómo Trabajar con Ellos)

Sea cual sea su sector, es posible que se encuentre con un directivo que ejerza su poder sobre usted de forma controladora. Aunque los directivos controladores no intenten activamente microgestionarte, algunos no pueden evitarlo. Saber cómo trabajar en armonía con un directivo controlador puede ayudarte a desempeñar tu trabajo con éxito y sin implicaciones negativas. En este artículo, enumeramos los signos y efectos de un directivo controlador y le proporcionamos consejos para trabajar con directivos controladores.

Relacionado: Tipos de malos jefes y cómo abordarlos

¿Cuáles son los signos de un gestor de controles?

Aunque no siempre parezca obvio, se puede identificar a un gestor controlador a través de sus acciones. Identificar correctamente a un directivo controlador puede ayudarte a saber cuál es la mejor manera de trabajar con él a pesar de su liderazgo enfermizo. Estos son algunos de los signos de un directivo controlador:

  • Utilizar el miedo para conseguir objetivos: Un directivo controlador puede utilizar el miedo para motivarle a alcanzar sus objetivos. Por ejemplo, los directivos suelen tener la capacidad de despedirle o disciplinarle. Si su jefe utiliza estos poderes para influir o persuadirle para que realice una determinada acción, puede indicar que es un jefe controlador.
  • Creer que lo saben todo: Los directores de control suelen dar por sentado que lo saben todo. Por ello, normalmente nunca piden la opinión de su personal y rara vez investigan antes de tomar una decisión.
  • Dominar las reuniones: Durante las reuniones, los jefes controladores suelen gritar y dar órdenes a los asistentes. En lugar de utilizar habilidades eficaces para las reuniones y aprovechar las opiniones o la experiencia de los demás, los directivos controladores utilizan las reuniones para imponer su poder en el lugar de trabajo.
  • No practicar la escucha activa: Los directores de control suelen ignorar las ideas y sugerencias de su personal. Esto suele deberse a su creencia de que lo saben todo y, por tanto, no necesitan aportaciones para tomar una decisión.

Relacionado: Señales de un mal gestor: 14 señales comunes y consejos para mejorar su situación

¿Cuáles son los efectos de un gestor controlador?

Los directivos controladores suelen infligir efectos negativos a su personal y a quienes les rodean. Conocer estos efectos puede motivarte a encontrar formas de trabajar bien con este tipo de directivos en el futuro. A continuación se presentan algunos efectos de un gerente controlador y cómo afectan a su equipo:

  • Baja productividad: Tener un jefe controlador puede hacerte sentir que no puedes hacer nada bien. Cuando esto sucede, puede sentirse desmotivado para completar su trabajo. En otras palabras, un directivo controlador puede afectar negativamente a tu productividad en el trabajo.
  • Aumento del estrés: Cuando uno se siente constantemente criticado por su trabajo, puede sentirse frustrado o estresado. No sólo puede enfrentarse al agotamiento debido al aumento del estrés, sino que también puede ver cómo afecta negativamente a su rendimiento laboral general y a su capacidad para destacar en su puesto.
  • Mala salud mental: Sentirse microgestionado y estresado puede afectar negativamente a la salud y al bienestar general. Estos efectos pueden provocar diversos problemas de salud y emociones negativas.

Cómo trabajar con los responsables de control

Si tiene un gestor controlador, puede hacer varias cosas para asegurarse de que no se enfrenta a las repercusiones o efectos de este estilo de gestión. Saber cómo trabajar con jefes controladores puede ayudarte a mantenerte motivado y con más ánimo. Utilice estos consejos para ayudarle a trabajar con éxito con jefes controladores:

1. Trabaje con tranquilidad

En lugar de rebelarte, busca formas de beneficiarte de la microgestión. Ten en cuenta que, aunque tengas un jefe controlador, probablemente siga queriendo lo mejor para ti y tu desarrollo profesional. Acepta que tienen cosas que enseñarte y aprende de ellos todo lo que puedas. Incluso si no crees que puedas soportar su microgestión durante mucho tiempo, intenta aprender todo lo que puedas durante el tiempo que pases con ellos.

2. Intentar comprometerse

Es posible que tengas un estilo de trabajo diferente al de tu jefe de control. Deja claro que no eres tan productivo con su estilo de trabajo. Por ejemplo, si su jefe quiere actualizaciones frecuentes sobre sus progresos, vea si, en cambio, puede informarle de sus avances al final de su jornada laboral. Establecer las expectativas sobre la frecuencia con la que les proporcionas actualizaciones puede hacer que te sientas más cómodo y, al mismo tiempo, permitirles hacer valer su dominio.

3. Comunicar con claridad

Intenta minimizar la confusión y los problemas mediante una comunicación eficaz. Comuníquese claramente y con frecuencia con su jefe para eliminar cualquier temor o inseguridad que pueda tener. A diferencia de otras situaciones, es importante esforzarse por mantener la comunicación con un gestor controlador. Ten en cuenta que, aunque sientas que les estás contando demasiado, te aseguras de que no se lleven ninguna sorpresa, puesto que ya saben qué esperar. Cuando saben qué esperar, puede ayudar a crear más confianza y, con suerte, a eliminar su microgestión.

Relacionado: Relacionado: 4 formas diferentes de comunicarse eficazmente en el lugar de trabajo

4. Anticiparse a sus peticiones

Piensa con antelación en lo que tu jefe podría pedirte. Si te anticipas a sus peticiones, puede que no sientan que tienen que recordarte que hagas algo, puesto que ya lo estás haciendo. Cuando haces esto de forma sistemática, puede que te den más libertad, lo que puede reducir su microgestión en general.

5. Centrarse en el trabajo

En lugar de sentir que tienes que actuar ante su microgestión o tener un mal rendimiento como represalia, mantente centrado en tus tareas. De este modo, te aseguras de seguir siendo productivo y de realizar un trabajo de calidad.

6. Crítica propia

Incluso si cree que tiene un gerente controlador, haga una auto-reflexión y evalúe su propio comportamiento. Por ejemplo, considere si ha llegado tarde al trabajo con frecuencia o si se ha distraído últimamente. Reconsidere su conducta laboral basándose en su autocrítica para ayudar a restablecer la confianza de su jefe en usted y en sus capacidades. Asegúrate de hacer esto antes de abordar cualquier problema con tu jefe.

7. Documentar el trabajo

Documente su rendimiento cada día. Tener esta documentación te permite consultarla en caso de conflicto. Tener un registro de tu trabajo también ayuda si tu jefe dice una cosa pero hace otra.

Te recomendamos

¿Qué es una reunión Scrum? Tipos y consejos

50 ideas de regalos para el amigo invisible

Mejorar las competencias y volver a estudiar: Cuándo, cómo y por qué debería hacerlo

Coste total: Qué es y cómo utilizarlo

Cómo prepararse para una feria comercial

Una visión de la organización centralizada