Guía para la Delegación en el Liderazgo

Tener la capacidad de asignar trabajo a los empleados y miembros del equipo cuando se trabaja como líder puede ser beneficioso. Entender cómo delegar es importante porque puede beneficiar al equipo de muchas maneras y ayudarles a desarrollar las habilidades necesarias para fabricar y distribuir los productos y servicios de la empresa.

En este artículo, analizamos por qué es importante la delegación en el liderazgo y enumeramos los pasos que puede seguir para delegar tareas a los miembros de su equipo de forma más eficiente.

¿Por qué es importante la delegación en el liderazgo?

Hay varias razones por las que la delegación es importante en el liderazgo. Estas son algunas de ellas:

Aumentar la confianza

Asignar nuevas tareas y cometidos a las personas les ayuda a confiar en sus capacidades y a demostrar sus habilidades y conocimientos en el lugar de trabajo. También es posible que los empleados se impliquen más y se sientan más comprometidos con sus tareas, al saber que son ellos los responsables del resultado.

Ahorro de tiempo

Delegar tareas en diferentes empleados y personas puede ayudar a su equipo a ahorrar tiempo y a completar las tareas con mayor eficacia. Por ejemplo, si divide los proyectos más grandes en piezas delegadas más pequeñas, su equipo puede completar sus tareas asignadas al mismo tiempo y usted puede compilar su trabajo para completar el proyecto completo más rápidamente.

Desarrollar habilidades

Permitir que los empleados realicen tareas delegadas puede permitirles desarrollar y mejorar ciertas habilidades. Por ejemplo, si quiere que algunos de sus asociados de ventas desarrollen sus habilidades de comunicación para mejorar sus técnicas de venta, considere la posibilidad de asignarles la tarea de ponerse en contacto con clientes potenciales. Esto puede permitirles practicar sus habilidades de comunicación sin tener que hacer los lanzamientos de ventas iniciales.

Priorizar las tareas

Asignar proyectos a los empleados puede ayudarles a entender cómo priorizar su trabajo y completar rápidamente sus tareas. Tener la capacidad de trabajar en varias tareas a la vez puede ayudar a los empleados a desarrollar habilidades multitarea que pueden beneficiar tanto a su equipo como a la empresa en general.

Relacionado: Cómo priorizar las tareas en el trabajo

Cómo delegar en el liderazgo

Aquí tienes seis pasos que puedes seguir para aprender a delegar en una posición de liderazgo:

1. Saber cuándo delegar

Tener una buena razón para delegar una tarea es importante porque puede ayudar a desarrollar las habilidades de tu equipo y aumentar la productividad de la empresa. A la hora de delegar una tarea, puede ser útil ver cómo podría contribuir al desarrollo de un miembro del equipo o ayudarle a alcanzar sus objetivos laborales.

Por ejemplo, si sabes que un empleado espera ascender a un puesto directivo en el futuro, puede ser beneficioso delegarle ciertas tareas de gestión o liderazgo. Esto puede ayudarles a mejorar esas habilidades y posicionarlos para el ascenso.

2. Encontrar a los candidatos adecuados

Decidir a qué candidatos recurrir para un proyecto delegado es importante porque puede beneficiarse de sus habilidades o ayudarles a mejorar sus puntos débiles. Si le da a una persona una tarea que requiere mucho tiempo, considere la posibilidad de asignársela a un empleado con los puntos fuertes o las habilidades adecuadas para el trabajo.

Por ejemplo, si una empresa necesita un estado financiero para los inversores en el plazo de una semana, puede ser mejor encargar esa tarea a un contable que tenga mucha experiencia en la creación de estados financieros.

Asimismo, si observas que una persona no tiene desarrolladas ciertas habilidades o conocimientos empresariales, puede ser beneficioso delegarle tareas que le ayuden a mejorar esas técnicas. Al completar la tarea o el proyecto, pueden aprender a través de la experiencia práctica y continuar desarrollando sus habilidades, posiblemente convirtiendo sus debilidades en fortalezas.

Relacionado: Guía para la formación y el desarrollo de los empleados: Cómo hacerlo eficazmente

3. Explica tu razonamiento

A la hora de delegar una tarea a un empleado, puede ser útil que sepa por qué la recibe. Tanto si esperas que mejore sus habilidades como si le confías una tarea que podría beneficiarse de su experiencia, explicar el motivo puede ayudarles a entender cómo enfocar la tarea y, posiblemente, elevar su moral.

Por ejemplo, si le pides a un miembro del equipo que elabore el programa de trabajo de la semana que viene, explicándole que recibe la tarea porque sabes que quiere ser gerente algún día y esto podría ayudarle a desarrollar sus habilidades de gestión, aumenta su actitud positiva y le informas de que tiene que enfocar la tarea como un ejercicio de formación. Saber que la tarea está destinada a la formación podría animarles a hacer preguntas y a trabajar en su desarrollo.

4. Describir los objetivos de la tarea

Describir las metas y los objetivos de un proyecto delegado es importante porque puede ayudar al empleado a saber lo que se espera de él y lo que tiene que conseguir para completar la tarea.

Si proporciona a los empleados una lista de metas u objetivos que deben cumplir en lugar de una guía paso a paso, puede darles libertad para realizar la tarea por sí mismos y desarrollar importantes habilidades de resolución de problemas. También es posible que los miembros del equipo resuelvan una tarea o asignación de una forma sorprendente que podría contribuir a la productividad y eficiencia del equipo en el futuro.

Relacionado: Cómo crear un plan de gestión de proyectos

5. Proporcionar recursos útiles

Proporcionar a los empleados y a las personas los recursos que necesitan para completar los proyectos que se les asignan es importante porque puede ayudarles a tener éxito y a desarrollar nuevas habilidades. Por ejemplo, si le pides a un miembro del equipo que cree una cuenta de resultados para la empresa en el nuevo software de financiación que nunca ha utilizado antes, considera la posibilidad de proporcionarle tutoriales en línea u otros miembros del equipo que puedan formarle en el uso del software. Esto puede permitirles completar el proyecto con éxito y ayudarles a aprender un nuevo programa que podrán volver a utilizar en el futuro.

6. Dar opiniones

Después de que un empleado complete una tarea, o mientras esté trabajando en ella, puede ser útil proporcionarle comentarios sobre cómo lo está haciendo o cómo puede mejorar. Esto permite a los empleados observar su trabajo desde el punto de vista de otra persona y aprender de cualquier error o problema que se haya producido durante la realización de la tarea.

Por ejemplo, si observas que un empleado tiene problemas para realizar ventas a los clientes, infórmale de cómo podría mejorar su comunicación y transmitir información sobre los productos de la empresa.