Cómo crear una guía de estilo editorial eficaz

El marketing de contenidos suele ser una parte esencial del plan de promoción de una empresa. Para garantizar que sus contenidos sean coherentes, informativos y valiosos para su público, considere la posibilidad de elaborar una guía de estilo editorial completa. En ella se describen todas las normas de redacción estándar de su marca en aspectos como la gramática, la puntuación y la ortografía.

En este artículo repasamos qué es una guía de estilo editorial, los elementos que debe incluir y cómo redactarla.

¿Qué es una guía de estilo editorial?

Una guía de estilo editorial es un documento que las empresas utilizan como guía para que los empleados la sigan y que detalla la gramática, el tono y la voz que los profesionales del marketing deben utilizar al escribir el contenido de la marca. Las guías de estilo editorial mantienen todas las reglas para la redacción de diversos contenidos de marketing en un lugar fácilmente recuperable. Los profesionales del marketing pueden acceder simplemente a este documento para comprender los elementos necesarios al escribir el contenido antes de publicarlo.

Las guías de estilo editorial son importantes porque ayudan a las empresas a mantener un tono y un estilo coherentes. Esto hace que la empresa sea más memorable, reconocible y confiable para los miembros de la audiencia. Con una guía de estilo que enumere las normas básicas que hay que seguir al redactar contenidos, se puede garantizar que cada pieza de marketing sea valiosa, de alta calidad y que sirva para el propósito clave de informar, educar o entretener a la audiencia.

Relacionado: Cómo crear una guía de estilo de marca en 7 pasos

Elementos de una guía de estilo editorial

A lo largo de su guía de estilo hay varias secciones que detallan las reglas de su marca para escribir contenidos valiosos y de calidad de los que sus lectores puedan aprender y disfrutar. Los elementos que debe incluir su guía de estilo editorial son

  • Gramática y puntuación Tu marca puede tener preferencias sobre los tipos de reglas gramaticales que elige seguir en sus materiales. Detalla la puntuación y las técnicas gramaticales que tu marca puede utilizar, como el guion em, el punto y coma, la voz pasiva o la coma oxford.

  • Tono y voz: Establece el estilo de tu marca y la forma en que tu público prefiere que le hables. Por ejemplo, un público del sector financiero suele preferir un tono profesional y formal, mientras que una empresa de estilo de vida puede querer un lenguaje más informal.

  • Enlaces y recursos: Detalla con qué frecuencia prefieres utilizar enlaces en tus artículos y cuándo son más apropiados. Puede permitir que los enlaces vayan a fuentes externas creíbles cuando se citan hechos o restringir a los escritores para que sólo incluyan enlaces internos dentro de cada pieza.

  • Tipos de contenido: Describa todos los tipos de piezas que su marca puede escribir, como publicaciones en el blog, libros blancos, libros electrónicos o publicaciones en las redes sociales. Cada uno de estos tipos puede presentar reglas y directrices individuales, como el recuento de palabras de la estructura y el tono.

  • Formato de estilo de escritura: El formato de su estilo suele ser el aspecto de cada uno de sus mensajes. Esto puede incluir el uso de mayúsculas y minúsculas para los subtítulos, la selección del tipo de letra a utilizar y la aplicación de listas numeradas o con viñetas a cada sección.

  • Visual y gráfico: Esta sección explica si puede utilizar imágenes en sus contenidos, cuántas puede incluir en cada uno, dónde colocarlas y los requisitos de tamaño de las imágenes. También puede detallar de dónde puede obtener las imágenes para cada pieza.

Cómo crear una guía de estilo editorial

Antes de crear su guía de estilo editorial, revise detenidamente las directrices de su marca e investigue a su público para asegurarse de que está elaborando contenidos que puedan resultar valiosos, relacionables y educativos. Siga estos pasos para crear una guía de estilo editorial eficaz:

1. Seleccione su estilo de escritura

Su estilo de escritura suele reflejar los tipos de reglas gramaticales, de puntuación y ortográficas que prefiere seguir. Lo mejor es seleccionar un libro de estilo para que sirva de referencia a los empleados cuando no estén seguros de cómo su marca puede deletrear o redactar ciertas palabras. La mayoría de estas guías tienen sus propias reglas de estructura, formato o gramática. Usted puede decidir cuáles de estas reglas prefiere que siga su marca y cuáles le gustaría evitar. Enumérelas claramente en la sección de estilo de escritura de su guía editorial. Las pautas de estilo más comunes que suelen seguir las marcas para sus contenidos son

  • Estilo Associated Press
  • Estilo de la Asociación de Lenguas Modernas
  • El Manual de Estilo de Chicago

Relacionado: Los 4 principales estilos de escritura: Cuándo y cómo debe utilizarlos

2. Construir directrices para la voz, el punto de vista y el tono

Decida cómo quiere que sus piezas se dirijan a su público. Realice una investigación sobre su audiencia para entender los tipos de contenido que consumen y la verborrea típica con la que se sienten cómodos. Por ejemplo, si escribe para una empresa de títulos e hipotecas, puede hablar en un tono profesional utilizando la terminología inmobiliaria habitual. Otras pautas básicas que hay que tener en cuenta son el punto de vista desde el que se escribe, que puede incluir perspectivas en primera, segunda o tercera persona. La segunda persona suele ser la más afín y personal, ya que te permite hablar directamente al lector.

Intente incluir también en su texto si utiliza la voz pasiva o activa. La mayoría de las marcas intentan incluir verborrea procesable en la medida de lo posible. Puede detallar si desea utilizar muy poca voz pasiva o ninguna en sus piezas.

Relacionado: Entender las directrices de la marca: Consejos y ejemplos

3. Definir el público

Al enumerar estas pautas, especifique quién es exactamente su público y el propósito de escribir contenidos para él. Puede haber más de un público al que dirijas cada pieza de contenido para ayudarte a llegar a un mayor número de lectores. Entender a quién te diriges y cómo les escribes ayuda a tu equipo de marketing a calibrar las técnicas para crear piezas de contenido que se relacionen directamente con ellos.

Mencione su objetivo para cada pieza de contenido para dar a los escritores un propósito para la elaboración de contenidos. Los objetivos potenciales podrían ser establecer la marca como líder de pensamiento, resolver los desafíos específicos que su audiencia enfrenta en sus vidas o educar a los lectores sobre temas y actualizaciones de la industria.

Relacionado: Definición de su público objetivo: Qué es y por qué es importante

4. Establezca sus directrices de formato

Las directrices de formato suelen indicar cómo quiere que se vea el contenido cuando se publica. Puede mencionar cuándo los escritores deben utilizar ciertos títulos, poner en negrita diferentes frases o palabras y enumerar las directrices para los hipervínculos en diversas áreas del texto. Intente especificar en qué casos es apropiado incluir texto en negrita o cursiva y comparta ejemplos cuando sea posible.

Estas directrices también pueden especificar cuándo utilizar enlaces, qué fuentes considera su marca aceptables y cuántos enlaces incluir en una pieza de contenido. También puede mencionar cómo citar correctamente estas fuentes y los lugares a los que su marca prefiere evitar enlazar recursos, como la competencia, por ejemplo.

5. Establecer pautas de imagen

Incluir imágenes en sus artículos y otras formas de contenido puede captar la atención de la audiencia y añadir más contexto a lo que están leyendo. Sus directrices de imagen suelen indicar los tipos de fotos o gráficos que su audiencia puede ver. Esto puede incluir opciones como fotos de stock o gráficos de marca realizados por su equipo de diseño. También puedes detallar los tamaños que prefieres que tenga cada imagen y los pies de foto que debes incluir para acreditar la fuente de cada imagen que presentas.