Definición, propósito y cómo se implementa la garantía de calidad

Un método eficaz de garantía de calidad es crucial para cualquier empresa de éxito. Es importante desarrollar métodos para fabricar productos o prestar servicios. Las técnicas de garantía de calidad bien aplicadas ayudan a las empresas a funcionar de forma óptima para maximizar los beneficios.

En este artículo, aprenderá por qué es importante la garantía de calidad, la diferencia entre la garantía de calidad y el control de calidad y los consejos para implementar buenos procesos de garantía de calidad.

¿Qué es la garantía de calidad?

El protocolo de garantía de calidad de una organización supervisa cada fase de la producción para garantizar que sus artículos son coherentes y de alta calidad. El aseguramiento de la calidad es un enfoque activo cuyo objetivo es prevenir los problemas. La garantía de calidad asegura que cada producto es de la máxima calidad y satisface las necesidades de cada cliente.

Los procesos de garantía de calidad suelen seguir un ciclo denominado PDCA, que significa:

  • Planificar: Una empresa crea el objetivo del proceso, normalmente para entregar un producto o servicio de alta calidad.
  • Hacer: El equipo de control de calidad desarrolla el proceso y lo pone a prueba para garantizar su funcionamiento.
  • Compruebe: El equipo de garantía de calidad y los gestores de proyectos supervisan el proceso implementado para ver si cumple el objetivo original.
  • Actuar: El equipo de control de calidad modifica el proceso si es necesario para obtener un producto de calidad basado en normas predeterminadas.

Relacionado: Aprender a ser un gestor de calidad

¿En qué se diferencia la garantía de calidad del control de calidad?

Aunque a menudo se utiliza erróneamente de forma intercambiable con el control de calidad, el aseguramiento de la calidad es en realidad un campo distinto del control de calidad. Estas son las principales diferencias entre la garantía de calidad y el control de calidad:

  • La garantía de calidad se centra en el proceso de creación de un producto basado en normas, mientras que el control de calidad prueba los productos acabados para asegurarse de que cumplen las normas.
  • La garantía de calidad es un método proactivo para garantizar que los productos cumplen las normas, mientras que el control de calidad es reactivo, ya que soluciona los problemas después de que se produzcan.
  • La garantía de calidad consiste en encontrar formas de prevenir los defectos, mientras que el control de calidad identifica los defectos.
  • La garantía de calidad se centra únicamente en el proceso, mientras que el control de calidad se centra en el producto.

Por ejemplo, una empresa está desarrollando un nuevo teléfono móvil. El equipo de garantía de calidad crea el proceso de fabricación del teléfono móvil para que la empresa pueda producir en masa el producto con un mínimo de problemas. Una vez que la empresa empieza a fabricar los teléfonos, el control de calidad los comprueba para asegurarse de que no tienen defectos antes de venderlos a los clientes.

Relacionado: Relacionado: Aprenda a ser un inspector de control de calidad

¿Por qué es importante la garantía de calidad?

Fabricar constantemente productos de alta calidad que funcionen bien y duren mucho tiempo es una forma excelente de crearse una reputación positiva entre los consumidores. Un departamento de garantía de calidad que funcione es una parte importante del proceso de desarrollo. Al garantizar que la línea de producción funciona según las normas establecidas, el control de calidad hace que el proceso de desarrollo de productos de alta calidad sea más fácil y exitoso.

Una línea de fabricación correctamente optimizada también facilita que los empleados realicen su trabajo y produzcan la mercancía fabricada con la mayor rapidez posible sin sacrificar la calidad del producto final.

Relacionado: Aprenda a ser un ingeniero de calidad

Consejos para garantizar la calidad

Si trabajas en el ámbito del control de calidad, aquí tienes algunos consejos importantes que te ayudarán a rendir al máximo:

  • Documente sus políticas.
  • Escuche a sus compañeros de trabajo.
  • Empiece por los problemas obvios y vaya construyendo.
  • Sea creativo.
  • Implementar los cambios y supervisar los resultados.
  • Acepta el cambio.

Documente sus políticas

La coherencia es una parte importante de la garantía de calidad. Cuando realice la garantía de calidad en diferentes partes de su proceso, asegúrese de documentar todo lo que hace. Cuando tenga éxito, podrá remitirse a su documentación para seguir utilizando las mismas ideas.

La documentación también puede ayudar a tus compañeros y a tu jefe a identificar tus procesos, lo que facilita la colaboración en diferentes proyectos. Si un miembro del equipo tiene una pregunta sobre su trabajo, puede consultar la documentación para ver lo que usted ya ha intentado, para no repetir su trabajo.

Escuche a sus compañeros de trabajo

La garantía de calidad es casi siempre un esfuerzo de equipo, por lo que es esencial colaborar con los compañeros de trabajo. Puede ser útil celebrar reuniones periódicas del equipo para poder discutir los progresos con sus compañeros y hacer una lluvia de ideas juntos cuando se encuentren con obstáculos. Valore las sugerencias de sus compañeros e intente utilizarlas en su trabajo para mejorar los procesos.

Comience con los problemas obvios y construya

Cuando desarrolle nuevas estrategias de control de calidad, empiece por los problemas más evidentes y para los que tenga más confianza en su solución. Este enfoque centrado le permite minimizar las variables al reducir el número de cambios que se aplican a la vez. Esto facilita la evaluación del éxito de los cambios y la determinación de si han sido útiles. Una vez que haya solucionado los primeros problemas, podrá dedicar más recursos a los problemas menores que queden.

Sea creativo

Si tiene un problema en su proceso de producción y no puede encontrar una solución utilizando la resolución de problemas tradicional, una solución creativa puede ser la respuesta. Esta es un área en la que hablar con tus compañeros de trabajo puede ser útil. Más mentes pensando en el problema aumenta las posibilidades de que alguien tenga una idea que merezca ser considerada.

Las soluciones estándar para la resolución de problemas son un excelente punto de partida, pero la creatividad ayuda cuando la resolución de problemas no resuelve el problema. Tener una mente creativa puede ser un gran impulso como profesional de la garantía de calidad cuando todas las soluciones habituales no parecen llevar los estándares a donde se necesitan.

Aplicar los cambios y supervisar los resultados

Tomar una decisión informada es importante durante el proceso de control de calidad, pero siempre debe supervisar sus resultados para asegurarse de que todo funciona según lo previsto. Cada vez que realice cambios en su proceso de producción, es importante supervisar los resultados para asegurarse de que realmente ve las mejoras que desea. Documéntelo todo para saber que lo que ya ha probado puede eliminarse de su estrategia. Puede ser útil tener varios procesos listos para probar si uno no funciona como se esperaba.

Aceptar el cambio

Un profesional de la garantía de calidad con éxito debe estar dispuesto a realizar cambios en cuanto una de sus sugerencias no funcione como se pretende. Recuerde que hacer cambios es un signo de flexibilidad y profesionalidad y demuestra que pone el interés de la empresa por encima de su orgullo.

Siempre debe prestar atención a los resultados de sus cambios, tanto en forma de productos que se crean como en la forma en que los cambios afectan a sus compañeros de trabajo. El seguimiento de este feedback le permite ver qué cambios tienen éxito e identificar la siguiente área a tratar para optimizar la calidad de los productos.