Guía de la cultura empresarial

Una cultura empresarial fuerte y positiva debe funcionar en función de los objetivos y necesidades finales de la organización y sus empleados. Probablemente haya oído hablar mucho de la importancia de la cultura empresarial, pero quizá se pregunte qué significa exactamente y cómo mejorarla.

En este artículo, definiremos lo que es la cultura de la empresa, cómo puede afectar a una organización y las formas en que puede apoyarla desde una posición de colaborador individual o directivo.

¿Qué es la cultura empresarial?

La cultura de la empresa es un conjunto de creencias, valores, actitudes y comportamientos que se mantienen gracias a un esfuerzo colectivo. La cultura es lo que caracteriza a la organización. Puede incluir la forma en que se manejan las relaciones entre los empleados y los clientes, los valores propuestos por la empresa o las creencias y actitudes de los miembros del equipo.

Los ejecutivos y los directivos de alto nivel pueden tener o no un conocimiento firme de la cultura de su propia empresa. La cultura de la empresa puede resentirse, por ejemplo, si definirla y mantenerla no es una prioridad. La mayoría de las empresas tienen al menos una declaración de misión, que es un buen punto de partida para identificar la cultura y hacer cambios para desarrollarla según sea necesario.

La cultura de una empresa marca en última instancia la pauta del compromiso y la satisfacción de los empleados. Sin empleados que disfruten y prosperen en su entorno, es probable que una empresa tenga dificultades para triunfar.

Atributos que influyen en la cultura

La cultura de cada organización’difiere en función de su misión y sus valores fundamentales. Los principales atributos que las empresas deben tener en cuenta al definir su cultura son la pasión, la autonomía y el rendimiento:

  • Pasión es importante para la lealtad y la satisfacción de los empleados. Cuando los empleados se apasionan constantemente por su trabajo y su lugar de trabajo, tienden a sentirse más unidos en el trabajo hacia objetivos compartidos.

  • Autonomía deben ser prioritarios entre los directivos, confiando en que sus equipos hagan bien su trabajo. Una organización de éxito debe entender que uno de los principales motivadores de los empleados es sentirse orgullosos de su trabajo. Facultar a los individuos para que innoven y gestionen su propio trabajo es importante para una cultura empresarial sana y positiva.

  • Rendimiento es otro atributo que influye en la cultura de una organización. Las empresas deben reconocer y celebrar a los empleados de alto rendimiento por la calidad de su trabajo.

Valores fundamentales y cultura de la empresa

Una empresa debe tener un sólido conjunto de valores fundamentales que conformen la cultura general. Los valores fundamentales son un conjunto de prácticas, ideales o creencias que perfilan el funcionamiento de la empresa, incluida su forma de crecer, asignar recursos y tomar decisiones. Identificar y definir los valores fundamentales de una organización proporcionará estructura y coherencia. Algunos ejemplos de valores fundamentales para una empresa son:

  • Integridad
  • Compromiso con los clientes y/o los empleados
  • Comunicación honesta, directa y abierta
  • Calidad y fiabilidad del producto/servicio
  • Oportunidades de crecimiento y superación

Tras establecer los valores fundamentales, los líderes empresariales pueden encarnar esos valores para implantar una cultura empresarial más definida. Para ello, los líderes de la empresa deben vivir según esos valores y practicarlos cada día. Establecer objetivos y encuestar a los empleados puede ayudar a los líderes a mantenerse en el camino y mantener una atmósfera de responsabilidad.

Además, los nuevos contratados deben comprender la importancia de los valores fundamentales de la empresa. Cuando una organización cuenta con un equipo de personas fuertes y trabajadoras que adoptan los valores de la empresa en su propio trabajo, la cultura de la empresa se fortalece;

Los valores fundamentales individuales y la cultura de la empresa

Tus valores fundamentales también pueden influir en el tipo de cultura empresarial que buscas al solicitar un empleo. Si no está seguro de cuáles son sus valores fundamentales, piense en los rasgos y cualidades que más admira en sus mentores o líderes en el trabajo.

Identificar lo que te motiva puede ayudarte a delimitar tus valores. Incluso tus objetivos profesionales futuros pueden dar forma a los valores que necesitas priorizar en el lugar de trabajo para conseguirlos. Al priorizar tus valores, te resultará más fácil identificar los puestos de trabajo adecuados cuando busques o hagas cambios en la cultura de tu trabajo actual.

Beneficios adicionales de una cultura saludable

Una cultura empresarial más sólida aporta una serie de beneficios a los empleados, así como a la organización en su conjunto. Cuando un equipo puede compartir sus retos y éxitos, los miembros suelen sentirse parte de un esfuerzo colectivo inspirado por un objetivo compartido. Una cultura fuerte y saludable aumentará la productividad, la retención de los empleados y la moral. Seguir un conjunto de valores compartidos desarrollará una cultura que es satisfactoria e inspira la innovación. Cuando un equipo se siente más conectado, la organización se vuelve más cohesionada, lo que hace que a los empleados les resulte menos atractivo pensar en marcharse;

Cuando se realizan cambios en la cultura de una empresa, solicitar la opinión de los empleados es una herramienta valiosa que puede ayudar al equipo a sentir que se les escucha y que sus comentarios son apreciados. Merece la pena centrarse en la cultura de la empresa en cualquier negocio o sector.

Te recomendamos

Cómo elegir un mentor en 5 pasos

6 Técnicas de programación de proyectos para mejorar la eficiencia

Cuatro tipos de personalidades de ventas

10 tipos de carreras de justicia penal y trabajos relacionados

Geofencing: Definición, consejos y ejemplos

Cómo Calcular el Percentil Paso a Paso (y Ejemplos)