La guía completa de la comunicación no verbal en el trabajo

La comunicación no verbal es una parte crucial a la hora de compartir y recopilar información en las interacciones interpersonales y desempeña un papel tan importante en la mayoría de las conversaciones como la comunicación verbal. Este tipo de comunicación transmite su actitud, su estado de ánimo, su nivel de energía y sus emociones.

En este artículo, definiremos la comunicación no verbal, exploraremos cómo puede utilizarse en el lugar de trabajo y ofreceremos ejemplos para ayudarle a mejorar sus habilidades de comunicación no verbal.

¿Qué es la comunicación no verbal?

La comunicación no verbal es todo método que se puede utilizar para enviar mensajes que no impliquen palabras. La comunicación no verbal es algo que utilizas cada vez que interactúas con alguien, te des cuenta o no. Aprender a hablar de forma no verbal y a leer los mensajes no verbales de los demás es una habilidad de comunicación fundamental. Ser capaz de interpretar hábilmente las señales no verbales le ayudará a ser un comunicador más eficaz en el trabajo.

Tipos de comunicación no verbal

Hay varios tipos distintos de comunicación no verbal con los que hay que familiarizarse. He aquí algunos ejemplos de señales no verbales:

Expresiones faciales

Las expresiones faciales son una de las formas más evidentes de comunicación no verbal. Las expresiones faciales incluyen sonrisas, ceños fruncidos, frentes arrugadas y ojos en blanco. Las expresiones faciales suelen ser reactivas. Sonríes cuando estás contento, frunces el ceño cuando estás frustrado y te muerdes el labio cuando estás nervioso. Estas señales comunican mensajes específicos sobre cómo estás reaccionando ante un evento, una situación o ante otra persona.

Es útil leer las expresiones faciales de los demás. Si estás compartiendo una nueva idea y la otra persona arruga la nariz, es probable que encuentre algo que has dicho de mal gusto o extraño. Si le pides a un compañero de trabajo que te ayude con un proyecto y te responde con una sonrisa genuina, es probable que sea una incorporación positiva a tu equipo. Cuanto más tiempo dedique a familiarizarse con las expresiones faciales de los demás, más acertada será su interpretación.

Gestos

Los gestos son otro tipo importante de comunicación no verbal. Los gestos implican movimientos físicos que se realizan con el cuerpo. Algunos ejemplos de gestos son saludar con la mano, encogerse de hombros y dar a alguien un «pulgar arriba». También pueden ser sutiles, como golpear con el dedo el borde del escritorio. Independientemente del dramatismo del movimiento, todo gesto transmite información.

Los gestos suelen ser bastante exclusivos de la persona que los utiliza. Para algunas personas, rebotar la pierna por debajo de la mesa puede ser un signo de nerviosismo o malestar. Sin embargo, para otros, puede significar excitación o intensidad. A veces, la única forma de saber la diferencia es observar sus gestos con regularidad. Entrenarse para prestar atención a los patrones de comportamiento de otras personas es la forma más rápida de mejorar sus habilidades de comunicación no verbal.

Postura

La postura se refiere a la posición de su cuerpo cuando está de pie, sentado o caminando. Su postura es a menudo uno de los indicadores más claros de su energía, su estado de ánimo y su nivel de atención. Entre las distintas posturas se encuentran la caída, la inclinación y la postura erguida. En una reunión o entrevista, se percibe que las personas que están sentadas rectas en sus sillas prestan más atención que las que están encorvadas. Apoyarse en el codo, cambiar el peso de un pie a otro e inclinarse hacia atrás de la mesa son otros ejemplos de mensajes no verbales comunicados a través de la postura.

La postura es un elemento importante de la comunicación no verbal porque la gente suele ser inconsciente de ella. Si estás molesto por lo que te está diciendo otra persona, sería muy fácil transmitir ese hecho utilizando tu postura. Inclinarse hacia otro lado, cruzar los brazos o encorvar los hombros es una forma de comunicar que se está incómodo. Aprender a utilizar tu propia postura para comunicarte eficazmente es tan importante como aprender a interpretar la postura de los demás’.

Movimiento de los ojos

El movimiento de los ojos es un tipo complejo de comunicación no verbal. Tradicionalmente, establecer contacto visual con alguien se ha considerado un signo de compromiso, concentración y respeto. Especialmente en una entrevista, alguien que evita el contacto visual puede ser percibido como nervioso, falso o aburrido. Por otra parte, mantener el contacto visual con alguien con demasiada frecuencia y durante demasiado tiempo se interpreta como excesivamente intenso o incluso “espeluznante” Aprender a utilizar e interpretar con precisión el movimiento de los ojos para comunicarse es una baza crucial para un comunicador experto.

Hay varios factores que contribuyen a que pueda utilizar y leer el movimiento de los ojos con precisión. Las pistas del contexto son muy importantes cuando se trata de establecer contacto visual y señales similares. Si alguien evita el contacto visual con usted, podría asumir automáticamente que está siendo grosero. Sin embargo, hay muchas razones por las que alguien puede no mantener el contacto visual. Algunas personas consideran que el contacto visual es estresante o incómodo, sobre todo las que padecen ansiedad o trastornos similares. En muchas culturas, la gente considera que mantener el contacto visual con alguien que no conoce es una actitud combativa o atrevida. Conocer el contexto de la situación te ayudará mucho a la hora de interpretar las señales poco claras.

Cómo utilizar la comunicación no verbal en el lugar de trabajo

Es casi seguro que ya utilizas la comunicación no verbal en todas tus interacciones interpersonales. Sin embargo, aprender a utilizar específicamente la comunicación no verbal en el trabajo puede tener un impacto significativo en la eficacia de su comunicación profesional. A continuación, te presentamos algunos pasos para utilizar la comunicación no verbal en el trabajo:

1. Ser consciente de sí mismo

Indudablemente, el primer paso para utilizar la comunicación no verbal en el trabajo es ser consciente de los mensajes que envías. Es probable que ya tenga ciertos hábitos no verbales que utiliza a diario. Si conoce su propia tendencia a morderse el labio, levantar las cejas o moverse en su asiento, puede optar por eliminarlos o utilizarlos en su beneficio. Ser consciente de su propia comunicación también puede ayudarle a aprender a interpretar a los demás’.

2. Ser empático

La comunicación no verbal suele verse afectada por la situación individual o por las circunstancias del momento. Para interpretar con precisión las señales de otra persona, es posible que tenga que tener en cuenta el contexto y empatizar en consecuencia. Por ejemplo, si un compañero de trabajo está sentado con los brazos cruzados y los hombros encorvados, a primera vista puede parecer que está frustrado o molesto. Sin embargo, si consideras el contexto, puedes darte cuenta de que la calefacción de la oficina está estropeada y que no lleva jersey. En lugar de interpretar su postura como hostil, podrías entonces empatizar y ver que simplemente tienen frío.

3. Ser intencional

Con frecuencia, las personas envían señales no verbales sin darse cuenta de lo que están comunicando. Si usted controla sus propias reacciones y respuestas físicas automáticas, puede ajustarlas para transmitir mensajes con mayor precisión y eficacia. Procure enviar comunicación no verbal sólo si sabe que será bien recibida e interpretada con precisión. Inclinarse sobre el hombro de otra persona para mirar su trabajo puede ser percibido como algo perfectamente normal y necesario. Sin embargo, también podría incomodarles si están acostumbrados a mantener una cantidad significativa de espacio personal. Recuerde que siempre debe ser consciente de los mensajes que envía.

Ejemplos de comunicación no verbal

Utilizando la comunicación no verbal, puede transmitir mensajes específicos que pueden beneficiarle en determinadas situaciones. Aquí hay tres ejemplos específicos de actitudes que puede comunicar utilizando la comunicación no verbal:

Confianza

Una de las cosas que puede querer comunicar con regularidad es la confianza. La confianza es una cualidad interesante porque puedes transmitirla fácilmente incluso cuando no la sientes. La confianza es esencial para transmitirla durante las entrevistas de trabajo, cuando presenta información en público o cuando lanza una nueva idea. Puedes comunicar confianza mediante:

  • Mantener un contacto visual adecuado
  • Tomar la iniciativa al dar la mano
  • Asegurarse de que todos sus gestos son intencionados y eficaces
  • Mantenerse erguido y equilibrar su peso uniformemente
  • Mantener una expresión facial agradable pero neutra

Enfoque

Otro mensaje no verbal importante que puede enviar es su nivel de concentración o atención. En un entorno profesional, es importante que los demás sepan que usted está escuchando atentamente cuando le hablan. Esto incluye las entrevistas de trabajo, las conversaciones individuales y las reuniones de equipo. Si puede transmitir un alto nivel de concentración, los demás le percibirán como comprometido e implicado. Entre las formas de transmitir la concentración se encuentran las siguientes:

  • Mirar al interlocutor a los ojos
  • Sentarse en la silla
  • Asiente con la cabeza cuando estés de acuerdo
  • Inclinar los hombros hacia la persona que habla
  • Mantener los brazos y las manos relajados y apoyarlos a los lados o en el regazo
  • Asegúrese de que su lenguaje corporal no entra en conflicto con su lenguaje hablado

Entusiasmo

La tercera actitud que puedes comunicar utilizando mensajes no verbales en el entusiasmo. Es fácil decir palabras como “¡Estoy muy emocionado!” y “Esto es realmente interesante,” pero puede costar un poco de esfuerzo transmitir un lenguaje corporal que refleje esos mensajes verbales. Una actitud de entusiasmo es importante cuando se comparten nuevas ideas o cuando se interactúa con los clientes. Algunas cosas que puede hacer para comunicar entusiasmo son:

  • Sonreír y levantar las cejas
  • Asentir con la cabeza
  • Mover las manos para ilustrar las ideas o hacer una observación
  • Utilizar un tono de voz más alto o más intenso
  • Hablar con energía
  • Inclinar el cuerpo hacia la persona con la que se habla

La comunicación no verbal es una herramienta influyente para cualquier comunicador eficaz. Aprender a enviar y recibir mensajes no verbales con precisión es una parte crucial del éxito de la comunicación profesional e interpersonal. Tenga en cuenta los consejos y sugerencias de este artículo y explore cómo puede ponerlos en práctica en su propio lugar de trabajo. La práctica es el método más eficaz para mejorar sus habilidades de comunicación no verbal.