Guía para la gestión de personas: Definición, Consejos y Habilidades

Los líderes de hoy y los aspirantes a líderes que buscan mejorar la comunicación en el lugar de trabajo y preparar a los empleados para el éxito deben poseer habilidades efectivas de gestión de personas. Identificar sus puntos fuertes y débiles en la gestión de personas puede ayudarle a descubrirlos.

En este artículo, exploramos qué es la gestión de personas y cómo desarrollar las habilidades que son vitales para una gestión de personas de calidad en el lugar de trabajo.

¿Qué es la gestión de personas?

El proceso de gestión de personas implica formar, motivar y dirigir a los empleados para aumentar la productividad en el lugar de trabajo e impulsar el desarrollo profesional. Cada día, los líderes del lugar de trabajo, como los jefes de equipo, los gerentes y los jefes de departamento, utilizan la gestión de personas para supervisar el flujo de trabajo e impulsar el rendimiento de los empleados.

La gestión de personas es útil en muchas situaciones laborales, como por ejemplo para:

Manejo de conflictos interpersonales

Los gerentes y empleados en posiciones de liderazgo tienen un papel importante en la resolución de conflictos. Una gestión eficaz de las personas puede ayudarle a mediar en los conflictos entre los empleados de forma que se fomente la colaboración y el respeto.

Dirigir la formación de los empleados

Como líder en el lugar de trabajo, puede ser responsable de la incorporación de nuevos empleados y de entrenar a los empleados actuales en los procesos actualizados. Puede utilizar los elementos de gestión de personas para proporcionar comentarios constructivos y orientar a los empleados para que puedan tener éxito en sus puestos.

Gestionar los plazos

Dirigir a los empleados incluye asignar tareas y establecer objetivos alcanzables. Una gestión eficaz de las personas puede ayudarle a evaluar los recursos de su equipo y a establecer plazos realistas que fomenten el progreso.

Construir la cultura de la empresa

Su posición de liderazgo puede permitirle influir positivamente en su entorno de trabajo. Puede utilizar sus responsabilidades de gestión de personal para establecer una relación con los empleados. También puede pedirle a su equipo que le dé su opinión sobre la empresa, y luego convertir esa opinión en cambios factibles en la cultura de la empresa que cada empleado puede ayudar a desarrollar.

Habilidades esenciales para la gestión de personas

La gestión de personas requiere varias habilidades blandas, entre ellas las que pueden conducir a una comunicación abierta y honesta, así como a una mejor experiencia de los empleados. Cada una de estas habilidades puede ayudarle a interactuar mejor con sus empleados y a realizar las tareas de la organización.

He aquí ocho habilidades esenciales para la gestión de personas que debe incorporar a su lugar de trabajo:

  1. Potenciar a los empleados
  2. Escuchar activamente
  3. Resolución de conflictos
  4. Flexibilidad
  5. Paciencia
  6. 7. Comunicación clara
  7. Confíe en
  8. Organización

1. Capacitar a los empleados

Capacitar a sus empleados les ayuda a desarrollar nuevas habilidades y a ser más productivos. Es importante formar bien a los nuevos empleados y darles los conocimientos y recursos que necesitan para realizar las tareas asignadas y seguir aprendiendo por su cuenta.

Otros aspectos importantes de la capacitación de los empleados son

  • Ofrecer comentarios constructivos para fomentar el desarrollo de habilidades
  • Estar disponible para preguntas o formación adicional
  • Permitirles ajustar el flujo de trabajo o los procesos estándar si mejora su productividad.
  • Animarles a que tomen cursos de formación y oportunidades de aprendizaje adicionales
  • Apoyándoles en proyectos desafiantes o gestionándolos

2. Escuchar activamente

La escucha activa es la práctica de escuchar al interlocutor para comprender plenamente su perspectiva, pregunta o preocupación antes de responder. Los oyentes activos eliminan las distracciones, mantienen el contacto visual y ofrecen señales verbales o no verbales para indicar su compromiso y comprensión;

Cuando un empleado se dirija a usted con una pregunta o un problema, utilice señales no verbales como asentir con la cabeza para demostrar su compromiso mientras ellos hablan. Responda con atención repitiendo un resumen de su comprensión del mensaje. Si lo ha entendido, puede hacer preguntas de seguimiento para saber más sobre lo que necesitan. También puedes expresar tu empatía con su experiencia para asegurarles que los entiendes y los respetas. Estas técnicas de escucha activa conducen a una gestión de calidad de las personas que promueve interacciones positivas en el lugar de trabajo.

Leer más: Habilidades de escucha activa: Definición y ejemplos

3. Resolución de conflictos

Una buena capacidad de resolución de conflictos puede ayudar a afrontar los retos interpersonales. Puede analizar la situación e identificar cuáles pueden ser las causas del conflicto. Si hay una falta de comunicación o una diferencia de opiniones, puedes mediar entre las partes enfrentadas y ayudarles a llegar a un compromiso o a un entendimiento colectivo. Después de la mediación, haz un seguimiento de la situación para asegurarte de que el conflicto se ha resuelto por completo y para evitar que vuelva a producirse.

Leer más: Habilidades de resolución de conflictos: Definición y ejemplos

4. Flexibilidad

Saber cuándo ser flexible y cuándo dirigir con más firmeza a los empleados es un aspecto importante de la gestión eficaz de personas. Puede demostrar flexibilidad en su estilo de dirección adaptándose a las necesidades individuales de los empleados—como horarios ajustables u opciones de trabajo a distancia—y permitiendo a los empleados ajustar su flujo de trabajo individual para que puedan ser lo más productivos posible. Debe evaluar los resultados del proceso del empleado’para garantizar su eficacia y ayudarle a revisar el proceso si puede optimizarse.

Por ejemplo, si uno de sus empleados prefiere completar las tareas relacionadas en lotes mientras que otro empleado va y viene entre diferentes tareas, analice los resultados de cada empleado. Si ambos empleados son más productivos utilizando sus respectivos procesos, puede animarles a seguir utilizando y mejorando sus sistemas. Incluso puede pedirles que muestren sus procesos individuales a otros empleados para optimizar el flujo de trabajo de todo el equipo. Si un empleado parece tener dificultades para personalizar su proceso, puede guiarle a través de los pasos estándar y ayudarle a descubrir lo que mejor funciona para él.

5. Paciencia

La paciencia es una importante habilidad de gestión de personas que utiliza la amabilidad, el respeto y la empatía mientras ayuda a los demás a superar los obstáculos. Se puede utilizar la paciencia cuando se forma a nuevos empleados, se enseñan nuevos procesos, se manejan conflictos o se resuelven problemas. Cuando los empleados pueden confiar en la paciencia de sus jefes, es más probable que pidan aclaraciones para asegurarse de que entienden las instrucciones y para aumentar la calidad de su trabajo.

Por ejemplo, si un empleado sigue haciendo preguntas sobre un único proceso, debes seguir guiando mientras pruebas nuevas formas de comunicar mejor tu mensaje. Considere la posibilidad de proporcionar múltiples ejemplos que aclaren y demuestren sus instrucciones, o combine las instrucciones mecanografiadas con diagramas visuales si es posible.

Utilizar la paciencia en el lugar de trabajo para animar a los empleados a pedir siempre ayuda si la necesitan.

6. 1. Comunicación clara

La comunicación es una habilidad necesaria para la gestión de personas que permite a los miembros del equipo trabajar juntos en la resolución de problemas, la búsqueda de nuevas ideas y la adaptación a nuevos cambios. Tu capacidad para comunicarte claramente con tus compañeros de trabajo puede ayudarte a ser un mejor miembro del equipo.

Practique una comunicación eficaz utilizando un lenguaje claro y sencillo para que todos los destinatarios entiendan su mensaje. Considere la posibilidad de revisar la forma de dar su mensaje para evitar las barreras habituales, como demasiada información de una sola vez o términos inaccesibles. Permita que sus empleados hagan preguntas aclaratorias, y confirme directamente que cada miembro de su equipo entiende la información para que no haya mala comunicación.

7. Confíe en

La confianza significa creer que se puede contar con las capacidades, la ayuda o el consejo de alguien cuando más se necesita. Generar confianza ayuda a su equipo a trabajar juntos de forma más eficiente y productiva. Los equipos deben poder confiar en que su líder les apoya y cree en su duro trabajo. Los líderes deben poder confiar en que su equipo puede completar las tareas correctamente y a tiempo.

Puede fomentar la confianza realizando sus tareas de forma fiable y demostrando sus habilidades técnicas cuando los empleados le pidan ayuda. También puede fomentar la confianza cuando proporciona comentarios constructivos que ayudan a los miembros del equipo a mejorar sus habilidades y la calidad del trabajo.

8. Organización

Gestionar un equipo implica manejar varias tareas diferentes de forma simultánea. La organización es una importante habilidad de gestión de personas que le ayuda a controlar y mantener la productividad de su equipo. Los signos de una organización eficaz son, entre otros, los siguientes:

  • Responder rápidamente a los correos electrónicos, a las solicitudes de aprobación y a las preguntas
  • Llevar un calendario para controlar activamente los plazos
  • Dirigir reuniones en las que se discutiera eficazmente la información
  • Asignación adecuada de tareas a los miembros del equipo

Cómo desarrollar sus habilidades de gestión de personal

Si puedes demostrar tus habilidades de gestión de personas, puedes convertirte en un candidato más fuerte para futuros puestos de liderazgo. Identificar sus puntos fuertes y sus áreas de mejora puede ayudarle a decidir qué habilidades concretas debe desarrollar. Considere la posibilidad de utilizar estas estrategias para desarrollar habilidades específicas de gestión de personas:

1. Elija las habilidades individuales en las que se va a centrar

La gestión de personas es un conjunto de habilidades muy amplio. Selecciona una habilidad específica de la lista anterior, como la resolución de conflictos, y aprende más sobre la habilidad, sus beneficios y cómo aplicarla en el lugar de trabajo.

2. Inscríbase en cursos de desarrollo profesional

Algunas empresas ofrecen sus propios programas de formación para directivos, mientras que otras pueden patrocinar a sus empleados para que realicen cursos de desarrollo en otros lugares. Puede encontrar cursos en línea o a través de una institución educativa.

3. Encuentre un mentor o entrenador de negocios

La atención especializada o focalizada es una gran manera de desarrollar rápidamente las habilidades de gestión de personas. Los mentores y los coaches empresariales pueden ofrecerle comentarios personalizados y estrategias específicas y procesables.

4. Pida a otros jefes que le den su opinión o consejo

Pida consejo a su jefe o supervisor sobre cómo desarrollar sus habilidades de gestión de personas y sobre posibles oportunidades de liderazgo en las que pueda demostrar y practicar dichas habilidades.