Habilidades de inteligencia emocional para el lugar de trabajo (definición y ejemplos)

Ser capaz de gestionar eficazmente tus emociones en situaciones difíciles afectará con toda probabilidad al resultado de tus acciones. Tener una alta inteligencia emocional es un atributo excelente, pero conseguirlo requiere mucha persistencia y paciencia.

En este artículo, explicamos qué es la inteligencia emocional, las formas en que puede mejorarla y cómo puede utilizarla con éxito en el lugar de trabajo.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Las personas con altos niveles de inteligencia emocional, también conocida como cociente emocional (CE), son capaces de identificar y gestionar sus propias emociones y las de las personas que les rodean. Utilizan la inteligencia emocional para aliviar el estrés, comunicarse eficazmente, empatizar con los demás, superar los retos y desactivar los conflictos. Por ello, las personas con niveles más altos de inteligencia emocional suelen tener mayores niveles de éxito tanto en su vida personal como profesional, ya que tienden a formar vínculos personales más fuertes.

¿Por qué es importante la inteligencia emocional?

Tener inteligencia emocional puede ayudarle a evitar aquellas situaciones en las que podría actuar por impulso en lugar de por los hechos. Comprender y gestionar sus emociones y las de los demás puede ayudarle a tener más éxito en su vida personal y profesional.

La inteligencia emocional puede ser útil cuando:

  • Tener conversaciones difíciles y querer evitar herir los sentimientos de los demás’.
  • Gestionar sus emociones cuando se siente estresado o abrumado
  • Mejorar las relaciones con los demás
  • Resolver conflictos
  • Coaching y motivación de los demás
  • Creación de un entorno de colaboración

Relacionado: La importancia de la inteligencia emocional en el trabajo

Cuatro atributos principales de la inteligencia emocional

Hay cuatro atributos principales de la inteligencia emocional. Son:

1. Autogestión

Las habilidades de autogestión, como la resolución de problemas, la buena comunicación, la resistencia al estrés, la gestión del tiempo, la buena memoria y un estilo de vida saludable, suelen ser cruciales para el bienestar de un individuo, tanto en sus actividades personales como profesionales.

Relacionado: Habilidades de autogestión: Definición y ejemplos

2. Conciencia de sí mismo

Ser consciente de uno mismo es la capacidad de identificar y reconocer tus propias emociones y la forma en que afectan a tu comportamiento y actitud general. Esto le permite comprender mejor sus puntos fuertes y débiles, dándole una perspectiva más realista de su capacidad general.

Relacionado: ¿Qué es la autoconciencia? Consejos para ser más consciente en el trabajo

3. Conciencia social

La conciencia social está relacionada con la comprensión de las necesidades y respuestas emocionales de las personas que te rodean. Mostrar empatía, darse cuenta de las distintas señales emocionales de los demás y reconocer la jerarquía de un grupo puede conducir a mejores resultados sociales.

4. Gestión de las relaciones

La creación de relaciones sanas, funcionales y productivas con los demás suele basarse en la capacidad de una persona para comunicar claramente sus pensamientos, influir en los demás con sus palabras y acciones y trabajar con éxito dentro de un equipo.

Relacionado: Relacionado: 5 formas de desarrollar la inteligencia emocional en el liderazgo

Cómo mejorar sus habilidades de inteligencia emocional

Estas son algunas formas de fortalecer tus habilidades de inteligencia emocional:

1. Autogestión

El principal componente del éxito de la autogestión es ser organizado. Mantener una agenda clara y un estilo de vida saludable suelen ser los primeros pasos para mejorar la autogestión. Otro componente importante es la capacidad de superar las situaciones de estrés, y mantenerse organizado también ayuda a centrarse en lo que hay que hacer.

Mejore su autogestión:

  • 2. Pedir retroalimentación constructiva
  • Conocer sus valores
  • Aprender nuevas habilidades
  • Cómo rendir cuentas
  • Practicar la calma
  • Establezca objetivos

2. Conciencia de sí mismo

La mejora del autoconocimiento comienza por comprender y conectar con sus emociones, para determinar cómo afectan a sus pensamientos y acciones. Determinar qué le produce alegría, tristeza, ira y miedo es el primer paso para controlar estas emociones y no dejar que afecten a su juicio.

Mejore su autoconciencia mediante:

  • Trabajar en la aceptación de tus emociones
  • Ver los retos como oportunidades
  • Practicar tus habilidades de comunicación
  • Reconocer que tiene la posibilidad de elegir la forma de responder
  • Encontrar formas de gestionar las emociones difíciles

3. Conciencia social

La forma más directa de mejorar la conciencia social es prestando mucha atención a las acciones y reacciones sutiles de quienes te rodean. Con el tiempo, mejorará su capacidad para percibir y comprender las respuestas emocionales de los demás, lo que le permitirá empatizar mejor con sus sentimientos.

Mejore su conciencia social mediante:

  • Aprender a resolver conflictos
  • Practicar la escucha activa
  • Hacer preguntas abiertas
  • Mostrar interés por los demás
  • Aprender a elogiar a los demás

4. Gestión de las relaciones

Sus habilidades de gestión de las relaciones suelen mejorar cuando lo hacen otros componentes de la inteligencia emocional. Una persona que puede autogestionarse con éxito tiene una alta conciencia de sí misma y puede entender las emociones de los que le rodean tiene más posibilidades de desarrollar relaciones duraderas y saludables.

Mejore la gestión de sus relaciones:

  • Compartir sus propios sentimientos
  • Ponerse en el lugar de otra persona
  • Prestar atención al lenguaje corporal
  • Imagínate en el lugar de otra persona.
  • Escuchar a los demás

Relacionado: Relacionado: 55 consejos para mejorar la inteligencia emocional

Habilidades de inteligencia emocional en el lugar de trabajo

La mayoría de los trabajos implican situaciones estresantes y una interacción constante con otras personas. Estas situaciones hacen que las habilidades de inteligencia emocional sean un valioso activo profesional. He aquí algunos consejos para mejorar la inteligencia emocional en el trabajo:

Mantén tu cuerpo en buena forma

Controlar tus pensamientos y emociones y ser consciente de los que te rodean es más fácil cuando tienes energía y resistencia física. Hacer ejercicio durante al menos 20 minutos al día le mantendrá con energía y concentrado durante toda la jornada.

Establezca barreras emocionales

Una buena forma de mantener las emociones separadas de las decisiones laborales es establecer barreras emocionales. Aunque puede ser comprensivo y estar disponible para sus compañeros o empleados’ problemas individuales, no debe dejar que ese conocimiento o relación afecte a las decisiones laborales. Mantener una relación estrictamente profesional con todas las personas del lugar de trabajo le ayudará a mantener sus puntos de vista objetivos.

Mantener una mentalidad flexible

Tener objetivos a largo plazo puede ser útil para su desarrollo profesional, aunque los resultados de sus acciones a corto plazo tienen el potencial de cambiar el contexto. La capacidad de mantener una mentalidad flexible y ajustar los objetivos a largo plazo en función de la nueva información es importante para el lugar de trabajo.

Comprenda y tenga en cuenta los valores de su organización

Estar alineado con los valores fundamentales de su organización suele ser un componente importante del bienestar emocional. Encontrar una organización que se adapte a su personalidad suele ser una buena manera de mejorar su inteligencia emocional.

Cómo destacar las habilidades de inteligencia emocional

Los altos niveles de inteligencia emocional aumentan potencialmente tus probabilidades de conseguir un trabajo, por lo que demostrarlos a lo largo del proceso de contratación es importante para tu éxito. Aquí’se explica cómo mostrar su inteligencia emocional a su potencial empleador:

Currículum y carta de presentación

Muchas descripciones de puestos de trabajo exigen indirectamente que los candidatos tengan inteligencia emocional, con requisitos previos como buenas habilidades de comunicación, capacidad de trabajo en equipo y habilidad para dirigir a otros. Destacar tu inteligencia emocional en tu currículum y en tu carta de presentación puede aumentar potencialmente tus probabilidades de conseguir ese trabajo. Describa casos concretos en situaciones profesionales anteriores en los que haya demostrado su inteligencia emocional como autocontrol, conciencia de sí mismo, conciencia social o gestión de las relaciones.
Los posibles empleadores suelen estar interesados en saber cómo puedes utilizar tus habilidades en beneficio de la empresa contratante.

Relacionado: Habilidades que los reclutadores buscan en los currículos

Entrevistas de trabajo

La mayoría de los posibles empleadores buscan activamente indicios de inteligencia emocional en los candidatos, pero no existen métodos, reglas o directrices oficiales para medirla con precisión. Por eso, la inteligencia emocional suele tener que demostrarse a lo largo de toda la entrevista.

La forma más básica de demostrar tu inteligencia emocional es escuchando activamente las palabras del entrevistador y respondiendo de una forma que demuestre que tienes la conciencia mental para escuchar adecuadamente lo que alguien tiene que decir. Además, asegúrese de demostrar su pasión por lo que hace y su entusiasmo por la posible oportunidad, ya que mostrar genuinamente emociones positivas es un signo de inteligencia emocional.

Por último, mantener una perspectiva positiva constante y demostrar que puedes ver la oportunidad en el fracaso son también cruciales para demostrar que tienes una mentalidad sana y buenas habilidades de inteligencia emocional.

Relacionado: Cómo dominar la entrevista final (con ejemplos de preguntas y respuestas)