18 Habilidades de presentación para los negocios y cómo mejorarlas

Las habilidades de presentación incluyen la capacidad de investigar un tema y luego crear y ejecutar un gran discurso. Estas son habilidades útiles para cualquier carrera que elijas, por lo que puede ser útil mejorarlas.

En este artículo, explicaremos las habilidades esenciales que necesita para realizar una gran presentación y cómo puede mejorar esas habilidades.

¿Qué son las habilidades de presentación?

Las habilidades de presentación incluyen todo lo que necesitas para ejecutar eficazmente cada etapa de un discurso. Eso incluye la investigación, la organización, la entrega y el análisis posterior a la entrega. En el trabajo, es posible que tengas que presentar informes a tus compañeros o a tu jefe, dirigir sesiones de formación o presentar actualizaciones de proyectos a los clientes. Una buena presentación debe estar bien organizada, ser atractiva y relevante.

18 importantes habilidades de presentación para los negocios

Una presentación comienza con una cuidadosa planificación y preparación. A continuación, requiere una entrega sólida y una evaluación posterior de su actuación. Cada una de estas etapas requiere un conjunto diferente de habilidades. En esta sección, le explicaremos las 18 habilidades que necesita en las cuatro etapas de una gran presentación.

  • Investigar
  • Organización
  • Entrega
  • Análisis

Investigación

La primera etapa de una presentación consiste en reunir toda la información que necesitarás incluir. Para empezar, haz una lluvia de ideas sobre el tipo de información que necesitarás y dónde es más probable que la encuentres. Una vez que tengas toda la información necesaria, reúnela en un solo lugar. A continuación, interpreta esa información y toma nota de las conclusiones y resultados importantes. Completar esta etapa requiere las siguientes habilidades y capacidades:

  • Lluvia de ideas
  • Interpretación de datos
  • Razonamiento inductivo y deductivo
  • Investigación en línea

Relacionado: Razonamiento deductivo: Definición y Ejemplos

Organización

Una vez que tengas todos los datos y hayas desarrollado una conclusión, la siguiente etapa del proceso es organizar todo en una narración lógica. Para ello, hay que pensar en cómo se relacionan los distintos puntos que se quieren exponer y qué ejemplos o estadísticas ilustrarán más eficazmente cada punto. A continuación, hay que planificar el orden en el que se presenta la información. Crea un esquema ordenado que tenga sentido para la audiencia y que incluya todos los puntos principales.

También tendrás que preparar los materiales visuales que vayas a utilizar, como una presentación de PowerPoint o folletos. Al crearlos, sé conciso y sólo incluye los datos o conclusiones más importantes que ayuden a tu audiencia a seguir la información de tu discurso. Tómate el tiempo de corregirlos para que estén completamente libres de errores ortográficos y gramaticales.

En esta fase, necesitarás las siguientes habilidades:

  • Atención al detalle
  • Lógica
  • Planificación
  • Priorización
  • Gramática y ortografía
  • Corrección y edición

Entrega

Una vez preparada la presentación, la siguiente etapa es la presentación propiamente dicha, que requerirá una gran capacidad de oratoria y excelentes habilidades de comunicación verbal y no verbal. Proyecta confianza con tu lenguaje corporal. Mientras hablas, asegúrate de que tu espalda está recta y tus hombros hacia atrás. Intente no precipitarse en su presentación. Concéntrese en pronunciar cada palabra con claridad.

Observe a su público para ver si está atento y sigue la información. Si parece que están confundidos, es posible que tenga que ir más despacio o dedicar más tiempo a los ejemplos. Pronuncie su discurso con personalidad y energía. Cambie el ritmo reduciendo la velocidad en los puntos más importantes o complejos y acelerando en los más sencillos o menos importantes. Estos detalles ayudan a mantener el interés del público.

Para llevar a cabo su presentación se requieren las siguientes habilidades de comunicación y oratoria:

  • Enunciación y claridad
  • Escucha activa
  • Lenguaje corporal
  • Participación del público
  • Memorización

Relacionado: Habilidades de escucha activa: Definición y ejemplos**

Análisis

Una vez terminada tu presentación, analiza tus aciertos y los aspectos que podrías mejorar. Piensa en lo bien que lo has hecho en cada una de las etapas anteriores. Considera cómo ha respondido tu audiencia y si parece que han asimilado los puntos principales que tenías que comunicar. Identifica las habilidades que necesitas trabajar para hacerlo mejor en tu próxima presentación. Las habilidades y destrezas más importantes que necesitas en esta etapa son:

  • Juicio y evaluación
  • Optimización
  • Compromiso de mejora continua

Relacionado: La clave del éxito en la redacción de un discurso**

Cómo mejorar las habilidades de presentación

En esta sección, vamos a repasar los pasos que puede dar para seguir desarrollando sus habilidades de presentación:

  1. Observa otras presentaciones. Puede encontrar muchos vídeos de discursos y presentaciones en Internet. Míralos y toma nota de cómo se presentan los oradores, cómo organizan la información y cómo hablan. Cuando practique su propia presentación, intente incorporar algunos de estos rasgos.
  2. Escriba un guión. La mayoría de las personas recomiendan limitarse a escribir los puntos principales de su presentación en tarjetas de notas para mantener sus pensamientos organizados. Sin embargo, si te sientes nervioso, puede ser mejor escribir un guión palabra por palabra de lo que quieres decir y cómo quieres decirlo. Aunque no deberías leer directamente el guión durante la presentación, puede ayudarte a retomar el rumbo si cometes un error o pierdes la concentración.
  3. Practica hasta que lo hayas memorizado. Una vez redactado el guión, practique su presentación en casa. Hazlo tantas veces como necesites para memorizarlo. Para aliviar los nervios que puedas sentir, puedes practicarlo delante de tus amigos y familiares unas cuantas veces para acostumbrarte a hablar delante de un público. También puede ayudarte con el ritmo y el tono.
  4. Emociónese. Hacer presentaciones puede ponerte nervioso, pero puede ser útil intentar convertir esa energía en entusiasmo. Considera la posibilidad de desarrollar una rutina previa a la presentación que te ayude a sentirte más seguro y entusiasmado con el tema. Por lo general, cuanto más practiques y hagas presentaciones, más fácil será que te sientas entusiasmado con el proceso.
  5. Llegue con 10 ó 15 minutos de antelación. Si llega temprano, tendrá tiempo suficiente para prepararse. Asegúrate de que los componentes visuales o técnicos que necesitas están en funcionamiento y comprueba cuánto vas a necesitar para proyectar tu voz en el espacio. También puedes aprovechar este tiempo extra para hacer tu rutina de prepresentación.
  6. Recuerde que el público es comprensivo. A muchas personas les intimida hablar en público. Es completamente normal y la mayoría de la gente será comprensiva con esto. Si te equivocas, consulta tus apuntes o tu discurso escrito para encontrar tu punto y continuar. Es probable que tu público recuerde los puntos principales de tu presentación más que los errores.
  7. Tome nota de lo que ha hecho bien. Una vez que hayas terminado, considera lo que has hecho bien y lo que puedes mejorar. Si es posible, graba tu presentación para poder tomar notas específicas para mejorar. Esto te dará perspectiva y hará que la próxima presentación sea mucho menos intimidante.

Te recomendamos

¿Qué es una empresa u organización sin ánimo de lucro?

Cómo lidiar con personas negativas en el trabajo

Cómo crear un plan a 5 años (con plantilla y ejemplo)

¿Qué es el análisis estadístico y cómo ayuda a las empresas?

SPIN Selling: Qué es y cómo utilizarlo

Cómo pedir una baja laboral de forma adecuada