14 habilidades de logopeda

Un logopeda, o SLP, trabaja con los pacientes para identificar y tratar diversos problemas del habla y el lenguaje. Gracias a su compasión, entusiasmo y amplios conocimientos, los SLP pueden proporcionar las herramientas, los recursos y el apoyo necesarios para el progreso del desarrollo. Hay que tener en cuenta lo que los SLP tienen que conseguir si quieren dedicarse a esta profesión.

En este artículo, explicamos qué hace un logopeda y describimos 14 habilidades esenciales para los SLP.

Guía para ser logopeda

¿Qué hace un logopeda?

Los logopedas evalúan, diagnostican y tratan los problemas del habla, el lenguaje, la voz y la fluidez. Como han estudiado lingüística, psicología, asesoramiento, medicina o una combinación de campos relacionados, están preparados para trabajar con pacientes de todas las edades. Estos pacientes suelen ser tratados por los SLP, que suelen encargarse de lo siguiente

  • Evaluación de los niveles de habla y las habilidades
  • Creación y administración de planes de tratamiento individualizados para abordar necesidades específicas
  • Ayudar a las personas a mejorar el vocabulario y las estructuras de las frases utilizadas en el habla y el lenguaje escrito
  • Asesoramiento a niños y adultos sobre cómo afrontar los trastornos de la comunicación y el habla
  • Educar a los clientes sobre los trastornos y las distintas opciones de tratamiento

Los SLP ayudan a las personas a reconocer los problemas de comunicación y lenguaje de todo tipo utilizando una formación diversa y un conjunto específico de habilidades.

Relacionado: Aprender a ser logopeda

14 habilidades importantes de SLP

Los logopedas necesitan habilidades específicas, tanto duras como blandas, para destacar en su trabajo y ayudar a los pacientes a alcanzar sus objetivos de desarrollo. Aquí tienes 14 habilidades que utilizan a diario:

1. Escuchar activamente

La escucha activa es una habilidad vital que los SLP deben poseer y practicar. Dado que los SLP trabajan directamente con las personas para diagnosticar y tratar los trastornos del habla, tienen que escuchar atentamente para asegurarse de satisfacer las necesidades del paciente y tener en cuenta toda la información. Los SLP deben ser capaces de relacionarse con confianza con muchos tipos de personalidad, grupos de edad y entornos culturales diferentes, ya que los trastornos del habla pueden afectar a cualquier persona en cualquier momento. Las habilidades de escucha activa también pueden ayudar a los SLP:

  • Escuchar, controlar y observar los patrones de habla del paciente para elaborar planes de tratamiento
  • Recibir comentarios de los pacientes y sus familias sobre los diagnósticos y el progreso del plan de tratamiento
  • Conozca los pensamientos, las preocupaciones y los objetivos de un paciente
  • Utilizar los recursos o herramientas más relevantes y precisos
  • Identificar los trastornos emocionales, comunicativos y sociales relacionados
  • Seguir el progreso de los pacientes y evaluar el potencial de crecimiento
  • Comprender e identificar las sensibilidades, preocupaciones e inseguridades específicas de los pacientes
  • Conozca los estados emocionales de los pacientes y cómo cambian en diferentes entornos

Relacionado: Habilidades de escucha activa: Definición y ejemplos

2. Adaptabilidad

Los SLP deben ser capaces de adaptarse a nuevos entornos y situaciones con frecuencia, ya que a menudo se encuentran con muchos pacientes diferentes a lo largo del día. La capacidad de adaptación puede ayudar a los SLP a pasar de una cita a otra con confianza y claridad para que los pacientes reciban toda su atención, sin importar las circunstancias. El trabajo con los pacientes y el desarrollo de planes de tratamiento útiles requieren adaptabilidad, ya que cada persona aprende y crece a su manera.

3. Liderazgo

Los SLP necesitan habilidades de liderazgo para tomar decisiones de diagnóstico informadas, hablar con confianza con los pacientes y abordar los conflictos y las preocupaciones interpersonales. Los SLP suelen ser una voz de autoridad porque tienen los conocimientos, las habilidades y la experiencia para guiar a los pacientes en la dirección correcta y establecer objetivos de desarrollo realistas para el futuro.

Relacionado: 10 rasgos de los líderes altamente efectivos (y cómo desarrollarlos)

4. Creatividad

Los SLP utilizan su creatividad para desarrollar herramientas, actividades y ejercicios innovadores para tratar las necesidades individuales de cada paciente. También tienen que utilizar la creatividad para resolver problemas de comportamiento complejos y hacer sugerencias pertinentes cuando las cosas no funcionan según lo previsto.

6. Comunicación verbal y escrita

Los SLP deben ser capaces de comunicarse de forma eficaz tanto oralmente como por escrito. También deben tener fuertes habilidades de lectura, escritura y cognitivas para ayudar a los pacientes en todos los niveles de habilidad. Los SLP necesitan una gran capacidad de comunicación para:

  • Interactuar con los pacientes, sus familias y los profesionales de la salud
  • Describir los criterios de diagnóstico a los pacientes
  • Hacer preguntas y dirigir las conversaciones
  • Valorar y evaluar con precisión los trastornos del habla
  • Explique las opciones de tratamiento y los planes para el futuro
  • Aconsejar a los pacientes y familiares durante el proceso de tratamiento
  • Comprender y relacionarse con personas de diferentes orígenes culturales
  • Describa las observaciones y su importancia

7. Pensamiento crítico

Los SLP utilizan sus habilidades de pensamiento crítico para crear planes de tratamiento personalizados para cada paciente en función de sus necesidades individuales. También utilizan estas habilidades para:

  • Analizar el progreso del desarrollo
  • Identificar con precisión los trastornos del habla
  • Formule preguntas atentas y pertinentes
  • Evaluar tratamientos y métodos de aprendizaje
  • Recoger y analizar datos para informar de futuros diagnósticos
  • Desarrollar y probar nuevas herramientas y ejercicios

8. Toma de decisiones

Las habilidades para la toma de decisiones son importantes para los SLP, ya que tienen que guiar con confianza a los pacientes en la dirección correcta. A menudo toman decisiones sobre:

  • Reconocimiento y diagnóstico de los síntomas de los trastornos
  • Herramientas, actividades y recursos para las necesidades individuales del habla de cada paciente
  • Plan de tratamiento plazos y objetivos de desarrollo
  • Asesoramiento, estrategias terapéuticas y niveles de compromiso de los pacientes

9. Gestión del tiempo

Los SLP deben gestionar su tiempo de forma eficaz para satisfacer las necesidades de los pacientes, reunir recursos, realizar investigaciones y encargarse de las tareas administrativas. Dado que el horario diario de un SLP suele variar, debe planificar y prepararse para una amplia gama de tareas y responsabilidades. Las habilidades organizativas también desempeñan un papel fundamental en la capacidad de un SLP para gestionar su tiempo de forma eficaz. Por ejemplo, los SLP deben mantener un horario detallado para ser puntuales y productivos en situaciones de gran presión.

10. Entusiasmo

Los profesionales de la salud mental tienen que demostrar su entusiasmo para motivar a los pacientes durante los tratamientos y los periodos de recuperación. Utilizan las pasiones e intereses individuales de cada paciente para inspirar la mejora y personalizar los planes de tratamiento.

11. Compasión

Los SLP necesitan compasión para atender a los pacientes de forma amable y atenta. Para comprender las sensibilidades, necesidades y circunstancias individuales, los SLP deben demostrar compasión al tomar decisiones e interactuar con los pacientes. Por ejemplo, los SLP deben recordar a determinados pacientes cuando vuelvan a visitarlos para poder comprenderlos y desarrollar una relación de confianza.

12. Fiabilidad

El diagnóstico y el tratamiento de un trastorno del habla suelen implicar citas periódicas con los pacientes para hacer un seguimiento de los progresos y sugerir los siguientes pasos en el proceso de tratamiento. Los SLP deben ser coherentes con sus acciones y su actitud para que los pacientes puedan desarrollar la confianza y depender de ellos para el apoyo.

13. Versatilidad

Los SLP están capacitados para prestar servicios en escuelas públicas y privadas, hospitales, centros de rehabilitación, entornos domésticos, laboratorios de investigación y otras instalaciones. La versatilidad es necesaria para los SLP porque a menudo pasan de un entorno a otro y trabajan con muchos pacientes diferentes con necesidades diversas. Por ejemplo, un SLP puede trabajar con estudiantes de primaria para mejorar sus habilidades de comprensión lectora por la mañana y asesorar a los pacientes de forma individual por la tarde.

14. Enseñar

Los PSL deben compartir conocimientos, experiencia, datos y otros recursos con los pacientes en términos comprensibles. Este trabajo implica establecer objetivos de desarrollo manejables y enseñar a los pacientes y a sus familias herramientas lingüísticas útiles, formas de afrontar los conflictos y cómo comunicarse eficazmente. Los SLP a menudo tienen que cambiar la forma de comunicarse en función de los niveles de habilidad individuales y de los estados de ánimo.