12 Ejemplos de habilidades de consultor de gestión

Los consultores de gestión utilizan una serie de habilidades y conocimientos para asesorar a las empresas sobre cómo pueden racionalizar los procesos o reducir los costes. Cada uno de estos atributos les permite establecer conexiones positivas con las personas de una organización y trazar una ruta clara hacia el futuro. Identificar qué habilidades pueden ayudarle como consultor de gestión puede ayudarle a averiguar cómo puede mejorar en este campo.

En este artículo, analizamos qué son las habilidades del consultor de gestión y compartimos 12 ejemplos de ellas que pueden ayudarle a ser más eficaz.

¿Qué son las competencias del consultor de gestión?

Los consultores de gestión que trabajan sobre el terreno pueden mejorar el rendimiento de las organizaciones. Los consultores de gestión pueden ser contratados para examinar la estructura de una organización, revisar sus procesos y sugerir mejoras en su funcionamiento general. Los consultores de gestión recopilan información, entrevistan a los empleados, analizan los datos, presentan sus conclusiones y sugieren soluciones, entre otras cosas. Para llevar a cabo estas tareas con eficacia, deben tener ciertas habilidades.

Relacionado: Relacionado: 8 habilidades clave de consultoría valoradas por empleados y clientes

12 habilidades del consultor de gestión

Los consultores de gestión pueden aplicar sus conocimientos en sectores como la tecnología, la sanidad, la publicidad y muchas otras empresas. Aunque las empresas pueden buscar profesionales con conocimientos específicos del sector, hay varias habilidades que pueden utilizar para cada proyecto. Estas son algunas de las habilidades que un consultor de gestión puede utilizar con mayor frecuencia:

1. Pensamiento crítico

El pensamiento crítico es la capacidad de procesar información y emitir juicios fundados sobre un tema concreto. Los consultores de gestión suelen esperar entender primero los objetivos estratégicos más amplios de una empresa. Al revisar los procesos y los datos, una de sus tareas puede ser sugerir cómo puede mejorar la empresa sus procesos para que apoyen mejor la visión estratégica. Esto requiere que piensen de forma crítica sobre lo que aprenden a través de las entrevistas con los empleados, las observaciones de las tareas y el análisis de los datos antes de hacer sugerencias de mejora.

Relacionado: 10 Habilidades esenciales de pensamiento crítico (y cómo mejorarlas)

2. Consultar

Las habilidades de consultoría son un grupo más amplio de habilidades menores como la colaboración, el pensamiento creativo y la comunicación. Para utilizarlas en un papel de consultor, es importante escuchar a los clientes, colaborar con ellos y proponer soluciones. La consultoría también puede requerir que negocie o persuada a los clientes. Por ejemplo, si una empresa espera mantener un sistema antiguo en lugar de hacer la actualización que usted recomienda, podría persuadirles de que cambien ciertos procesos para maximizar su eficiencia. Las habilidades de consultoría le ayudan a convertirse en el asesor que una empresa puede necesitar.

3. Colaboración

La colaboración significa que el consultor de gestión trabaja con los empleados de una empresa con el objetivo compartido de mejorar el rendimiento empresarial y reducir los gastos generales. Esto puede requerir una gran capacidad de escucha activa, empatía y comunicación. Es posible que tenga que trabajar con empleados de todos los niveles, por lo que saber colaborar con los empleados que completan las tareas y con los directivos de alto nivel para comprender las estrategias puede ayudarle a alcanzar sus objetivos.

4. Mejora de los procesos

Hay varias áreas en las que una empresa quiere contratar a un consultor de gestión para mejorar sus procesos:

  • Disminuir los costes: Disminuir los costes puede significar reducir el número de tareas duplicadas que los empleados pueden realizar o reasignar recursos.

  • Reducir el despilfarro: Reducir los residuos puede significar maximizar el uso del inventario, producir menos defectos o aprovechar los talentos específicos de los empleados.

  • Mejore la colaboración: El aumento de la colaboración significa que los empleados tienen las herramientas y los recursos para comunicarse con frecuencia para mejorar la eficiencia.

  • Aclarar los procesos: Aclarar los procesos incluye trazar los procesos actuales, definir las funciones y determinar los plazos.

La mejora de procesos incluye tanto el conocimiento de los ejemplos comunes de mejora de procesos, como la razón por la que son importantes y el modo en que una empresa puede beneficiarse de ellos. Puede utilizar este conocimiento de la mejora de procesos para identificar lo que más necesita una empresa y aconsejarle qué medidas puede tomar para mejorar estas áreas.

Relacionado: 9 Estrategias de mejora de procesos

5. Gestión de proyectos

Las habilidades de gestión de proyectos implican programar y facilitar reuniones, crear calendarios de proyectos, asignar recursos y definir métricas de éxito. Las empresas pueden contratar a consultores de gestión tanto para que aporten posibles soluciones como para que supervisen su realización. Aprender a ser un gestor de proyectos eficaz puede ayudarle a aumentar la participación de los empleados, a completar los proyectos en el plazo previsto y por debajo del presupuesto y, en última instancia, a ayudar a una empresa a alcanzar sus objetivos.

6. Investigar

Los consultores de gestión suelen realizar un trabajo de investigación para entender los posibles problemas de una organización. Podrían investigar las bases de datos de la empresa en busca de datos históricos, organigramas, información sobre ventas y sistemas utilizados para entender cómo puede mejorar la empresa. Considere la posibilidad de crear una serie de preguntas a las que espera dar respuesta y que puedan respaldar sus objetivos. Es posible que también tenga que investigar a las empresas de la competencia para ver cómo han resuelto otros problemas o cómo destacan en el mercado. Esto puede mostrarte cómo podría mejorar la empresa con la que trabajas.

7. Análisis de datos

El análisis de datos es la capacidad de transformar los datos en información que las empresas pueden utilizar para mejorar su rendimiento. Los consultores de gestión pueden revisar datos, como el tiempo necesario para completar una determinada tarea o cómo cambia la productividad a lo largo del tiempo. Al analizar los datos, puede introducir cifras en cuadros o gráficos que puede utilizar para compartir con la dirección de la empresa. Esto podría implicar la realización de predicciones sobre cómo podrían cambiar los datos si se implementan algunos cambios en el proceso.

8. Solución de problemas

Una de las partes más importantes de la consultoría de gestión es proponer soluciones a los problemas. Esto significa que usted imagina cómo puede funcionar una empresa con más éxito mientras aprende cómo funciona actualmente. Hay que analizar varias soluciones para cada problema para entender cómo puede afectar cada cambio a la empresa. Esto requiere un pensamiento creativo y la creación de escenarios que puedan ayudar a una organización a resolver mejor sus problemas y mejorar el rendimiento empresarial.

9. Hablar en público

Hablar en público significa compartir información con la gente, a menudo en directo. Una vez que haya completado sus observaciones e investigaciones, es posible que tenga que presentar los datos a los equipos de dirección. Considere la posibilidad de hablar con objetividad y confianza, utilizando los datos que ha encontrado para proporcionar el contexto para cualquier solución. A veces, la información puede ser compleja, por lo que es importante explicar cualquier área complicada y animar a que se hagan preguntas para poder ofrecer a la empresa el servicio que espera. También puedes hacer otras presentaciones, como cuando lanzas tus servicios o presentas nuevos datos después de que las empresas implementen nuevas soluciones.

10. Flexibilidad

La flexibilidad es la capacidad de adaptarse entre tareas y ajustar los planes en función de los obstáculos o los cambios de objetivos. Por ejemplo, una empresa puede ajustar la cantidad de costes que espera reducir, por lo que es posible que tenga que crear soluciones alternativas para alcanzar estos objetivos. Del mismo modo, las habilidades de gestión del cambio son importantes para ayudar a una empresa a adaptarse a nuevos procesos, sistemas o políticas. Considere la posibilidad de comunicarse con frecuencia, estar disponible para las preguntas y ayudar a la empresa a crear una documentación clara para ayudar a gestionar cualquier cambio organizativo.

11. Gestión del tiempo

La gestión del tiempo implica la planificación y ejecución de tareas dentro de unos plazos determinados. Los consultores de gestión suelen gestionar productos desde la fase de investigación hasta el mantenimiento, por lo que es importante estimar los plazos con precisión para garantizar que se completa el proyecto a tiempo. Es posible que necesite información o tareas de otros empleados de una organización, así que considere la posibilidad de establecer plazos para cualquier solicitud que envíe y comunique el plazo más amplio del proyecto.

Relacionado: Habilidades de gestión del tiempo: Definiciones y ejemplos

12. Conocimiento de la empresa

Los consultores de gestión suelen utilizar sus conocimientos empresariales para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Un conocimiento básico de las transacciones, los registros financieros y las influencias del mercado puede ayudarle a la hora de analizar los datos, especialmente si el objetivo es mejorar los resultados financieros. El conocimiento de los negocios también puede significar la comprensión de las jerarquías y normas organizativas. Podrías sugerir cambios en los niveles de gestión o en la contratación para mejorar la productividad o reducir los despidos.