Habilidades lingüísticas eficaces en el lugar de trabajo

Dominar los idiomas es fundamental para la comunicación entre oficinas, así como para conectar con los clientes externos. Hay cuatro competencias básicas que ayudan a ampliar y mejorar su lengua materna y otras. También pueden ser beneficiosas en el lugar de trabajo a la hora de decidir cómo dirigirse a los compañeros de trabajo y a los clientes.

En este artículo, echamos un vistazo analítico a las cuatro habilidades lingüísticas más comunes y a cómo utilizarlas eficazmente en el trabajo.

¿Cuáles son las cuatro habilidades lingüísticas comunes?

Al dominar las cuatro destrezas lingüísticas básicas -escuchar, hablar, leer y escribir- podrá convertirse en un comunicador más reflexivo y sensible a las necesidades de quienes le rodean.

En el lugar de trabajo, la comunicación eficaz es vital para alcanzar los objetivos. Puede desarrollar cada una de estas habilidades lingüísticas para ayudarle en sus comunicaciones en el lugar de trabajo:

Escuchar

La escucha es una habilidad pasiva y es la primera habilidad lingüística que desarrolla la mayoría de la gente. Entre los métodos para mejorar la capacidad de escucha se encuentra la práctica de la escucha activa, en la que se responde mientras los demás hablan con afirmaciones como “Entiendo lo que dices…

Hablar

Hablar es una habilidad productiva en la que el cuerpo trabaja en conjunto con el cerebro para expresar el lenguaje. Si quieres desarrollar tu capacidad de hablar, puedes practicar la oratoria frente a un grupo o ampliar tus conocimientos de un nuevo idioma.

Leer

La lectura pone a prueba tu capacidad para comprender la información de forma visual (o a veces auditiva, con la llegada de los audiolibros). Puedes desarrollar esta habilidad leyendo a menudo y utilizando recursos como un diccionario o un tesauro.

Escribir

Por último, la escritura es una habilidad productiva que te permite comunicar visualmente la información a los demás utilizando el alfabeto, la fonética y la gramática. Puedes practicar la escritura de blogs o diarios para convertirte en un escritor más fuerte.

Relacionado: Relacionado: 4 tipos de comunicación (con ejemplos)

Cómo utilizar un lenguaje eficaz en el trabajo

Comunicarse mejor en el trabajo puede convertirte en un empleado más fuerte. He aquí algunas técnicas prácticas para utilizar un lenguaje eficaz en el trabajo:

  1. Utilice un diccionario y otros recursos.
  2. Aprender un nuevo idioma.
  3. Conozca sus puntos fuertes y débiles de comprensión del lenguaje.
  4. Mejorar sus habilidades para hablar en público.
  5. Practicar la redacción de correos electrónicos profesionales.

1. Utilice un diccionario y otros recursos

Si quiere mejorar la comprensión lectora, considere la posibilidad de tener a mano un diccionario y un diccionario de sinónimos para asegurarse de que entiende claramente las afirmaciones e indicaciones de quienes le rodean en el trabajo. En definitiva, puede mejorar sus habilidades de lectura básicas y evitar cometer errores utilizando estos recursos.

La mayoría de los trabajos de hoy en día ofrecen acceso a Internet, por lo que utilizar un diccionario o un tesauro puede ser tan sencillo como acceder a su motor de búsqueda favorito. Esto también le evita tener que llevar copias físicas, aunque podría ser beneficioso tener un diccionario o tesauro de bolsillo para aquellos momentos en los que no esté cerca de un ordenador o no tenga cobertura en el teléfono móvil.

En última instancia, el uso de un diccionario, un tesauro o un motor de búsqueda en línea para comprender mejor el lenguaje puede ampliar su vocabulario, lo que beneficia a las cuatro habilidades básicas de comunicación.

2. Aprender un nuevo idioma

Aprender un nuevo idioma requiere cierto grado de dedicación, pero también es una forma muy factible de mejorar las cuatro habilidades lingüísticas básicas. En el lugar de trabajo, ser capaz de comunicarse en varios idiomas también puede ser una ventaja, ya que facilita el trabajo con empleados o clientes que no hablan inglés como primera lengua o no lo hablan en absoluto.

Hoy en día, existen varios recursos en línea e incluso aplicaciones móviles que hacen más accesible el aprendizaje de un nuevo idioma. A medida que empiece a sentirse más seguro de su capacidad de comunicación, puede intentar alcanzar objetivos más exigentes, como leer un libro en dos idiomas o encontrar un compañero de conversación que le ayude a sumergirse en esa lengua.

El aprendizaje de un idioma permite el desarrollo personal y profesional y mejora la capacidad de comunicación con los demás al aumentar la comprensión de las cuatro habilidades lingüísticas comunes.

3. Conozca sus puntos fuertes y débiles en materia de comprensión lingüística

Siempre que desarrolle una nueva habilidad para el trabajo, un buen punto de partida es considerar sus puntos fuertes y débiles al comienzo de su trayectoria profesional. Esto hace dos cosas:

  • Le permite medir sus resultados proporcionando un claro punto de referencia de partida.
  • Te ayuda a centrar tus esfuerzos en las áreas que más necesitan mejorar.

Por ejemplo, puede considerar sus comunicaciones entre oficinas y descubrir que se le da muy bien comunicarse con la gente por correo electrónico, pero le cuesta hablar delante de un grupo. En ese caso, es posible que quiera centrar su aprendizaje en hablar en público frente a las comunicaciones por correo electrónico.

Relacionado: Habilidades de comunicación: Definiciones y ejemplos

4. Mejore sus habilidades para hablar en público

En algunos casos, tener un alto nivel de comodidad al hablar frente a grupos es una habilidad aprendida y no natural. Si eres una persona a la que le gustaría mejorar su capacidad para hablar con seguridad delante de los demás, inscribirte en una clase de oratoria o unirte a un grupo de improvisación puede ayudarte a perfeccionar estas habilidades.

Hay muchas formas de encontrar grupos en tu comunidad local que te ofrezcan la oportunidad de hablar delante de la gente. Por ejemplo, puedes utilizar las redes sociales para encontrar una oportunidad de hablar delante de un grupo que coincida con tus intereses personales.

5. Practicar la redacción de correos electrónicos profesionales

La redacción de correos electrónicos de práctica es una forma sencilla de mejorar sus habilidades de escritura básicas y convertirse en un comunicador más eficaz en el trabajo. Los mensajes de correo electrónico suponen un reto de comunicación único, ya que el lector tiene que deducir el tono y el significado del mensaje utilizando sólo el texto y la puntuación. La comunicación escrita es más eficaz cuando es breve, concisa y clara.

Una forma sencilla de practicar la redacción de correos electrónicos de trabajo más sólidos es examinar las comunicaciones que ya ha enviado y desglosarlas en los términos más sencillos. Puedes copiar y pegar en un documento un correo electrónico que hayas enviado a un compañero de trabajo o a un jefe y reducirlo a los puntos clave. Esta práctica te ayuda a mejorar la comunicación clara de tu objetivo a través del correo electrónico.