Cómo mejorar tus habilidades pragmáticas

Las habilidades pragmáticas abarcan una amplia gama de habilidades interpersonales y de comunicación que ayudan a las personas a alcanzar el éxito en el trabajo y en su vida personal. Normalmente, la creación de habilidades pragmáticas fuertes es un proceso de desarrollo diseñado para niños que pueden tener problemas o trastornos de desarrollo. Sin embargo, mejorar la pragmática y la capacidad de interactuar con los demás de forma eficaz en el lugar de trabajo puede influir en gran medida en el éxito que tenga en su carrera. En este artículo, veremos qué son las habilidades pragmáticas, cómo el desarrollo de tu pragmática puede beneficiarte en el trabajo y cómo puedes tomar medidas para mejorar tus habilidades pragmáticas.

9 habilidades sociales clave que debes desarrollar para tener éxito en tu carrera

¿Qué son las competencias pragmáticas?

Las competencias pragmáticas abarcan las habilidades y reglas de la comunicación social. Esencialmente, las habilidades pragmáticas son habilidades de comunicación social y abarcan tres elementos principales:

  • Saber utilizar el lenguaje y la comunicación en entornos sociales.
  • La capacidad de adaptar sus técnicas de comunicación entre diferentes circunstancias.
  • La capacidad de seguir las normas sutiles y tácitas de la comunicación y la interacción con los demás.

Hay reglas y comportamientos apropiados y aceptados cuando se trata de interacciones sociales y de comunicarse con los demás. La pragmática es el conjunto de habilidades que encarna estos rasgos, y cuando desarrollas tus habilidades pragmáticas y tu capacidad para desenvolverte en situaciones tanto sociales como profesionales, puedes influir en el éxito de tu carrera para mejor.

Ejemplos de habilidades pragmáticas

Para entender mejor las habilidades pragmáticas, los siguientes rasgos proporcionan una visión adicional de las características que suelen tener los profesionales cuando se trata de la pragmática:

Comunicación verbal y no verbal eficaz

En primer lugar, la comunicación no verbal y verbal desempeña un papel importante en el desarrollo de fuertes habilidades pragmáticas. La capacidad de leer y averiguar el lenguaje corporal y las expresiones faciales y de relacionarse con los temas de conversación son esenciales para desenvolverse en las relaciones con los compañeros y superiores en el trabajo. Además, su capacidad para escuchar y tratar de entender diferentes perspectivas le ayudará a desarrollar la habilidad de reconocer los momentos adecuados para hablar, compartir información y la mejor manera de hacerlo.

Habilidades interpersonales y sociales

La pragmática es la aplicación de las habilidades sociales y las señales sociales normativas, e implica la capacidad de empatizar con los demás, entender las diferentes ideas y cuándo escuchar y cuándo y cómo hablar. Por lo tanto, las habilidades interpersonales son extremadamente cruciales para el desarrollo de tus habilidades pragmáticas.

Inteligencia emocional y espacial en relación con los demás

Además de la capacidad de desenvolverse adecuadamente en situaciones sociales y profesionales, la pragmática también abarca la capacidad de relacionarse con los sentimientos e ideas de los demás. La empatía desempeña un papel importante en las habilidades de comunicación social, y el desarrollo de este aspecto de tu conjunto de habilidades puede beneficiar tu carrera.

La inteligencia espacial y la comprensión de los niveles de comodidad de los demás en relación con la interacción física y el hecho de compartir el espacio con otros es igualmente importante. Por ejemplo, es posible que te comportes e interactúes de forma diferente con un compañero de trabajo que es tímido y se siente incómodo con la proximidad que con un compañero al que le encanta chocar las manos y dar palmaditas en la espalda. Este aspecto de la inteligencia espacial forma parte de la comunicación no verbal y es un componente esencial para una pragmática sólida.

Relacionado: Habilidades blandas en el trabajo

Beneficios de las habilidades pragmáticas en el trabajo

Aunque las habilidades pragmáticas son rasgos que los niños suelen aprender a lo largo de su desarrollo temprano, la pragmática es una necesidad para tener éxito como adulto, tanto en sus esfuerzos personales como profesionales. Son muchos los beneficios de desarrollar este conjunto de habilidades para aplicarlas en tu carrera, entre ellos

  • Mejora tu capacidad para establecer relaciones: Unas sólidas habilidades de comunicación verbal y no verbal y tu capacidad para empatizar con los demás te ayudarán a establecer relaciones laborales significativas y de apoyo.
  • Apoya tus habilidades de comunicación: Dado que la pragmática depende en gran medida de tu capacidad para comunicarte e interactuar de forma adecuada y eficaz, desarrollar este conjunto de habilidades puede ser una ventaja para tu eficacia y confianza a la hora de comunicarte en el lugar de trabajo.
  • Ayuda a conocer y a encajar en la cultura de la empresa: Adaptarse a situaciones nuevas y desafiantes es esencial para encajar en cualquier entorno laboral. Tus habilidades pragmáticas pueden ser una gran ventaja a la hora de desenvolverte en las interacciones sociales con tus compañeros de trabajo para adaptarte y encajar en la cultura de la empresa.
  • Fomenta la adaptación a diferentes situaciones profesionales y sociales: A medida que desarrolle sus habilidades pragmáticas, también desarrollará su capacidad para adaptarse más rápidamente y con menos estrés a muchas situaciones diferentes. Esto no sólo puede ayudarle a alcanzar el éxito incluso cuando se enfrente a retos, sino que también puede ayudarle a afrontar las transiciones y los cambios importantes que pueda tener que afrontar en su carrera o en su vida personal.

Relacionado: 12 principales habilidades laborales para cualquier sector: Habilidades transferibles que necesitas

Cómo mejorar las habilidades pragmáticas

Los siguientes pasos describen varios enfoques que puedes adoptar para mejorar tus habilidades pragmáticas para comunicarte e interactuar en el lugar de trabajo de forma más eficaz:

1. Desarrolle sus habilidades lingüísticas

El paso más importante para desarrollar una pragmática sólida es desarrollar tus habilidades lingüísticas. Esto significa fijarse en cómo eliges las palabras y cómo las utilizas e interpretas en las conversaciones con los demás. Por ejemplo, en una conversación cotidiana, la jerga o el argot común pueden ser aceptables, pero en un entorno profesional, este tipo de lenguaje informal no siempre es apropiado.

2. Mejorar su comunicación no verbal

Trabaja en tu capacidad para leer el lenguaje corporal de los demás, como las expresiones faciales y los gestos. Esto puede ayudarte a desarrollar tu capacidad para entender lo que otros pueden estar sintiendo durante una interacción, lo que puede ayudarte a elegir cómo actuar, hablar o comportarte de otra manera en la situación. Del mismo modo, también es importante mejorar la forma de comunicarse con el cuerpo. Por ejemplo, saber cuándo un gesto con la mano es apropiado para expresar un punto y entender cómo tus propias expresiones faciales pueden transmitir emociones e influir en la percepción que los demás tienen de ti.

3. Aplicar el funcionamiento ejecutivo

Las funciones ejecutivas, como mantenerse organizado, tomar nota de los detalles y aplicar las acciones adecuadas para avanzar en las diferentes tareas, se aplican a la mejora de su pragmática. Por ejemplo, toma nota de cuándo te sientes abrumado por tus responsabilidades laborales y busca formas de organizar tus prioridades y hacer frente a parte del estrés que puedas sentir. A medida que vayas aplicando estas técnicas para ayudarte a navegar por tus tareas, tus compañeros de trabajo y supervisores lo notarán. Este pequeño paso en el fortalecimiento de su funcionamiento ejecutivo será un gran beneficio para ayudarle a desarrollar sus habilidades pragmáticas y lograr el éxito en el lugar de trabajo.

Relacionado: Habilidades ejecutivas: Definición y ejemplos

4. Utilizar las técnicas de autorregulación para adaptarse

Practica la atención plena y la autoconciencia, como la meditación o el cierre de los ojos durante 10 latidos. Aprenda qué es lo que desencadena su estrés en el trabajo y encuentre formas de regularlo y aliviar estos sentimientos para ayudar a motivarle y mantenerle productivo en el trabajo. La autorregulación también es importante para mantener interacciones amistosas y de apoyo con los demás, incluso si tienes un mal día. Las técnicas de afrontamiento saludables para los momentos estresantes y la comprensión de cuándo hay que tomarse un descanso y cuándo hay que superar un reto le ayudarán a asumir mejor las responsabilidades de su trabajo e incluso pueden contribuir a mejorar su actitud general en el trabajo.

5. Solicite opiniones y haga preguntas

No olvide pedir la opinión de sus compañeros y de su supervisor o gerente para saber cómo está progresando en el desarrollo de sus habilidades. El personal de alto nivel y los colegas pueden proporcionar a menudo una valiosa visión de cómo puede seguir mejorando su forma de interactuar en el lugar de trabajo, y sus compañeros pueden ayudarle a aplicar las nuevas habilidades a medida que las aprende. Si enfoca su desarrollo de esta manera, se asegurará de fomentar el apoyo de sus compañeros de equipo.

Te recomendamos

Declaración de trabajo: Ejemplo y definición

30 estrategias para hablar mejor en público

Tipos de ensayos y cuándo utilizarlos

Adquisición de Talento vs. Reclutamiento

Dividendos: Qué son y cómo registrarlos en la contabilidad

Cómo gestionar las camarillas del trabajo: Definición y consejos