30 Hábitos de trabajo que deben formar parte de su rutina laboral

La forma en que actúas en tu lugar de trabajo puede afectar a tu productividad y a tu éxito profesional. También puede afectar a tus relaciones con los demás miembros de tu equipo, incluidos los compañeros y los jefes. Es importante establecer hábitos de trabajo que contribuyan a crear un entorno laboral cohesionado que beneficie a todos los empleados. En este artículo, explicamos por qué son importantes los buenos hábitos en el lugar de trabajo y ofrecemos una lista de hábitos que puedes incorporar a tu trabajo diario.

¿Por qué son importantes los buenos hábitos en el lugar de trabajo?

Es importante desarrollar buenos hábitos de trabajo por muchas razones, entre ellas:

  • Aprobación del director: Si tienes buenos hábitos, puedes demostrar a tu jefe lo eficaz que eres como empleado. De este modo, podrán tenerle en cuenta para ascensos y aumentos de sueldo que le ayuden a establecer una carrera de éxito.
  • Productividad: Los buenos hábitos en el lugar de trabajo conducen a una mayor productividad, lo que puede ayudarte a completar más proyectos y a mostrar tus esfuerzos a otras personas con las que trabajas.
  • Calidad: Tener unos hábitos de trabajo eficaces contribuye a un trabajo de mayor calidad, lo que también puede ayudar a tus compañeros y jefes.

30 hábitos de trabajo eficaces que hay que desarrollar

Si quieres tener buenos hábitos de trabajo, considera realizar estas acciones de forma rutinaria:

Contribuir en las reuniones

Muchos empleados en posiciones de liderazgo programan reuniones para discutir proyectos, hacer una lluvia de ideas con los miembros del equipo y compartir actualizaciones sobre los cambios en el lugar de trabajo, entre otras razones. Cuando sea apropiado, considere la posibilidad de contribuir a las reuniones con sus ideas y pensamientos. Esto puede hacer que recibas el reconocimiento de los directivos y demostrar que te importa tu posición en la organización.

Comunícate con eficacia

Comunicarse eficazmente significa informar sobre el progreso de su trabajo a los gerentes, ser claro en su comunicación ya sea en persona o a través del correo electrónico y tener la capacidad de comunicarse con los diferentes empleados de la organización, ya sean compañeros de trabajo, gerentes o ejecutivos.

Relacionado: 21 Maneras De Mejorar Sus Habilidades De Comunicación

Haz un esfuerzo adicional

Cuando haces esfuerzos adicionales en el trabajo, puedes ganarte el reconocimiento de tus compañeros de equipo y también aprender más sobre las diferentes funciones dentro de la organización. Colaborar cuando sea necesario también puede aumentar la confianza que los demás depositan en ti como miembro valioso del equipo. Piensa en cómo puedes ayudar a tus compañeros, ya sea ofreciéndote a completar una tarea por ellos, identificando un proyecto que puedas dirigir para tu jefe o simplemente terminando tu parte de un proyecto compartido antes de tiempo.

Evita las distracciones

Las distracciones pueden afectar a tu productividad y concentración, así que intenta minimizarlas siempre que puedas. Puedes guardar tu teléfono hasta que estés en tu descanso y desactivar las notificaciones emergentes en tu ordenador para las cosas que no son urgentes.

Sé amable con los demás

Otro hábito de trabajo que hay que desarrollar es la amabilidad hacia los demás. Tomarse un momento extra para desearle a su jefe buenos días o preguntarle cómo fue el fin de semana de su compañero de trabajo puede marcar la diferencia en su relación laboral y aumentar la positividad general en el lugar de trabajo.

Separar el trabajo de la vida personal

Es importante que te centres en tus tareas laborales durante tu horario normal de trabajo y no permitas que nada de lo que estés viviendo en tu vida personal afecte a tu día a día. Cuando te centras exclusivamente en el trabajo, eres más capaz de cumplir los objetivos de productividad y mantener relaciones positivas con los demás en la oficina.

Sé fiable

Ser fiable significa llegar al trabajo a tiempo, no llamar al trabajo a menos que la situación lo justifique y terminar tus proyectos a tiempo y lo mejor posible. Cuando eres fiable, los demás pueden confiar en ti y es más probable que disfruten trabajando contigo.

Planifica tu día

Intenta dedicar algo de tiempo a planificar tus días para poder centrarte en tus responsabilidades y cumplir tus objetivos. Puedes hacerlo al principio de cada jornada laboral o al final del día para preparar la siguiente. Para empezar, prueba a bloquear tu calendario. Esto puede ayudarte a priorizar y a ver cuándo debes completar ciertas tareas, lo que puede mantenerte en el camino del día, ayudándote a sentirte realizado.

Relacionado: Relacionado: 5 consejos clave para mejorar sus habilidades de gestión del tiempo

Habla sólo de forma positiva de los demás

Cuando se habla positivamente de los demás, se pueden mantener relaciones de trabajo en las que se puede colaborar en proyectos y en las que uno se lleva bien de verdad. Evita las conversaciones con mala intención o que hablen mal de los demás en el trabajo. Habla positivamente para dar ejemplo.

Vístete para el trabajo que quieres

Si quieres conseguir un ascenso o estás interesado en una función específica dentro de la organización, considera la posibilidad de vestirte para ese puesto. Esto ayudará a tu jefe a imaginarte en el trabajo e incluso puede darte la confianza que necesitas para solicitar el puesto y tener éxito en una entrevista.

Pide ayuda

Si necesitas ayuda para completar una tarea o entender un proyecto, pide ayuda a tus compañeros de trabajo o al director. Está bien mostrar que te das cuenta de que podrías mejorar tus propias habilidades o el proceso de trabajo para tener más éxito como empleado.

Aprende nuevas habilidades

Considere la posibilidad de ser proactivo en el aprendizaje de nuevas habilidades relacionadas con su trabajo actual o con lo que eventualmente quiera hacer en su carrera. Para descubrir qué es lo más beneficioso que puede aprender, hable con sus colegas en los puestos que le interesan para ver qué habilidades utilizan más en sus trabajos.

Relacionado: Las mejores habilidades laborales para que tu currículum destaque

3. Admitir los errores

Es importante darse cuenta de que todo el mundo comete errores, incluso en el trabajo, por lo que admitir los tuyos es una acción que puede tener un impacto duradero en las personas con las que trabajas estrechamente. Puedes pedir disculpas a quien haya afectado tu error e idear formas de arreglar el error actual y evitar que ocurra en el futuro.

Desafíate a ti mismo

Explore formas de desafiarse a sí mismo en el trabajo. Puede que descubras o desarrolles nuevas habilidades o que destaques ante tus compañeros y jefes como alguien que quiere seguir mejorando en su puesto. Para desafiarse a sí mismo, pregunte a su jefe si puede tomar la iniciativa en determinados proyectos y gane confianza en sus capacidades.

Escuchar activamente

Acostúmbrese a escuchar activamente a los demás en el trabajo, incluidos sus compañeros, gerentes, proveedores, clientes y consumidores. Este acto le ayudará a hacer crecer sus relaciones comerciales, a establecer un sentimiento de confianza y a comprender mejor a los demás.

Realiza tu mejor trabajo

Si quieres dar lo mejor de ti, acostúmbrate a buscar errores antes de presentar tu trabajo. Esto puede incluir la corrección de pruebas o hacer que otra persona revise su proyecto para asegurarse de que no se le ha escapado nada. También puedes dar lo mejor de ti gestionando bien tu tiempo, comprometiéndote con tus responsabilidades y siendo un buen jugador de equipo.

Acepte las críticas constructivas

Las críticas constructivas de los compañeros y los jefes pueden ayudarte a crecer como empleado, así que acéptalas cuando te las ofrezcan. Tu jefe puede hablar de tus oportunidades de mejora durante tu revisión anual, lo que puede ayudarte a identificar en qué puedes trabajar para ser más competente en tu puesto y así poder optar a cosas como aumentos de sueldo y ascensos.

Actuar como un líder

Cuando actúas como un líder en el trabajo, puedes desarrollar de forma más natural las habilidades que puedes necesitar para tener éxito en un papel de liderazgo en tu organización. Los directivos actuales pueden visualizarte a la hora de decidir a quién deben ascender a un puesto de mayor responsabilidad, y tú puedes tener la confianza que necesitas para saber que serás capaz de cumplir las expectativas. Para actuar como un líder, intenta vestirte para el papel, ofrecerte como voluntario para oportunidades y tareas, comunicar tus objetivos y mostrar un lenguaje corporal seguro.

Lleva un registro de tus logros

Especialmente si su gerente tiene varios empleados que le rinden cuentas, puede ser difícil para él controlar las tareas y los logros de todos. Considere la posibilidad de llevar un registro de lo que ha conseguido, que puede incluir elementos como resultados impresionantes de proyectos o cifras de ventas por encima de la media. También puedes guardar los comentarios de los clientes que recibas. Muestra tus logros cuando estés en una reunión con tu jefe para que sea consciente de tus éxitos.

Admite cuando no sabes la respuesta

Aunque quiera ayudar a cualquier persona que se le acerque con una pregunta, es importante admitir cuando no tiene la respuesta en lugar de adivinar y potencialmente darles información errónea. Si te encuentras en esta situación, considera la posibilidad de explicar que no sabes la respuesta y ofrecerte a averiguarla por ellos, y luego haz un seguimiento tan pronto como puedas.

Buscar la solución a los problemas

Muchos directivos aprecian a los empleados que quieren resolver los problemas que identifican en el lugar de trabajo. Por ejemplo, puede darse cuenta de que sigue un proceso que podría ser más eficiente. Si tiene ideas sobre cómo hacerlo, compártalas con los demás para que todos puedan beneficiarse de sus ideas. Cuando resuelves problemas en el lugar de trabajo, estás ayudando a tu equipo a tener éxito y demostrando lo mucho que te importa el trabajo que haces.

Revisar el manual de la empresa

El manual de la empresa debe tener mucha información importante que cubra una variedad de temas. Lee el manual de tu empresa para conocer las diferentes políticas que pueden afectarte en determinadas circunstancias. Al hacer esto, puedes sentirte más conectado a la organización, a favor de las normas que han establecido para la empresa y capaz de cumplir las expectativas. También puedes ser capaz de guiar a otros con tus nuevos conocimientos.

Sobrestimar el tiempo

Es habitual que las cosas tarden más de lo que uno espera, así que intente sobreestimar su tiempo en cosas como el trayecto al trabajo y ciertos proyectos. No sólo es más probable que entregue su trabajo a tiempo y, por lo tanto, se sienta menos estresado, sino que también puede terminar sus tareas antes.

Ofrécete a ayudar a los compañeros de equipo

Si has terminado tu trabajo, ofrece tu ayuda a los demás. Esto puede impulsar tu relación laboral, y es probable que tu compañero de trabajo recuerde tu ofrecimiento y dé lo mismo a cambio cuando lo necesites.

Cumplir los plazos

Cumplir los plazos de entrega tiene muchas ventajas. Demostrarás tu profesionalidad, evitarás el estrés que pueda suponer la finalización de un proyecto y te ganarás el respeto de tus compañeros de trabajo y del equipo directivo. Al cumplir los plazos, también apoyas a tus jefes, haciéndoles saber que eres fiable y que contribuyes a un lugar de trabajo eficaz.

Hacer preguntas

Cuando haces preguntas, puedes aprender más sobre la empresa o el campo en el que estás, pero este acto también tiene el beneficio añadido de demostrar a tus jefes el interés que tienes por tu trabajo y de aprender más sobre lo que tú y tus compañeros hacéis. Tome nota de las respuestas que reciba para no tener que repetir sus preguntas en el futuro.

Llegar al trabajo a tiempo

Cuando eres puntual, es más probable que termines tu trabajo a tiempo y que cumplas con las expectativas y las fechas de entrega. Tu puntualidad demuestra tu profesionalidad y tu compromiso de hacerlo bien en el trabajo. Acostúmbrate a llegar a las reuniones a tiempo y evita pasar demasiado tiempo en las pausas personales.

Prestar atención a los detalles

Si presta atención a los detalles, su trabajo debería mejorar. Incluso es posible que te sientas más feliz en el trabajo gracias a tus logros. Prestar atención a los detalles implica seguir instrucciones, asegurarse de que se realiza un cierto nivel de garantía de calidad en el trabajo y ser minucioso.

Mantenerse organizado

Mantenerse organizado es un hábito fundamental en el lugar de trabajo que puede tener un gran efecto en su productividad, concentración e incluso creatividad. Para mantenerte organizado, considera la posibilidad de mantener un sistema de archivos, crear carpetas en tu correo electrónico y utilizar tu calendario para planificar tu día.

Relacionado: Las mejores habilidades organizativas para currículos, entrevistas y desarrollo

Toma la iniciativa

Puedes tomar la iniciativa empezando a trabajar sin ninguna indicación de tu jefe o ofreciéndote a dirigir un proyecto o realizar una tarea antes de que te lo pidan. La iniciativa también puede incluir el descubrimiento de un proyecto del que se beneficiaría el lugar de trabajo y tomar la iniciativa de iniciarlo.

Te recomendamos

15 saludos profesionales en el buzón de voz para captar la atención de las personas que llaman

8 preguntas para una negociación (con consejos)

P&R: ¿Cuáles son los tres tipos de gestión de personal?

11 Estrategias para usar cuando alguien te interrumpe en una conversación

28 Consejos para dirigir sus reuniones a distancia

¿Qué es la gestión del empleo? (Más consejos)