La importancia de la inteligencia emocional en el trabajo

Ser capaz de gestionar eficazmente las emociones forma parte de la inteligencia emocional. La inteligencia emocional en el lugar de trabajo puede tener importantes beneficios y ayudarle a avanzar en su carrera, así como a cultivar mejores conexiones y contribuir a un entorno laboral positivo.

En este artículo, explicamos los cinco componentes de la inteligencia emocional, su importancia y cómo mejorar sus habilidades de inteligencia emocional en el lugar de trabajo.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Tener una alta inteligencia emocional puede ayudarle a alcanzar mejor sus objetivos profesionales, si es capaz de comprender y gestionar sus emociones. En otras palabras, la inteligencia emocional también se conoce como cociente emocional y IE.

Cinco componentes de la inteligencia emocional en el trabajo

El psicólogo Daniel Goleman es conocido por haber desarrollado en los años 90 los cinco componentes de la inteligencia emocional en el trabajo. A continuación se presentan esos componentes, junto con ejemplos de cómo se utilizan en el lugar de trabajo:

1. Conciencia de sí mismo

La autoconciencia​​ es la capacidad de identificar tus emociones y los desencadenantes emocionales. Ser consciente de tus sentimientos te ayuda a entender cómo los demás pueden percibir tus emociones. Puedes utilizar la autoconciencia en el trabajo para entender cómo te ven tus compañeros, clientes o jefes.

2. Autorregulación

La autorregulación es la capacidad de controlar y ajustar tus emociones para crear un efecto más positivo. Controlar tus sentimientos es esencial en cualquier situación porque tus emociones afectan mucho a otras personas. Puedes controlar tus emociones en el trabajo ajustando tus sentimientos para mantener una apariencia profesional frente a los clientes.

3. Motivación

La motivación es el impulso y el deseo de hacer algo, y se relaciona con la inteligencia emocional porque sus deseos pueden promover diferentes sentimientos hacia algo. Por ejemplo, tener el deseo de completar todas tus tareas diarias con éxito podría mostrarse como una motivación intrínseca para tu empleador — y una forma de satisfacer tus propias necesidades y objetivos internos.

4. Empatía

La empatía es la capacidad de identificar y comprender los sentimientos de otra persona. Comprender los sentimientos de los demás le permite manejar las situaciones laborales con mayor eficacia. Por ejemplo, cuando un compañero de trabajo muestra signos de consternación, puede reaccionar con empatía para aliviar una situación que podría haber empeorado.

5. Habilidades sociales

Las habilidades sociales son las herramientas utilizadas para comunicarse e interactuar con otras personas. Tener habilidades sociales más fuertes — como la comunicación efectiva y el respeto — permite escuchar, hablar y resolver conflictos de forma más efectiva. Las habilidades sociales pueden utilizarse en el lugar de trabajo para desarrollar su carrera y son herramientas esenciales para los líderes.

Relacionado: 5 Características de la inteligencia emocional en el liderazgo (y cómo mejorar la suya)

1. ¿Por qué es importante la inteligencia emocional en el trabajo?

La inteligencia emocional es importante en el trabajo para poder percibir, razonar, comprender y gestionar las emociones propias y ajenas. Ser capaz de manejar las emociones te da la capacidad de guiar y ayudar a la gente, y puede ayudarte a ser más feliz y a tener más éxito.

Algunas de las razones por las que la inteligencia emocional es importante en el lugar de trabajo son que le ayuda a:

  • Comprenda la comunicación no verbal: Tienes la oportunidad de arreglar una situación antes de que se convierta en un problema. Por ejemplo, si notas que un compañero de trabajo muestra algunos signos no verbales de tristeza, puedes llevarlo a un lado para ofrecerle empatía.
  • Ser consciente de las emociones personales Puedes utilizar esta habilidad para ajustar tu comportamiento antes de que se convierta en un problema para un cliente o compañero de trabajo. Por ejemplo, si sabes que has pasado una mala noche, puedes intentar cambiar tu comportamiento al día siguiente cambiando tu enfoque hacia sentimientos más positivos.
  • Mejora la eficiencia: Cuando eres empático y comprendes las emociones de los demás, puedes tomar decisiones con facilidad y completar las tareas con mayor eficacia.
  • Avanza en tu carrera: La inteligencia emocional y las habilidades de liderazgo van de la mano. Mostrar activamente habilidades como la paciencia, la escucha activa, la positividad y la empatía puede ayudarte a avanzar hacia un puesto de liderazgo o a conseguir un ascenso o un aumento de sueldo.
  • Anime a los demás a desarrollar fuertes habilidades interpersonales: Las emociones son contagiosas, y mostrar una motivación explícita, empatía, responsabilidad y trabajo en equipo podría animar a su equipo a seguirlo.

Relacionado: Por qué deberías hacer un test de inteligencia emocional

Cómo mejorar la inteligencia emocional en el trabajo

La inteligencia emocional puede contribuir significativamente al éxito en el trabajo. Mejorar la inteligencia emocional en el lugar de trabajo puede inspirar a su equipo y promover un entorno laboral positivo para todos.

He aquí cinco pasos para mejorar la inteligencia emocional en el lugar de trabajo:

1. Identifique sus puntos débiles

Antes de empezar a mejorar su inteligencia emocional, es beneficioso identificar sus debilidades. La autoevaluación de sus debilidades emocionales le permite orientarse para convertirse en un comunicador más comprensivo.

Por ejemplo, puede que se te dé muy bien ayudar a las personas que te dicen verbalmente cómo se sienten, pero puede que no seas tan eficiente a la hora de reconocer la comunicación no verbal. Piensa con sinceridad cuando escribas sobre tus puntos débiles y revisa con frecuencia tu lista para identificar tus mejoras.

2. Revise su historial de inteligencia emocional

Tras una autoevaluación de sus puntos débiles, continúe su evaluación revisando su historial de inteligencia emocional. Si revisa sus correos electrónicos y mensajes de texto, podrá reflexionar sobre la forma en que abordó diversas situaciones. Por ejemplo, puedes darte cuenta de un caso en el que podrías haber respondido a alguien con más empatía. Reflexionar sobre tu comunicación te permite entender cómo manejar situaciones similares en el futuro de forma más eficaz.

3. Recibir comentarios

Para entender tus tendencias emocionales, recibir comentarios de aquellas personas en las que confías puede ser de gran ayuda. Estas personas serán sinceras sobre cómo eres como comunicador, y los comentarios que recibas podrían ser bastante reveladores. Puedes considerar pedirle a un familiar o amigo que te diga lo bien que te comunicas con la gente. Utiliza estos consejos para entender cómo te perciben los demás y qué puedes hacer para lograr un cambio positivo.

4. Pedir ayuda

Para mejorar la inteligencia emocional en el trabajo, considera pedir ayuda a tu jefe o a un mentor. Explique su deseo de mejorar sus habilidades de comunicación o liderazgo y pregunte qué le sugerirían para ayudarle a conseguirlo. Por ejemplo, podría considerar la posibilidad de asistir a un seminario de formación o participar en una actividad en el lugar de trabajo que pudiera beneficiar a todo el equipo.

5. Practicar la inteligencia emocional a diario

Poner en práctica todos los días todo lo que aprendes sobre la inteligencia emocional de ti mismo y de los demás. Identificar tus puntos débiles y pedir ayuda y feedback puede proporcionarte una lista de áreas a mejorar.

Algunas tareas pueden implicar sólo a uno mismo, como mirarse al espejo para mejorar el lenguaje corporal y las expresiones faciales. Otras tareas pueden incluir la comunicación con diversas personas para practicar la inteligencia emocional en el mundo real. Hacer un esfuerzo por mejorar tu inteligencia emocional puede ayudarte a progresar en tu carrera y a inspirar a otros a hacer lo mismo.

Relacionado: Relacionado: 55 consejos para mejorar la inteligencia emocional