Inspiración vs. Motivación: Definiciones, diferencias y consejos

La inspiración y la motivación representan dos conceptos esenciales que guían la vida personal y profesional de las personas. Aunque a menudo se consideran la misma cosa, estos conceptos tienen en realidad sutiles diferencias. Cuando comprenda estos conceptos, podrá incorporarlos como líder y aprender a utilizarlos eficazmente para obligar o dirigir a quienes le rodean. En este artículo, analizamos los conceptos de inspiración y motivación, junto con sus diferencias y los consejos que puede utilizar para inspirar y motivar a los demás.

Relacionado: Cómo practicar el liderazgo inspirador La importancia y las cualidades de un buen líder

¿Qué es la inspiración?

La inspiración representa el proceso que impulsa a un individuo a sentirse de una manera particular o a querer hacer algo. Este concepto se asocia a menudo con los esfuerzos creativos, aunque puede ocurrir en una variedad de situaciones. La inspiración en el lugar de trabajo, por ejemplo, puede influir en los individuos para que cambien sus comportamientos o les ayude a generar ideas. Aunque las personas pueden inspirar a otras, esa inspiración suele venir de dentro. Algo que una persona ve o escucha puede conectar con sus valores, sentimientos o deseos y hacer que quiera pasar a la acción.

Consejos para inspirar a los demás

Puedes tener un impacto positivo en el lugar de trabajo proporcionando inspiración a los que te rodean. A continuación te ofrecemos varios consejos que te pueden servir de guía para inspirar a los demás:

  • Construye tus relaciones: Haga un esfuerzo por conocer personalmente a los miembros de su equipo. Entender sus personalidades y valores únicos puede ayudarle a identificar formas de inspirarles. Por ejemplo, puede relacionar las actividades laborales típicas con sus intereses. Cuando las personas se sienten más cómodas o comprendidas en el trabajo, también puede hacer que estén más abiertas a buscar inspiración en las fuentes del lugar de trabajo.
  • Desarrollar y comunicar los valores: Las personas suelen sentirse inspiradas a la hora de emprender acciones cuando éstas conectan con sus valores. Piensa en lo que más importa a tus empleados o colegas para desarrollar valores específicos para tu equipo. Estos valores pueden guiar los comportamientos de su equipo y hacer que se sientan bien con el trabajo que hacen. Asegúrese de comunicar estos valores con regularidad y alinearlos con sus actividades o proyectos de trabajo.
  • Servir de ejemplo positivo: Ejemplificar comportamientos o valores positivos en el trabajo puede inspirar a los miembros de su equipo a hacer lo mismo. Por ejemplo, puede mostrar su disposición a afrontar retos o aceptar la responsabilidad de los errores. Ver a alguien a quien admiran o respetan manejar estas situaciones puede proporcionarles una sensación de confort y seguridad en sus propias capacidades.
  • Promueva la sensación de libertad: La inspiración suele estar ligada a la creatividad, por lo que ofrecer a los miembros de su equipo espacio para pensar de forma independiente o experimentar con ideas puede favorecer la inspiración. Cuando los empleados sienten que deben ceñirse a un proceso específico, a veces puede resultar asfixiante. Permitir la libertad y la autonomía puede abrir a los miembros de su equipo a nuevas oportunidades o formas de pensar que les inspiren.
  • 4. Pensar en objetivos más grandes: Tener un sentido de propósito en el trabajo puede inspirar a los empleados. Cuando presente nuevos proyectos o actividades, intente vincularlos a una misión más amplia. Por ejemplo, puede explicar cómo benefician a la organización en su conjunto, a las partes interesadas o incluso al mundo en general. Una vez más, si este propósito se alinea con sus valores o creencias fundamentales, puede arrastrarlos en la dirección correcta y hacer que quieran llevar a cabo estas acciones.
  • Muestra tu pasión y entusiasmo: Como ya se ha dicho, la inspiración surge de nosotros mismos. Cuando expresas lo que te entusiasma de tu trabajo, puede inspirar a otros a perseguir sus propias pasiones en el lugar de trabajo. Esta influencia puede llevar a los miembros de su equipo a probar cosas nuevas y a desarrollar sus habilidades o conocimientos en función de sus intereses y valores. Cuando la gente se siente apasionada por lo que hace, puede promover una cultura de trabajo más positiva.

Relacionado: Cómo practicar el liderazgo inspirador

¿Qué es la motivación?

La motivación representa el proceso de dar a un individuo una razón para hacer algo. Este concepto es un proceso más deliberado que la inspiración, ya que los factores externos obligan al individuo a actuar. Sin embargo, los factores internos, como los objetivos o valores personales, también pueden servir de motivación. En el trabajo, los individuos pueden necesitar la motivación para terminar una tarea. Terminar esa tarea puede hacerles sentir como un miembro productivo del equipo, lo que constituye un ejemplo de motivación interna o intrínseca. También pueden encontrar su motivación en factores externos o extrínsecos, como los elogios o los comentarios positivos de su jefe.

Relacionado: Tipos de motivación en el trabajo (con ejemplos)

Consejos para motivar a los demás

Cuando utilizas la motivación en el trabajo, obligas a los que te rodean a realizar una acción o a actuar de una manera determinada. A continuación te ofrecemos varios consejos que te pueden servir de guía para motivar a los demás:

  • Proporcionar incentivos o recompensas: Como se ha mencionado, las personas suelen obtener motivación de factores externos. Si un empleado sabe que va a recibir algún premio tangible o intangible por su trabajo, como un premio monetario o una valoración positiva, puede obligarle a ello. Ver a sus compañeros obtener estas recompensas puede motivar a otros miembros del equipo a seguir su ejemplo.
  • Desarrollar y comunicar los objetivos: Establecer objetivos alcanzables es una táctica de motivación eficaz para los equipos. Dan a los individuos algo por lo que esforzarse, proporcionando una razón detrás del trabajo que hacen o de las acciones que realizan. Puede implementar objetivos para todo su equipo o trabajar individualmente con los miembros para desarrollar objetivos específicos para sus intereses y necesidades.
  • Ofrecer más responsabilidades: Dependiendo de su función, puede delegar o asignar tareas a los miembros de su equipo. Cuando las personas saben que serán responsables no sólo de sí mismas sino también de otra persona, puede motivarlas a completar esas tareas. Algunas personas pueden apreciar el hecho de tener más responsabilidades, ya que demuestra su confianza en sus capacidades y puede apoyar su desarrollo profesional.
  • Mantén una comunicación abierta: Ofrezca a los miembros de su equipo oportunidades regulares de expresar sus opiniones o necesidades en el trabajo. Puede utilizar estas opiniones para entenderlos mejor y desarrollar objetivos o procesos que ayuden a motivarlos. Cuando los empleados se sienten escuchados en el trabajo, también pueden sentirse valorados y apoyados. Este sentimiento puede motivarles a seguir ofreciendo su mejor trabajo para apoyar a la organización o al equipo.
  • 12. Ofrezca oportunidades de progreso: Cuando los empleados sienten que pueden avanzar en su carrera dentro de un equipo u organización, esto puede animarles a quedarse y mantener un buen rendimiento. Por ejemplo, puede ofrecer programas de formación, talleres o programas de seguimiento. Al igual que los objetivos o los incentivos, esta táctica puede proporcionar a los miembros del equipo algo por lo que esforzarse.
  • Celebrar los éxitos del equipo: Cuando su equipo tenga éxito en un proyecto o tarea, tómese tiempo para celebrar las victorias. También puede reconocer y destacar la contribución de cada miembro. Ver estos resultados positivos puede motivar a los miembros de su equipo cuando trabajen en tareas futuras. Cuando se sientan reconocidos o celebrados, probablemente querrán realizar un trabajo que obtenga los mismos resultados.

Relacionado: Las mejores formas de motivar a su equipo

Diferencias clave entre inspiración y motivación

La gente a veces piensa que la inspiración y la motivación tienen el mismo significado. Aunque ambos conceptos ayudan a las personas a pasar a la acción o a alcanzar objetivos, también presentan varias diferencias sutiles. Estas diferencias incluyen:

Definición

En un nivel básico, la inspiración y la motivación tienen definiciones diferentes. La inspiración representa algo que impulsa a un individuo a pasar a la acción, a menudo conectando con sus sentimientos o valores. También puede generar ideas sobre las acciones que se deben realizar o las cosas que se deben hacer. La motivación representa dar a un individuo una razón para pasar a la acción, a menudo sirviendo como método de persuasión.

Fuerzas

La motivación representa una fuerza de empuje. Como se ha mencionado, hay algo que persuade al individuo a realizar o seguir una acción específica. Estas fuerzas pueden incluir expectativas o recompensas internas o externas. Por su parte, la inspiración representa una fuerza de atracción. En lugar de empujar al individuo, la inspiración conecta con algo dentro de él que le hace querer emprender una acción concreta o moverse en una determinada dirección. No están siguiendo las expectativas de otra persona, sino que persiguen sus propias recompensas.

Relacionado: Cómo aplicar la automotivación en el trabajo

Fuentes

La motivación puede provenir de fuentes internas o externas. En la motivación intrínseca, algo interno te empuja a actuar. Por ejemplo, puedes ofrecerte como voluntario para realizar una tarea porque te divierte personalmente. En la motivación extrínseca, hay factores externos que persuaden a tus acciones. En este caso, puede ofrecerse a realizar una tarea en el trabajo para ganarse el respeto o el reconocimiento de su supervisor. Ambos tipos de motivación proporcionan razones para actuar, pero las fuentes de esos motivos difieren.

Mientras tanto, la inspiración proviene de fuentes internas. Aunque una fuente externa puede inspirarte, ese impulso para actuar suele provenir de sentimientos o deseos internos. Por ejemplo, una persona puede ver un documental sobre cómo la basura afecta negativamente a las poblaciones de animales. Como resultado, puede obtener inspiración para desarrollar formas de hacer su negocio más sostenible y reducir su impacto medioambiental. Nadie le está diciendo que tome esta medida, pero esta misión se alinea con sus valores y le haría sentir bien.

Relacionado: Motivación intrínseca frente a motivación extrínseca

Sentimientos

La motivación se asocia a veces con el sentimiento de resistencia. Por alguna razón, un individuo se encuentra con dificultades para realizar o comprometerse con una acción y necesita un empujón extra. De nuevo, la motivación sirve como ese empujón y les da una razón concreta para actuar. Por ejemplo, alguien podría tener problemas para completar una tarea tediosa en el trabajo. Para ganar motivación, puede ofrecerse una recompensa si la completa en una hora. Ofrecerse a sí mismo esta motivación le da una razón para seguir trabajando y empujar a través de la lucha.

La inspiración suele ser un proceso sin esfuerzo o menos deliberado, como se ha mencionado. Por lo tanto, este concepto puede asociarse a la sensación de emoción porque despierta ideas o acciones para un individuo. La inspiración puede provenir de varias fuentes y nunca se sabe cuándo llegará, y esa sorpresa puede resultar estimulante. Por ejemplo, una conversación con un amigo sobre su nuevo trabajo puede inspirar a alguien a intentar una transición profesional propia. No esperaban este resultado, pero ahora tienen nuevas oportunidades que perseguir o metas que alcanzar.

Relacionado: Razones por las que puedes no tener motivación para trabajar (y cómo superarlas)

Planificación

La motivación suele estar ligada a acciones deliberadas. Por ejemplo, si alguien tiene como objetivo conseguir un ascenso, puede motivarle a participar en un curso de formación específico o a asumir más responsabilidades en el trabajo. Los factores externos empujan al individuo en una dirección concreta o hacia una acción deliberada. Mientras tanto, la inspiración suele producirse de forma espontánea. Por ejemplo, un diseñador de moda puede ir de paseo y ver una flor que le inspire su próxima colección. La persona que plantó esa flor no tenía previsto inspirar a alguien, pero algo en ella conectó con los deseos creativos del diseñador.

Te recomendamos

15 reglas para las amistades en el trabajo

La salud del proyecto: Definición y métricas clave a seguir

Cómo convertirse en un abogado de empleo en 8 pasos

¿Qué es un médico? Su guía para las carreras de médico

Coste Relevante: Definición, tipos y ejemplos

Cómo desarrollar una estrategia de marca