¿Qué es la integración de la vida laboral y personal? (y cómo gestionarla)

Trabajar es una parte vital de la vida de muchas personas, ya que tener un empleo les permite obtener el dinero suficiente para los gastos necesarios, como el alquiler y la comida, además de los gastos personales que aumentan la felicidad. Dado que el trabajo es una parte tan importante de la vida, la gente suele intentar encontrar formas de gestionar sus obligaciones laborales y su vida personal. Entender algunos conceptos de gestión de la vida laboral y personal, como la integración de la vida laboral y personal, puede ayudarte a elegir un sistema que mejore tu productividad y aumente tu satisfacción.

En este artículo, definimos la integración de la vida laboral y personal, un sistema para gestionar las obligaciones laborales y el tiempo personal, y ofrecemos los pasos que puedes seguir para utilizar este sistema de forma más eficaz.

¿Qué es la integración de la vida laboral y personal?

La integración de la vida laboral y personal es un sistema de gestión del tiempo y la actividad que permite realizar diversas actividades a lo largo del día y la semana. En lugar de tener períodos distintos en los que se trabaja durante horas y luego se va a casa para realizar actividades personales o pasar tiempo con la familia, la integración de la vida laboral implica trabajar y realizar actividades personales cuando tienen más sentido. Un ejemplo de ello es terminar más trabajo por la mañana temprano para poder asistir a una cita con el dentista por la tarde sin tener que pedir permiso.

Suele ser útil para las personas que quieren horarios de trabajo más adaptables en lugar de trabajar todos los días en el horario tradicional. Los cuidadores, las personas que acuden regularmente a citas médicas y otras que necesitan realizar actividades durante la jornada laboral pueden beneficiarse de este tipo de horario.

Integración de la vida laboral y personal frente al equilibrio entre el trabajo y la vida privada.

Un sistema más tradicional de gestión de responsabilidades y actividades es el equilibrio entre la vida laboral y la personal, que difiere de la integración entre la vida laboral y la personal en algunos aspectos clave. Mientras que la integración implica completar tanto las actividades laborales como las personales cada día, el equilibrio implica trabajar durante un periodo de tiempo específico y luego completar las actividades personales durante otro periodo. Algunas diferencias específicas entre estos sistemas son:

Bloques de tiempo

Cuando integras el trabajo en tu vida, es posible que realices las tareas de tu trabajo durante unas horas y luego hagas otra actividad antes de volver al trabajo. Dependiendo de tu horario específico, puedes alternar entre el trabajo y las actividades personales varias veces al día, realizar ambas cosas al mismo tiempo o hacer tu trabajo durante un número determinado de horas pero en diferentes momentos cada día. Esto suele hacer que los bloques de tiempo en los que trabajas sean más cortos o te permite combinar las tareas laborales con otras.

Lograr un equilibrio entre la vida laboral y la personal difiere mucho de esto, ya que muchas personas que practican este método trabajan durante una cantidad de tiempo específica en un horario establecido y luego realizan sus actividades personales en su tiempo libre después o antes del trabajo. Puedes separar tu trabajo y tu vida personal en bloques de tiempo más estrictos que rara vez se mezclan. El uso de este sistema crea una división más nítida entre el tiempo de trabajo y el tiempo libre y suele desalentar la realización de otras tareas durante esos bloques de tiempo.

Relacionado: Guía definitiva para el equilibrio entre el trabajo y la vida privada

Flexibilidad

La integración de la vida laboral y personal también le proporciona más flexibilidad que la conciliación de la vida laboral y personal, ya que puede elegir cuándo realizar actividades relacionadas con el trabajo y cuándo realizar otras actividades. Esto es especialmente útil si tienes otras responsabilidades o cambios repentinos en tu horario. Por ejemplo, las parejas con hijos pueden utilizar la flexibilidad de este sistema para recoger a sus hijos del colegio y terminar su trabajo más tarde o más temprano en el día. Poder completar tareas como ésta durante las horas de trabajo tradicionales puede ayudar a esos padres a ahorrar dinero en la guardería y a pasar más tiempo de calidad con sus hijos.

Normalmente hay menos flexibilidad con un horario que equilibra el trabajo y el tiempo personal en grandes bloques. Con este sistema, su empleador puede esperar que se tome tiempo libre si deja el trabajo durante el día para realizar otras actividades. Sin embargo, este nivel de estructura puede ser beneficioso para quienes les gusta saber exactamente lo que hacen cada día.

Necesidades individuales

Cada empleado de una empresa puede tener necesidades únicas para su tiempo de trabajo y personal, y un procedimiento de calidad para la vida laboral puede ayudar a las empresas a satisfacer esas necesidades más fácilmente. Con este sistema, usted puede crear el horario que mejor se adapte a su estilo de vida, mientras que sus compañeros pueden crear sus propios horarios, que pueden diferir de los suyos. A menudo, esto puede mejorar la productividad de una empresa porque los empleados pueden trabajar en los momentos del día en que son más productivos y hacer pausas más largas entre el trabajo para reponer fuerzas.

Las empresas que promueven la conciliación de la vida laboral y familiar, sin embargo, pueden utilizar un horario básico para que lo sigan todos sus empleados sin tener en cuenta las necesidades individuales. Para algunos, esto es útil porque establece la coherencia y garantiza que todos los gerentes y supervisores estén disponibles para ayudar a los empleados durante las horas de trabajo. Además, a pesar de tener menos flexibilidad con los horarios, los empleadores con horarios de trabajo definidos pueden encontrar más fácilmente a alguien que cubra su puesto si tiene que dejar el trabajo durante el día para realizar actividades personales.

Límites

Suele haber menos límites entre tu carrera y tu vida personal cuando integras el trabajo con las actividades personales. Dado que con este método puedes completar el trabajo en casi cualquier momento del día, es importante establecer tus propios límites entre el trabajo y otras tareas. Practicar la integración entre la vida laboral y la personal significa que tienes que planificar tu semana con antelación y dedicar tiempo específicamente a tus amigos, tu familia, tu ocio y tu salud.

Los límites entre la vida laboral y la vida familiar son mucho más nítidos con el sistema de equilibrio entre la vida laboral y la vida privada, por lo que puede ser más fácil seguirlos. Esto te asegura tener tiempo para dedicar a otras actividades además del trabajo y te anima a dejar el trabajo al final del día. Unos límites más estrictos entre las actividades significan que probablemente puedas planificar menos y disfrutar más de tu tiempo fuera del trabajo.

Relacionado: Cómo lograr un equilibrio saludable entre vida y trabajo

Cómo gestionar la integración de la vida laboral y personal

La gestión de tu tiempo y actividades depende en gran medida de tus preferencias personales y del tipo de trabajo que tengas. Sigue estos pasos básicos para saber cómo puedes gestionar más eficazmente la integración de la vida laboral y personal:

1. Tenga en cuenta a su familia

Habla con tu familia y ten en cuenta sus horarios a la hora de decidir cómo implementar la integración de la vida laboral en tu rutina. Si vives con miembros de tu familia, como tu pareja o tus hijos, ten en cuenta cuándo pueden estar disponibles para pasar tiempo contigo y cuándo pueden estar ocupados con sus propias responsabilidades. De este modo, puedes integrar tus obligaciones laborales en tu día a día sin dejar de tener tiempo para recoger a los niños del colegio, salir con tu pareja o completar las tareas domésticas.

Relacionado: 5 Consejos para conciliar eficazmente trabajo y familia

2. Hacer horarios semanales

Dado que su empleador puede no crear horarios firmes para su jornada laboral, a menudo resulta útil elaborar sus propios horarios semanales. Los horarios pueden ayudarte a mantenerte en el camino de las cuotas de trabajo y los proyectos y te permiten ver cuánto tiempo libre tienes durante el día para dedicarlo a actividades fuera de tu trabajo. También puedes considerar la posibilidad de establecer objetivos amplios para tu semana y crear horarios diarios más detallados para adaptarte a los cambios repentinos en tus responsabilidades o en tu capacidad para completar el trabajo a tiempo.

3. Establezca sus propios límites

Establecer tus propios límites es una buena manera de integrar el trabajo en tu vida diaria. Sin la distinción entre tiempo de trabajo y tiempo personal, es importante establecer límites respecto a cuándo se trabaja y cuándo se deja de trabajar. Por ejemplo, puedes decidir completar un determinado número de tareas para tu trabajo antes de tomarte un descanso para hacer ejercicio, o puedes dedicar una parte específica del día a una afición que te guste y programar tu trabajo en torno a ella.

4. Probar diferentes horarios

A medida que te adaptas a la integración de la vida laboral y personal, puedes encontrar áreas en las que puedes mejorar tu productividad y satisfacción. Es una buena idea probar muchos horarios y técnicas diferentes para crear la integración más eficaz del trabajo y el tiempo personal para su estilo de vida. Puedes probar el mismo tipo de horario durante dos semanas y luego medir la cantidad de trabajo que has terminado durante cada semana, lo feliz que te has sentido y si has completado otras tareas que querías completar.

5. Piensa en tu empleador

Es fundamental que hables con tu empleador antes de intentar la integración de la vida laboral y personal, porque no todos los empleadores y trabajos se adaptan bien a este estilo de gestión de la actividad. Algunos trabajos, como la enseñanza o la construcción, pueden requerir que los empleados estén disponibles durante horas específicas, especialmente si tienen que trabajar al mismo tiempo que los miembros de su equipo. Consulta el manual del empleado y habla con tu supervisor directo para hacerte una idea de hasta qué punto puedes ajustar tu horario de trabajo para integrar con éxito tu trabajo y tu vida personal.

Relacionado: Las 39 mejores carreras flexibles para lograr el equilibrio entre vida y trabajo

6. Dedicar tiempo a determinadas actividades

Aunque este método de integración puede permitirte hacer varias cosas a la vez y ayudarte a completar el trabajo en horas no tradicionales, intenta dedicar tiempo específicamente a ciertas actividades de tu día. Al igual que la creación de límites, dedicar tiempo a tu familia, al ocio y a la salud te asegura poder realizar actividades que te hagan feliz y te ayuden a relajarte antes de volver a tus obligaciones laborales. Aunque es importante cumplir tus objetivos y cuotas profesionales, también es vital para tu bienestar pasar tiempo con tus seres queridos, practicar aficiones agradables y acudir a las citas médicas.

Te recomendamos

Cómo Calcular la Eficiencia Alocativa y Por Qué es Útil

14 Conceptos básicos de contabilidad para propietarios de pequeñas empresas

7 formas de mejorar el trabajo en equipo en enfermería

Los 4 tipos de modelos de previsión con ejemplos

Declaración de trabajo: Ejemplo y definición

¿Es la Ingeniería Mecánica una buena carrera para ti?