Inteligencia cultural: Importancia, componentes y cómo utilizarla en el lugar de trabajo

La inteligencia cultural puede darle una ventaja en el trabajo, ya que la economía global cambia rápidamente. Además de las personas que viven y trabajan en diferentes países, las organizaciones están ahora más frecuentemente conectadas internacionalmente.

La interacción entre diferentes culturas requiere un conjunto de habilidades que ayuden a mejorar la eficacia de una empresa.

En este artículo, hablamos de la inteligencia cultural y de cómo influye en el lugar de trabajo.

¿Qué es la inteligencia cultural?

Las personas que poseen inteligencia cultural pueden comunicarse eficazmente con personas de diferentes culturas. La inteligencia cultural es necesaria para comunicarse con determinadas organizaciones o industrias que tienen relaciones e idiomas únicos.

Dado que las personas trabajan ahora a una escala más global, deben ser capaces de adaptarse a las respectivas culturas de sus compañeros. Al igual que la inteligencia emocional, la inteligencia cultural requiere poner en contexto los intereses, sentimientos y emociones de otras personas.

La capacidad de observar y practicar rápidamente el comportamiento observado constituye la inteligencia cultural. Las grandes organizaciones esperan que su personal aprenda y practique continuamente un alto grado de inteligencia cultural si adoptan un enfoque multicultural.

¿Por qué es importante la inteligencia cultural en el lugar de trabajo?

El aumento de la interacción transcultural en el mercado creciente de una empresa hace necesario contar con un equipo culturalmente inteligente en muchas organizaciones. En el lugar de trabajo, el objetivo es trabajar con los compañeros para lograr un objetivo común.

Por ejemplo: Una empresa con interés en expandirse puede tratar de contratar empleados con mayor inteligencia cultural porque son más propensos a adaptarse a nuevos entornos. Esta habilidad es una herramienta para que la empresa logre sus objetivos en una economía competitiva y globalizada.

La inteligencia cultural ayuda a las personas en el lugar de trabajo a desarrollar una profunda pasión por aprender y comprender el origen cultural de los demás. A continuación se exponen otras razones por las que la inteligencia cultural es importante en el lugar de trabajo:

Crea armonía

Al mejorar la inteligencia cultural, los miembros del equipo se vuelven compasivos y sensibles a las opiniones y percepciones divergentes. Cuando los compañeros de trabajo se adaptan y pueden asimilar las culturas de los demás, pueden desarrollar una cultura de armonía, lo que facilita la productividad en el trabajo.

Además, a los líderes con una elevada inteligencia cultural les puede resultar más fácil crear un fuerte vínculo de equipo. Por ejemplo, los ejercicios de creación de equipos pueden animar a los miembros a comprender los puntos fuertes y débiles de los demás y les permite trabajar juntos para resolver problemas.

Mejora la comunicación

La inteligencia cultural es una herramienta vital entre los componentes de la comunicación eficaz en el lugar de trabajo, especialmente en una gran organización con diferentes personalidades culturales. La comunicación en el lugar de trabajo incluye cómo se percibe el comportamiento en un entorno desconocido. Un equipo culturalmente inteligente puede entenderse más fácilmente e interactuar de forma más eficaz, lo que se traduce en una menor falta de comunicación.

Relacionado: Los componentes de una comunicación eficaz en el lugar de trabajo

Amplía la innovación

Las organizaciones dependen de la capacidad de su equipo para identificar oportunidades de innovación, como el desarrollo y la aplicación de nuevas estrategias para vender un producto en un nuevo territorio cultural. La inteligencia cultural puede desarrollar la capacidad de adaptarse a un grupo demográfico emergente y, al mismo tiempo, crear un entorno en el que todos se sientan lo suficientemente cómodos para expresar su opinión.

Relacionadas: La creatividad en el trabajo: Características y ejemplos

Crea una relación con los clientes y los inversores

Los socios globales, los clientes, los inversores y las divisiones subcontratadas son más propensos a tener una fuerte relación con una persona culturalmente inteligente. Tener un alto nivel de inteligencia cultural es una ventaja a la hora de negociar con inversores de diferentes orígenes, y puede ayudar a construir una relación duradera con socios comerciales cruciales.

Comprender la perspectiva cultural de sus clientes y socios comerciales puede ayudarle a ganarse su confianza. Los jefes de equipo con mayor inteligencia cultural pueden gestionar, resolver conflictos externos e instituir políticas que creen un entorno de apoyo para los miembros del equipo y los socios.

Fomenta la sana competencia

A medida que la globalización hace del mundo un entorno empresarial más dinámico y competitivo, las organizaciones que incorporan la diversidad cultural tienen más probabilidades de atraer a las empresas y a los mejores talentos. Al fomentar las solicitudes de los candidatos interculturales en lugar de seleccionar sólo a los solicitantes nacionales, las empresas pueden aumentar sus posibilidades de contratar a los mejores talentos con gran inteligencia cultural.

Esta diversidad ampliada mejora el rendimiento de una empresa cuando compite en el mercado global al reforzar la confianza en las interacciones fuera de su mercado nacional.

Los componentes de la inteligencia cultural

Utilizar la inteligencia cultural implica involucrar un amplio conjunto de habilidades. Hay tres componentes principales de la inteligencia cultural:

Cognitiva

Para interactuar y comprometerse con una sociedad multicultural, ayuda a comprender los fundamentos de las diferentes culturas. Para ello, debe utilizar sus capacidades cognitivas para observar y evaluar los comportamientos de sus colegas. Este componente de la inteligencia cultural implica la capacidad cognitiva que le ayuda a reconocer y comprender una cultura diferente para luego adaptarse y tomar las decisiones correctas.

Físico

Se trata de la capacidad de corresponder a los gestos para demostrar que entiendes y puedes comunicarte dentro de las culturas de otros pueblos. Las distintas culturas utilizan distintas señales físicas. Al corresponder a estas acciones, usted' está involucrando el componente físico de la inteligencia cultural.

Emocional

La inteligencia cultural requiere que el individuo tenga la perseverancia de aprender de sus errores. Este componente implica el uso de los esfuerzos personales y la autodeterminación para involucrar a otras personas. Practicar los conocimientos culturales recién adquiridos es la mejor manera de asegurarse el éxito en una negociación comercial o de tener una interacción satisfactoria en un nuevo entorno cultural. La idea es seguir perfeccionando y aumentar la confianza después de un encuentro desafiante en diferentes culturas.

La combinación de los tres componentes es vital para que cualquier persona practique la inteligencia cultural de forma eficaz.

Relacionado: Beneficios de la inteligencia emocional en el lugar de trabajo

Cómo utilizar la inteligencia cultural en el lugar de trabajo

Construir un lugar de trabajo cohesionado, competitivo y compasivo requiere que todos utilicen y practiquen la inteligencia cultural. Siga estos pasos para fomentar un lugar de trabajo que valore la inteligencia cultural:

1. Acepte las opiniones únicas de todos

Utilizar la inteligencia cultural para observar y empatizar con un colega facilita la conexión con él en varios niveles. Los individuos con un alto nivel de inteligencia cultural también están abiertos a una amplia gama de sugerencias, opiniones y consejos de personas diversas con diferentes puntos fuertes.

2. Esforzarse por aprender más

Al igual que se aprenden diferentes habilidades en el lugar de trabajo, como la gestión del estrés, la automotivación y la inteligencia emocional, es igualmente importante mejorar la inteligencia cultural. Puedes practicar esto haciendo un test de inteligencia cultural, interactuando con la gente y simplemente observando.

Aprender e interactuar con diversas culturas puede ayudarle a mejorar y comprender el comportamiento o las acciones de ciertas personas en el lugar de trabajo. La inteligencia cultural puede ayudarle a aprender y adaptarse a las distintas culturas mediante las siguientes prácticas:

  • Entender por qué ciertas cosas se hacen de forma diferente en las distintas culturas. Al hacerlo, se obtiene más contexto para tomar mejores decisiones.
  • Observar el comportamiento a través de las redes sociales y memorizar diferentes prácticas culturales para entender a tus compañeros de forma eficaz.
  • Llevar un registro de sus observaciones para consultarlo en caso de duda. Esto te ayuda a asegurarte de que estás mejorando regularmente tu inteligencia cultural.

3. Establezca una práctica de resolución de conflictos

Los conflictos pueden surgir en cualquier tipo de equipo grande. La inteligencia cultural puede ayudar a comprender el origen de un desacuerdo y establecer estrategias para resolver el problema. Los miembros del equipo deben recordar siempre las prácticas que aprenden para neutralizar cualquier conflicto originado por las diferencias culturales.