Guía de la interoperabilidad en la sanidad

La interoperabilidad puede ayudar a los proveedores de servicios sanitarios a agilizar las operaciones y dar una atención personalizada a los pacientes. Independientemente del área de la sanidad en la que trabaje, este proceso tecnológico puede proporcionarle beneficios. Utilizar eficazmente este proceso en su beneficio es importante para garantizar que sus pacientes reciban el máximo nivel de atención y tengan la oportunidad de participar activamente en su propia trayectoria sanitaria. En este artículo definimos lo que es la interoperabilidad, hablamos de sus diferentes tipos y ofrecemos cinco posibles ventajas para utilizarla de forma profesional con los datos y la información de los pacientes.

¿Qué es la interoperabilidad?

La interoperabilidad es el intercambio de datos e información entre diferentes sistemas de tecnología de la información sanitaria (HIT). Los proveedores de servicios sanitarios pueden optar por utilizar este proceso para ayudar a comunicar los datos de los pacientes de forma segura. Algunos ejemplos de este proceso podrían ser:

  • Envío de recetas a una farmacia
  • Enviar los resultados de los pacientes a una clínica donde trabaja su médico de cabecera
  • Compartir los historiales de los pacientes con un especialista para que los revise antes de la cita del paciente

Normalmente, la interoperabilidad controla las estructuras de los intercambios de datos para garantizar la capacidad de transferir información entre diferentes interfaces de usuario.

Tipos de interoperabilidad

Existen diferentes tipos y niveles de interoperabilidad, que incluyen:

Fundamentos

Este nivel de interoperabilidad se centra en la capacidad de un sistema de información para intercambiar datos de forma eficaz con otro sistema. La principal característica de la interoperabilidad fundacional suele ser que el sistema de información receptor no tiene que interpretar manualmente los datos que recibe. Por ejemplo, si un paciente recibe el alta de un hospital, el hospital puede transferir a un médico un PDF con información sobre su estancia y sus cuidados al alta. Una vez que el médico recibe la transferencia, puede revisar el documento.

Si un clínico quiere modificar la atención al alta, es posible que tenga que hacerlo manualmente porque no puede' alterar el documento como receptor. Esto podría significar la elaboración de un documento actualizado por ellos mismos. Normalmente, los profesionales sanitarios lo utilizan para las transferencias más básicas de datos e información.

Estructurales

Este nivel de interoperabilidad se centra en el traslado de datos relacionados con la atención sanitaria de un sistema HIT a otro, manteniendo el significado o el propósito original de los datos y garantizando que no se alteren en el sistema receptor. En concreto, la interoperabilidad estructural define el intercambio de datos y garantiza que los sistemas puedan interpretarlos a nivel de campo de datos. La interpretación a este nivel se refiere a la capacidad de ambos sistemas para entender cualquier dato codificado en el intercambio.

Un ejemplo de cómo los profesionales sanitarios pueden utilizar la interoperabilidad estructural es la prescripción digital o e-prescripción. Este proceso consiste en que un médico o profesional sanitario envíe la información de la medicación recetada a su farmacia. Para estas transferencias, los sistemas HIT suelen tener que utilizar los mismos estándares de datos aceptados para garantizar que todos los datos se transfieran sin alteraciones. Por lo general, los proveedores de servicios sanitarios lo utilizan para las transferencias de datos e información más complejas.

Semántica

Este nivel de interoperabilidad se centra en el intercambio de datos entre dos o más sistemas HIT. Una función principal de estos intercambios es la capacidad de todos los sistemas receptores de codificar los datos para interpretarlos completamente. Este nivel puede ayudar a las transferencias autorizadas de información de los pacientes entre los cuidadores a través de los sistemas de historia clínica electrónica (HCE). Por lo general, su uso por parte de un proveedor de servicios sanitarios puede ayudar a mejorar la seguridad de la información transferida y a aumentar la eficiencia de la entrega de información.

Para que estas transferencias de datos detalladas y complejas funcionen con eficacia, los sistemas HIT pueden necesitar una comprensión exhaustiva del vocabulario pertinente. Esto es importante para que los sistemas reconozcan especificaciones como la cantidad de miligramos de la medicación o la frecuencia de su uso. El vocabulario específico puede depender de las funciones concretas de cada proveedor de servicios sanitarios. Este nivel de interoperabilidad puede ser el más complejo, y su software específico puede cambiar o actualizarse continuamente para satisfacer o abordar nuevas necesidades sanitarias.

Relacionado: Guía para la colaboración interprofesional en el ámbito sanitario

Organización

Este nivel de interoperabilidad se centra en el intercambio electrónico legal y ético de datos e información confidencial. Normalmente, la interoperabilidad organizativa aborda muchas normativas y requisitos de la ley de portabilidad y responsabilidad del seguro médico (HIPPA) como:

  • Confidencialidad de la historia clínica del paciente
  • Acceso de los pacientes a la historia clínica
  • El control del paciente sobre la información sanitaria personal

Organizar y supervisar eficazmente los intercambios a lo largo de estos procesos es importante para proteger tanto a los pacientes como a sus proveedores de asistencia sanitaria.

Relacionado: Gestión de registros: Definición y beneficios

5 ventajas de la interoperabilidad

En el ámbito de la sanidad, los proveedores pueden obtener muchos beneficios del uso de la interoperabilidad porque les ayuda a agilizar y avanzar en las comunicaciones. A continuación se exponen cinco ventajas concretas del uso de este proceso de intercambio de datos:

1. Calidad de atención consistente

Los pacientes pueden recibir atención de muchos proveedores de atención sanitaria en diferentes lugares, como clínicas u hospitales. La interoperabilidad puede ayudarles a recibir una atención de calidad constante, ya que sus proveedores de servicios sanitarios documentan y almacenan un historial detallado de cada visita e interacción. Los proveedores de servicios sanitarios suelen denominar a esta documentación como el «Continuum of Care» del paciente. Algunos ejemplos de lo que pueden destacar son

  • Procedimientos previos
  • Síntomas de enfermedades pasadas
  • Condiciones médicas
  • Alergias conocidas

Los sistemas HIT integrados ayudan a prevenir la posibilidad de un acceso limitado a estas documentaciones y agilizan el proceso de atención tanto para los pacientes como para los proveedores de atención médica. Por ejemplo, si un proveedor de asistencia tiene acceso al Continuum of Care de un paciente, puede ver qué tratamientos ha probado el paciente en el pasado o identificar su enfermedad actual basándose en registros anteriores.

2. Aumentar la eficiencia

Los profesionales sanitarios pueden experimentar una mayor eficiencia durante las visitas de los pacientes cuando utilizan la interoperabilidad, ya que pueden comunicar los resultados de los datos o la información sobre la atención con mayor facilidad y rapidez. La interoperabilidad también puede ahorrar tiempo a los pacientes a la hora de recoger sus recetas médicas en la farmacia porque los médicos pueden enviarlas antes de que salgan de su cita. Esto puede significar que los medicamentos de los pacientes estén listos para ellos a las pocas horas de su cita.

3. Disminución de los errores médicos

La disminución de los errores médicos también puede ser una ventaja del uso de la interoperabilidad, ya que la documentación es más coherente entre los sistemas HIT porque nadie altera su mensajería original. Algunos ejemplos de errores que los proveedores pueden evitar utilizando estos intercambios regulados son

  • Datos de atención al paciente malinterpretados
  • Información de facturación médica codificada erróneamente
  • Datos de atención al paciente obsoletos

La capacidad de la interoperabilidad para reducir los errores médicos también puede contribuir a mejorar la calidad de la atención que reciben los pacientes, así como la capacidad de los proveedores para ofrecerles una atención de mayor calidad.

Relacionado: ¿Qué es la codificación médica?

4. Experiencias avanzadas de atención al paciente

La interoperabilidad puede ayudar a avanzar más rápidamente en las experiencias de atención al paciente o en el tratamiento, debido al acceso eficiente al historial médico individual. Los proveedores podrían utilizar esta información para ayudar a personalizar el tratamiento de los pacientes individuales y ofrecerles soluciones únicas. Esto también puede permitir a los pacientes ser más activos a lo largo de sus propios viajes de salud, lo que podría conducir a un aumento en el nivel de satisfacción que tienen con su atención médica.

Relacionado: Atención centrada en el paciente: Elementos y ejemplos

5. Reforzar la seguridad de los datos e información de los pacientes

Otro beneficio que los proveedores de servicios sanitarios pueden experimentar al utilizar la interoperabilidad es el refuerzo de la seguridad de los datos y la información de los pacientes. Esto puede ocurrir porque los proveedores no tienen que introducir manualmente los datos y la información de los pacientes en diferentes sistemas cuando los envían a otros proveedores. La disminución de las entradas de datos e información confidenciales puede contribuir a reforzar la seguridad de los registros de los pacientes a lo largo de los intercambios y limitar la duplicación de información.

Te recomendamos

Cómo gestionar tu correo electrónico

¿Qué es un interventor?

Las 5 mejores certificaciones de seguridad para profesionales de TI

Evaluación de la vulnerabilidad: Definición, tipos y pasos

¿Qué es un modelo de ingresos? Tipos de modelos de ingresos y cómo utilizarlos

¿Qué hace un director financiero? Objetivos y responsabilidades