Introversión vs. Extroversión: Qué son y 7 diferencias clave

Según Carl Jung y otros modelos de personalidad, como el Indicador de Tipo Myers-Briggs (MBTI), la introversión y la extroversión son preferencias psicológicas que determinan la forma en que los individuos interactúan con el mundo exterior. Los que prefieren la extroversión buscan la gratificación a través del compromiso interpersonal, mientras que los que prefieren la introversión la buscan a través de actividades solitarias y el trabajo independiente. Los introvertidos están predispuestos a obtener energía a través de actividades solitarias y trabajo independiente, mientras que los extrovertidos la obtienen a través de actividades en grupo.

En este artículo, describimos qué son la introversión y la extroversión, además de las diferencias clave entre ambas preferencias.

Diferencias clave entre los introvertidos y los extrovertidos

¿Qué es la introversión?

Un introvertido es una persona que prefiere dedicar su tiempo a la introspección antes que a la socialización. Un introvertido es alguien que prefiere pasar el tiempo a solas o con un grupo pequeño en lugar de con un grupo grande, a menudo debido a su naturaleza introspectiva. Como los introvertidos recuperan su energía pasando tiempo a solas y trabajando de forma independiente, pueden ser individuos muy autónomos que toman decisiones cuidadosas y reflexivas sobre la vida en profundidad.

Aunque a los introvertidos les gusta pasar tiempo con los demás, a veces intentan hacerlo en pequeñas dosis, ya que pueden sobreestimularse con interacciones sociales prolongadas o improvisadas. Por fuera, los demás pueden ver a los introvertidos como tímidos, callados y algo reticentes a participar en actividades de ritmo rápido u orientadas al trabajo en equipo. Aunque esto puede ser cierto para muchos introvertidos, no siempre es así— a veces, los introvertidos simplemente prefieren entablar relaciones muy estrechas y duraderas con pocas personas en lugar de conocer a una gama más amplia de conocidos. Esta perspectiva les permite comprometerse cuidadosamente con las amistades con las que se comprometen.

La introversión puede permitir a los individuos que la experimentan centrarse más en tareas independientes, formar pensamientos más concretos, identificar soluciones creativas e innovadoras y pensar concienzudamente antes de sacar conclusiones. Esto significa a menudo que los introvertidos pueden ser profesionales minuciosos, orientados al detalle y con una hábil capacidad para leer las situaciones sociales, independientemente de su tendencia a la independencia. Sin embargo, es importante tener en cuenta que experimentar la introversión puede suponer un reto para algunos profesionales que trabajan en funciones más implicadas socialmente, como los líderes de organizaciones y los que tienen ocupaciones de cara al cliente. Aun así, cuando los introvertidos se recargan con cuidado, pueden equilibrar más fácilmente esos esfuerzos.

Relacionado: Los cinco grandes rasgos de la personalidad: Cómo encontrar el trabajo adecuado para usted

¿Qué es la extroversión?

La extroversión es una preferencia psicológica que se caracteriza por el carácter extrovertido y afable de un individuo en relación con el mundo exterior. Los psicólogos suelen utilizar el término extrovertido para describir a un individuo que experimenta extroversión. Los extrovertidos suelen orientar sus esfuerzos hacia la colaboración y la interacción— pueden preferir pasar el tiempo en grupos más grandes que en solitario y suelen ganar energía a través de estas experiencias. Por lo tanto, los extrovertidos suelen ser personas muy sociables que prosperan en entornos de ritmo rápido, espontáneos y que ofrecen muchas oportunidades para relacionarse con los demás o trabajar en equipo.

Los extrovertidos suelen relacionarse con un amplio círculo de conocidos y pueden buscar a propósito actividades de grupo en las que puedan interactuar con muchos de sus amigos. Estas interacciones les motivan, ya que los extrovertidos a veces encuentran el tiempo a solas agotador y abrumador. Por ello, los extrovertidos pueden hacer malabarismos con una amplia gama de amistades a la vez y suelen disfrutar de las variadas experiencias que obtienen con cada relación adicional. Por fuera, los demás pueden ver a los extrovertidos como personas carismáticas y muy comunicativas que se muestran comunicativas con su tiempo y energía. Suelen ser amigos accesibles que encuentran admiración a través de su compromiso con los demás.

La extroversión puede permitir a los individuos que la experimentan colaborar eficazmente, actuar con rapidez, participar en nuevas experiencias y lograr los mejores resultados gracias a su experta comunicación. Esto significa que los extrovertidos suelen ser profesionales muy productivos y dinámicos que superan los límites de las normas del sector y esperan que se les planteen retos en sus funciones diarias. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los profesionales extrovertidos pueden enfrentarse a problemas relacionados con su sobrevaloración del compromiso social— pueden distraerse o aburrirse fácilmente con el trabajo independiente. A pesar de ello, cuando los extrovertidos pueden superar estos obstáculos, pueden avanzar en sus carreras y encontrar el éxito en el liderazgo.

Relacionado: ¿Qué es un extrovertido? Rasgos y trayectorias profesionales

Introversión vs. extroversión: diferencias clave

Como es evidente a través de las definiciones expuestas anteriormente, existen algunas diferencias primarias que definen la introversión y la extroversión. Aquellos que perciben el mundo a través de estas psicologías opuestas pueden abordar áreas de la vida de manera divergente. Sin embargo, teniendo esto en cuenta, es importante señalar que las preferencias de introversión y extroversión no son binarias; existen en un espectro y los individuos pueden experimentar un híbrido de preferencias, dependiendo de su personalidad específica. Estas son algunas de las principales diferencias entre la introversión y la extroversión, que se explican a través de las distintas formas en que los extrovertidos y los introvertidos abordan las mismas situaciones:

Conflicto

Los extrovertidos y los introvertidos suelen abordar los conflictos de forma diferente. A menudo, las personas extrovertidas pueden enfrentarse al conflicto de buen grado y les resulta fácil expresar sus emociones y pensamientos a los demás a través de una conversación verbal. Además, a las personas extrovertidas a veces les resulta más sencillo afrontar el conflicto junto a sus compañeros que a través de la introspección. Por ello, los extrovertidos pueden intentar obtener una visión, una comprensión y una solución a sus problemas hablando de ellos y buscando aportaciones externas de diversas fuentes.

En comparación, los introvertidos pueden evitar entrar en conflicto y a veces les resulta difícil expresar sus emociones y pensamientos a los demás, especialmente a aquellos que no conocen bien. Además, los introvertidos pueden ser más sensibles a los comentarios negativos y pueden sentirse incómodos cuando se les critica. Esto lleva a menudo a las personas introvertidas a resolver sus conflictos mediante esfuerzos introspectivos en lugar de hacerlo junto a sus amigos o compañeros.

Relacionado: 10 carreras de ambivertido (con descripciones de puestos)

1. Amistad

Los introvertidos y los extrovertidos suelen variar en su forma de abordar las situaciones sociales. Las personas extrovertidas suelen sentirse cómodas con altos niveles de socialización y pueden tratar de establecer relaciones con una amplia gama de amigos o conocidos. Esto se debe a que los extrovertidos se sienten más energizados y motivados cuando se relacionan con los demás— son personas muy sociables que hacen amigos con facilidad, disfrutan conociendo gente nueva y se abren sin esfuerzo a los extraños y a las personas que no conocen bien.

Los introvertidos se diferencian de los extrovertidos en que suelen preferir establecer relaciones profundas y estrechas con unos pocos amigos selectos en lugar de gastar su energía en socializar con una amplia gama de conocidos. Muchos introvertidos reconocen sus limitaciones sociales y limitan a propósito su participación para poder comprometerse lealmente con las pocas amistades valiosas que forman. Esto se debe a que los introvertidos se sienten con más energía y motivación cuando pasan tiempo a solas— suelen ser personas reservadas que valoran su tiempo de inactividad en solitario y son selectivos a la hora de compartir su energía.

Lugar de trabajo

La introversión y la extroversión pueden manifestarse en diferentes enfoques del compromiso en el lugar de trabajo. Las personas extrovertidas suelen ser personas colaboradoras que disfrutan trabajando en grupo. Las personas extrovertidas suelen sentirse más cómodas trabajando en un entorno orientado a los equipos e incluso pueden tener la iniciativa de actuar como líderes de grupo. Sin embargo, estos individuos pueden distraerse cuando trabajan en tareas independientes y pueden experimentar más fácilmente el aburrimiento cuando se les encomienda este tipo de trabajo. Por lo tanto, los extrovertidos suelen obtener sus mejores resultados cuando trabajan con otros.

En comparación, las personas introvertidas suelen ser profesionales independientes que disfrutan trabajando de forma autónoma con capacidad de decisión. Los introvertidos suelen sentirse cómodos trabajando en tareas en solitario y pueden disfrutar abordando los retos solos—suelen ser personas profundamente introspectivas que pasan la mayor parte de su tiempo contemplando ideas originales. Por lo tanto, a través del trabajo independiente, los introvertidos pueden ser capaces de idear soluciones creativas para abordar cualquier obstáculo en su flujo de trabajo. Sin embargo, las personas introvertidas a veces tienen problemas con la colaboración y los entornos de trabajo orientados al grupo.

Relacionado: Preguntas de la entrevista sobre la personalidad: Definición y consejos para responderlas

Nuevas experiencias

La introversión y la extroversión pueden influir en la forma en que los individuos se acercan a las nuevas experiencias. Las personas extrovertidas suelen ser personas seguras de sí mismas y extrovertidas que buscan nuevas experiencias con regularidad. Pueden sentirse cómodos poniendo a prueba los límites y asumiendo riesgos, lo que les permite alcanzar estas nuevas experiencias. Además, los extrovertidos suelen ser personas con gran capacidad de adaptación a las que les resulta fácil alterar sus planes con poca antelación— suelen actuar antes de pensar en las consecuencias, lo que permite a los extrovertidos abrirse regularmente a la espontaneidad.

Las personas introvertidas pueden estar menos abiertas a nuevas experiencias en comparación con sus homólogos extrovertidos. Aunque los introvertidos se sientan cómodos experimentando cosas nuevas, es posible que no busquen deliberadamente este tipo de esfuerzos y no suelen estar muy inclinados a correr riesgos o a superar los límites para hacerlo. Además, los introvertidos pueden sentirse abrumados cuando se ven obligados a cambiar de planes con poco tiempo de antelación, lo que les hace menos adaptables a las situaciones sociales y a las aventuras espontáneas. A pesar de ello, con la suficiente previsión y planificación, los introvertidos pueden participar con mayor facilidad en nuevas y atractivas experiencias.

Autoexpresión

Los introvertidos y los extrovertidos pueden experimentar la autoexpresión a través de diferentes perspectivas. Las personas extrovertidas suelen ser individuos habladores y carismáticos a los que les resulta fácil expresarse a través de la relación con los demás. Pueden hablar abiertamente de sus emociones, pensamientos, opiniones y preferencias. Esto hace que las personas extrovertidas sean comunicadores eficaces que tienden a la expresión externa de sus pensamientos y deseos internos. Además, la capacidad de los extrovertidos para expresarse puede ayudarles a atraer a los demás y a establecer relaciones con facilidad.

En cambio, a las personas introvertidas les puede resultar difícil hablar abiertamente de sus emociones, pensamientos, opiniones y preferencias. Dado que los introvertidos son sensibles a las críticas, pueden ser cautelosos a la hora de confiar en los demás y expresarse. A pesar de ello, las personas introvertidas pueden abordar la autoexpresión a través de diferentes canales— en algunos casos, los introvertidos pueden encontrar más fácil escribir, componer música o crear arte que exprese lo que sienten. Además, aunque las personas introvertidas tienden a expresar menos sus emociones hacia el exterior, suelen ser oyentes naturales que pueden comunicar eficazmente las emociones de los demás en entornos más pequeños y personales.

Relacionado: 18 tests de personalidad que te ayudarán a descubrir tus puntos fuertes

Toma de decisiones

La introversión y la extroversión pueden influir en la forma en que los individuos abordan los procesos de toma de decisiones. Las personas extrovertidas tienden a adoptar una mentalidad orientada a la acción y a veces se comprometen a tomar una decisión antes de pensarla completamente. Estas decisiones precipitadas suelen basarse en lo que siente un extrovertido en un momento dado, más que en una información exhaustiva obtenida a través de una contemplación exhaustiva. La extroversión permite que los individuos se sientan seguros y firmes en sus decisiones, incluso sin una consideración exhaustiva. Además, los extrovertidos pueden sentirse más cómodos cuando colaboran con otras personas para tomar decisiones importantes y de alta presión.

En comparación, las personas introvertidas pueden tomar menos decisiones precipitadas, ya que suelen ser reacias a la impulsividad. Las personas introvertidas tienden a considerar, introspeccionar y contemplar ampliamente todos los aspectos de una decisión antes de tomarla. Prefieren examinar las cosas con detenimiento— cuando se enfrentan a una decisión o a una nueva oportunidad, las personas introvertidas pueden dedicar más tiempo a pensar en las consecuencias de su elección&#x2011 en comparación con los extrovertidos. Además, los introvertidos suelen sentirse más cómodos sacando conclusiones de forma independiente y no suelen confiar en perspectivas externas a la hora de tomar decisiones importantes.

Tiempo de espera

Las personas introvertidas y extrovertidas suelen experimentar el tiempo a solas de forma diferente. Las personas extrovertidas tienden a evitar pasar tiempo a solas, ya que suelen sentirse emocionalmente agotadas o desorientadas después de hacerlo. Después de un largo o estresante día de trabajo, las personas extrovertidas no suelen buscar noches tranquilas en casa. De hecho, las personas extrovertidas pueden experimentar más estrés y sentirse insatisfechas cuando realizan actividades en solitario. En cambio, suelen intentar pasar tiempo con otras personas—a través de estas interacciones sociales, los extrovertidos pueden restablecer más fácilmente sus niveles de energía.

Comparativamente, los introvertidos pueden preferir pasar tiempo a solas en lugar de participar en actividades sociales, ya que estas personas suelen sentirse emocionalmente agotadas por la abundante socialización. Cuando las personas introvertidas se sienten estresadas o agotadas después de un día de trabajo demasiado estimulante, suelen buscar un tiempo independiente en el que puedan practicar el autocuidado y restaurar su energía. Por lo tanto, aunque a los introvertidos les guste pasar tiempo con otras personas, valoran mucho su tiempo a solas y lo consideran una necesidad para mantener su bienestar mental.