Cómo gestionar la ira en el trabajo (con consejos)

El enfado en el trabajo puede ser un sentimiento de desagrado, hostilidad o molestia hacia algo que se dice o se hace mientras se trabaja. A menudo está causado por incidentes, como la insatisfacción con las políticas de la empresa, los plazos ajustados o el reparto desigual del trabajo. Sin embargo, hay formas de gestionar la ira y ayudar a crear un cambio positivo en el lugar de trabajo. En este artículo, ofrecemos los pasos a seguir para gestionar tus sentimientos cuando algo te enfada en el trabajo y exploramos los beneficios de manejar la ira.

¿Qué ventajas tiene el control de la ira en el trabajo?

Resolver el enfado en el trabajo puede crear un entorno más positivo en el que los empleados sientan que pueden comunicarse e interactuar con eficacia. Si no se gestiona, el enfado suele manifestarse en un mayor absentismo laboral y una moral negativa. Entender cómo canalizar la ira hacia una vía más positiva puede ayudarle a seguir un proceso para tratar las emociones negativas. Si te reúnes con otras personas para hablar de cómo te afecta un acontecimiento, puedes encontrar soluciones que te ayuden a mejorar tu entorno de trabajo.

A continuación se indican algunas ventajas de controlar la ira en el lugar de trabajo:

  • Le ayuda a comunicar sus necesidades y las aborda
  • Mejora las relaciones con los compañeros de trabajo y los clientes
  • Reduce el estrés y otras emociones negativas
  • Elimina los sentimientos y síntomas asociados a la ira
  • Reduce las distracciones en el trabajo y te permite concentrarte mejor en tus tareas
  • Mejora la productividad y el rendimiento
  • Evita que se produzca la agresividad pasiva
  • Ayuda a evitar escapadas insanas o patrones adictivos
  • Fomenta la empatía con los compañeros de trabajo

Relacionado: Cómo manejar el comportamiento pasivo-agresivo en el lugar de trabajo

Cómo gestionar tus sentimientos cuando te enfadas en el trabajo

Utilice estos pasos para gestionar sus sentimientos cuando se enfade en el trabajo:

1. Reconozca su enfado

Examine sus sentimientos de ira para ver cuál es la causa. A menudo puede haber un problema real en el trabajo que puedes analizar para ayudar a resolverlo. Recuerde que el enfado es una emoción normal y la forma que tiene su cuerpo de responder a una «amenaza». Analiza tu ira para ver si tiene sentido dadas las circunstancias.

2. Respirar profundamente

Cuando sientas que se produce un enfado, respira profundamente para ayudarte a calmarte. Los ejercicios de respiración profunda ayudan a enviar mensajes a tu cerebro para que se relaje y aleje tu atención del enfado. También puede ayudar recitar una frase tranquilizadora para ti mismo, contar hasta 10 o escuchar tu música favorita como distracción.

Relacionado: Cómo desestresarse en el trabajo

3. Hable con alguien de confianza

Confíe a alguien de confianza la situación que le ha hecho enfadar. Tal vez puedan ofrecerte un consejo o una visión que no habías tenido en cuenta y justificar tus sentimientos. Es importante que tengas cuidado con quién compartes la información y que hables con alguien de confianza para garantizar la privacidad. Intenta encontrar a alguien que sepa escuchar y sea empático.

Relacionado: Cómo tratar con personas difíciles en el trabajo

4. Consigue un espacio

Abandona la oficina o el lugar de trabajo para separarte de la instancia que desencadenó tu ira. Da un breve paseo para canalizar tu energía en algo más efectivo. Durante este tiempo, piensa en la situación y en las posibles soluciones. Esto puede ayudarte a ver la situación desde un estado más tranquilo y a enfocar el problema con una nueva perspectiva.

5. Piensa en cómo manejaría esta situación alguien a quien respetas

Pregúntate cómo manejaría esta situación tu modelo de conducta o tu jefe para obtener una nueva perspectiva. Intente imaginárselos en su situación y piense en cómo responderían. Pensar visualmente en una persona respetada lidiando con la ira puede ayudarte a evitar que respondas negativamente con acciones como los gritos.

6. Comenta tu enfado con las partes implicadas

Una vez que te hayas calmado y puedas pensar con más claridad, organiza una reunión con las partes implicadas en la situación que te hizo enfadar. Dependiendo del estado de su relación con la persona, considere la posibilidad de incluir a un tercero para que ayude a mediar durante la reunión. Cuando hable con la otra persona, evite culparla, ya que esto puede hacer que contraataque o intente defenderse. En su lugar, intente averiguar qué es necesario para avanzar y llegue a un acuerdo centrándose en el objetivo final.

Relacionado: Relacionado: 9 formas de mediar en los conflictos en el trabajo

7. Desarrolle un plan de acción

Esboce los pasos específicos que se van a dar para resolver el incidente desencadenante inicial. Si tu enfado tiene que ver con algo que puedes cambiar, busca soluciones. Sin embargo, si se trata de algo que está fuera de tu control, aprende a aceptar cómo son las cosas y a cambiar cómo te sientes al respecto. Dejar pasar las cosas permite que la ira deje de afectar a tu bienestar físico.

8. Concéntrese en ser feliz

Aunque algunas cosas pueden estar fuera de tu control en el trabajo, puedes elegir cómo responder a tus circunstancias. Intenta ser más positivo en el lugar de trabajo para mejorar tu experiencia y conseguir un trabajo más productivo.

Relacionado: Cómo manejar las microagresiones en el lugar de trabajo

Consejos para gestionar la ira en el trabajo

Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a controlar tu ira:

  • 3. Reconozca sus desencadenantes personales. Presta atención a las situaciones que te provocan una emoción fuerte y experimentas síntomas físicos, como un corazón palpitante o manos temblorosas, para que puedas frenar tu ira a tiempo.

  • Manténgase saludable. Las personas que hacen ejercicio, comen de forma saludable y duermen toda la noche suelen ser más capaces de controlar su ira y encontrar formas adecuadas de responder a las circunstancias.

  • Escríbalo. Considera la posibilidad de escribir lo que sientes y lo que quieres decir inicialmente a la parte implicada. Esto puede ayudarte a expresar tus emociones en un entorno seguro. Después de escribir o teclear el mensaje, deshazte de él.

  • Considere la posibilidad de recibir asesoramiento sobre el control de la ira. Si ves que tu ira está interfiriendo tanto en tu trabajo como en tu vida personal, considera la posibilidad de acudir a una terapia de control de la ira para obtener ayuda profesional y aprender técnicas para manejar tus emociones.

  • Perdonar a los demás. En lugar de centrarte en las emociones negativas que alguien te hizo sentir, elige perdonar a esa persona para poder experimentar más emociones positivas.

Te recomendamos

21 Técnicas publicitarias y cómo utilizarlas

Ganancia reconocida frente a ganancia realizada: ¿Cuáles son las diferencias?

Título de Bachiller: Definición y consejos para elegir el programa adecuado

Cómo crear urgencia en las ventas

Cómo hacer un seguimiento de los gastos de la empresa (con consejos)

10 actividades de creación de equipos en cinco minutos