Carreras inmobiliarias comerciales y residenciales: Una guía

El negocio de los bienes raíces puede ser una industria muy gratificante de la que formar parte. Desde ayudar a la gente a encontrar la casa de sus sueños hasta ubicar su propia empresa, una carrera en ventas inmobiliarias estará llena de nuevos comienzos. Sin embargo, si está considerando una carrera como agente inmobiliario, es posible que tenga que decidir si le gustaría vender propiedades comerciales o residenciales.

En este artículo, describimos las diferencias entre las licencias y carreras inmobiliarias comerciales y residenciales, cómo elegir qué campo es el mejor para usted y respondemos a las preguntas más frecuentes.

¿Qué es una licencia inmobiliaria comercial?

Una licencia inmobiliaria comercial es una certificación que posee un agente inmobiliario que trabaja exclusivamente con propiedades comerciales. Los agentes inmobiliarios comerciales, que a menudo se convierten en corredores, se especializan en la venta o el alquiler de propiedades a empresas privadas—ayudan a buscar propiedades que alberguen empresas y sus operaciones.

Para vender inmuebles comerciales, los agentes necesitan una licencia. Estas licencias varían de un estado a otro: unos pocos estados exigen licencias comerciales especializadas para los agentes que se convierten en corredores, pero la mayoría de los demás, como California, exigen la misma licencia para todos los agentes inmobiliarios, independientemente de su especialización o título.

Relacionado: ¿Qué es un agente inmobiliario?

¿Qué es una licencia inmobiliaria residencial?

Una licencia inmobiliaria residencial es una certificación que posee un agente inmobiliario que se especializa en la venta de propiedades residenciales, como casas y condominios. Ayudan a vender y a conseguir casas para que la gente las habite. Además, los propietarios de viviendas a veces contratan a agentes inmobiliarios residenciales para encontrar inquilinos para vivir en propiedades residenciales.

Para vender bienes raíces residenciales, los agentes toman cursos de formación y exámenes de licencia. Los agentes inmobiliarios residenciales tienen licencias estatales estándar—la mayoría de las veces, se trata de la misma licencia que tienen los agentes comerciales. Sin embargo, los agentes inmobiliarios residenciales suelen tener menos formación por experiencia y menos expectativas de educación superior que los agentes comerciales.

Dependiendo del estado en el que se obtenga la licencia, las licencias inmobiliarias residenciales pueden diferir o no de las comerciales— la diferencia real está en la experiencia y los antecedentes específicos del agente inmobiliario.

Inmuebles comerciales y residenciales

Al entrar en el negocio inmobiliario, los agentes suelen optar por especializarse en ventas comerciales o residenciales. Muchos clientes prefieren contratar a agentes expertos en uno de los dos campos. Por lo tanto, a la hora de convertirse en agente, puede ser beneficioso tener en cuenta las similitudes y diferencias entre ambas especializaciones. A continuación, le presentamos algunos factores de contraste que le ayudarán a tomar su decisión:

Usos de la licencia

Dado que la mayoría de los estados exigen la misma licencia tanto para los agentes inmobiliarios comerciales como para los residenciales, el uso de cada licencia suele ser el mismo—lo que significa que los agentes comerciales y los agentes residenciales rara vez tienen licencias únicas a menos que lo exija la ley específica del estado. Por lo tanto, en la mayoría de los lugares, un agente inmobiliario con licencia puede vender cualquier tipo de propiedad, ya sea comercial o residencial. Esto puede ser importante para recordar si alguna vez quiere cambiar de especialización como agente inmobiliario, aunque la mayoría de los agentes inmobiliarios se quedan con un tipo de propiedad y se especializan en un determinado tipo de ventas.

Relacionado: Cómo obtener la licencia inmobiliaria

Bases del cliente

En el ámbito de la venta de viviendas, siempre hay una afluencia constante de clientes que buscan comprar casas, independientemente del mercado económico actual. Incluso en épocas de dificultades económicas, la gente busca casas para vivir, tanto los compradores como los inquilinos, ya que las casas son una necesidad vital. Esto significa que, como agente residencial, normalmente dispondrá de un flujo de trabajo constante si no hay una recesión general del mercado.

En comparación, el negocio inmobiliario comercial depende en gran medida de la estabilidad del mercado económico de la zona. Las propiedades comerciales son compradas y vendidas por empresas que buscan beneficios, por lo que si una zona específica está experimentando problemas económicos, hay menos posibilidades de que las propiedades comerciales de esa zona ofrezcan rendimientos de inversión. Por lo tanto, los inmuebles comerciales a veces tardan más en venderse que los residenciales, pero cuando el mercado es estable, los inmuebles comerciales pueden ofrecer mayores rendimientos.

Educación, formación y pruebas

Tanto los agentes residenciales como los comerciales deben recibir formación para entrar en el campo de la inmobiliaria. Suelen realizar los mismos cursos de formación, que varían de un estado a otro. El número de horas de formación requeridas para los agentes inmobiliarios difiere en cada estado, oscilando entre un mínimo de 60 y 180 horas de curso. Además, tanto los agentes residenciales como los comerciales suelen hacer el mismo examen que los demás y obtienen las mismas licencias, a menos que los requisitos estatales especifiquen lo contrario.

La diferencia fundamental en la formación de los agentes comerciales y residenciales son sus respectivas experiencias en el trabajo. Los agentes comerciales suelen trabajar para corredurías centradas en el sector comercial que ofrecen una formación especializada para ayudarles a desenvolverse con éxito en los cálculos y análisis financieros necesarios para trabajar en el ámbito comercial.

También es habitual que los agentes comerciales tengan títulos universitarios de cuatro años, en los que aprenden los conocimientos necesarios para comprender conceptos empresariales de alto nivel, como pérdidas y ganancias, estrategia fiscal, rendimiento de la inversión y otros. En comparación, los agentes residenciales no suelen necesitar títulos universitarios ni una formación muy específica en el puesto de trabajo para desempeñar sus funciones.

Salario

El salario anual de un agente inmobiliario—tanto si está especializado en la venta de propiedades comerciales como residenciales—depende en gran medida de las ventas concretas que realice en un año determinado. Por término medio, los agentes comerciales tienen el potencial de ganar un salario considerablemente más alto porque sus comisiones tienden a ser más elevadas en general, a pesar de que el campo de los inmuebles comerciales tiene un volumen de ventas más lento. Esto se debe a que las propiedades comerciales suelen tener precios más altos, para empezar. Las comisiones, o los beneficios que se llevan a casa los agentes, reflejan estos precios más altos, ya que son cantidades basadas en porcentajes.

En comparación, el salario medio de un agente inmobiliario residencial tiende a ser menor, ya que ganan comisiones más pequeñas que los agentes comerciales y suelen trabajar como empleados para otras corredurías. No obstante, el ciclo de ventas de bienes raíces residenciales es mucho más rápido y hay menos obstáculos para entrar en este campo. Esto significa que si el agente es hábil, a veces puede ganar un salario superior a la media.

Perspectivas laborales

Las perspectivas laborales de los agentes inmobiliarios comerciales y residenciales son las mismas. La Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. proyecta que, en los próximos diez años, el empleo nacional de agentes inmobiliarios y de ventas crecerá un 2%, añadiendo 11.300 agentes empleados más en 2029.

La demanda de agentes inmobiliarios—tanto comerciales como residenciales—se mantendrá relativamente estable, ya que la gente recurre a agentes y corredores cuando busca casas o para hacer inversiones relacionadas con la propiedad.

Consejos para elegir entre inmuebles comerciales y residenciales

Para muchos que se inician en el negocio inmobiliario, es un reto decidir qué especialización es la adecuada para ellos. Aunque la principal diferencia entre las dos especializaciones es el tipo de propiedad que venden los agentes, hay algunos otros factores que hay que tener en cuenta a la hora de tomar una decisión en profundidad. A continuación, algunos consejos para elegir entre la carrera inmobiliaria comercial y la residencial:

Considere sus necesidades de ingresos

Dado que los agentes inmobiliarios comerciales suelen ganar sueldos medios más altos que los agentes residenciales, decidir entre las dos especializaciones puede suponer una gran diferencia en sus ingresos. Por lo tanto, querrá considerar sus necesidades de ingresos. Por ejemplo, si tiene un estilo de vida costoso, una familia numerosa o incluso deudas educativas, quizá quiera elegir las ventas comerciales, ya que esto puede darle más posibilidades de ganar un salario más alto.

Averigua si necesitas flexibilidad en tu carrera

Los agentes inmobiliarios residenciales tienen más flexibilidad en sus carreras en el día a día. Elaboran sus propios horarios y a menudo trabajan fuera del horario comercial habitual, ya que suelen encargarse de las ventas para compradores e inquilinos que trabajan durante el día. En comparación, los agentes inmobiliarios comerciales suelen trabajar en un horario estándar de 9 a.m. a 5 p.m., cinco días a la semana. A la hora de decidir entre las dos especializaciones, es crucial tener en cuenta su flexibilidad y sus necesidades de horario.

Piensa en el tipo de entorno en el que quieres trabajar

Los agentes inmobiliarios comerciales y residenciales trabajan en entornos muy diferentes debido a los clientes y propiedades que manejan. Los agentes inmobiliarios residenciales suelen prestar sus servicios de forma más informal, atrayendo a propietarios prácticos que buscan realizar una inversión inmobiliaria responsable. En cambio, los agentes inmobiliarios comerciales suelen trabajar en un entorno formal y empresarial que puede exigir un mayor nivel de profesionalidad y orden.

Bienes inmuebles comerciales y residenciales: preguntas frecuentes

A continuación, se responden algunas preguntas y respuestas frecuentes sobre las diferencias entre trabajar en el sector inmobiliario comercial y el residencial:

¿Puede un agente inmobiliario residencial vender propiedades comerciales?

Sí—un agente inmobiliario con licencia puede vender cualquier tipo de propiedad que desee, incluida la comercial y la residencial. Incluso si decide especializarse en bienes raíces residenciales, más adelante puede intentar vender también bienes raíces comerciales. Dado que la formación previa a la obtención de la licencia para todos los agentes incluye los fundamentos para la venta de ambos tipos de propiedades, los agentes pueden cruzar a cada especialización.

Sin embargo, es importante recordar que las experiencias en el trabajo y la formación de los agentes inmobiliarios comerciales suelen ser diferentes de las de los agentes residenciales. Muchos agentes comerciales se ganan el éxito a través de años de trabajo en su campo. Por lo tanto, a la hora de elegir qué tipo de propiedades vender, querrá analizar si tiene los conocimientos necesarios para manejar una transacción específica de manera eficiente.

Cómo se empieza a trabajar en el sector inmobiliario comercial?

Para empezar a trabajar en el sector inmobiliario comercial, hay algunos pasos fundamentales que puede seguir para impulsar su carrera. Tras completar su formación previa a la certificación y aprobar su examen de licencia, puede intentar lo siguiente:

Encontrar un trabajo en una empresa de intermediación

A no ser que esté planeando convertirse en agente comercial por sí mismo, querrá encontrar una correduría, o empresa inmobiliaria comercial, en la que trabajar. Como agente comercial, la correduría que elijas debe ser capaz de apoyar tus necesidades profesionales y de formación.

Estudiar el mercado

Los agentes inmobiliarios comerciales suelen ser considerados expertos en su campo y en los mercados de su zona. Le conviene estudiar el mercado para poder trabajar con eficacia y asesorar a sus clientes con precisión.

Buscar un mentor

Puede ser muy útil para los agentes inmobiliarios comerciales trabajar con mentores o con aquellos que tienen más experiencia en la venta de propiedades comerciales. Estos mentores pueden ayudar a los agentes a perfeccionar sus habilidades y darles consejos sobre cómo tener éxito.

Establecer una red de contactos con profesionales

Es conveniente que intente conocer a otros profesionales inmobiliarios de alto rendimiento. Puede acudir a eventos para agentes y corredores comerciales para relacionarse con expertos de su sector. Esto puede ayudarle a buscar orientación y a establecer relaciones profesionales lucrativas.

3. Hazte publicidad a ti mismo y a tus propiedades

Estar al día de los precios actuales del mercado puede ayudarle a fijar precios de venta competitivos para sus propiedades. A partir de aquí, puede utilizar técnicas de marketing para anunciarse a sí mismo y a sus propiedades, como la publicación de contenidos web y el lanzamiento de campañas.

Relacionado: Cómo convertirse en agente inmobiliario comercial

¿Cómo se empieza a trabajar en el sector inmobiliario residencial?

Para iniciar su carrera en el sector inmobiliario residencial, puede seguir unos pasos básicos para empezar a vender viviendas. Si bien el proceso no es increíblemente diferente al de comenzar una carrera en el sector inmobiliario comercial, su comienzo en el ámbito residencial requerirá que concentre su energía específicamente en la creación de una exitosa carrera de venta de viviendas:

  • Busque un trabajo en una empresa de corretaje. Como agente residencial, querrás encontrar un puesto en una empresa de corretaje residencial para empezar a encontrar clientes y ganar comisiones.
  • Estudiar el mercado. Dado que el mercado residencial es propenso a las fluctuaciones, querrá estudiar el mercado de cerca. Deberá estar al tanto de las tendencias del mercado, los cambios de precios y las nuevas oportunidades para anunciar sus propiedades.
  • Haz una red de contactos con tus compañeros. Establecer una red de contactos con los compañeros puede ayudarle a conocer posibles colaboradores y clientes. Los agentes residenciales dependen en gran medida de sus relaciones para tener éxito.
  • Comercializarse a sí mismo y a sus propiedades. Para comercializar sus propiedades residenciales, querrá programar visitas, organizar jornadas de puertas abiertas y hacer un seguimiento rápido de los clientes potenciales.